La MD no olvida a los grandes: Torriente.

9:48 PM

 

 

 

Por el amigo de la peña:
Rolando Ortiz Torres
 

 

Al igual que Méndez, Torriente padeció de una época llena no solo de racismo en las Grandes Ligas sino caracterizada también por la pobreza de los registros estadísticos, el poco seguimiento de los medios hacia otro beisbol que no fuera el blanco de las Mayores y la inconsistencia documental. Hay bastantes registros que poco a poco esforzados y abnegados historiadores y cronistas están volviendo a revisar y compilar y que demuestran y corrigen incongruencias y errores de los datos tradicionales con los que se contaban hasta ahora y eso es bueno, pero el proceso es lento. Una buena parte de lo mejor de Torriente transcurrió en los cortos e inestables torneos invernales cubanos, en choques de exhibición, y en Norteamérica ayudó mucho su estancia en el Chicago American Giants de Rube Foster en la Liga Negra Nacional desde 1920,pero parte de su accionar estuvo ligado a un vagabundeo por diferentes clubes y regiones, muy típico de aquella época del béisbol negro aun no organizado, y matizado por extensos viajes, malas noches, vejaciones, carencias  y mucha bebida de bar en cantina que hicieron una mella importante en el físico de Torriente, al que acompañaba por demás un carácter bastante hosco y huraño.

Pero si poco si se sabe del rendimiento de Torriente menos se sabe aún de su vida privada y personal, pero como eso no es parte del objeto de este artículo pasamos a la parte buena del asunto y aclaramos que una vez más como creemos que debe ser nos apegamos a lo documentado y demostrable y siempre que existan temporadas y números revisados y corregidos recientemente los tomaremos por encima de los tradicionales, que como se ha comprobado, no están exentos de fallos y errores que propician estadísticas y números que en ocasiones no son del todo correctos.

Nacido el 16 de noviembre de 1893 en Cienfuegos, fallecería 44 años más tarde  de tuberculosis el 11 de noviembre de 1938 en un  hospital para pobres en New York, por supuesto, en la más absoluta miseria. Pero en sus años buenos como dijo Frankie Frish, Torriente fue un demonio de jugador. Comenzó como lanzador a los 17 años con el club Yara con el que ganó un torneo juvenil local en 1910 y luego pasó al equipo semipro de Cienfuegos en el que dejaría el montículo para dedicarse a los jardines y el bateo gracias a su fortaleza y potente ofensiva. El 5 de enero de 1913 debutaría con el Habana bateando 257 esa campaña y coliderando el campeonato en jonrones para la siguiente temporada unirse al Almendares, donde tendría algunas de sus mejores campañas como la de 1914-15,en la que lideró en hits, triples, impulsadas y promedio ofensivo, así como la de 1915-16 en la que bateo 401 y encabezó los casilleros de anotadas, hits, triples, jonrones, impulsadas y robos. En la temporada de 1919-20, Torriente acapararía los lideratos de dobles, triples, jonrones, estafadas y average.

Torriente jugaría en Cuba hasta 1927, alternando entre Almendares, Habana, Marianao, y el Havana Reds en tres desafíos de la liga triangular de 1926-27. Sus números, récords y trayectoria en el beisbol cubano de entonces son impresionantes y no tienen comparación con los bateadores de su época:

  • Encabezó las veces al bate en la temporada 1914-15 con 128.
  • Lideró las anotadas par de veces:1915-16(42) y 1920-21(17)
  • En otras dos ocasiones encabezó los sencillos:1914-15(49) y 1915-16(55)
  • Dos veces fue líder en dobles: 1919-20(5) y 1924-25(13)
  • Cinco veces líder en triples: 1914-15(5),1915-16(6),1919-20(5),1920-21(4),1921(1)
  • Seis veces líder jonronero:1912-3(1),1913-14(2),1915-16(2),1919-20(1),1920-21(1),1922-23(3)
  • Dos veces fue el máximo remolcador:1914-15(23) y 1915-16(35)
  • Cuatro veces resultó líder en bases robadas:1915-16(28),1919-20(10),1922-23(14) y en el Gran Premio de1924(5)
  • Fue tres veces líder de los bateadores:1914-15(.398),1919-20(.360) y en el Gran Premio de 1924(.377)
  • Según los datos disponibles Torriente también fue líder en slugging en cuatro oportunidades, en OPS en cinco ocasiones y en par de campañas lideró el OBP.

 

La cantidad de veces que Torriente lideró la liga en triples y jonrones constituyen un récord del profesionalismo cubano, además comparte el récord de tres triples en un juego,logrado por él en un choque del 12 de enero de 1921. Torriente era como se puede apreciar un pelotero cinco herramientas,que combinaba un gran tacto (tercero de por vida en el béisbol cubano con 355 y primero entre los jugadores con más de mil veces al bate. Solo lo superan Jud Wilson y Óscar Charleston,el primero con seis campañas y el segundo con nueve. Como se ve Cristóbal es el jugador cubano con más alto average del profesionalismo), un gran poder ofensivo(como lo demuestra las veces que encabezó a los toleteros) y una velocidad de piernas envidiable para un slugger (segundo de por vida en bases robadas con 112 y cuarto en triples con 41),además de ser un excelso defensor en los jardines con potente brazo y gran desplazamiento. Hasta tal punto debería ser bueno y todo terreno el criollo en los jardines,que desplazó al gran Óscar Charleston cuando coincidió con él en el Chicago American Giants en 1919 del central al jardín derecho por el gran espacio que cubría Cristóbal,quien además se desempeñaba en el infield y en el montículo. Un detalle: cuando el cienfueguero ganó el título de bateo por primera vez en Cuba contaba con apenas 19 años y cuando lo repitió en 1920 también lo hizo ese año,como veremos más adelante, en la Liga Negra Nacional.

Nótese la poca producción jonronera para un slugger de aquella época y como abundaban más los dobles y los triples. Factores para ello,entre otros: lo corto del torneo invernal( por ejemplo Torriente tuvo su pico de choques jugados en la campaña 1924-25 cuando jugó en 46 desafíos) , la bola viva llegó a comienzos de los años veinte, y sobre todo la monstruosidad de los terrenos de juego,(el principal de Cuba, el Almendares Park, tenía más de 600 pies por el jardín central y sobre 500 por el izquierdo por lo que los jardineros jugaban más profundos y muchos cuadrangulares eran dentro del terreno,como los famosos tres que disparó Torriente durante la visita de Ruth a la Habana en 1920,la zona más noble era el jardín derecho con cerca de 400 pies por lo que contados jugadores y principalmente zurdos de poder pudieron sacarla del parque).

 

 

Desde el mismo año de su debut Torriente comienza a incursionar en el béisbol norteño con el Cuban Stars, incluso entre 1916 y 1919 no jugaría en la isla, teniendo presencia en las Ligas Independientes con el All Nations y el Chicago American Giants de Rube Foster. Con estos clubes por el oeste de las llamadas pre ligas negras Torriente solo baja de los 300 desde su mismo comienzo en una ocasión  manteniendo una línea de ofensiva de 380/410/650(1913),393/486/598(1914),347/405/469(1915),346/427/454(1916),286/375/339(1917),361/430/556(1918) y 329/464/500(1919).

Estando con el Giants, Torriente incursiona en la primera edición de la Liga Negra Nacional en 1920 liderándola en promedio con .411,OBP con 479, slugging con 606 y dobles con 21, además de recibir 30 boletos,remolcar 58 carreras, pegar 95 hits en 66 desafíos y registrar el OPS pico de su carrera con 1085. (Este fue sin dudas el año más grande de Cristóbal,pues como vimos más arriba había descosido también la Liga Cubana liderando los robos,triples,dobles, jonrones y el average y fue además este el año de la famosa visita de Ruth a Cuba en la que se recuerdan los tres cuadrangulares de Torriente en un partido de esa serie en la que el cubano se ubicó tercero en bateo por encima de Ruth con 379 en 8 desafíos,7 remolques y una línea de OBP/SLG/OPS de 471/793/1264).

Durante los primeros tres años de la National Negro LeagueTorriente como gran estrella y sluggerde los Giants los llevó a conquistar tres gallardetes de forma consecutiva. El trío de jardineros que formó junto a Jimmy Lyons y Jelly Gardner es recordado como uno de los mejores de todos los tiempos. El equipo de Foster practicaba un juego alegre y dinámico,basado en la explosividad en el corrido de las bases,el toque de bola y el juego de estrategia y el cubano encajaba a la perfección en esa idea,ya que a pesar de  aportarle la fuerza necesaria,bateaba mucho,recibía muchos boletos(entre 1920 y 1925 sus números fueron: 30,36,29,44,41 y 55) y corría muy bien las bases(estafando generalmente entre 10 y 20 almohadas por campaña). En 1924 Cristóbal volvería a repetir el liderato de dobles con 24 y sumaria el de impulsadas con 77. Aprovechando la organización que trajo la fundación de la Liga Negra Nacional,se pudieron desarrollar campeonatos más estables y largos,mucho más que los torneos independientes o la Liga Cubana. Por ejemplo,cuando Torriente jugó 84 desafíos en 1921 y se acercó a las 300 veces al bate, conectó 112 imparables,8 dobles,13 triples,12 jonrones, impulsó 74, recibió 36 bases y tuvo línea ofensiva de 352/430/593. En 1923 su accionar, a pesar de jugar 74 desafíos,fue igual de impresionante con 101 imparables,22 dobles,63 remolques,44 bases y línea ofensiva de 387/481/556.

 

 

Como ya dijimos Torriente era de un carácter fuerte y también poseía problemas de disciplina, por ello sale del Chicago American Giants en 1926 para los monarcas de Kansas City donde problemas con la directiva por una joya robada lo hacen abandonarlo a mitad de temporada cuando bateaba más de .380. Entre 1927 y 1928 firma con el Detroit Stars y ya cuando sus cualidades comienzan a mermar por la edad,el alcoholismo y la mala vida deja la élite para trotar por equipos de menos cache como el Unión Giants, el Cleveland Cubs y Atlanta Black Crackers,dejando el béisbol ha mediado de los años 30 convertido ya en una ruina y solo una sombra de lo que un día fuera.

Para entender el legado de Torriente en las Ligas Negras, baste decir que un panel de especialistas formado para escoger al equipo ideal de los primeros 25 años de las Ligas Negras del siglo XX encabezado por el historiador William F. McNeil seleccionó al nuestro como el mejor jardinero derecho,y cuando en 1952 el Pittsburgh Courier seleccionó al DreamTeam de la historia de las Ligas Negras Torriente emergió también como el mejor jardinero derecho. Como dice el dicho,tantas miradas no pueden estar equivocadas.

Para apreciar aún más la consistencia y calidad del cienfueguero podemos ver revisando las estadísticas que en 14 temporadas de la Liga Cubana solo bajó de los .300 en dos ocasiones: la campaña de su debut y la última,en la que solo disputó tres desafíos y se fue con más de 350 en ocho de ellas. En las Ligas Negras la cosa fue igual: en 16 campañas solo tuvo tres por debajo de los .300. En ocho temporadas durante su carrera su OPS superó la barrera de los 1.000 puntos. No es de extrañar por lo tanto que Torriente fuera exaltado al Salón de la Fama de Cuba en su primera edición en 1939 y tampoco sorprende que en 2006 un Comité Especial lo seleccionara junto a Méndez y Pompéz para ingresar en el templo de los inmortales de Cooperstown.

Como se ve el legado de Torriente es muy grande y tiene en su hoja de servicios historias mucho más importantes y trascendentes que la de aquel día de 1920 en un juego de exhibición en la Habana en la que conectó tres jonrones dentro del terreno ante un jugador de posición que actuó como lanzador emergente ante la resaca de la noche anterior del equipo y un doble frente a un Ruth que vino a la Habana para llenarse de dinero,pasear,divertirse y derrochar a manos llenas en las apuestas. Pero la tradición popular ha contribuido a alimentar el mito y engrandecer la leyenda hasta tal punto que la misma aparece reflejada en su placa de Cooperstown. En ella se puede leer:

¨Un compacto y poderoso jugador de cinco herramientas con gran capacidad para conectar extrabases para cualquier parte del terreno. Jugó más de 17 temporadas y aparece entre los líderes de todos los tiempos en las Ligas Negras en dobles, triples, slugging, total de bases y carreras impulsadas. Lideró al Chicago American Giants a tres títulos sucesivos de la Liga Negra Nacional entre 1920-1922. Una excepcional velocidad y cobertura defensiva le permitieron cubrir el jardín central con gran facilidad. Antes de la formación de las Ligas Negras brilló en su Cuba natal. Famoso por haber eclipsado a Babe Ruth en un juego durante una serie de exhibición en 1920.¨

 

 

 

7 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    • Dr. Reinaldo el 19 marzo, 2019 a las 7:48 am
    • Responder

    Excelente trabajo, para recordar a otro Inmortal, el Herrero de Cienfuegos, el cual descansa en su Patria que lo vio nacer…

    • SIEMPRE NARANJA el 19 marzo, 2019 a las 8:51 am
    • Responder

    Excelente trabajo que recoge la grandeza de este espectacular jugador CUBANO, si porque ante todo es cubanoooo…………

    Gracias al amigo Rolando Ortiz Torres por dedicarle este tiempo a estos grandes.

    Saludos Rolando, muy bien……..

    1. Gracias hermano, sin dudas no podemos olvidar a los que hicieron de este deporte algo tan maravilloso en nuestro pais, el besibol aqui no empezo en 1959 y tenemos muchas glorias, historias y leyendas que no podemos dejar morir y la de Torriente es una de ellas.

    • Rojo de Metro el 19 marzo, 2019 a las 10:29 am
    • Responder

    Ayer estuve parado durante 10 minutos donde yace. Muy pronto recibirá la visita de un MONTON de personas que tambien saben apreciarlo. Gracias amigo autor. Voy a imprimir sus palabras y las voy a poner debajo de su jardinera…..alguien las tomará y las hará suyas.

    1. Sácale copia. Quizás la leamos el 18 a las 8 AM junto a su tumba.
      Un abrazo

        • Rojo de Metro el 19 marzo, 2019 a las 12:30 pm
        • Responder

        A la orden!!

  1. muy buen trabajo y este era de los grandes, grandes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.