Un precio para el boxeo olímpico

11:30 PM
Umar Kremlev, miembro de la AIBA, se ofreció a pagar una deuda de 16 millones de dólares si el COI mantiene el boxeo en Tokio 2020.
 

 

Umar Kremlev, miembro del comité ejecutivo de la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA), se ofreció a pagar la deuda de 16 millones de dólares que tiene la entidad, siempre y cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) mantenga el deporte de los puños en el programa estival de Tokio 2020.

El federativo ruso hizo la propuesta en una carta a los directivos del COI que supervisan una investigación en torno a la AIBA, la cual tendrá un reporte final el venidero 22 de mayo. Dicho veredicto influiría en la continuidad de boxeo en el concierto olímpico, y puede provocar que el COI le retire el reconocimiento a la AIBA.

La entidad boxística precisó que sufre deudas por encima de los 16 millones de dólares, cantidad que Kremlev pretende abonar. “Estoy dispuesto a cancelar toda la deuda, siempre y cuando nuestro deporte favorito siga estando en el programa olímpico”, escribió.

En estos momentos, la junta directiva del COI estudia los datos de la investigación sobre la AIBA, en particular las acusaciones que pesan sobre su presidente, el uzbeco Gafur Rakhimov, demandado en Estados Unidos por supuesto tráfico de heroína.

Rakhimov manifestó al Comité Ejecutivo de la AIBA su intención de retirarse del cargo, pues todas las acusaciones en su contra “fueron inventadas y se basan en fines políticos”.

No obstante, la decisión del presidente de la AIBA no representa una renuncia al cargo, como muchos pedían, y tampoco desembocará en un nuevo proceso eleccionario, similar al que se vivió a finales del pasado año.

Al contrario, sin mucho bombo, el Comité Ejecutivo de la AIBA determinó la elección del marroquí Mohamed Moustahsane como presidente interino, quien tendrá la enorme responsabilidad de reconducir y negociar para que el boxeo no salga del concierto olímpico.

Tras este movimiento se esperaba que, paulatinamente, llegara la calma al seno de la AIBA, pero el alto monto de la deuda de la organización y las presiones para abonar el dinero necesario en pos de salvar su competencia olímpica han provocado que el río siga revuelto y sin claridad de cuándo se van a solucionar los problemas.

Con información de The Associated Press

Tomado de: Oncubamagazine

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.