Teófilo Stevensón Laurence el más Grande entre los grandes.

Un día como hoy cumpliría 67 años el que es el boxeador amateur más grande que ha pisado un ríng, muchos entendidos en el arte de las cuatro cuerdas en el mundo lo han asegurado en varias ocasiones y la peña Martín Dihigo a modo de homenaje le deja una recopilación de algnos escritos que nos demuestran la veracidad de que era Teófilo el más grande y lo seguirá siendo por siempre y un día como hoy que nuestra tierra vio nacer a tan elevada gloria no es día para recordar con sufrimiento, hoy es día para decirle felicidades campeón.

Nació el 29 de marzo de 1952 en Puerto Padre, Oriente, en el seno de una familia humilde, radicada en las cercanías del Central Delicias (hoy Antonio Guiteras). Fue el primogénito del matrimonio formado por el inmigrante Teófilo Stevenson Pearson, oriundo de la isla antillana de San Vicente y la cubana Dolores Lawrence.

La llegada del padre al norte tunero ocurrió a principios de la década de 1920, cuando junto a otros familiares y amigos se trasladó a Cuba en busca del trabajo que aseguraba la prosperidad de la industria azucarera.

El primogénito Teófilo Stevenson se interesó por el boxeo y el padre lo apoyó en su afición. John Herrera, quien era amigo de Stevenson Pearson, fue el primer entrenador de Teófilo, quien le enseñó su estilo.

Su primer combate ocurrió a los 14 años, en 1966. Peleó en la división de 71 kilogramos, en un cartel efectuado en un ring ubicado junto a las gradas del Estadio Julio Antonio Mella, en Las Tunas. Entonces perdió por puntos ante Luis Enríquez, un peleador que ya había celebrado cerca de 20 combates.

Tras positivas experiencias en lides de las categorías menores, ganó el título nacional juvenil en 1968 y un año después, perdió cerrada decisión en la pelea por la corona de los pesos completos ante Gabriel García, de Pinar del Río; en el máximo evento de este deporte en Cuba, el Torneo de Boxeo Playa Girón.

Andrei Chervonenko, entrenador de la Unión Soviética, que en ese entonces trabajaba con la preselección cubana de boxeo, se percató de las excepcionales condiciones de Stevenson y propuso incorporarlo al grupo elite que se preparaba para los principales compromisos internacionales. En 1970 comenzó el largo reinado nacional de Stevenson y un año después, en los Juegos Panamericanos Cali 1971, Colombia; ganó la medalla de bronce, al caer por decisión dividida 3-2, ante el norteamericano Duane Bobick, conocido por la Esperanza Blanca.

Doce meses después, en los Juegos Olímpicos de Munich, Alemania; Teófilo se desquitó al derrotar a Bobick y coronarse Campeón Olímpico.

Stevenson llegó a obtener todos los títulos de la Asociación Internacional de Boxeo Aficionado, con tres coronas olímpicas: Munich 1972 Juegos Olímpicos de Montreal 1976 y Juegos Olímpicos de Moscú 1980 e igual número en Mundiales, Campeonato Mundial de Boxeo La Habana 1974, Campeonato Mundial de Boxeo Belgrado 1978 y Campeonato Mundial de Boxeo Reno 1986.

En los 20 años en el ring, catorce como estrella indiscutida, enfrentó a muchos púgiles de calidad, pero el que le resultó el más difícil de todos, fue el soviético Igor Visotski, quien lo derrotó en dos ocasiones, sin que tuviera oportunidad de conseguir el desquite.

Durante la década de 1980, hubo la intención, por parte de los dirigentes del boxeo profesional de Estados Unidos, de concertar una pelea frente al reconocido campeón mundial rentado de los pesos completos, Muhammad Ali. Aquel posible enfrentamiento definiría, según los encargados de organizarlo, quién era el mejor pugilista del mundo en la máxima división. Las condiciones de aquel combate nunca llegaron a concretarse, porque debía efectuarse bajo las reglas del boxeo amateur, algo que no era aceptable para los patrocinadores.

Resultados deportivos

Año Campeonato Ciudad País Resultado
1968 Campeonato Nacional Juvenil La Habana  Cuba 1ro
1969 Campeonato Nacional de Boxeo Playa Girón La Habana  Cuba 2do
1970 Juegos Centroamericanos y del Caribe La Habana  Cuba 1ro
1970 VII Torneo de la Amistad(Sub-19) Vidin  Bulgaria 1ro
1971 Juegos Panamericanos Cali  Colombia 3ro
1972 Juegos Olímpicos Munich  Alemania 1ro
1974 Mundial de Boxeo La Habana  Cuba 1ro
1974 XII Juegos Centroamericanos y del Caribe Santo Domingo  República Dominicana 1ro
1975 VII Juegos Panamericanos Ciudad México  México 1ro
1976 Juegos Olímpicos Montreal  Canadá 1ro
1978 Mundial Belgrado  Yugoslavia 1ro
1980 Juegos Olímpicos Moscú  Unión Soviética 1ro
1986 Mundial Reno  Estados Unidos 1ro


Después de la victoria en el Mundial de Reno en 1986, decidió retirarse y en julio de 1988 durante el Torneo Internacional de Boxeo Giraldo Córdova Cardín y la inauguración de la Sala polivalente Leonardo Mackenzie Grant en Las Tunas se le da la despedida.

Tras retirarse del deporte activo pasó a trabajar en la Federación cubana de boxeo, de la cual fue su viepresidente y en la Comisión Nacional de Atención a Atletas Retirados y en Activo del INDER. Desde su nueva posición de directivo continuó aportando su experiencia a las nuevas generaciones de boxeadores cubanos[1].

Falleció repentinamente en La Habana en horas de la tarde del 11 de junio de 2012, a la edad de 60 años, víctima de una Cardiopatía isquémica[2][3]. Stevenson fue sepultado en la Necrópolis de Colón a donde miles de cubanos llegaron acompañando su entierro[4]. En julio de 2014, en cumplimiento de su voluntad expresa, sus restos mortales fueron trasladados al Cementerio Municipal de Puerto Padre para descansar junto a sus padres Teófilo y Dolores[5]. Al conocer de su muerte súbita el gran boxeador estadounidense Muhammad Ali expresó:

Me entristeció profundamente esta mañana la noticia de la muerte de uno de los grandes campeones del boxeo, Teófilo Stevenson. Aunque nunca peleó profesionalmente, haber ganado tres medallas de oro en tres Juegos Olímpicos diferentes, garantiza que él habría sido un enemigo formidable para cualquier otro campeón de peso pesado reinante o cualquier retador en su mejor momento. Siempre recordaré el encuentro con el gran Teófilo en su Cuba natal. Él fue uno de los grandes de este mundo, y a la vez fue un hombre cálido y abrazable. Mis condolencias para su familia y amigos. Que descanse en paz.

Es frecuente escuchar en el mundo que Teófilo Stevenson fue el mejor boxeador amateur de todos los tiempos y símbolo en esta Isla donde el deporte es orgullo popular.
   


Argumentos sobran: tricampeón olímpico y mundial, seleccionado entre los 10 mejores atletas olímpicos del planeta en el siglo XX, su inclusión en el Salón Internacional de la Fama de Nueva York, premiado con las Copas Val Barker (pugilista más destacado en Munich-72), la Rusell (más completo en Reno-86) y la Fair Play (a la caballerosidad deportiva, otorgada por la Unesco).


   
Sin embargo, ninguno de esos méritos lo envaneció.  El gran campeón, fallecido el 11 de junio de 2012 en La Habana, a los 60 años de edad, siguió siendo un humilde hombre de pueblo, que disfrutaba mucho regresar a su natal  Delicias, provincia oriental de Las Tunas, para departir con sus viejos amigos.


   
Su viuda. Fraymari Arias Meléndez, cuenta que cuando sus amistades llegaban a su casa en el reparto Náutico, en la capital cubana, él preparaba la caldosa, cogía un candado y cerraba por dentro la puerta de salida para que nadie se fuera.


   
Lo recuerdo siempre -dice-, con sus inseparables maracas, eran su medio más cercano para identificarse con la música.


   
Para muchos, Pirolo, como le decían desde pequeño, de no haber sido boxeador se hubiera inclinado por la música. Ello lo avala el hecho de tener amplias relaciones con reconocidas agrupaciones. Prefirió ser feliz así, con la cultura popular y su gente y no con los millones de dólares que le ofrecieron los mercaderes del deporte.


   
Si notaba que sus contrarios en el ring no exhibían mucha destreza, los sobrellevaba, pero si alguno malinterpretaba su gesto, soltaba la derecha para terminar antes del tercer asalto. De ahí que cuando le levantaban el brazo en señal de victoria, toda Cuba lo disfrutaba.


   
En cierta ocasión, le dijo a un periodista de la AIN que en Estados Unidos tenía dos grandes amigos: Duane Bobbick (la esperanza blanca), era uno de ellos, a quien venció en Munich-72. “Su nobleza hizo que mantuviera comunicación permanente con él”,  significó en esa ocasión.


   
El otro, era Mohamed Alí, con quien casi llega a pactar la llamada pelea del siglo XX. Cuando éste visitó La Habana  en 1996, ambos se encontraron -ya alejados del ring-, hicieron algunos alardes de fintas para recordar sus buenos tiempos en el pugilismo, y después sobrevino el abrazo. “Era -expresó Stevenson- sencillo y también muy noble”.


   
Cuando regresó de Reno-86, con su tercer título mundial, en Delicias le enseñó al reportero las huellas de sangre que aún mantenían los guantes de su último combate con el norteamericano Alex García. Y sin alarde ni vítores, los miró con detenimiento y los echó a un lado.


   
Al año del ataque cardiaco que le privó de su vida, campeones olímpicos y mundiales coinciden en destacar que Teófilo era grande como atleta y persona.

  
Para Jorge Hernández, ex boxeador, “a Stevenson es imposible igualarlo, era completo, insuperable, muy difícil que surja otro como él”.


   
Su compañero de equipo y coterráneo Omar Santiesteban, significó: “Antes de los Panamericanos de San Juan, Puerto Rico, en 1979, quería que yo bajara a los 48 kilos, porque en los 51 estaba Jorgito Hernández. Impidió que me comiera un pedazo de pan que llevaba en la mano, me puse bravo, pero después comprendí sus deseos de ayudarme.


   
“Incluso, otra vez,  en la Copa Química de Harlem -amplía Santiesteban- también afrontaba dificultades con el peso, le dije que me rebajara un poco el cabello, pero me afeitó toda la cabeza para asegurar que no tuviera problemas en la balanza”.


    
A Teófilo -explica Rolando Garbey- lo enseñamos a danzar sobre el ring con el ritmo de la orquesta dirigida por Pepín Vaillant para que coordinara los movimientos; él tenía oído para la música y eso lo ayudó mucho a superar deficiencias técnicas en sus inicios”.


   
Generoso Carcasés, uno de sus entrenadores en Santiago de Cuba, avala: “Lo vi desarrollarse y crecer en el cuadrilátero hasta convertirse en la estrella que fue, pero me impresionaba de él su humanismo. Ayudaba a todo el mundo. Fue un gran hombre”.


 
“Su vida la vinculaba al pueblo y aborrecía lo protocolar”, testifica José Gómez. 


   
Estos hombres, acostumbrados a dar nocaut fulminantes y a imponer su fuerza en el ring, ahora, con posturas de respeto y las voces entrecortadas cuando evocan pasajes de la vida del rey del pugilismo, bajan la guardia e inclinan su frente para reverenciar al excepcional atleta y extraordinaria persona que fue y es Teófilo Stevenson Lawrence.

A continuación lo dejamos con algunas opiniones de personalidades importantes del deporte y la cultura sobre el gran Teófilo:

Churrisco (humorista)

Stevenson es una figura  mundial y un boxeador que puso muy en alto el prestigio y la calidad del deporte cubano. Hay quien dice que la cultura y el deporte están divorciados, pero eso es totalmente falso. Los artistas les rendimos tributo a los deportistas porque ellos son grandes, y todo lo que eleve el prestigio, la belleza y la magnitud de nuestro país, se hace unido. Por eso acudí a despedirlo, porque era un artista del boxeo, bailaba en la escena, le confería belleza al evento deportivo. La mayor medalla de oro que pudo tener, fue el cariño y respeto de su pueblo, y de su tiempo. Determinadas coyunturas no le dieron la oportunidad de demostrar que fue uno de los mejores deportistas de todos los tiempos. Aunque no se pudo enfrentar a figuras del deporte profesional porque las reglas eran diferentes, ha sido el boxeador más grande de la historia, con puño de hierro, pero con corazón de cubano.


Emilio Correa (boxeador)

Fue una sorpresa saber de la muerte de Stevenson. Cuando me llamaron a mi casa, me impactó fuertemente, tanto a mí como a mi familia. Somos amigos, compañeros, socios, colegas, y su muerte fue repentina. En lo personal, era un hombre muy bueno porque nunca estaba bravo y a la misma vez les daba ánimos, deseos de vivir a las personas. Para el pueblo cubano y el mundo entero su muerte va a ser un golpe muy fuerte. Nosotros practicamos juntos un año antes de la Olimpiada de Munich y para varios juegos panamericanos y yo siempre lo mayoreaba. Pero después de la Olimpiada del 72 empezó a coger fuerza y técnica, y yo ya no lo resistía. Tuve que hablar con Alcides Sagarra para que no me pusiera más los guantes con Teófilo, porque no podía con él. Ya por entonces era un boxeador con mucha experiencia.


Estela Rodríguez (judoca)

La muerte de Stevenson ha sido un impacto muy grande que ha conmocionado a todo el movimiento deportivo cubano. Él era una persona dulce y querida por el pueblo. Cuando estábamos en una actividad, era muy carismático, muy noble y con todo el mundo se llevaba bien. Ha sido el mejor boxeador amateur de todos los tiempos, ha sido el más grande de toda la historia de Cuba, y es muy difícil que olvidemos sus hazañas.


Félix Savón (boxeador)

Fue un buen hijo, padre, hermano, amigo, un buen esposo. Siempre dejó inculcado su ejemplo, pues le ofrecieron millones y, sin embargo, se quedó en la tierra de Cuba, con los 11 millones de cubanos. Era un ser muy humano, muy humilde. Vale la pena ser como él, porque no solamente es Cuba, el mundo entero lo ama.


Lázaro Vargas (pelotero)

Para mí Teófilo es lo mejor del deporte cubano. Lo considero el campeón de todos los que ha habido en Cuba. Y como persona era grande. Cuando pensamos en la frase de Martí de que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz, él está representado porque era un gran amigo y una gran persona. Y si tenías un problema trataba de resolvértelo. Era un hombre completo. En mi opinión es el mejor boxeador del mundo y de la historia, amateur y profesional. No creo que nadie hubiera podido derrotar a Stevenson en ningún lugar del mundo ni en ningún momento.


Legna Verdecia (judoca)

Teófilo para nosotros era uno de los grandes deportistas estrella de nuestro país. Es uno de los que más medallas olímpicas tenía y para nosotros ha sido una pérdida muy sentida. Sabíamos que estuvo un poco enfermo, pero no nos esperamos su muerte. Era una persona maravillosa y quedará en el corazón de todos los cubanos. Su ejemplo llega a los deportistas de todas las generaciones que queremos parecernos a él. Logré mi objetivo que fue ser campeona olímpica y le dediqué tanto a él como al pueblo de Cuba ese triunfo.


Noel García (actor)

Estoy muy triste como toda Cuba, porque él era un héroe de todo el pueblo. Era muy cariñoso, divertido, incapaz de hacer ni una burlilla, afable, dulce, cariñoso. Es una pérdida irreparable. No se recupera a un hombre como ese, ejemplar en todos los órdenes: el deportivo, el familiar, el personal. Era una excelencia.


Orlando Martínez (boxeador)

En lo personal, la muerte de Stevenson significa una tristeza porque se fue un compañero entrañable, excelente en todos sus detalles. Fuimos de los primeros que ganamos medallas olímpicas para este país. Él es un boxeador que pegaba muy técnicamente, tres veces campeón olímpico y mundial. Era el mejor boxeador amateur de todo los tiempos.


Pachito Alonso (músico)

La primera vez que Teófilo tocó en una orquesta fue en Varadero con la de Pachito. Tocó los timbales y cantó y así hay que recordarle. Él es el prototipo del cubano, el que ama a su patria, el que no traiciona los principios. Es una baja muy dolorosa para todos los amigos personales suyos, pero permanecerá en el corazón de todos nosotros como una gran figura del deporte mundial. El deporte es igual que la cultura, son dos grandes espectáculos que el pueblo quiere ver. Stevenson era un artista desde el ring de boxeo.


Víctor Mesa (pelotero)

Es una gloria del deporte cubano y del deporte mundial y olímpico. Esta es una experiencia que tenemos que llevarnos en la mente y acordarnos de las cosas buenas que hizo y que vivimos. Era muy bueno como persona, no presumía de campeón. Y cuando sucede algo como esto, las rivalidades se borran y los deportistas se unen. Hemos visto una constelación de campeones deportivos que están en Cuba y han venido a reafirmar su admiración ante la muerte de Stevenson.


Fidel Castro Ruz (Comandante en Jefe de la Revolución cubana)

Se nos ha ido Stevenson. Después de las cuatro de la tarde de ayer llegó la noticia. Ningún otro boxeador amateur brilló tanto en la historia de ese deporte. Podría haber obtenido dos títulos olímpicos adicionales, si no hubiese sido por deberes que los principios internacionalistas impusieron a la Revolución. Ningún dinero del mundo habría sobornado a Stevenson.

¡Gloria eterna a su memoria!

Fidel Castro Ruz
Junio 12 de 2012
3 y 15 p.m.

Fuentes:

https://www.ecured.cu/Te%C3%B3filo_Stevenson

http://cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/18018-teofilo-stevenson-%C2%BFpor-que-el-mas-grande

http://epoca2.lajiribilla.cu/2012/n580_06/580_15.html

http://www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2012/06/12/teofilo-stevenson/

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Ramón en 29 marzo, 2019 a las 11:46 am
    • Responder

    Excelente hermano, me ha emocionado mucho leer esta excelente crónica, merecidísimo el homenaje a uno de los más grandes deportistas que ha dado este país. Creo que es suficiente leer las autorizadas opiniones aqui reflejadas para poder entender la calidad humana de este hombre. Hace algún tiempo en un programa de TV se habló de la posibilidad de nombrar el coliseo de la ciudad deportiva con el nombre de Teófilo, me gustó mucho la idea pero todo se quedó ahí, estoy seguro que si hacemos una encuesta, el pueblo de Cuba que tanto lo amó, en un elvadísimo porciento va a estar de acuerdo con esta propuesta. Sería una de las tantas formas de rendir homenaje al gran Teófilo Stevenson. Gracias por recordarnos su cumpleaños. Saludos a la peña.

  1. Inmenso Teofilo, Deportista de alto kilate en el Mundo, Una gloria deportiva Cubana, que todos merecen recordar con jubilo pues muchas alegrías que nos dio a todos los Cubanos
    Fue de verás un honor para todos los que pudimos rendirle tributo allí en su ultima morada, en Mayo del 2018 cuando visitamos Las Tunas
    Gracias Cerulia, por el Homenaje al Campeón.

    • Amaya en 29 marzo, 2019 a las 12:15 pm
    • Responder

    Grande entre los grandes, gigante entre los gigantes, no podia faltar este reportaje Garrincha, el mejor deportista cubano para mi de todos los tiempos, sería bueno buscar una pequeña, pero muy emotiva Reflexión que escribió Fidel al otro día de su muerte, donde sistetiza en pocas palabras la grandesa y patriotismo de Teófilo, CONFIESO, que cuando veo los reportajes de sus espectaculares peleas, vibro de una emoción indescriptible, como si fueran peleas del momento, sus KO, fueron sencillamente espectaculares.

      • Chikungunya en 29 marzo, 2019 a las 2:13 pm
      • Responder

      Como olvidar la pelea en el Torneo Amistad frente a Valeri Abazhan, el soviético, que si mal no recuerdo era el número 1 del ranking mundial en aquel momento, fue una de las peleas más grandes de Stevenson y uno de los momentos más espectaculares del deporte cubano en ese año y de su historia, la pude ver por televisión y que cubano no se emocionó con aquello, cuando comenzó la pelea el soviético le fue encima a Teófilo y aguanto el tren de pelea casi dos asaltos, en el último minuto de ese segundo asalto nuestro campeón en una combinación electrizante por poco saca de las cuerdas a su oponente y al comenzar el tercer asalto el equipo decidió tirar la toalla, la Ciudad Deportiva era un verdadero manicomio, Stevenson era el deportista de la revolución.

    • Amaya en 29 marzo, 2019 a las 12:39 pm
    • Responder

    Sin embargo Garrincha Igor Visotski fue un boxeador mediocre, sin resultados significativos, Milian lo venció inobjetablemente 2 veces al igual que el rumano Mircea Simon, que tambien le gano 3 veces, pero eso pasa como en el beisbol, siempre hay alguien que no te encaja, eso pasó con Horta cuando perdió en la final olimpica de Moscú con el tambien mediocre Rudy Fink, en lo único que nunca estuve de acuerdo con el gran Teófilo, fue cuando en una entrevista hace ya mas de 20 años, dijo que el rival mas difícil para él había sido el santiaguero Roberto Teylor, pues para mi fue el pinareño Ángel Milián.

    1. Amaya vi que en cubadebate reprodujiste la sección del cubano mas destacado del día en la MD, muchos te preguntan que de donde sacaste la información y seria bueno que les dijera de donde la obtuviste porque esos cientos o miles de cubanos que aun siguen sin información completa como la publicamos aquí, sepan que existe un sitio modesto y bien cubano con dominio .CU que a penas terminan los juegos de la MLB ya están publicados sus resultados y mucho mas. Saludos.

        • Amaya en 29 marzo, 2019 a las 2:26 pm
        • Responder

        A sus ordenes, no lo hice porque tenía miedo que al decir que era de la MD, censuraran el comentario, porque pudiera generar celos profesionales, de inmediato los esclarezco, pues ya una vez hice referencia a ello y no me lo publicaron.

        1. Pues a mi me censuran el 99% de las pocas veces que comento, pero de igual forma le respondí al buen amigo Alejandro que cubadebate está lejos de ser el primer medio que divulga de la MLB y mucho más…..Veremos si lo publican, sería un milagro.

        • Amaya en 29 marzo, 2019 a las 2:34 pm
        • Responder

        Acabo de enviar para dicho artículo de Cubadebate este comentario, vamos a ver si me lo publican así mismo, hace un tiempo hice lo mismo y me lo vetaron.

        “Usted se equivoca Yam, en la página web de la Peña Martin Dihigo, MUY CUBANA se publican con inmediatéz toda la información de la MLB, y de la actuación de los cubanos, esta excelente página a la que hago referencia fue la fuente de donde publiqué aquí en mi comentario los resultados de los peloteros cubanos en el día inaugural, publicación que de forma modesta pero ágil es una excelente referencia para los que siguen el deporte en Cuba y en el mundo”

  2. En los días de su desaparición física dijo un forista en cubahora:

    humbertohah 9:50 am | 15/06/2012 57 votos

    coño, y después me puse las manos en la cabeza al escuchar la noticia en el noticiero nacional de television , esa fue mi reaación , que la muerte le hizo una finta extraña al campeón de campeones , no puede ser , mi hijo de 14 años me miró y adivinó que algo grave para el deporte acaba de ocurrir, luego al ver las imagenes me dijo- ese hombre tenia la mano de hierro , y al verlo rodeado de niños con la humilde sonrisa en ls labios agregó -y parece que tenia el corazón de oro-, creo en pocas palabras adivinó lo que los cubanos hemos sabido siempre , la grandeza enorme de nuestro campeón desde sus origenes humildes hasta lo más grande del podio , quien no recuerda sus combates memorables , sus victorias seguras , cuantas veces brincamos de alegria y cuantos ? por que no? nos sentimos sus amigos él, grande , inmenso y sencillo seguirá aportando medallas desde lo imnmenso de su ejemplo , adelante campeón, recuperate, ha sido solo un golpe bajo de la muerte.

    • Chikungunya en 29 marzo, 2019 a las 1:37 pm
    • Responder

    Razón siempre tuvo Rolando Crespo en calificarlo como ” El Gran Campeón”. Tuve la dicha de ver varias de las peleas de Stevenson y para mi ha sido el más grande boxeador que he visto, técnica y elegancia derrochaba por sus poros, muchos lo extrañamos cuando se retiró, sufrimos mucho con sus derrotas, en especial recuerdo aquella frente al italano Francesco Damiani, la oí por radio, era un muchacho en aquel momento y cuando oí que había perdido simplemente no lo podía creer. Teófilo de haber pasado al profesionalismo hubiese triunfado sin ningún tipo de problemas, en el 72 simplemente era invencible, el tunero rompió la racha de victorias de boxeadores norteamericanos que habían ganado siempre la máxima división en el boxeo olimpico, comenzando con Bobbick y derrotando después a Tate y muchos más, con el único que perdió fue precisamente con la esperanza blanca y un año después lo noqueo en Munich en el segundo asalto donde le propinó un verdadera paliza. Nunca olvidaremos a nuestro gran campeón, siempre estará vivo entre nosotros como uno de los grandes.

    • ESTEBAN E. YERO PLA en 1 abril, 2019 a las 1:25 pm
    • Responder

    ERA UN GRAN HOMBRE LO PUDE CONOCER ACÁ EN BAYAMO DESPUÉS DE RENO/86 ESTUVO TRABAJANDO POR ESPACIO DE UN AÑO EN EL GOBIERNO EN LA ESFERA DEPORTIVA, SIEMPRE ANDABA EN UN NIVA BLANCO Y JUGANDO DOMINÓ HASTA ALTAS HORAS DE LA MADRUGADA EN CALLE LINEA FRENTE DE LA NAVE DE ACOPIO, MUY CERCA DE LOS CABALLITOS.

    SALUDOS

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.