Del bombazo del Ajax en el Bernabéu al éxtasis del Barça en el Camp Nou. Del sorpresón del Manchester United al festival de Cristiano Ronaldo en Turín. Del paseo del Manchester City, a la prórroga en Do Dragao. De la confirmación del Tottenham, al poderío del Liverpool… Se acabaron los octavos de final. Y dejaron una sensación no recordada en la Champions.

De entrada porque por primera vez en (La Premier League recupera la supremacía en la Champions League diez años después) diez años Inglaterra, la Premiere League, se convirtió en dominadora del torneo al colocar a cuatro equipos en los cuartos, tomando el papel de la Liga española, en la que solo sobrevive ya el Barça y dejando sin representantes a Alemania, con la caída del gigante Bayern.

Una sensación novedosa por las sorpresas, los campanazos, la presencia de ese revoltoso Ajax y de la firmeza del Porto, del poderío de una Juve que pelea contra su historia gafada en la Champions y del Barça que a golpe de record y a lomos de Messi busca “esa copa tan linda”. El viernes, en un sorteo puro, empezará a arder el momento definitivo de una Champions llamada a hacer historia.

BARCELONA 5-1 OLYMPIQUE LYON

Messías. El Barça acabó aplastando al OL al ritmo impuesto por Leo Messi, que (Messi responde a Cristiano con una exhibición) en el momento en que más padecía su equipo y la hinchada, apareció de forma mayúscula para convertir el sufrimiento en éxtasis marcando y asistiendo para solventar el pase azulgrana con una goleada de récord.

BAYERN MÚNICH 1-3 LIVERPOOL

Golpe. El subcampeón está ahí y apareció en escena en el momento oportuno y (Sané lidera la victoria y la clasificación del Liverpool) en un escenario ideal para demostrar que sigue estando entre los aspirantes a la final del Wanda. Desde que Mané abrió el marcador, el Bayern ya fue a remolque, incapaz de imponer su personalidad en el campo y acabando rendido ante la electricidad de un Liverpool disparado.

JUVENTUS 3-0 ATLÉTICO MADRID

Marciano. Cristiano Ronaldo, con la colaboración bestial de un enorme Bernardeschi, (Cristiano elimina al Atlético) se encargó de aplastar al Atlético, invisible en ataque, incapaz de rematar una sola vez entre palos y agobiado de principio a fin en Turín, donde vivió una auténtica pesadilla. El delantero portugués, autor hasta el martes de un solo gol en el torneo, le metió tres a Oblak para catapultar a una Juventus que se proclamó aspirante indiscutible al título.

MANCHESTER CITY 7-0 SCHALKE 04

Paseo. Mantuvo el tipo poco más de media hora el equipo alemán, hasta que un penalti convertido por Agüero abrió el marcador y condujo el partido a una auténtica (El City humilla al Schalke y sella su pase a cuartos) exhibición del City, que se fue al descanso con un definitivo 3-0 y cerró la noche con un 7-0 histórico, igualando el resultado con que el Bayern derrumbó a Basilea en 2012 y Shakhtar en 2015 (también con Guardiola en la dirección) como mayores goleadas en los octavos de final.