ENTRE LEONES Y CACHORROS EN LA TIERRA DE PEPE ANTONIO

Por el peñista y corresponsal de la MD
Juan Gualberto González Gómez

ENTRE LEONES Y CACHORROS EN LA TIERRA DE PEPE ANTONIO

Un saludo tengan todos.

Ayer fue un día especial para el deporte en Guanabacoa, en general, y para el Estadio “Frank D´Beche”, en particular. Y es que se cumplió el 66 aniversario de la inauguración de esta instalación, ocasión en que se realizaron modestas actividades que incluyeron tablas deportivas de jóvenes deportistas e integrantes de clubes de abuelos (más bien, de abuelas, porque sucedió aquí lo mismo que observamos en todos y cada uno de los rincones donde esas personas tan especiales que son los de la tercera edad, se incorporan a la práctica de actividades físicas: la presencia de la mujer es inmensamente superior-diría que absolutamente predominante- en esas acciones. Merece un trabajo investigativo este fenómeno, pero a priori, diría que en algo o mucho tiene que ver nuestra herencia machista).

En especial me encantó la demostración ofrecida por un grupo de baile de jóvenes ancianas (sí, amigo, no hay contradicción ni error en esta construcción gramatical conformada por adjetivos contrapuestos) de la Casa Cultural de Guanabacoas, quienes con gracia y dominio de sus movimientos cautivaron a los allí presentes. No sería de extrañar que en algún momento pudiéramos disfrutar de sus actuaciones por la pequeña pantalla, dada su extraordinaria calidad interpretativa y por lo inusual de que un conjunto artístico sea integrado por esas susodichas jóvenes ancianas. ¡Dignas de admirar y de ser imitadas por aquellos que nos encontramos en la tercera edad y queremos transitar hacia el otro mundo con decoro! ¡Adiós al bastón y las medicinas! ¡Que viva la actividad física!

Y hablando de ancianos dignos, ayer se produjo un hecho poco común, pues se encontraron tres grandes directores del equipo Industriales: Ayón, Trigoura y Medina, acontecimiento que solo tiene comparación con aquel momento fundacional del CNMBS, en que coincidieron en esa ocasión tres figuras que dirigieron a la Nave Azul: Ayón, Medina y Javier Méndez. Quizás en algún momento se rompa esa cota si se uniera algún que otro director que haya comandado la nave azul. Como toda regla debe tener su excepción, espero que ello nunca ocurra (al menos no con mi presencia) con cierta figura contradictoria: rechazada por muchos y alabada por pocos. Ahora mismo no tengo el dato disponible, pero sería interesante cual es la cantera disponible para que ese record se rompa. Quizás un día invitemos también a Carmona para implantar una nueva cota.

Desde luego que no podían faltar las actividades de “plantilla” que realizan los miembros del grupo de “Beisbol de Siempre”, y es así que hubo entrega de donativos, rifas entre la grey infantil y adolecentes, intercambio de glorias deportivas con los jóvenes atletas y directivos de la base, clases magistrales (la de Medina sobre las características del cajón de bateo, la zona de strike, el agarre del bate y el posicionamiento en home, fueron sencillamente espectaculares).

Hubo un momento final para el agasajo por de la directiva del estadio hacia los visitantes, donde se rememoraron viejas figuras relacionadas con el beisbol, se habló de la historia cautivante de tierra de Pepe Antonio, de sus aguas extraordinarias y de sus hijos ilustres y comunes, que hacen de este municipio algo sui géneris dentro de la cultura y el deporte de nuestro país. Se alabó su terreno de beisbol, que a pesar del tiempo transcurrido y del olvido enquistado de los directivos y funcionarios de turno de turno, mantiene su lozanía como la de aquel lejano 15 de marzo de 1953, en que se abrieran las puertas de esta instalación deportiva.

Sentimientos encontrados recibimos Medina y yo, oriundos de estas tierras y coetáneos por demás, pues en estos predios empleamos nuestros tiempos de adolescentes para practicar deportes: él en su beisbol y yo en los míos (pues compartía mis preferencias entre el futbol y el atletismo). Y siempre algo de dolor sentimos en lo más hondo de nuestro ser al visitar este lugar emblemático después de tantísimos años sin hacerlo, pues el tiempo va reduciendo a escombros lo que ayer fue un centro vital que incluía especialidades deportivas, como el básquet, la natación y el atletismo. Lo que si no ha logrado ni logrará el Dios Kronos, es vencer la decisión y entrega de quienes con sus pocos recursos mantienen las actividades deportivas en esta gloria guanabacoense que es el Frank D´Beche, en especial la de su terreno, que en sus mejores tiempos fue sede de eventos nacionales e internacionales de relevancia, y que hoy sirve de templo para el fogueo de las nuevas generaciones.

 

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. ¡Lindo dia en el Frank D’Beche de Guanabacoa!

  2. Excelente dia el vivido Juan, menos mal que siempre nos representas muy bien . Por cierto como te dije por teléfono y por el facebook, a tu hijo hay que meterlo a pelear en el UFC, que clase de carapacho ha hechado desde cuando lo conocí a hoy jeje. Un abrazo.

    1. Gracias, sabes q para mí es un deber y un placer representar a la MD y sus seguidores donde sea necesario.
      En cuanto a Allen: ya él no está para peleas, pues tiene un familión q atender, pero igual le sirve el carapacho para proteger de los bandidos a los q quieran coger mangos bajitos con su hija…q ahorita la estarán rondando los depredadores…JJJ

    • Rojo de Metro en 19 marzo, 2019 a las 11:27 am
    • Responder

    !! Wou !!. ¿Y yo donde carajo estaba?. La verdad que desde que el Padrino se recuperó de la Tomy JHon, no me quiere dejar pitchar ni un ining. Y yo que ya me creia el camara. Pal final de la cola de nuevo.

    1. La próxima te invito. Tú serás el abridor y yo el cerrador.
      ¡A recogerse!…jjjjj

Responder a Adminblog.Daimir el palmero Cancelar respuesta

Tu email nunca se publicará.