El juego está cambiando

16/05/2019

3:25 PM

Colaboración del peñista Janiel Izaguirre

Àngel Lluís Carrillo

El juego no es cómo era, los partidos no son lo que eran, no se juega al béisbol como se jugaba antes. Hace 107 años TyCobb jugaba un partido en Nueva York contra los Highlanders, un espectador discapacitado empezó a llamarle “medio negro”, ni corto ni perezoso Cobb se subió a las graderías y le pegó, fue suspendido, y los compañeros de su equipo se declararon en huelga y no jugaron un partido para apoyar a la estrella del equipo. ¿Imagináis algo así hoy en día?

En otro partido en el Navin Field, antiguo nombre del estadio de los Tigers, en 1912, TyCobb vuela ante el catcher de los Browns y futuro gran scout, Paul Krichell, con los pies por delante como un misil, y le lesiona la espalda, discutieron en ese momento, durante todo el partido y después en la casa club. Eran otros tiempos, eran otros jugadores, había otras normas, todo era diferente, sólo coincidía en que era un partido de béisbol.

Todo esto ya no lo vemos en los partidos actuales, como muchas otras circunstancias que ocurrían en un partido, ya no hay muchos pitchers que terminen un partido, como no hay jugadores que jueguen de bateador y pitcher, con la excepción el pasado año de ShoheiOhtani, no se ven tantos triples… porque el juego es un ser vivo, que va creciendo, que va evolucionando, y algunas facetas nos pueden gustar más y otras menos.

Will White jugó 75 partidos completos hasta 1879, mientras que Old Hoss Radbourn jugó 73 hasta 1884. En el Siglo XXI el jugador que más partidos completos ha jugado ha sido James Shields con 11, mientras CC Sabathia ha terminado 10. Ya no se juega como antes, ni se utiliza a los pitchers como antes, todo a evolucionado a utilizar los pitchers en su justa medida para que aguanten más años y se lesionen menos, aunque las lesiones continúan. “Un pitcher que no lanza con dolor es un pitcher que no está lanzando fuerte”, contaban en los viejos tiempos.

Y en el béisbol actual nos encontramos ciertas tendencias que están haciendo evolucionar el juego, y evolución no siempre es algo positivo para el espectador, pero el juego es así, y poco podemos hacer los fans para cambiarlo.
Los datos son de este brillante artículo en SportsIllustrated del genial Tom Verducci, un autor de obligada lectura.

-El número de Strikeouts está aumentando, por catorceava temporada consecutiva, el más alto de todos los tiempos. Por tanto, la relatividad de esos pitchers que consiguen más Strikeouts o los bateadores más eliminados por esa jugada, por eso lo interesante de conocer el número de Strikeouts por inning lanzado y lo que supera o es inferior a la media de ese año. La clave es entender las estadísticas dentro del tiempo en el que estamos viviendo, como cuenta Bill James.

-Los Walks están en su nivel más alto de las últimas 19 temporadas.

-Los Home Runs están en su nivel más alto, 2,6 por partido, una auténtica pasada, ir a ver un partido de garantiza, en teoría, que verás un mínimo de 2 Home Runs por encuentro.

-Los Three True Outcomes, “los tres resultados verdaderos”, (strikeouts, walks y Home Runs), están en el 36% de las apariciones en el plato, en 2015 era el 31%.

-Los Swing and miss están aumentando por séptimo año consecutivo, cada año es un récord histórico.

-En los partidos tenemos más foulballs que bolas puestas en juego. Más bolas al público y menos bolas en el terreno de juego.

-Las bolas en juego están decreciendo por sexto año consecutivo. Cada vez estamos viendo menos jugadas.

-Los lanzamientos por apariciones en el plato está aumentando por cuarta temporada consecutiva, ahora está en 3,93, el más alto desde que se analiza este parámetros, 1988 fue el primer año.

-Las cuentas completas, 3 bolas y 2 Strikes, están subiendo por cuarto año consecutivo.

-Los singles están disminuyendo por quinto año consecutivo. Joey Gallo ha llegado antes a 100 Home Runs que a 100 singles.

-Tenemos una media de 0,15 triples por partido en 2019, en 1871 la media era de 0,94 por partido, y desde 1960 la temporada con más triples fue la de 1977 con 0,28. Una jugada que cada vez vemos menos, y para muchos es la mejor jugada ofensiva del béisbol, entre los que me incluyo. No llega la carrera, pero sabes que con el próximo bateador te puede llegar, deja la puerta de la incertidumbre abierta. Una jugada que se está transformando en una rareza, con toda seguridad un Highlight más potente que los Home Runs.

-En el tema de los dobles las cosas van diferente, la temporada con más dobles fue la de 1930 con 1,93 por partido, desde 1960 la que presentó más dobles fue la de 2007 con 1,89, mientras que en esta tenemos 1,67, hay menos, pero la diferencia es mucho menor que en los triples.

El juego hoy es así, pero no significa que mañana no sea diferente. Algunos dicen que es por las Sabermetrics, y su peso tendrá, pero en la época en la que no existían las sabermetrics el juego ya iba cambiando, porque los seres vivos respiran y se muevan, aunque a veces no nos convenza mucho la dirección que está tomando.

El juego está cambiando

1 comentario

    • Slugger en 16 mayo, 2019 a las 5:05 pm
    • Responder

    La verdad esos cambios no me convencen mucho, tambien la asistencia esta cambiando (bajando) y los jovenes dejan de asomarse al juego. Otros deportes como el basket y el futbol (soccer y americano), parecen mas entretenidos.

    Hacen falta cambios que hagan el juego mas atractivo, me parece que la MLB esta con mal enfoque al respecto.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.