La Ciudad de los Muertos: en la ruta hacia el IV Encuentro

Por el peñista y corresponsal de la MD
Juan Gualberto González Gómez

La Ciudad de los Muertos: en la ruta hacia el IV Encuentro

Dedicado al hermano peñista Rojo de Metro

 

La muerte le ha cerrado las puertas en cuatro ocasiones, quizás porque aún no ha cumplido totalmente con su labor de restaurador de tumbas. Tal vez sea porque es un narrador nato de historias increíbles y gente como él son necesarias en el mundo de los vivos para entender el pasado de los muertos. Se halla como apresado entre panteones suntuosos que van recobrando poco a poco la belleza de mejores tiempos y sepulcros que el tiempo y el olvido de los hombres van destruyendo inexorablemente… “Beto” González lleva más de siete décadas entre esas “ultimas moradas”, retirando con su piedra pómez y su viejo cepillo de celdas pláticas, la costra que oculta la belleza y la lozanía del mármol virgen.

Al octogenario obrero de comunales lo encontramos en nuestro camino en la búsqueda del más grande ajedrecista que haya nacido en Cuba. A él acudimos recabando la imprescindible ayuda para ubicar el lugar exacto donde reposan sus gloriosos restos. Mientras avanzamos hacia el lugar-lentamente porque Beto arrastra una pierna, tal vez como secuela de uno de esos cuatro infartos que ha sufrido durante su vida, y porque ha dejado atrás el bastón con el que se ayuda a caminar – entre mi esposa Yanet, el buen amigo Rojo de Metro y yo, entablamos un debate sobre cuál pieza de ajedrez domina su tumba: ella que una torre, él que un rey, y yo que un peón. Pero ninguno de los tres acertamos a priori, pues la pieza dominante es…!una reina!…Jura Beto González que él ha visto todas las piezas y hasta ha sentido en la noche el relinchar de un caballo. Por ello, queda el misterio de si todos tenemos la razón en haber visto figuras diferentes.

Agradecidos, le ofrecemos al anciano un poco de dinero que él rechaza, pero que finalmente acepta con nuestra insistencia a cambio de narrar y llevarnos a otros sitios con nuevas (viejas) historias. Por el camino pasamos frente a la Milagrosa, lugar de constantes visitas de mujeres agradecidas y de otras que buscan su bendición en la consecución de deseos insatisfechos. Junto a su tumba con ofrendas florales, cuatro mujeres ruegan por sus milagros o les agradecen alguno realizado.

“Esta mujer murió por una apuesta”. Una enorme ficha del doble tres, sirve como lápida que cubre sus restos. “En un juego de dominó tenía una buena data de a tres y apostó toda su fortuna. Por una equivocación se quedó con esa ficha sin poder colocarla, y además de perder sus riquezas, perdió la vida”. Cuenta Beto que en las noches, cuando la luna se ve llena (como en estos días) se escuchan el entrechocar de las piezas del dominó, una exquisita música de fondo, el galopar de briosos caballos y hasta los gritos de “¡al machete!”. Tal vez sea porque su tumba es custodiada a ambos lados por un insigne músico (Hubert D´Blanck) y un renombrado general mambí (Carlos Roloff).

Beto no nos quiere dejar ir, a pesar de que le insisto en que grandes y oscuras nubes amenazan con descargar todo su poderío acuoso sobre nuestras desprotegidas testas. “No se preocupe, señor, esa agua caerá en Matanzas”. ¿¿¿Seguro??? … ¡Segurísimo, como que me llamo Humberto René González¡…¡Y no cayó una gota de agua en La Habana! Insiste en que seamos testigos de una de esas historias que son comunes, sin importar de qué rincón del mundo se trate. Junto a los pies de una figura femenina yaciente, esculpida en burdo concreto, reposa -hecho un ovillo-, un perro que quiso morir junto a su ama luego que esta falleciera”. “Una historia de amor y fidelidad”, se escucha murmurar al anciano… De nuevo le ofrecemos un poco de dinero, no mucho, pero sí entregado como muestra de real y profundo agradecimiento.

No he olvidado nuestro objetivo fundamental: visitar la tumba de Cristóbal Torriente, primera parada de la Peña “Martín Dihigo” en su IV Encuentro. Ello, para ubicar con exactitud el lugar y medir el tiempo requerido en la actividad programada. Por el camino en busca de la salida, encontramos la sepultura común de otras glorias del beisbol, olvidada al parecer por todos, de acuerdo a cómo se ve la tarja. Por ello, acudimos a trabajadores de comunales para que le “pasaran la mano”, y le pagamos para garantizar la ejecución del trabajo, como muestra de gratitud de todos los integrantes de la Peña “Martín Dihigo”.

Fue un día especial de trabajo, de largas caminatas por el corazón del Vedado y de visitas a diferentes lugares para garantizar tareas de aseguramiento del magno evento de la MD. Terminamos cansados, pero felices del deber cumplido.

15 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • El bombardero en 21 marzo, 2019 a las 8:26 pm
    • Responder

    Buenas noches increíble que la gorra que dejaron Yasser y compañía el 29 de Diciembre del 2018 todavía, casi tres meses después, siga intacta en el mismo lugar, EN TIERRA SAGRADA, pues allí descansan los restos mortales de insignes peloteros de otras décadas. Yo no pude ser testigo de ese recorrido maravilloso por cuestiones de trabajo pero para la próxima será. Gracias JGGG por esta bella y grandilocuente entrega. Seguimos en combate. Saludos y un abrazo

    1. Increible lo de la gorra. Solo está un poco descolorida por las inclemencias del tiempo, del sol y la lluvia.

      Un abrazo.

      PD: lástima q no hayas podido participar. será la próxima vez.

  1. Excelente recorrido Juan el de ustedes hoy y tocando con sus propias manos parte de lo que haremos en la Habana, como esta visita al cementerio Colon para homenajear a varios de los grandes que allí descascan sus restos mortales. Peculiar el amigo Humberto René y sus historias y uff, de verdad que es afortunado 4 infartos y aun sigue en nuestro mundo y no donde él trabaja, salud para él. Un abrazo a ti y al Rojo, como mis saludos afectuosos a Yanet.

    • Amaya en 22 marzo, 2019 a las 7:58 am
    • Responder

    Saludos Juan para ti, Yanet y el gran Rojo, ahora nos asignaron 3 obras en hoteles de la capital para su reparación por el 500 aniversario a nuestra Sucursal, así es que mis visitas de trabajo serán frecuentes, por lo que nos veremos, si pudieras detallarme la fecha del encuentro nacional, pues al menos un día “planificaré” actividades en la Habana y estaré junto a ustedes.

      • Dr. Reinaldo en 22 marzo, 2019 a las 9:26 am
      • Responder

      Amaya, usted està perdido usted o son ideas que yo me estoy haciendo hermano. Como està la familia y la Tierra Pinareña….un abrazo y mucha salud le deseo desde àfrica, como estàn las actividades en el Club Vegueros, hasta Agosto no podrè estar por allà, cuidase y esperamos como siempre nuevas iniciativas de usted con esas leyendas del beisbol pinareño y de cuba.

        • Amaya en 22 marzo, 2019 a las 10:11 am
        • Responder

        REI desde ayer escribí un comentario sobre los percances que tuve con la conexión y los servidores del trabajo, así como un viaje que tuve que hacer a la ISLA JUVENTUD que me provocaron la tortura de estar 26 días sin la MD, imaginas la angustia, pero ya comencé ahora mismo le mandé una trabajo a Garrincha para que lo publique hoy sobre Armando Capiró que cumple este día 71 años, pero ya estamos en combate y te esperamos para en Agosto realizar un encuentro y hacer un balance previo a nuestro 1er aniversario de fundado el Club el 4 de Septiembre, pues hemos incorporado a varios compatriotas, saludos.

    • Dr. Reinaldo en 22 marzo, 2019 a las 8:20 am
    • Responder

    Artìculo muy interesante de nuestro amigo JGGG, sigan con ese amor por lo que hacen, y cada vez que tengan que ayudar a una persona como Beto Gonzàlez no se detengan.
    PD: La solidaridad es un sentimiento de unidad, es el sentimiento que nos mueve a dar sin esperar nada a cambio. La solidaridad es la base de muchos valores humanos como la lealtad, el compañerismo, la amistad. Un abrazo.

    • Ramón en 22 marzo, 2019 a las 8:22 am
    • Responder

    Juan como siempre, excelente. Un recorrido interesante, sobre todo por visitar el lugar de descanso eterno de nuestros grandes peloteros. De verdad que los envidio sanamente por tener la posibilidad de rendir tributo a tantas glorias deportivas. Desde ya les auguro un magnífico evento en la capital. Creo que ese gesto con los panteones es lo que hace falta hacer por parte de las instituciones del estado para no dejar caer en el olvido esa glorias de nuestro deporte, por eso me parece muy bien que el programa del encuentro tenga previsto esa visita al cementerio de Colón para rendirle tributo a todos ellos. Saludos a la peña.

  2. Felicidades a los tres (los dos MD y la AR) por las acciones esquisitamente narradas por JGGG. Me emociona saber que ya se está tocando el lugar del homenaje y que este año podrémos visitar al gran Cristobal Torriente en su morada eterna y esa oportunidad me la da ser un MD, así que de paso expreso (al ver acciones como estas) el orgullo que siento por pertenecer a este gran proyecto y parte de ese orgullo lo debo a hermanos como ustedes.

    • Janiel Izaguirre (Trinidad) en 22 marzo, 2019 a las 11:31 am
    • Responder

    Excelente recorrido y todo lo que nos cuentas, para mi será un honor visitar la tumba de estas figuras inmortales del beisbol como los es Torriente, en el horizonte se pueden ver ya las luces del IV encuentro, al seguro será un exito como los demas.

    Un abrazo

    • El Alazan del Caribe en 22 marzo, 2019 a las 11:49 am
    • Responder

    Se la comieron los amigos, gracias por tan sentido trabajo.

    • Valenzuela en 22 marzo, 2019 a las 2:47 pm
    • Responder

    Bonito trabajo, excelente crónica, preámbulo necesario de lo que será el IV encuentro. Las palmas para usted, Yanet y el rojiazul de Metro.

    • Amaya en 22 marzo, 2019 a las 4:00 pm
    • Responder

    Amigo ROJO, usted no se ha dado cuenta que ya regresé al line up de la MD, estoy repasando los trabajos que me perdí en 26 días y por supuesto me he tenido que reir con sus originales ocurrencias, muy pronto nos volvemos a ver.

  3. Muy bien Juan por ti, por Rojo y por Yanet, asegurando la ruta hacia el IV Encuentro que ya su huele y que podrá garantizar a muchos el visitar y rendir tributo a grandes del deportes que yacen en ese campo Santo.

    • Rojo de Metro en 23 marzo, 2019 a las 10:06 am
    • Responder

    Mi saludo a todos los hermanos cardiacos al beisbol, y en especial, a nuestros proximos visitantes a la capital del churre. Todavia no entiendo, como una persona tan sencilla, tan modesto, una persona que odia los pedestales, que camina junto a ti, y no delante de ti, todavia no logro entender como alguien con esas caracteristiscas, es capaz de llevar al papel, en corto tiempo, y con lenguaje sencillo pero magistral, lo que para mi seria imposible recoger aunque me dieran tres meses para publicar. !! MENOS MAL QUE NO ME DEJE METER EL PIE!!…….¿Escribir yo sobre la visita a Colon?. ¿Privarme yo de poder leer un STRIKE, y de arrebatarles ese privilegio a los lectores de la MD?. NI MUERTO. Como usted, Padrino….NADIE….vió.
    Por otra parte, todavia no estoy seguro si Beto era realmente un vivo, o era un ente, un gnomo, un espiritu, o el primer Guije blanco de Cuba. Cuando caminaba a mi lado, contando sus historias, tuve todo el tiempo la piel de gallina. !Cuatro infartos, 88 años de vida y 70 de ellos en el Cementerio!. Por si acaso, la proxima ves que penetre a ese Campo Santo, NO VOY A PREGUNTAR A NADIE POR EL, solo esperaré que aparezca en el camino, como la primera vez.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.