Combo de noticias sobre la Copa del Rey: El final de una era. Y MUCHO +

11:54 pm

 

 

El Valencia comienza un nuevo reinado en Copa del Rey, tras una dolorosa derrota del Barcelona. AP

  •  

 

SEVILLA — La euforia desmedida entre los jugadores y aficionados del Valenciaen el Benito Villamarín contrastó, y de qué manera, con el desespero del derrotado Barcelona. Hace un mes esperaba esta final como antesala al asalto de la Champions en el Wanda y este 25 de mayo se despidió, incapaz de mostrar su personalidad, de la temporada con una derrota, otra, dolorosa. Tanto como la de Liverpool pero, más aún, con sabor a final de una era.

El Barça quiso pero no pudo. Fue una sombra desde que a los cinco minutos Lenglet le regaló un balón de gol que no supo aprovechar Rodrigo y a partir del que mostró unas carencias futbolísticas impropias de un equipo llamado a reinar en Europa, que ganó la Liga por aclamación y sin rival que quisiera pelearle y en el momento de la verdad se vino abajo.

Se cayó como un castillo de naipes empujado por el golpe de viento, huracanado, que fue ese Valencia empujado por la ilusión y, a la vez, consciente de estar en puertas de una ocasión histórica. Ganó el Valencia y se enterró el Barça, de una manera impropia a su historial reciente.

Justo en el décimo aniversario de la despedida de Guardiola, un 25 de mayo, el Barça de Valverde, de MessiPiqué y Busquets, dio la sensación de estar al final de un camino. Nunca fue un equipo dado a los milagros que abrazó en momentos concretos con Iniesta en Stamford Bridge o Sergi Robertovolando sobre el PSG… Porque siempre lo fue a través del futbol. No de la rabia.

El Barça, guste o no, no tiene rabia. Tiene, o debería tener, futbol. Y sin futbol, en el Barça no hay paraíso. Entregó hasta la última gota de sudor buscando una remontada imposible y rozó el empate que no llegó.

Se acabó. Lloró su derrota y se marchó pensando en qué deberá cambiar. Porque, desde luego, algo habrá que cambiar.


 

Uno por uno del Valencia en la Copa del Rey

 

  •  

 

JAUME: Estuvo muy seguro todo el partido y realizó tres paradas de gran mérito. No pudo hacer nada en el gol del Barcelona.

WASS: Tapó bien su banda a las internadas de Jordi Alba, en la segunda parte jugó en banda izquierda y cumplió en todas las posiciones.

GARAY: Muy seguro, estuvo impecable en el despeje.

 

GABRIEL PAULISTA: jugó un gran partido aunque erró en el marcaje de Lenglet en la jugada del gol del Barcelona.

GAYÀ: Suya fue la asistencia del primer gol y se desfondó cerrando su banda e incorporándose al ataque cuando pudo.

COQUELIN: Partidazo del francés en la medular, tanto en el corte como en la salida del balón.

PAREJO: Fue el jugador clave de su equipo hasta que se lesionó en la segunda parte. Realizó un gran trabajo no solo controlando el ritmo de su equipo sino en defensa, contagiando a sus compañeros.

CARLOS SOLER: Hizo mucho daño en sus internadas por la banda derecha y trabajó con el resto en la defensa desde la medular.

GUEDES: No tuvo ocasión de lucir el portugués y falló un gol clamoroso en los instantes finales del partido.

RODRIGO: No le afectó la clara ocasión que marró a los cinco minutos y fue el autor del segundo tanto que a la postre sería decisivo para conquistar la Copa.

GAMEIRO: Autor del gol que abrió la victoria del Valencia y trabajó mucho en la búsqueda de los desmarques.

KONDOGBIA: Entró por el lesionado Parejo y no estuvo afortunado, perdiendo varios balones en los momentos de agobio del Barcelona.

PICCINI: Trabajo en defensa y apenas se dejó ver en sus habituales subidas al ataque.

DIAKHABY: Salió en los minutos finales y aportó seguridad en los balones aéreos.


 

Uno por uno del Barcelona en la Copa del Rey

 

En esta ocasión, Lio Messi no pudo echarse el equipo a la espalda. EPA

  •  

CILLESSEN. Despedido. Ni reaccionó al remate de Gameiro en el 0-1 ni respondió al centro de Soler en el 0-2. Apenas tuvo que intervenir mucho más.

SEMEDO. Agobiado. No se entendió con Sergi Roberto en la banda, aunque empezó profundo y acabó agobiado, retratado en el primer gol y cambiado en el descanso.

PIQUÉ. Entregado. No se supó dónde estaba colocado en el segundo gol, pero mostró una rabia indispensable para llevar al equipo hacia arriba en la segunda parte, en la que jugó de lo que hiciera falta.

LENGLET. Nervioso. Remató al palo en el nacimiento del 1-2… Después de quedar retratado en una primera mitad horrorosa, con fallos de colocación y de pase.

JORDI ALBA. Desconocido. Soler le ganó como quiso la carrera del 0-2 y queriendo no pudo casi nunca.

BUSQUETS. Roto. Abandonado en un centro del campo desconocido y sin acompañamiento, sufrió demasiado para encontrar líneas de pase.

RAKITIC. Incapaz. Cansado y sin capacidad de refrescarse, ni se supo a ciencia cierta su cometido en el campo hasta que fue sustituido por Aleñá.

ARTHUR. Invisible. Ni apareció. Debía acompañar a Busquets y ni supo encontrarle, buscando solo a Messi hasta que en el descanso Valverde le sacó del campo.

SERGI ROBERTO. Obligado. Incansable en la búsqueda del balón y la combinación, lo intentó más que lo consiguió.

MESSI. Líder. Goleador, rematador, líder incansable pero desafortunado. Es humano, aún siendo el número uno.

COUTINHO. Forzado. Valverde le colocó para que mostrase algo. Apenas mostró nada. Una actuación como exterior, otra, para el olvido.

VIDAL. Urgente. Entró a lo que hiciera falta, como delantero centro, como enlace y como solución de urgencia que no dio resultado futbolístico alguno.

MALCOM. Reaccionado. Le regaló profudidad y atrevimiento al equipo en la segunda mitad, mejorando mucho a lo visto en la primera.

ALEÑÁ. Mostrado. La última bala. Entró en la recta final del partido para dar claridad al juego. Poco lo consiguió.


 

Piqué: “Las expectativas eran mucho mayores”

  •  

 

SEVILLA – El defensa del BarcelonaGerard Piqué, se mostró decepcionado tras la derrota en la final de la Copa del Rey frente al Valencia (2-1) y por el cierre de una temporada en la que “las expectativas” de su equipo “eran mucho mayores”, a pesar de la conquista del título de Liga.

 

“Ha sido un año bueno porque se ha ganado la Liga aunque las expectativas hace unas semanas eran para hacer un año mucho mejor. Nos vamos con ese sabor agridulce de que la temporada podía haber sido mucho mejor”, reconoció Piqué en Televisión Española al término del encuentro.

Piqué no quiso opinar sobre la continuidad del técnico Ernesto Valverde y emplazó a toda la plantilla a analizar lo sucedido.

“El futuro del entrenador no nos preocupa. Tenemos que hacer un análisis individual y colectivo. Ya hemos dicho que nos gustaría que siguiese el entrenador porque ha hecho un gran trabajo, pero son decisiones que no están en nuestras manos. No depende de nosotros. Tenemos un verano largo para analizar qué se puede hacer mejor”, indicó.

Sobre el partido, Piqué lamentó el mal inicio del Barcelona: “Han llegado tres veces y han marcado dos goles. Después tuvimos ocasiones en la primera parte. Pero estoy contento por la reacción. Tuvimos opciones como un palo de Leo Messi y después el gol. No pudimos empatar, aunque tuvimos ocasiones. Hay que felicitar al Valencia”.

Piqué no quiso buscar excusas en bajas como la de Luis Suárez. “Cuando no se gana y tienes bajas siempre se puede achacar a los que no han estado. Pero somos el Barcelona y estamos obligados a ganar todas las competiciones y más esta contra el Valencia”, subrayó.


Con el apoyo de Bartomeu, Valverde descarta dimitir

 
  •  

 

SEVILLA — “Me siento con fuerzas para continuar, desde luego. Es duro perder pero hay que levantarse”. Con el semblante apesadumbrado, pero el discurso todo lo firme que pudo mostar, Ernesto Valverde descartó cualquier posibilidad de presentar una renuncia que desde el club, de entrada, tampoco parece plantearse.

“Tiene contrato en vigor y seguirá” señaló, simplemente, el presidente Bartomeu. Parecería que no hay mucho más a discutir, por más que en la sala de prensa, evitando el encargado de prensa del Barcelona que se le pudieran hacer preguntas incómodas al entrenador, todo fuera dirigido, o casi todo, en la misma dirección.

“Cuando pierde el Barça el entrenador siempre se equivoca. No sabes en qué, pero en algo se ha equivocado. Por poner el campo al revés…” Le faltó, de alguna manera, encontrar una razón futbolística para explicar una derrota que argumentó, solo, en que el Valencia “es muy bueno al contragolpe” pero dando crédito a la temporada del equipo porque “llegar al mes de mayo con la opción de ganar tres títulos siempre es el objetivo… Y seguro que todos firmarían por lograr uno”.

“Nos hemos vaciado en el campo y nunca hemos dado el partido por perdido… Ya les empatamos dos partidos de Liga perdiendo y lo hemos intentado hasta el final” repitió Valverde, sin entrar a valorar si sus jugadores habían buscado esa remontada con o sin fútbol… Y es que esta vez no hubo reacción a la caída en Europa y el 5-0 al Sevilla de 2018 se convirtió en una dolorosa derrota frente al Valencia en (El Valencia acaba con el reinado del Barcelona en Copa del Rey) 2019 que tiene sabor a final de camino.

Horas después de consumarse la eliminación en (Barcelona vuelve a mostrar su lado más oscuro, ahora en Anfield) Anfield creció la sospecha de que Valverde se encontraba en ese mismo escenario que hace un año tras la humillante eliminación en Roma, cuando el diario Mundo Deportivo publicó que la permanencia del entrenador dependía de la final de Copa… Que el Barça sentenció con una aplastante goleada de 5-0 sobre el Sevilla (Barcelona se hace de su cuarto título al hilo de Copa de Rey) en el Wanda Metropolitano.

El doblete del año pasado facilitó la continuidad sin apenas discusión del técnico y, en buena lógica y de acuerdo al discurso oficial, debería tener las mismas consecuencias este curso, pero ningún medio de comunicación fue ya capaz de dar por hecho este escenario. De hecho, la goleada de Liverpool provocó que (Permanencia de Ernesto Valverde en el Barça, en duda tras colapso en Anfield) se catapultase al plano por primera vez esta temporada la duda respecto al entrenador, una situación que el paso de los días no ha cambiado. De hecho, ha acentuado, sin esperar al duelo, en cuanto el Valencia se proclamó campeón de Copa.

En los despachos del Camp Nou se ha repetido en los últimos días el (Koeman emerge como posible alternativa a Valverde) nombre de Ronald Koeman como posible alternativa a Valverde en lo que daría paso a una auténtica revolución… Y, sin embargo, acabada la final en el Villamarín, Bartomeu ratificó, sin asomo de duda, al entrenador en su puesto.

“Valverde es nuestro entrenador y tiene contrato” afirmó a media voz el presidente del Barcelona, huyendo, al menos de entrada, de cualquier discurso revolucionario por más consciente que fuera, que lo debe ser, de que los próximos días y semanas no serán una balsa de aceite alrededor del Camp Nou.

El entrenador se marcha de vacaciones con la sensación de que los cuatro títulos conseguidos en dos años, con doblete liguero, debería ser suficiente para dar por hecha esa continuidad. Habrá que verlo…


Marcelino: “A nivel profesional, soy el hombre más feliz del mundo”

  •  

 

El entrenador del ValenciaMarcelino García Toral, que logró su primer título al ganar la Copa del Rey en el estadio Benito Villamarín de Sevilla contra el Barcelona (2-1), reconoció que se siente el “hombre más feliz del mundo”.

“Es mi primer título y estoy feliz”, dijo en Televisión Española el preparador del Valencia.

“Siempre hay una primera final y nos ha costado siete semifinales llegar a una final y gracias a los jugadores, a la afición, al cuerpo técnico y a mi familia han hecho que, a nivel profesional, sea el hombre más feliz del mundo”, reconoció aún sobre el césped.

“El futbol es así de cambiante. El año pasado fue magnífico. Empezamos mal y aquel sufrimiento y unos jugadores que no se dividieron nos han dado esto con ayuda de la afición. Me han dado la oportunidad de ganar un título”, señaló.

 

Tomado de: ESPN

 

3 comentarios

    • Chikungunya en 27 mayo, 2019 a las 11:00 am
    • Responder

    Y no hay mensajes por acá?, parece que el final de temporada no solo afectó al Barca sino también a los cientos de fans que tiene el club blaugrana en la MD, vamos que no se diga, hay que aprender a ganar y a perder, a estar con el club en las buenas y en las malas. Para mi final desastroso de temporada, de un supuesto triplete a un título, quedamos empatados técnicamente hablando, los nuestros con el mundial de clubes (hay que ganar la champions para lograrlo) y ustedes con la liga. Nos vemos en unos días, el fútbol continúa, se viene la Copa América y la Final Four de la liga europea de fútbol.

    1. Si uno alto, claro y bien fuerte….¡¡¡¡¡VIZCAAAAAAAAAAAAAAAA BARÇAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!

        • Chikungunya en 27 mayo, 2019 a las 2:24 pm
        • Responder

        Menos mal, pensé que entre las opciones que están sobre la mesa estaba el suicidio público.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.