Real Madrid lo dio vuelta y goleó a Valladolid pese a que le apagaron la luz

7:00 pm

 

 

  •  

Real Madrid goleó este domingo a Valladolid en un partido en el que los madridistas sufrieron más de lo que hace pensar el marcador (1-4), ya que los vallisoletanos dominaron en la primera parte, aunque acabaron sometidos ante la pegada del Madrid tras la reanudación.

Solari salió esta noche con todos los ingredientes disponibles en su alineación, que tampoco eran muchos por las bajas, y dispuso un ataque con Marco Asensio y Benzema, más un centro del campo muy poblado, aunque todo el equipo empezó desenchufado, falto de ritmo y muy lento en el repliegue.

Llegó más y mejor el Valladolid durante los primeros minutos. Los de Sergio González salieron insolentes y descarados aun con el riesgo de desfondarse. No era el partido esperado durante los primeros veinte minutos: el Valladolid estaba superando claramente al rival, un Madrid que no tenía ni tiempo para pensar.

Fueron dos acciones prácticamente consecutivas las que revolucionaron el partido, aunque el Madrid no sufrió daño en el marcador. Primero, un penal fallado por Rubén Alcaraz (min 11), que es el quinto que ha desperdiciado el Real Valladolid esta temporada, y un gol anulado a los locales por el VAR, tras detectar un fuera de juego de Keko Gontán (min. 13).

Otro tanto, esta vez de Sergi Guardiola, no llegó siquiera a ser anulado, porque el línea levantó inmediatamente la bandera, también por fuera de juego y esta vez mucho más claro.

Es verdad que ambos equipos se enfrentaban en pleno abatimiento, pero el Madrid, sorprendido por el descaro e intensidad de su rival, estuvo desconocido durante los primeros veinte minutos, ante un Valladolid acometedor y dejando todo en cada balón dividido.

Definitivamente, el Valladolid no empezó como otras veces, los de Sergio apelaron al orgullo para intentar hoy cortar con su mala racha de resultados ante un Real Madrid apático y que, durante el primer tiempo, estuvo lento en las transiciones defensivas.

Así las cosas, el Valladolid siguió intentándolo, y a la tercera fue la vencida, cuando Anuar Tuhami, que está muy lejos de ser un goleador, agarró una pelota suelta en el área para superar a Courtois (min. 29).

Con notable solvencia jugaba el Valladolid en ese momento ante un rival inconsistente, cuyo empuje y vitalidad se habían quedado en el vestuario, además de una aplicación defensiva que también brilló por su ausencia, hasta que todo cambió en el minuto 34, cuando Nacho le ganó una disputa a Jordi Masip, y Rafa Varane aprovechó para empujar la pelota al fondo de la red.

Tras el tanto madridista, Modric empezó a moverse entre líneas y a jugar más adelantado, ahí parecía cambiar completamente el estado del partido y, en un fugaz intercambio de golpes, respondió el Madrid con un disparo lejano de Casemiro, con el Valladolid sufriendo muchísimo el golpe del 1-1, ya que el empate no reflejaba, ni mucho menos, lo acontecido hasta entonces.

En la reanudación todo se dio vuelta. Un penal claro sobre Odriozola de Óscar Plano permitió a Karim Benzema adelantar al Madrid (min. 51). Con la ley del mínimo esfuerzo, los madridistas se veían ganadores y el castigo para el Valladolid era muy duro, a tenor del guión que hasta entonces había trazado el partido.

Fue todavía peor para los locales, ya que Benzema remató a placer en una indecisión defensiva de los vallisoletanos y endosó el 1-3 al filo de la hora de encuentro. Un serio correctivo para un Valladolid que había opositado durante muchos minutos a no irse de vacío en este partido y que incluso tuvo un lanzamiento al poste de Sergi Guardiola, en plena racha infortunio.

La expulsión de Casemiro, por doble amarilla, apenas alteró la marcha del encuentro porque ya para entonces el Valladolid tenía más orgullo que fútbol y no era capaz de gobernar el medio campo. Es más, el croata Luka Modric marcó el cuarto en una jugada increíble del actual Balón de Oro.

La derrota obliga al Valladolid a ganar cuatro o cinco partidos de los once que faltan para no ver peligrar la categoría, mientras que el triunfo madridista le da oxigeno a Solari y, de paso, aporta algo de sosiego tras una semana muy convulsa.


Merengues muestran algo de casta en una Liga con tinte azulgrana

 

El Barça ganó por costumbre, al Atlético le “ayudó” un penalti clarísimo que nadie sabe por qué no se señaló a favor del Leganés y el Real Madrid sobrevivió de cualquier manera en Valladolid.

Salvado por el VAR en dos ocasiones, el equipo merengue estuvo prácticamente noqueado en una presentación horrible en Pucela y salvó la papeleta entre la lógica y la casualidad.

Un penalti lanzado a las nubes por Rubén Alcáraz, dos goles anulados tras la consulta pertinente al VAR y el validado a Anuar. Todo ello en la media hora más terrible que se le recuerda en la Liga al Real Madrid, que terminó por golear en Valladolid después de padecer un comienzo de partido a la altura de su deprimente temporada.

Habiendo ganado solamente uno de los últimos 11 partidos de Liga y sumado apenas seis de 33 puntos, el Valladolid de Ronaldo, presentado como revelación junto al Alavés allá por el mes de octubre (cuando llegó a ir sexto en la tabla), cayó de mala manera en el marcador en cuanto llegó el frío al campeonato y se presentó a jugar contra el Real Madrid con apenas un punto de ventaja sobre el descenso y más ilusiones por la crisis merengue que por su propia realidad.

El equipo de Sergio González salió lanzado y en volandas y quedó frenado de mala manera por el VAR, antes de dar el golpe y disfrutarlo apenas un santiamén antes de que empatase Varane.

Sin futbol, pero con fortuna y personalidad, el Madrid dio la vuelta al asunto en la segunda mitad a través de Benzemá y afianzó su tercera plaza a la espera de días mejores. Sin saber si los habrá a corto plazo.

Todo en calma en la cima… y escalones abajo
Por encima suyo, poco o nada. El Barça cumplió casi sin darse cuenta con la lógica.

Como dijo Michel, entrenador del Rayo, “Estando Messi en el campo, ya sabes que es casi imposible”.

Y lo fue para el animoso equipo madrileño, que llegó a avanzarse en el marcador y cayó sin ser avasallado.

El equipo de Ernesto Valverde, suplicando en voz baja la recuperación de Dembélé, mantiene la renta al frente de una Liga que casi puede considerarse azulgrana a falta de 11 jornadas por disputarse y por más que su perseguidor, el Atlético, le mantenga a duras penas el pulso.

Lo hizo el sábado, al vencer por la mínima al Leganés, gracias a un penalti (fallado, pero rematado) de Saúl y también a otro penalti, clamoroso en las imágenes, no señalado de Rodrigo a Arnaiz y que le habría dado la opción de empatar al equipo pepinero.

El VAR que le dio vida al Real Madrid en Valladolid no apareció en el Wanda para felicidad del Atlético, pero, la Liga, a no ser que se produzca una hecatombe impensable, sigue dibujada en azulgrana.


 

Le apagaron la luz al Real Madrid en Valladolid

 

MADRID — El estadio José Zorrilla de Valladolid se quedó a oscuras una hora antes de que el equipo pucelano y Real Madrid se enfrentaran en último encuentro de la jornada dominical debido a una avería eléctrica.

Las autoridades del club local informaron que un generador proporcionaría electricidad a la iluminación dela cancha, por lo que en principio no se contempló la suspensión del encuentro.

Sin embargo, varios reportes desde Valladolid indicaron que los jugadores de ambos equipos se vieron obligados a cambiarse a oscuras en los vestidores.

Asimismo, ambas escuadras salieron a calentar sin mayor iluminación que la proporcionada por los teléfonos móviles de los asistentes que ya estaban en sus lugares, toda vez que incluso la luz proporcionada por el generador fue desactivada mientras los técnicos trabajaban en la avería.

 

La avería en el sistema eléctrico del José Zorrilla afectó también al área colindante al estadio, según los reportes procedentes de Valladolid, por lo que las calles aledañas se quedaron sin iluminación durante más de 20 minutos.

Real Madrid, en medio de una crisis institucional tras quedar sin opciones en las tres competiciones grandes, Copa, Liga y Champions, en el transcurso de una semana, acude a Valladolid con la necesidad de sellar una victoria que ponga fin a una mala racha de tres derrotas consecutivas, y le permita seguir aspirando a acabar el torneo en la segunda posición, actualmente en poder del Atlético de Madrid.

 

 

Tomado de: ESPN

2 comentarios

    • Chucho en 11 marzo, 2019 a las 7:14 am
    • Responder

    Que lástima que el Barcelona y el Ajax no sean como el Valladolid…… Palabras de Solari al terminar el juego jajaja.

    • Villaclareño en 11 marzo, 2019 a las 12:08 pm
    • Responder

    Zidane regresó ?

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.