OPINIÓN; Voleibol cubano: ¿evolución o extinción?

7:18 PM
 
En nueve años de declive total, el voleibol masculino cubano jamás se había acercado tanto a la conciliación con algunas de sus estrellas profesionales como ahora, cuando están sobre la mesa opciones de negociación para su regreso a la selección nacional.

 

El movimiento deportivo cubano, otrora mejor de América Latina y uno de los más actualizados en cuanto a técnicas de entrenamiento en el siglo pasado –bajo la influencia del campo socialista–, da continuamente la impresión de no saber adaptarse a los tiempos modernos y eso representa un riesgo inmenso.

Durante la última década hemos sido testigos de un éxodo notable de atletas de la Isla en múltiples disciplinas, atletas talentosos, de primer nivel, que lejos de su país han demostrado luego su tremenda calidad.

El voleibol es uno de los deportes que más han sufrido la emigración y, en consecuencia, sus fanáticos, que por años disfrutaron de la calidad excelsa de los equipos y sus logros en los más disímiles escenarios.

En el pasado siglo, cuando fue creada la Federación Internacional de esta disciplina, eran pocos los países que desarrollaban este deporte, en su mayoría naciones pertenecientes al bloque socialista, Cuba incluida.

Ellos dominaban, en gran medida porque no había demasiados competidores de nivel. Antes de 1990, por ejemplo, solo la maquinaria de la Unión Soviética, China y Japón tenían títulos mundiales en la rama femenina.

Con la desaparición del gigante soviético y la ascensión de un grupo de mujeres del Caribe, Brasil y Estados Unidos, el mundo del voleibol comenzaba a cambiar. Eran aires de nuevo milenio. Poco a poco, con la llegada del 2000, se notó un declive de aquellos países que tenían apoyo de la URSS, como fue el caso de Cuba, que luego del año 2000 no ha vuelto a ganar ninguna otra medalla mundial que no sea la plata en el Grand Prix de 2008.

Esto es un pequeño botón de muestra, una prueba de que no hemos avanzado en medio de un escenario complejo, en el que tiende a dominar el más poderoso. Cuba, a sabiendas de sus limitaciones económicas, no ha buscado nuevas alternativas para no perecer en el camino, más bien ha levantado muros que cortan el paso.

En el caso de su voleibol masculino, por ejemplo, la Isla prácticamente renunció a profundizar vínculos con sus estrellas establecidas en los circuitos profesionales, una de las vías que hubiera permitido la progresión en un marco de extrema competitividad.

Ya ese pasado no se puede cambiar, pero hay todavía una oportunidad de corregir el rumbo, y la Federación Cubana de Voleibol la tendrá sobre su mesa en breve. En las próximas horas, un grupo de jugadores reconocidos internacionalmente “rematarán” el último intento que les queda en la recámara para intentar romper la rueda que debió ser destruida nueve años atrás.

En La Habana, se llevarán a cabo negociaciones para esclarecer los términos que posibilitarían su regreso a la selección nacional, a fin de afrontar los Juegos Panamericanos de Lima y, como compromiso fundamental, el proceso de clasificación olímpica que Cuba arrancará en agosto próximo contra Rusia, Irán y México.

Se mencionan los nombres de Robertlandy Simón, Maykel Sánchez y Raidel Hierrezuelo, pero no se sabe si alguno de ellos pudiera borrarse de esta lista que se ha difundido en las redes sociales, o si algún otro pudiera sumarse.

Lo cierto es que, en nueve años de declive total de nuestro voleibol masculino, jamás nos habíamos acercado tanto a este momento de conciliación. El “sí” de los jugadores no está garantizado, dependerá mucho de lo que estén dispuestos a sacrificar.

Tampoco está asegurado el visto bueno de la Federación Cubana y el INDER, que pondrán condiciones que difícilmente cambiarán. Explotarán una tenue ventaja en la mesa de negociaciones: el deseo de estos talentos de llegar a los Juegos Olímpicos.

El futuro del voleibol cubano no pasa solo por el entendimiento con sus estrellas disponibles en el resto del mundo, pero si este capítulo no concluye en buenos términos, quizás haya sido en vano todo el esfuerzo de los últimos años de potenciar la base y desarrollar nuevas generaciones con cualidades punzantes.

Si no se llega al entendimiento, quizás se esfume cualquier proyecto de futuro, porque sería la gota que colme el vaso. Tras un lustro de movimiento errante, que incluye la fallida política de contratación (solo unos pocos jugadores insertados en ligas de segundo nivel), muchas de las jóvenes promesas buscarán mayor libertad para decidir dónde continuar sus carreras.

Llegados a este punto, la suerte está echada y en poco tiempo conoceremos cómo termina todo. Ojalá no prevalezcan ganancias personales, ojalá todos piensen en que, si Cuba vuelve a la élite, todo será mejor para los federativos, para los jugadores y para los fanáticos.

Hace nueve años fuimos subcampeones mundiales, para en menos de dos temporadas salir del mapa. Hoy, el voleibol masculino cubano, aunque no haya ganado nada, vuelve a correr un riesgo mayúsculo: el riesgo de desaparecer, como el femenino, del cual casi no encontramos rastro.

 

Tomado de: Oncubamagazine

8 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Bueno, ojalá, todos los amantes del vóleibol, llevamos años esperando por que esto ocurra, los que saltabamos de alegría con cada remate o bloqueo del equipo Cuba, muchas veces en horarios de la madrugada aún cuando al otro día tuviéramos que trabajar o ir a la escuela. Es un sueño que muchos quisiéramos se hiciera realidad, aunque ya a estas alturas creo que hemos perdido varias figuras, jugadores nacionalizados en otros países buscando el poder jugar en una olimpiada ya que en su país por causa de algunos sesudos se les hace imposible, como el caso de Wilfredo León (Polonia), Yoandry Leal(Brasil) y el ya conocido Osmany Juantorena (Italia). Esperemos un cambio rotundo y se pueda cumplir este sueño, esto haría muchos corazones felices.

    • Chucho en 28 mayo, 2019 a las 9:40 pm
    • Responder

    Ojala se logre el ansiado equipo unificado, estén donde estén, cubanos y de calidad.

    • LM10 en 28 mayo, 2019 a las 10:30 pm
    • Responder

    todas estas cosas ocurren por promesas incumplidas de las federacion, se le exige al deportista y ellos cumplen, ¿cuando el deportista exige donde estan los responsables de hacer cumpir sus exigencias??, el dinero que se ganaba casi ninguno paraba en sus manos, ahora no espero q para poder jugar por cuba tenga que abandonar su contratos en clubes, favor esto que no se le ocurra a nadie, porque seguiremos entonces a la sombra y sin posibilidad de que nos de el sol…

    • Slugger en 29 mayo, 2019 a las 9:02 am
    • Responder

    Es un poco tarde me parece (muy tarde), pero bueno que remedio, nunca es tarde…. segun dicen

    Solo que espero no les impongan condiciones desmoralizantes, ellos son libres, eso es algo que aqui deberian entender si quieren sentarse a negociar

  2. Saludos.
    Pues no tuve q esperar mucho para encontrarme con la “Piedra” Simón. Ocurrió en el mercado de 190 y 51, en La Lisa. Le pregunté q si podía hacerle un par de preguntas y desde sus más de 2 metros de estatura y cara de pocos amigos, me respondió:
    -Depende…
    Desde luego q la señal dada era de q el horno no esta para aglleticas.
    -Cómo están sus hijos?
    -Bien. Están bien.
    -Y el menos, pq sé q estaba lesionado.
    Esta vez la q me respondió fue la señora q andaba junto a él (ya casi junto a la pesa del kiosco donde comprábamos algunas mazorcas de maíz tierna) , al parecer la madre de los hijos de Simón. Y lo hizo con una sonrisa y cara más amigable.
    -Ya está restablecido y ya puede jugar.
    Gracias y mis saludos para sus hijos en nombre de los aficionados de la página deportiva “Martín Dihigo”.
    No sé si la Piedra se acordará de q una vez traté de hablar con él de su hijo RS, pero de seguro q no, pq lo más probable es q innumerables personas hayan tratado de entrevistarlo al respecto y hayan recibido la misma respuesta negativa.

  3. Ojalá se resuelva todo en paz y todos ganemos pq siempre se culpa a la federación cubana y no es la única responsable. En primera instancia no es la que decide y en segunda, todas estas figuras también dejaron un proyecto que con todas esas estrellas formadas aquí pudieron darnos todos esos triunfos que reclamamos. ¿si te puedes contratar por tu federación y tu país pq no lo representas?

  4. Las federaciones pareciera que no tienen autonomía. El INDER es el que decide verdaderamente si los deportistas pueden representar a Cuba o no; por culpa de la política del INDER los aficionados del fútbol, voleibol, pelota, etc. nos quedamos con las ganas de ver a nuestros mejores jugadores hacer selecciones nacionales porque no se contrataron bajo el ¨ojo¨ del INDER. Vergüenza!!

    • RONY9 en 30 mayo, 2019 a las 10:57 am
    • Responder

    El guarde un atisbo de esperanza esta embarcao, eso es por gusto, son muchos años en lo mismo con lo mismo, seria genial que volvieran muchas de esas figuras que juegan en el exterior, pero que va ya imagino al Inder y la federación queriendo que ellos hagan concesiones con sus contratos queriendo que se contraten por la federación, pues hay un reglamento para estos casos que es inviolable, y eso les crearia un presedente muy peligroso a sus intereses, pues si hacen consesiones con ellos, lo tendrán que hacer con el resto de los deportes (cosa que por mi seria lo mejor) y sabemos que será muy complicado que eso suceda, la federación está atada de pies y manos por el INDER y los reglamentos existentes en ese sentido, esto no va a fructificar, no tengo la mas mínima esperanza, el Voleibol ha desaparecido por desgracia para este pueblo que tanta gloria disfruto en los años en que todo supuestamente era menos complicado, el deporte de primer nivel rentado llego para quedarse y es lo que rige e impone las leyes del deporte actual, si Cuba no se adapta a estos principios será mas de lo mismo, porque los mejores al menos en este caso que nos ocupa no estan con nosortos, ya veremos, pero no guardo atisbo alguno de esperanza en ese sentido, ojala y me equivoque.

Responder a Chucho Cancelar respuesta

Tu email nunca se publicará.