La triste historia de DaveDravecky: El pitcher que perdió su brazo en la lucha por volver al beisbol

26/4/2019

5:50 PM

Colaboración del peñista Janiel Izaguirre

La triste historia de DaveDravecky: El pitcher que perdió su brazo en la lucha por volver al beisbol

Una de las historias más desgarradoras de Grandes Ligas

Por: Gabriel Delgado

A principios de ésta semana, una de las escenas más dramáticas que se vieron en un terreno de Grandes Ligas fue la lesión de Nick Bundi, pitcher de los Piratas de Pittsburgh, cuyo brazo no dio más y se desvanecio en el terreno de juego envuelto en llanto por el dolor que sentía en el brazo. Por más drámatico que ésto sea, hay una historia mucho más desgarradora que incluso terminó con la amputación del brazo de un lanzador.

Se trata del ex pitcher DaveDravecky, quién jugó en Grandes Ligas durante la década de los 80’s para los Padres de San Diego y los Gigantes de San Francisco, donde destacó por su brazo zurdo potente. En los primeros 5 años de su carrera fue nombrado a un Juego de Estrellas y ayudó a los Padres de San Diego a ganar su primer banderín de la Liga Nacional y jugar la Serie Mundial por primera vez en la historia, siendo el el as.

Durante toda su carrera, Dravecky fue ampliamente conocido por su fe cristiana y por llevar su religión por delante del deporte, tanto así que a pesar de su gran momento durante esos años, TheAssociatedPress dijo que Dravecky era más conocido por su cristiandad que por su habilidad en el montículo.
Todo iba bien en la carrera de Dravecky, quién fue cambiado a unos prometedores Gigantes de San Francisco en 1987 a mitad de la temporada desde los Padres, donde tuvo un gran inicio con los Giants, con récord de 7-5 y efectividad de 3.20.
Sin embargo, durante la temporada de 1988, se le fue encontrado un tumor maligno en su brazo de lanzar, con el cuál lanzó durante todo el año y ya al finalizar la campaña, Dravecky fue sometido a cirugía y tratamiento para retirar y curar el cáncer en su brazo, donde le removieron la mitad de su músculo deltoide y parte del hueso del húmero para tratar de eliminar todas las células malignas en su brazo.
Los doctores le dijeron a Dravecky que podría volver a lanzar en Grandes Ligas, pero le recomendaron esperarse hasta 1990 para volver a lanzar y que se enfocara en su recuperación. Sin embargo, el lanzador hizo caso omiso a las recomendaciones de los médicos y tan pronto para mediados de la temporada de 1989, Dravecky ya estaba jugando y recuperándose en el sistema de ligas menores de los Gigantes.
Para Agosto de ese año, Dravecky hizo público que haría su triunfal regreso a Grandes Ligas tras vencer al cáncer en un partido contra los Rojos de Cincinnati el 10 de ese mismo mes. Lanzó 8 entradas y los Giants se llevaron la victoria por 4-3 y el también consiguió su primera victoria del año.
Para su siguiente salida contra los Expos de Montreal en Canadá, ya había signos de que las cosas podrían salir mal para Dravecky, ya que tras tres entradas de labor, Dravecky comenzó a sentir molestias en su hombro. Para la sexta, ya había permitido un cuadrangular y la sensación de su brazo y golpeó con un picheo a Andrés Galarraga.
Al momento de enfrentar al siguiente bateador, Tim Raines, en el primer picheo que hizo, su hombro simplemente no dio más e hizo un crujido estruendoso que resonó en todo el estadio, colapsando en dolor en el montículo. Prácticamente su brazo se había separado en el hueso que une al hombro del codo, lo cuál finalizó su temporada

Y no sólo eso, ya que esa temporada, los Gigantes ganaron el banderín de la Liga Nacional, y durante las celebraciones, Dravecky volvió a fracturarse el brazo. Luego de ese accidente, el pitcher fue examinado nuevamente y se le descubrió otro tumor maligno, lo cuál significaba que su carrera prácticamente estaba acabada.
Luego de dos cirugías más, para 1991, los doctores vieron que su brazo seguía deteriorándose y podría significar un peligro para el resto de su cuerpo, por lo que decidieron finalmente amputarle el brazo izquierdo desde el hombro, con el cuál lanzaba. Finalizó su carrera con un récord 64 victorias y 57 derrotas y una efectividad 3.13.

Actualmente, Dravecky tiene 63 años de edad y tras más de tres décadas ha vencido el cáncer y se desempeña cómo conferencista motivacional compartiendo su historia de vida para inspirar a otras personas que pasan por momentos parecidos a los que el vivió a finales de los 80.
https://www.albat.com/peloteros/La-triste-historia-de-Dave-Dravecky-El-pitcher-que-perdio-su-brazo-en-la-lucha-por-volver-al-beisbol-20190424-0015.html

2 comentarios

    • Amaya en 27 abril, 2019 a las 10:29 am
    • Responder

    Triste historia, pero debió seguir la recomendaciones de los médicos Janiel, al menos ha logrado sobrevivir, saludos

    • Yohani en 27 abril, 2019 a las 10:38 am
    • Responder

    Triste historia esta de Dravecky, no la conocía. Su pasión por encima de todo

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.