La IV Serie Selectiva de Béisbol (1978)

2:00 pm



Colaboración del miembro del Club Vegueros de la MD: 

El Dr. Reinaldo Guevara

 

 

por deportescineyotros

 “Si se cree y se trabaja, se puede.”
Diego Pablo Simeone (ex-jugador
y entrenador de fútbol)

 

 

 

Esta cuarta justa selectiva trajo como novedad el regreso de algunos managers victoriosos en estas lides, como lo fueron Roberto Ledo (Habana) y José Carrillo (Orientales). También se notó la ausencia, en el equipo Habana, de peloteros como Julián Villar, segundo en promedio ofensivo y líder en hits conectados en la XVII serie nacional, al igual que Bárbaro Garbey, que fuera líder en carreras impulsadas (40) y Roberto “Bombón” Salazar, todos ellos sancionados por supuestas indisciplinas o apuestas de juegos. Su equipo, Industriales, quedó a 1.5 juegos del campeón Vegueros en la justa precedente de esta IV Serie Selectiva. Veamos las nóminas de los equipos.

Pinar del Río

Director. José Miguel Pineda
Receptores: Juan Castro, Jesús Escudero, Heleodoro Pedroso.
Cuadro: Lázaro Cabrera, Leonildo Martínez, Alfonso Urquiola, Félix Iglesias, Hiram Fuentes, Carmelo Pedroso, Diego Mena, Francisco Costa.
Jardineros: Giraldo Iglesias, Fernando Hernández, Luis Crespo, Luis Giraldo Casanova, Tomás Valido, Bienvenido Castanedo, Roilán Hernández, José A. García.
Lanzadores: Rogelio García, Julio Romero, Jesús Guerra, Juan Carlos Oliva, Maximiliano Gutiérrez, Félix Pino, Reinaldo Costa, Adalberto Herrera, Ladislao Lavastida, Lázaro Borroto, Justo L. Prieto, Francisco Rodríguez

Habana

Director: Roberto Ledo
Receptores: Pedro Medina, Rogelio Mediavilla, Cecilio Amat.
Cuadro: Agustín Marquetti, José Ramón Cabrera, Arturo Linares, Rey V. Anglada, Rodolfo Puente, Dagoberto Echemendía, Ubaldo Álvarez, Rogelio Montes de Oca, Manuel González.
Jardineros: Armando Capiró, Reinaldo Linares, Pablo Díaz, Pedro Peñalver, Jorge Tamayo, José A. Fuentes.
Lanzadores: Santiago Mederos, Eladio Iglesias, Gustavo Moré, José M. Pedroso, José Modesto Darcourt, Ángel Leocadio Díaz, Ramón Villabrille, Ramón Tablado, Domingo Figueroa, Pablo Pérez, Pedro Hernández, Roberto Soto.

Matanzas

Receptores: Juan C. Bango, Roberto Masa, Pedro Pablo Rodríguez.
Cuadro: Antonio Hernández, Félix Isasi, Arturo Sánchez, Leonardo Goire, Oscar García, Gerardo Rionda, Roberto Sotolongo, Jesús Fors, Jorge L. Siscard.
Jardineros: Wilfredo Sánchez, Fernando Sánchez, Pablo Hernández, Leonardo Rodríguez, Miguel Cossio.
Lanzadores: Lázaro Alonso, Luis Fernández, Rafael Rodríguez, Jorge Luis Valdés, Leonardo Hernández, Dagoberto Rodríguez, Mario Bello, Carlos Mesa, Pedro González, Estanislao Sánchez, Lázaro Padrón, Miguel Riverol, Jesús Bello.

Las Villas

Director: Eduardo Martín.
Receptores: Alberto Martínez, Víctor Muñoz, Pedro Palacios, Lázaro Pérez Agramonte.
Cuadro: Antonio Muñoz, Héctor Olivera, Pedro Jova, Pedro José Rodríguez, Osvaldo Oliva, José Pérez, Adolfo Borrell, Rigoberto Rodríguez, Ernesto Morell, José Rosell.
Jardineros. Lourdes Gurriel, Amado Zamora, Víctor Mesa, Valentín León, Sixto Hernández, Luis Jova.
Lanzadores: José Riveira, Nivaldo Pérez, Leonel García, Isidro Pérez, Roberto Ramos, Aniceto Montes de Oca, Eleuterio Molina, José Ramón Sastre, Roberto Almarales, Ramón Castellanos, Servando Medina, Alberto Peña, Jorge Orta.

Camagüeyanos

Director: Carlos Gómez

Receptores: Pedro Cruz, Carlos Triana, Luis Fuentes.Cuadro: Felipe Sarduy, Ramón Cordero, Andrés García, Vicente Díaz, Sergio Quesada, Ángel Castillo, Félix Booth, Miguel García, Enrique Paumier, Ernesto Alfonso.
Jardineros: Eusebio Cruz, Anselmo Hernández, Sandalio Hernández, Reinaldo Fernández, Manuel Cairo, Juan Poll, Máximo Pérez.
Lanzadores: Omar Carrero, Oscar Romero, Lázaro Santana, Gaspar Legón, Alfredo Roque, Julio Mantilla, José Cruz, Elpidio Jiménez, Manuel Álvarez, José Sánchez, Reinerio Oramas, Sergio Ramírez.

Orientales

Director: José Carrillo
Receptores: Modesto Larduet, Jesús Pons, Gumersindo Salazar.
Cuadro: Elpidio Mancebo, Agustín Lescaille, Ricardo Bent, Eusebio Bravo, Agustín Arias, Ramiro Tamayo, Wilfredo Hernández, Jorge Cruz, Juan Dranguet, Osvaldo Avilés.
Jardineros: Fermín Laffita, Carlos González, Jorge Francis, Regino Góngora, José Arias, Ramón Otamendi, Juan Navarro.
Lanzadores: Braudilio Vinent, José Luis Alemán, Gregorio Pérez, Orlando Figueredo, José Brizuela, Alfonso Illivanes, Luis Valdés, Alfredo Leyva, Ramón Montoya, Juan R. Gómez, Mario Fernández, Ariel Martínez, Rafael Cobas.

 

El domingo 6 de marzo de 1978 se inauguró la IV serie selectiva,  con el estadio Latinoamericano repleto, y juego inicial entre villareños y camagüeyanos, donde los bates del centro del país, entiéndase Antonio Muñoz, Pedro José Rodríguez, Héctor Olivera y Sixto Hernández, todos ellos integrantes del Cienfuegos en la serie nacional, encabezaron una ofensiva de 12 imparables para respaldar la labor del lanzador espirituano Roberto “Caña” Ramos. A segunda hora, los pinareños despacharon a los habaneros, con otro soberbio pitcheo de Rogelio García. Ese partido concluyó 4-1.

 

Cheito y Muñoz

 

Ya el aluminio había causado estragos en la III Selectiva, y la IV no sería una excepción. Lanzadores estelares como Braudilio Vinent sufrirían de ese artefacto, capaz de sacar líneas que le metían miedo a fildeadores de la categoría de Félix Isasi o a lanzadores del calibre de Manuel Hurtado.

Al iniciarse esta serie, la eminencia de Edel Casas daba unos numeritos muy interesantes en jonrones por veces al bate. Pedro José encabezaba el cuarteto, con 1 cuadrangular cada 19 veces al bate, le seguía Muñoz con uno cada 23.1, Capiró con 1 cada 27 turnos y Marquetti con uno cada 30 veces al bate. Era entonces como andaban los jonroneros, el bate de aluminio se había estrenado en la III Serie Selectiva, y el designado también.

Los orientales, como siempre, arrancaron bien, llevándose sub-series sobre Las Villas y Camagüeyanos, apoyados en pitcheo de Vinent y Figueredo, además de bateo de Elpidio Mancebo y Jorge Francis. Los Villareños continuaron su paso de buen bateo, no siempre acompañado de buen pitcheo. Los Camagüeyanos mostraron un descenso si se compara su labor con la anterior serie selectiva. Los Pinareños venían entusiasmados, sus Vegueros habían recién ganado la serie nacional precedente, primera vez que un conjunto pinareño se alzaba con el banderín en justa nacional de béisbol, y ahora venían por llevarse la selectiva. Mucho tuvo que ver el trabajo de José Miguel Pineda al frente de los peloteros de esta provincia.

Las aguas fueron cogiendo su nivel. Los Orientales, como era de esperar, comenzaron a descender en su juego, pobre bateo y defensa, convirtiéndose en émulos de los Camagüeyanos, ocupantes del sótano a mitad de temporada, mientras los Villareños mostraban un pitcheo mejorado, que unido a su despiadada ofensiva, les daba la posibilidad de ocupar la cima del torneo, aunque seguido de Habaneros y Pinareños.

La inclusión de Fernando Hernández y Luis Giraldo Casanova fue decisiva en el alza ofensiva y del juego de Pinar del Río, equipo que compartió varias veces el primer lugar con los Villareños. Camagüeyanos tuvo una ligera reacción y les dejó el sótano a los Orientales, que se vieron privados de los servicios de dos hombres como Fermín Laffita y Agustín Arias por lesiones.

A la altura del mes de mayo, el Habana resbalaba y perdía los servicios de Anglada por lesión también, mientras los pinareños recuperaban a Urquiola, ya repuesto de una dolencia. Los de abajo se encargaron de hacer daño, sea Camagüeyanos, Orientales como Yumurinos, mientras que Las Villas continuó su paso encabezado por el bateo de Pedro José, ya a inicios de mayo con 20 jonrones conectados.

Llegado el final, Las Villas y Pinar terminaron abrazados con 35 juegos ganados y 25 perdidos, por lo que se requirió una serie extra.

 

Estado final de los equipos

 

 

Veamos cómo fue el play off de cinco juegos, a ganar 3, entre los conjuntos de Las Villas y Pinar del Río.

El primer juego se efectuó en el estadio Sandino de Santa Clara, donde la artillería villareña le cayó con todo al abridor Félix Pino. En este partido, Cheíto continuó dando palos al conectar par de cuadrangulares. El juego fue ganado por Roberto Ramos.

El siguiente desafío fue efectuado en el estadio “5 de septiembre” en Cienfuegos, muy merecido este partido en esa urbe, ya que cuatro de los grandes bates del equipo Las Villas, salieron del conjunto Cienfuegos, además del segunda base regular Adolfo Borrell. No obstante, la afición de la Perla del Sur tuvo que conformarse con ver lanzar a Rogelio García de forma impecable, al extremo de solo permitir par de indiscutibles a la terrífica tanda de poder de los villareños. En este partido, Luis Giraldo Casanova y Alfonso Urquiola dispararon sendos jonrones por los de Pinar.

 

Picheo pinareño selectiva del 78.

 

El tercer juego tuvo lugar en el Capitán San Luis de Pinar del Río, donde nuevamente la fanaticada local se tuvo que conformar viendo el buen pitcheo del zurdo Leonel García, mientras que los villareños anotaban cinco carreras, incluido jonrones del designado Héctor Olivera González y el receptor Alberto Martínez.

El cuarto juego fue en Pinar también. Esta vez el zurdo Félix Pino se presentó en forma y con ayuda de relevo de Rogelio García, además de buena ofensiva de sus compañeros, incluido jonrón de Hiram Fuentes con dos en base, lograron la anhelada segunda victoria para empatar el play off.

El quinto juego y decisivo se realizó en terreno ajeno a ambos equipos, ¿Dónde mejor que en el Latino? Por Pinar abrió el veloz Rogelio García y por los Villareños, otro García, pero zurdo y de nombre Leonel. La primera carrera villareña fue producto de jonrón de línea del cienfueguero Sixto Hernández. Innings después, otro cienfueguero, el designado  Olivera, despachó otro cuatroesquinazo, también de línea, pelota que cayó a 380 pies del plato. Era la sexta carrera impulsada de Olivera en el play off. Los pinareños no se amilanaron, el inicialista Lázaro Cabrera disparó otro jonrón de línea, con uno a bordo, para empatar el desafío. Así, abrazaditos a dos carreras llegaron a las postrimerías del juego. Rogelio permanecía en el montículo por los vegueros, mientras que Roberto Ramos había relevado a Leonel García. Otro cienfueguero, el bautizado por Bobby Salamanca, como el Sr. Jonrón, Pedro José o Cheíto, había estado anulado completamente en ese juego por los envíos del Ciclón de Ovas, pero como le dijera el gran slugger en una ocasión a Armando Capiró, para batear jonrón hay que prepararse, y parece que eso fue lo que esta vez hizo. Bastaba uno de sus batazos grandes para lograr la victoria final. Esperó su lanzamiento y todo lo demás es historia. Las Villas campeón de la IV serie selectiva.

 

Héctor Olivera (padre).

 

 Escrito por Esteban Romero, el 7 marzo de 2019, con información de la prensa de la época. Deportescineyotros.

 

Tomado de: Deportescineyotros

 

 

8 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Amaya en 21 mayo, 2019 a las 3:53 pm
    • Responder

    Tenia yo 11 años, pero en mi memoria está aquel juego y los otros 4, hay muchas elucubraciones, como que en el 9no antes que Cheito bateara el hombre era un strikeout cantado, pero el árbitro lo perdonó y ahí ganaba Pinar, o que a Fernando con las bases llenas, le tiraron un bolón que era la cuarta y ahí entraba tambien la carrera, Felix Pino, Casanova y el propio Rogelio y Julio Romero me han contado muchas anécdotas de aquella serie, lo cierto es que aquel fue uno de los mas electrizantes play off que se hayan jugado, así es el beisbol, Pineda solo confió en Rogelio y Félix Pino, ellos fueron quienes pitchearon practicamente todos los juegos, Fidel presenció ese último desafío en el “Latino”.

      • Amaya en 21 mayo, 2019 a las 4:54 pm
      • Responder

      Ya desde 1977 existia un slogan que decía “Muñoz, Cheito y Olivera, se van por donde quiera”, la mejor frecuencia de un jonronero cubano en una selectiva y en series nacionales la tiene Muñoz, cuando en la V Selectiva bateó 25 jonrones en solo 49 juegos, porque estuvo lesionado como en 11 juegos en los que no pudo participar, busca bien REI y saca la frecuencia, para que veas que ahí no llega nadie

        • enrique15 en 22 mayo, 2019 a las 8:00 am
        • Responder

        Amaya, para mí es inolvidable aquella serie final y sobre todo ese quinto juego. Yo tenía un poco más que tú, 14 años y recuerdo que el chofer de mi padre, Armandito, un pinareño muy ocurrente, se jugó con unos amigos míos una caja de cerveza a que ganaba Pinar. Por supuesto, mis adolescentes amigos jamás le pagaron aquella caja de cerveza y él siempre nos lo recordaba bromeando, claro. Para mí ha sido el play off más seguido de la pelota cubana, téngase en cuenta que el último juego en el Latino se jugó con el estadio repleto, aun cuando no estaba involucrado el seguido equipo de la capital. No estaba lleno totalmente solo porque parte de las gradas del right field estaban ocupadas por una plataforma que serviría de apoyo para la pizarra humana del Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, lo que provocó que miles de aficionados se quedaran fuera, pero en el resto del estadio no cabía un alma. Por suerte en esa época teníamos una dirección de beisbol que sabía lo que era un espectáculo y se arriesgaba, como eso de traer el play off a un campo neutral o las propias Selectivas, que fueron el mejor invento que se ha hecho en la pelota revolucionaria y que ahora muchos se empeñan en denostar. Si te soy sincero, yo le íba a Las Villas compadre, esa tanda de Muñoz, Cheíto y Olivera embullaba a cualquiera. Ya dije aquí hace unos días que en Selectivas, ese fue el equipo más temible que se haya fraguado.

          • Amaya en 22 mayo, 2019 a las 12:50 pm
          • Responder

          Asi mismo Enrique, la mayor toleteria de equipo alguno en selectivas la tuvo Las Villas, pero como el pitcheo de nosotros era indiscutiblemente el mejor, eso nos permitió en sentido general mayorearlos a ellos en esos torneos y ser los que mas selectivas ganamos, yo recuerdo la alineación de aquél Las Villas, Adolfo Borrel 2b, Pedro Jova ss, Muñoz1b, Cheito3ra b, Olivera BD, Sixto Hernández Rf, Gourriel Lf, Valentín León Cf y Albertico R.

    • Dr. Reinaldo en 21 mayo, 2019 a las 4:09 pm
    • Responder

    Para mi gran amigo y hermano Amaya, ya puedes debatir de esta Serie y pronto llegaremos a la del 1979 (V) porque seguro ambas las recuerdas como las difrutaste, un abrazo para tì y todo el Club de los Vegueros que ya falta menos para reunirnos en las Vegas de Pinar, como dice el Rojo de Metro. Que Viva la hermandad entre todos los peñistas y amigos de la MD….

      • Amaya en 21 mayo, 2019 a las 4:49 pm
      • Responder

      Recuerda REI que yo hice un reportaje cuando se cumplió el 40 aniversario de la del 79, es increible Félix Pino fue el que ganó aquel juego decisivo en la V Selectiva, como expuse en el reportaje de Cortina, nunca le perdonaré (es mi gran amigo) haber abandonado el beisbol cuando solo tenía 28 años y era desde hacía varios años el mejor zurdo de Cuba, eso ocurrió en el 83.

  1. cuando aquello aca se jugaba pelota de verdad ahora es un mal circo se niega la dialectica

    • Rojo de Metro en 24 mayo, 2019 a las 9:39 am
    • Responder

    Esa foto mete miedo, y no precisamente por el aluminio. Parece que lo haces adrede para que uno se asuste. Ja Ja

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.