HITOS

8:50 pm

 

Por el peñista y corresponsal de la Peña “Martín Dihigo”:
Juan Gualberto González Gómez

 

 

 

Un saludo tengan todos.

 

La intercepción de las avenidas 26 y 51 se encontraba atestada a la una de la tarde el 12 de mayo, Día de las Madres. Como serpiente sin cabeza ni cola, se extendía una larga fila de personas desde la parada oficial de ómnibus hacia la intercepción con la línea de trenes de la Estación de Ciénaga. Todos esperando tener la suerte de abordar un vehículo que lo salvara del atasco en que se encontraban. Nada raro: siempre sucede cada domingo de mayo, Día de las Madres. No importa si es en la Virgen del Camino, en el Parque de la Fraternidad o en la Ciudad Deportiva. Toda la ciudad de La Habana se convierte en una insoportable olla de presión en la que se mezclan la felicidad concluida por haber compartido con las madres de la familia, con la angustia del retorno hacia el hogar a fin de prepararse para un nuevo día de trabajo o de estudios. Nada nuevo; siempre torturante… En ese contexto, se me acerca un joven y me espeta:  “¿Usted no es el que escribe para la página Martín Dihígo?”

 

A partir de ese momento se estableció un diálogo entre el muchacho, Yanet y un servidor. Desaparecieron en esos instantes el estrés circunstancial y las imágenes de ancianos limitados físicamente, de padres impotentes cargando a sus pequeños hijos y de vehículos que pasaban raudos e indolentes ante el desasosiego ajeno….La llegada al unísono de tres transportes (y el ¡sálvese quien pueda!) acabó con la placentera y amena charla que sosteníamos. No sé a donde fue a parar el joven admirador de la página web de la MD: de pronto me vi colgado en un trasporte escolar (de esos que nos hacen pensar en la desaparecida mandarina ¿la recuerdan?), como último y afortunado pasajero aferrado a una tabla de salvación (no se preocupen: mi esposa ya se encontraba a buen resguardo en la masa informe que se apretujaba en uno de los escalones del susodicho vehículo y la mitad de mi cuerpo que gravitaba sobre el, pudo ser introducida hacia su interior en la siguiente parada).

 

Y ofrezco mis disculpas por la descripción de estas imágenes, pero es que quería poner un ejemplo de cómo la existencia de la Martín Dihigo se hace patente y cobra vida en los momento menos esperados de nuestras vidas. Ya es un ente que nos trasciende, que ha cobrado vida propia y se proyecta hacia un futuro más luminoso que el que ya posee. Y quiero que esto sirva también como un modesto homenaje a varios hitos que ya han ocurrido y que están por ocurrir.

 

El primero es haber llegado a la no despreciable cifra de 15 millones de entradas a nuestra página. Y ya se va haciendo habitual (tan habitual que a veces pudiera parecer intrascendente) el arribo a cada cifra de siete dígitos… en un tiempo cada vez más reducido.

 

El otro hito es el regalo y el honor de contar entre nuestras filas con un descendiente directo del más grande de los peloteros que hayamos tenido en nuestra historia beisbolera: el “Inmortal”, el “Maestro”, el “Mejor”, como queráis llamarlo. Ello nos permite seguir creciendo cualitativamente y nos obliga a ser aún más serios y consecuentes con el trabajo que realizamos. Para mí –como decía- ha sido un regalo que premia la constancia y la seriedad de nuestro proyecto, que lo vigoriza y lo hace más auténtico….Y si ese fue un regalo, no menos importante fue el “envoltorio” del mismo: el más joven de los peñistas actuales, sangre joven que insufla continuidad y vigor a nuestra hermandad, el “hermanito” Rubén Darío (por demás, con nombre y apellidos ilustres, al igual que el del nieto de Dihigo, David).  ¡Bienvenidos ambos¡

 

Mayo depara aún dos fechas importantes en la historia deportiva de nuestra Peña: el nacimiento y la muerte de nuestro ídolo, el de Matanzas, el de Cruces, el de toda Cuba. Cada actividad será dedicada a recordar y honrar su memoria. Por mi parte, sirva esta sencilla crónica como humilde homenaje a quien tenemos como paradigma en nuestras vidas.

 

 

 

 

 

17 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Dr. Reinaldo en 14 mayo, 2019 a las 3:46 am
    • Responder

    JJJG, sencillo trabajo, pero realmente para los que amamos a la MD, nos llegan tus humildes palabras para que cada día al despertar podamos abrir esta excelentísima Web con el nombre del maestro inmortal.
    QUE VIVA PARA SIEMPRE LA MD Y TODOS LOS PEÑISTAS Y AMIGOS. Un abrazo desde África.

    1. Gracias, hermano. ¡Y q vivan la MD y todos sus seguidores!
      Un abrazo también para tí desde nuestra Patria.

    2. ¡QUE VIVAN Y MUCHO!

    • Amaya en 14 mayo, 2019 a las 8:03 am
    • Responder

    Bueno Juan, debo reconocer con humildad, que a mi también me está pasando lo mismo, son varios los aficionados, jóvenes y menos jóvenes que ya en muchas ocasiones me han parado en la calle para espetarme igualmente que si soy el Amaya que escribe para la Martin Dihigo, o el periodista deportivo, mucho amigos incluso se interasan por nuestra página y otros a los cuales la he recomendado comienzan ha hablarme encomiasticamente de su variado y ameno contenido, de su loable papel en la actualizacion sistemática de todos los deportes, pero en especial del beisbol y la MLB y otras ligas foráneas, es increible la fuerza que va teniendo nuestra insustituible e inigualable página, muchas veces me he preguntado a donde irá el límite de su contagiosa lectura, saludos.

    1. Eso indica el valor y connotación q ha alcanzado nuestra página. Por otro lado, tanto peñistas como foristas somos multiplicadores de ella, por lo tanto todos debemos representarla con dignidad y entusiasmo para q siga creciendo sana y poderosa, como hasta ahora.
      Yo en cada evento q participo, siempre la menciono para q esas personas q escuchan de mi la información se conviertan después en propagadores de la web MD.
      Un abrazo, hermano.

        • Amaya en 14 mayo, 2019 a las 2:33 pm
        • Responder

        Pues yo sigo tu ejemplo al pie de la letra, lo primero a que hago referencia en cuanto evento participo y con cuanto amigo me encuentro es a nuestra peña y a su página web, hoy mismo se lo demostré a un amigo que vino a verme por razones de trabajo y quedó impresionado cuando la vio, saludos reiterados.

        1. Esa es la cosa¡…Vamos por el buen camino.
          Un abrazo.

    • Rojo de Metro en 14 mayo, 2019 a las 11:00 am
    • Responder

    Yo sigo diciendo que la forma de hacer crónicas de nuestra vida, cobra máxima expresión cuando salen de su mente y mano. ¿Quién sería el joven? ¿Se atreverá a identificarse? Amigo, por favor, al igual que supiste acercarte a JGGG en esa desesperada aglomeración, te pido que lo hagas por esta vía. No quiero que te prives de una buena conversación con mi padrino. Cuando hables tan solo 10 minutos con él, te sentirás ya un viejo amigo, y si le hablas de nuestra MD, cambia tu vida. Si no te gusta escribir, o no puedes, contacta por telefono. NO TE LO PIERDAS.

    1. Supe q estudiaba en el Fajardo. Después cambió para Medicina y cursa actualmente el 2do año.
      Dice q es un forista “pasivo”, pero no se pierde nuestros trabajos.

    • Ramón en 14 mayo, 2019 a las 1:48 pm
    • Responder

    Amigo Juan, excelente trabajo, me alegra mucho que le reconozcan en la calle, ese es el premio a su trabajo en esta página. Estoy seguro que ese joven se pondrá nuevamente en contacto con Ud. La MD esta muy arraigada en nuestro país, por lo menos entre los que amamos el deporte. Aunque seguramente tendrá muchísimos amigos, además de los que tenemos la oportunidad de intercambiar con Ud. a través de esta página. Ya antiendo por que Rojo está tan orgulloso de su “padrino”. Mi respeto y admiración para Ud. Saludos a la gran familia de la Martín Dihigo. Un abrzo desde Villa Clara.

    1. Gracias, hermano, por sus palabras. Un abrazo también para Ud.

    • ESTEBAN E. YERO PLA en 14 mayo, 2019 a las 2:23 pm
    • Responder

    Profe Juan Gualberto, mis felicitaciones , de verdad que usted se puede catalogar como un hito de la MD,oiga le cuento que mi esposa ya esta celosa de la MD porque dice que ya no tengo tiempo de hacer las cosas en la casa por estar detrás de los peloteros haciendo trabajos de historia jjjjjjj.

    Saludos desde el club de los Alazanes

    1. Bueno, si su esposa lo quiere, le perdonará su afición por la MD. No crea, q muchos hemos pasado por el proceso de asimilación. Trate de incorporarla a su predilección por el deporte. Verá q entonces será ella quien lo impulse a compartir con los foristas de la MD.
      Un abrazo.

    • El bombardero en 14 mayo, 2019 a las 4:36 pm
    • Responder

    Buenas tardes, lo habitual precisamente por ser habitual, muchas veces tiende a esconder lo esencial y no porque quiera hacerlo, sino porque por lo general lo más profundo resulta invisible a la vista, a la simple vista… Y algo así sucede con esta crónica, que aún cuando es pequeña, es como esos perfumes de extremada calidad que vienen por lo general en frascos pequeños, pero cuando los destapas lo inundan todo de forma más que agradable con su excelente esencia, que no se ve, pero sin embargo si se percibe, he ahí la magia de la MD y de personas que como usted comparten su visión con cada uno de nosotros, por eso personas como el joven estudiante que describes dedican una parte de su preciado tiempo a apreciar en su justa dimensión algo tan esencial como esta página. Bienvenida sea su crónica hermano y todos los aspectos que en ella se tocan de forma fluida, relacionada directamente con la realidad del cubano común. Saludos y un abrazo.

    1. Gracias, hermano. También para ti un abrazo.

  1. Es tan cierto que si hoy yo no perteneciera a esta gran hermandad, estaría loco por entrar, es que desde dentro y desde fuera es grande la MD, pero no por egocentrismo, es grande por su propósito, por sentirnos mal cada ves que algo no sale como queríamos, aunque de eso no se enteren otros, pero nos molesta a nosotros mismos, así que larga vida a la MD y a todos sus seguidores.

  2. Asi mismo es hermano. Recuerdo q usted fue mi padrino para unirme a esta hermandad…Lo recuerdas?

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.