Hitos y Hazañas en la MLB; Lou Gehrig “El Caballo de Hierro”

10:10 PM

 

Una colaboración del miembro del Club Vegueros de la MD: 

El Dr. Reinaldo Guevara

Dedicado a los amigos Reemberto y JGGG.

 

 

por Miguel Dupouy Gómez.

 

El poderoso swing de Lou Gehrig, “El Caballo de Hierro” de los Yanquis de Nueva York.

 

 

El 19 de junio de 1903, nació en Yorkville, suburbio de la parte alta del este de la ciudad de Nueva York, U.S.A., Henry Louis Gehrig, mejor conocido como Lou Gehrig. Hijo de descendientes alemanes, estudió su primaria, secundaria y Universidad, en la misma ciudad donde vio la luz por primera vez. Su padres se llamaron Heinrich y Christina Gehrig, quienes tuvieron 4 hijos, siendo Lou el único sobreviviente, ya que todos fallecieron a temprana edad.

Lanzaba y bateaba a la zurda. Jugó en la inicial y los jardines. En su juventud, también destacó como jugador de fútbol americano. Toda su vida jugó con los Yanquis de Nueva York en las Grandes Ligas (1923-1939).

El 26 de junio de 1920, en el Wrigley Field de Chicago, a la edad de 17 años, Lou Gehrig tuvo su primer destello de grandeza, jugando para el “Commerce High School”, enfrentando al equipo “Lane Tech”. En el noveno inning, con 3 corredores en base, el joven Gehrig conectó un cuadrangular (Grand-Slam) que llegó a la Avenida Sheffield.

Esa temporada, Gehrig como jugador destacado del equipo “Commerce High School”, se tituló campeón en: Nueva York y posteriormente, el mismo año, en el Campeonato Nacional de Béisbol de Secundaria.

Sus grandes actuaciones de 1920, llamaron la atención del scout Arthur Devlin, quien por instrucciones del Manager John McGraw, de los Gigantes de Nueva York, le aconsejaron a Gehrig, ir a jugar con un equipo de la Liga del Este, en Hartford, Connecticut, utilizando el nombre falso de “Henry Lewis”, para que otros scouts no lo firmaran. Allí estuvo por 12 partidos, dejando un promedio de .261, aunque Gehrig no se sentía a gusto, ya que se sentía solo sin su familia.

En 1923, Lou Gehrig jugó como pitcher, inicialista y jardinero con los “Leones” de la Universidad de Columbia, dejando un promedio al bate de .304.

Fue firmado por el scout de los Yanquis de Nueva York, Paul Krichell, ofreciéndole por su firma, la cantidad de 1.500 dólares. Fue estrella en el béisbol con la Universidad de Columbia.

Una gran jugada en sus inicios, ante un lanzamiento del lanzador Johnny Murphy, hizo que se le considerara como inicialista. Gehrig, no veía con mucha satisfacción el tener que jugar en esa posición y estuvo pensativo en su día de descanso, el 1 de mayo, sobre esta situación, confrontando a su manager Joe McCarthy expresándole su deseo de excluirse del line-up. El dirigente McCarthy le respondió: “Está bien, pero recuerda que la primera base es tu posición y allí estarás cuando desees regresar”.

Debutó en las Grandes Ligas, el 15 de junio de 1923, en el Yankee Stadium, donde los Yanquis vencieron 10-0 a los Carmelitas de San Luis. Lou Gehrig salió de la banca en el noveno inning, sustituyendo al inicialista titular Wally Pipp, y atajando su primer rolling satisfactoriamente. No tuvo turno oficial al bate ese día.

El 7 de julio de 1923, conectó su primer hit en la Gran Carpa, fue 1 sencillo, como bateador emergente, ante el lanzador Elam Vangilder, de los Carmelitas de San Luis. Los Yanquis perdieron 13-3.

El 26 de septiembre de 1923, en el Yankee Stadium, Lou Gehrig conectó su primer doble en las Mayores, ante los envíos del lanzador Ray Francis, de los Tigres de Detroit. Gehrig entró como bateador emergente en el octavo episodio e impulsó 2 carreras en su único turno al bate, sus primeras en el Big Show. Los bengalíes se llevaron la victoria, 8-3.

El 27 de septiembre de 1923, Lou Gehrig dio su primer cuadrangular en el Big Show. Fue en el Fenway Park, ante el pitcher abridor Bill Piercy, de los Medias Rojas de Boston. Los Yanquis se llevaron la victoria, 8-3.

El 28 de septiembre de 1923, en el Fenway Park, Lou Gehrig tuvo su primer juego multi-hits. Se fue de 7-4, 1 sencillo, 3 dobles, con 3 carreras anotadas, 4 impulsadas y 1 ponche. Los Yanquis de Nueva York vapulearon 24-4 a los Medias Rojas de Boston.

 

En su año de novato, Lou Gehrig bateó para promedio de .423, en 26 turnos legales al plato.

 

El Manager Miller Huggins le solicitó a John McGraw que le permitiera remplazar a Wally Pipp por Gehrig, para jugar la Serie Mundial y fue rechazada su petición. Los Yanquis ganarían la Serie Mundial de 1923 y Lou Gehrig volvió a jugar béisbol a Hartford, donde jugó la temporada completa, dejando su average ofensivo en .369.

Hasta mediados del año 1925, su carrera como inicialista de los Mulos de Manhattan estaba prácticamente bloqueada, ya que en esa posición jugaba Wally Pipp. Su cadena de juegos consecutivos se inició el 1 de junio de 1925, cuando Gehrig tomó un turno como bateador emergente. El día siguiente, a Wally Pipp se le presentó un fuerte dolor de cabeza, que hizo que el Manager Miller Huggings le diera el día de descanso, colocando a Gehrig en la inicial, posición que jugó por 14 años, desde ese día, en las Grandes Ligas.

Gehrig (junto a su esposa) concluyó la campaña de 1925, con un promedio ofensivo de .295.

El año siguiente, Lou Gehrig, mejoró y comenzó su gran carrera con los Yanquis, al terminar con promedio de bateo de .313, siendo su primera temporada de 12 años consecutivos, sobre los .300 puntos de average en las Mayores. Esa campaña, fletó 112 carreras al plato y lideró la Liga Americana con 20 triples. Los Yanquis de Nueva York obtendrían el banderín de campeones de la Liga Americana. Sin embargo, los Yanquis perdieron la Serie Mundial de 1926, enfrentando a los Cardenales de San Luis, de Rogers Hornsby, en 7 encuentros. Lou Gehrig dejó en la Serie Mundial un promedio de .348 al bate.

 

Dos Estrellas Inmortales del Béisbol de las Grandes Ligas: Lou Gehrig y Babe Ruth, la mejor pareja de los Yanquis y de la historia de la Gran Carpa.

 

Para el año 1927, Lou Gehrig y Babe Ruth conformaron una dupla temible a la ofensiva, considerada como la mejor de la historia. Ruth utilizaba el número 3 y Gehrig, el 4, por su posición en el line-up. Los diarios y medios de comunicación resaltaban sus grandezas como peloteros. Babe Ruth había conectado 60 cuadrangulares en 1 temporada, estableciendo un récord y su compañero Lou Gehrig, conectó 46 jonrones, siendo la segunda mayor cifra de un pelotero en las Grandes Ligas. El “Caballo de Hierro” bateó para promedio de .373, liderando la Liga Americana en dobles (52) y carreras impulsadas (175), siendo designado con el Premio “Jugador Más Valioso” del joven circuito.

Lou Gehrig y Babe Ruth fue la pareja que más cuadrangulares conectó, 771, en un periodo de 10 o más años, de 1925 a 1934. Superando a las duplas de: Eddie Mathews y Hank Aaron (692, de 1954 a 1963) y Willie Mays y Willie McCovey (675, de 1960 a 1969).

Lou Gehrig tuvo un ratio de Cuadrangulares de 1 jonrón por cada 16.2 Turnos al Bate. Gehrig, Ruth, Huggins 1927

Gehrig y Ruth hicieron una gran amistad y camaradería durante sus brillantes años con los Mulos de Manhattan. Muchas veces Ruth iba a la casa de Gehrig para que la mamá de éste, Christina, les cocinara con estilo alemán. Igualmente, compartían ratos de esparcimiento, pescando.

Se desarrolló junto a la sombra del gran Babe Ruth. En una entrevista, señaló Lou Gehrig sobre ello: “Es una sombra bastante grande. Eso me da mucho espacio para extenderme”.

En 1928, Lou Gehrig continuó su brillante desempeño en el Big Show al batear para .374 y liderar los departamentos de dobles (47) y carreras remolcadas (142), éste último junto a Babe Ruth. En la Serie Mundial, bateó para promedio de .545 y su porcentaje de Slugging fue de 1.727, recibiendo 6 boletos.

En 1929, Lou Gehrig terminó segundo en jonrones, tercero en carreras anotadas y cuarto en impulsadas. En esa campaña, el scout Paul Krichell llevó al joven de 18 años, Hank Greenberg, para que viera jugar a Lou Gehrig, siendo su posible sustituto, a lo cual Greenberg vio muy difícil de sustituir por muchos años, por lo que firmó con los Tigres de Detroit.

En 1930, Lou Gehrig volvió a tener otra gran campaña en las Mayores, al dejar un promedio de bateo de .379 y remolcar 174 carreras.

En la campaña de 1931, Lou Gehrig estableció el récord para la Liga Americana de 184 carreras impulsadas. Como dato curioso, esa misma temporada, Lou Gehrig iba a quedar líder absoluto del departamento de jonrones, con 47; sin embargo, cuando Gehrig depositó al pelota en las gradas del estadio de Washington, el corredor Lyn Lary no se percató de ello y vio cuando el jardinero central tomaba la pelota (del rebote), pensando que la había atrapado, corriendo hacia el dugout, sin alcanzar la tercera base, siendo puesto out cuando Gehrig hacía su recorrido por las almohadillas, pasando al corredor. Los Yanquis perdieron ese juego, ante los Senadores de Washington, por 2 carrera de diferencia. Lou Gehrig tuvo que compartir el liderato de cuadrangulares junto a su compañero Babe Ruth, con 46 bambinazos.

Lou Gehrig lideró ese año los departamentos ofensivos de la Liga Americana de: Hits conectados, carreras anotadas y empató con Babe Ruth el de cuadrangulares con 46.

El 3 de junio de 1932, en el estadio Shibe Park de Filadelfia, Lou Gehrig se erigió en el primer pelotero de la Liga Americana en conectar 4 cuadrangulares en 1 mismo partido. Después de su tercer cuadrangular por el jardín derecho, el Manager Connie Mack de los Filis de Filadelfia, cambió al lanzador George Earnshaw. Mack le solicitó a Earnshaw que viera como el relevista Roy Mahaffey le lanzaba a Gehrig; no obstante, el “Caballo de Hierro” sacó la pelota por el jardín izquierdo, siendo su cuarto cuadrangular del juego. Gehrig pudo haber bateado 5 jonrones ese día, pero una gran atrapada de Al Simmons se lo impidió. Gehrig estableció un récord para la franquicia de los Yanquis de Nueva York, al dar 4 jonrones y alcanzar 16 bases, en 1 partido de Grandes Ligas. Se fue de 6-4, 4 cuadrangulares, 4 carreras anotadas y 6 impulsadas, dejando su promedio ofensivo en .326.

 

Lou Gehrig abraza cariñosamente a su esposa Eleanor.

 

El 29 de septiembre de 1933, Lou Gehrig se casó en Nueva York con la Srta. Eleanor Twitchell, formando una bonita pareja. Su esposa Eleanor siempre lo apoyó y quiso durante todos esos años, especialmente en los momentos finales de su enfermedad.

Los Yanquis de Nueva York perdieron 3 postemporadas seguidas, los años de 1933 a 1935.

El 25 de junio de 1934, en el Yankee Stadium, Lou Gehrig bateó para “la Escalera” o “el Ciclo”, ante los Medias Blancas de Chicago, para vencerlos, 13-2. Gehrig, se fue de 5-4, con 3 anotadas e igual número de remolcadas, con 1 ponche.

En 1934, Lou Gehrig ganó la “Triple Corona” de la Liga Americana, al conectar 49 cuadrangulares, remolcar 165 carreras y batear para promedio de .363.

En 1935, Lou Gehrig era el pelotero más caro de las Mayores al firmar con los Yanquis de Nueva York un contrato de 35.000 dólares por temporada. Esa campaña, Gehrig lideró los departamentos de la Liga Americana de: Carreras Anotadas (125), Bases por Bolas recibidas (132) y porcentaje de embasado (.466), dejando su promedio de bateo en .329.

Al final de la campaña de 1935, viajaron a Japón para tener unos juegos de exhibición. La relación entre las estrellas Babe Ruth y Lou Gehrig, empeoró debido aparentemente a un comentario que realizó la Sra. Gehrig, con respecto a cómo iba vestida la hija de Ruth. El “Bambino” expresó que no quería cruzar palabra con Gehrig en el terreno y así pasaron 6 años.

En 1936, Gehrig conquistaría por segunda vez el Premio “Jugador Más Valioso” de la Liga Americana, al quedar líder en cuadrangulares (49), carreras anotadas (167), carreras impulsadas (152), boletos recibidos (130), bateo (.354), porcentaje de embasado (.478), porcentaje de Slugging (.696) y OPS (1.174). Titulándose campeón nuevamente con los Yanquis de Nueva York.

 

A partir de ese año, Gehrig haría otra temible dupla junto al “Yankee Clipper” Joe DiMaggio.

 

El 1 de agosto de 1937, en el Yankee Stadium, Lou Gehrig bateó para “el Ciclo” o “la Escalera”, enfrentando a los Carmelitas de San Luis, para derrotarlos 14-5. Gehrig se fue de 5-4, con 1 anotada y 3 remolcadas.

En 1937, Gehrig fue líder en los departamentos de la Liga Americana de juegos jugados (157), boletos recibidos (127), porcentaje de embasado (.473) y OPS (1.116), dejando su promedio de bateo en .351.

En 1938, se evidenció un leve declive en la carrera de Gehrig, al batear para .295, con 29 cuadrangulares, remolcando 114 carreras y conectando 170 hits. Gehrig tuvo 12 temporadas consecutivas bateando sobre los .300 puntos, desde el año 1926.

Nadie sospechaba que pasaba algo con su salud. En esa Serie Mundial, los Yanquis barrieron a los Cachorros de Chicago, titulándose campeón. Gehrig, conectó 4 sencillos, no dio jonrones, ni fletó alguna carrera.

El desvanecimiento de su carrera, debido a su enfermedad, ocurrió el 2 de mayo de 1939, en la ciudad de Detroit.

Meses después, anunciaba a los medios de comunicación, su grave e incurable enfermedad de esclerosis lateral, desde la célebre Clínica Mayo de Rochester, Minnesota.

 

Día del Homenaje a la Despedida del ídolo Lou Gehrig, en el Yankee Stadium, el 4 de julio de 1939. Se observa a Lou Gehrig, muy emocionado, llorando, expresando sus sentidas palabras de agradecimiento.

 

El 4 de julio de 1939, en el Yankee Stadium, se le brindó una ceremonia especial de homenaje a Lou Gehrig, el día de su despedida, junto a sus compañeros de equipo, los campeones de 1927 y 1939. Fue una emocionante y triste escena de un ídolo que llorosamente expresó sus palabras de agradecimiento, desde lo más profundo de su corazón, ante 61 mil espectadores. Allí, pronunció su inmortal frase: Soy el hombre más afortunado del béisbol sobre la faz de la tierra”. Era sencillamente, uno de los llamados ídolos y orgullo de los Yanquis, un héroe americano.

Al terminar sus sentidas y conmovedoras palabras, Babe Ruth se acercó, le puso su brazo sobre su hombro, le dijo unas palabras al oído y lo abrazó con especial cariño.

 

Los pilares ofensivos de los Yanquis de Nueva York: Lou Gehrig y Babe Ruth, se funden en un caluroso y afectivo abrazo, el día de la despedida del “Caballo de Hierro” de las Grandes Ligas.

 

En el libro “Los 25 Más Grandes Momentos del Béisbol”, publicado por la revista especializada “The Sporting News”, en 1999, ubica el momento de la despedida de Lou Gehrig del béisbol en el Yankee Stadium, en la posición número 11.

Como dato curioso, ese mismo día, a nuestro primer grande-liga venezolano, Alejandro “Patón” Carrasquel, se le rindió un homenaje en el mismo Yankee Stadium, expresando su agradecimiento y unas breves palabras, ante la inmensa multitud asistente. “Patón” Carrasquel fue testigo presencial de esa memorable e histórica ceremonia de la despedida de Lou Gehrig.

 

Placa del Inmortal Lou Gehrig, del Salón de la Fama del Béisbol de Cooperstown. Gehrig fue exaltado el año 1939.

 

 

En 1939, Lou Gehrig ingresó al Templo de los Inmortales del Béisbol en Cooperstown.

 

Tres Inmortales de Cooperstown: Babe Ruth, el Manager Miller Husggins y Lou Gehrig, de los Yanquis de Nueva York, en 1927.

 

Miller Husggins, quien estuvo como Manager de los Yanquis de Nueva York, de 1918 a 1929, fue el mentor y quien desarrolló las potencialidades del gran Lou Gehrig, en las Grandes Ligas, suministrándole todos sus conocimientos y apoyo.

En una época en donde los apodos se utilizaba en forma muy común, a Lou Gehrig le colocaron el mote de “El Caballo de Hierro” asociado a su durabilidad y fortaleza al establecer un récord en las Mayores de 2.130 juegos consecutivos jugados.

El periodista Jim Murray para describir la fisonomía del alto, corpulento y fuerte pelotero Lou Gehrig, le llamó “Gibraltar en tacos”.

Sus Números en Temporada Regular de por vida en las Grandes Ligas: En 17 Temporadas, jugó 2.164 partidos, tuvo 9.665 apariciones al plato, 8.001 turnos al bate, 2.721 hits conectados, 534 dobles, 163 triples, 493 jonrones, 1.888 carreras anotadas, 1.995 carreras impulsadas, 102 robos de base, 1.508 boletos recibidos, 790 ponches, promedio de bateo de .340, porcentaje de embasado de .447, porcentaje de Slugging de .632 y OPS. 1.080. Alcanzó un total 5.060 Bases. Su porcentaje de fildeo fue de .991.

Sus números en las Grandes Ligas son impresionantes:

El número de partidos consecutivos jugados (2.130), que duró en permanencia 56 años, hasta que fue superado por Cal Ripken Jr. el 1 de septiembre de 1995, en el estadio Camden Yards de Baltimore. Eso significó jugar sin faltar a 1 encuentro, por 14 temporadas. Al final de su carrera, un médico le hizo un examen de Rayos X a su mano derecha y encontró que tenía 17 fracturas diferentes, “curadas” con el juego continuo. Un día, Gehrig tuvo un dolor de lumbago en su espalda y fue alineado como campo-corto y primer bate del partido; al iniciar el encuentro, conectó 1 sencillo y fue sustituido, manteniendo su cadena de juegos consecutivos intacta.

Su promedio de bateo de por vida de .340 y haber alcanzado más de 400 bases en 5 ocasiones. Solamente 15 hombres habían alcanzado ese nivel en una temporada: Babe Ruth (en 2 ocasiones) y Chuck Klein (3 veces).

Lou Gehrig fue 1 de 2 peloteros con más de 100 Extra-Bases en más de 1 campaña. En 1927, conectó 117 extra-bases (52 dobles, 18 triples y 47 jonrones) y en 1930, dio 100 extra-bases (42 dobes, 17 triples y 41 cuadrangulares).

En 13 temporadas, Gehrig promedió ofensivamente 147 carreras impulsadas. Ningún pelotero había alcanzado esa cifra hasta que el slugger George Foster, de los Rojos de Cincinnati, lo logró 4 décadas después, en 1977, cuando fletó 149. Impresiona saber que Gehrig fue una máquina remolcadora de carreras, estando ubicado justamente después en el orden al bate, de las rutilantes estrellas “El Bambino” Babe Ruth y el “Yankee Clipper” Joe DiMaggio.

Lou Gehrig se robó en su carrera 15 veces el home plate, conectó 9 cuadrangulares dentro del campo y tuvo hasta el año 2013 el liderato de más Grand-Slam conectados con 23, siendo pasado por Alex Rodríguez, quien es el líder actual con 25.

Ningún pelotero en el Siglo XX tuvo promedios de carreras anotadas y remolcadas por juego superiores o iguales a Lou Gehrig.

El inicialista Lou Gehrig, orgullo de los Yanquis de Nueva York.

 

Lou Gehrig es el inicialista en la historia de los Yanquis de Nueva York, que lidera en una temporada los departamentos de: Cuadrangulares, con 49 (1934); Carreras Impulsadas, con 184 (1931) y Promedio al Bate, con .379 (1930).

De por vida con los Yanquis, Lou Gehrig se ubica en las siguientes posiciones:

Juegos Jugados: 2.164 (3er. Lugar, detrás de Derek Jeter y Mickey Mantle).

Turnos al Bate: 8.001 (3er. Lugar, detrás de Derek Jeter y Mickey Mantle).

Hits: 2.721 (2do. Lugar, detrás de Derek Jeter).

Dobles: 534 (2do. Lugar, detrás de Derek Jeter).

Triples: 163 (1er Lugar).

Cuadrangulares: 493 (3er. Lugar, detrás de Babe Ruth y Mickey Mantle).

Carreras Anotadas: 1.888 (3er. Lugar, detrás de Derek Jeter y Babe Ruth).

Carreras Impulsadas: 1.995 (1er. Lugar).

Promedio de Bateo: .340 (2do. Lugar, detrás de Babe Ruth).

Porcentaje de Embasado: .447 (2do. Lugar, detrás de Babe Ruth).

Porcentaje de Slugging: .632 (2do. Lugar, detrás de Babe Ruth).

OPS: 1.080 (2do. Lugar, detrás de Babe Ruth).

Total de Bases Alcanzadas: 5.060 (2do. Lugar, detrás de Babe Ruth).

En Series Mundiales, Lou Gehrig dejó un promedio de bateo de .361, en 34 partidos, con 10 cuadrangulares, 8 dobles y 35 carreras impulsadas. 

Lou Gehrig posee los récords en: Porcentaje de Slugging, con 1.727 (1928) y Porcentaje de Victorias Añadidas, con 2.3. Ocupa la tercera posición en la historia de los Clásicos de Otoño en Carreras Impulsadas, con 35 y Porcentaje de Embasado, con .706 (1928). Total de Bases Alcanzadas, con 87 (4to. Lugar). Quinta posición, en: Carreras Anotadas con 9 (1932), Jonrones, con 10 y Boletos Recibidos, con 26. Se encuentra entre los 10 primeros en los renglones de: Hits conectados, con 43 (Posición 10), Dobles, con 8 (7mo. Lugar), Triples, con 3 (4to. Lugar) y Porcentaje de Slugging, con 1.214 (8vo. Lugar).

Estableció el récord de Triples para una Serie Mundial de 4 partidos, con 2 (1927); Jonrones, con 4 (1928) (4to. Lugar), Carreras Impulsadas, con 9 (1928) (7mo. Lugar), Porcentaje de Slugging, de 1.727 (1928) (1er. Lugar) y Carreras Anotadas, con 9 (1932) (3er. Lugar).

Algunos de sus grandes Logros Alcanzados:

Participó en 7 Series Mundiales (1926), (1927), (1928), (1932), (1936), (1937) y (1938).

 

Ganó con su equipo 6 Series Mundiales (1927), (1928), (1932), (1936), (1937) y (1938).

Fue designado a 7 Juegos de las Estrellas (1933-1939).

2 veces Ganador del Premio “Jugador Más Valioso” de la Liga Americana (1927) y (1936).

Líder Bate de la Liga Americana: .363 (1934).

Líder en Hits Conectados de la Liga Americana: 211 (1931).

7 veces Líder en Juegos Jugados en la Liga Americana: 155 (1927), 154 (1930), 156 (1932), 154 (1934), 155 (1936), 157 (1937) y 157 (1938).

2 veces Líder en Dobles de la Liga Americana: 52 (1927) y 47 (1928).

3 veces Líder en Boletos Recibidos de la Liga Americana: 132 (1935), 130 (1936) y 127 (1937).

Co-Líder en Cuadrangulares de la Liga Americana: 46 (1931).

Líder en Cuadrangulares de la Liga Americana: 46 (1931), 49 (1934) y 49 (1936).

4 veces Líder en Carreras Anotadas de la Liga Americana: 163 (1931), 138 (1933), 125 (1935) y 167 (1936).

5 veces Líder en Carreras Impulsadas de la Liga Americana: 173 (1927), 147 (1928), 173 (1930), 184 (1931) y 166 (1934).

Líder absoluto en la Liga Americana en Carreras Impulsadas en 1 temporada: Con 184 (1931).

5 veces Líder en Porcentaje de Embasado en la Liga Americana: .467 (1928), .465 (1934), .466 (1935), .478 (1936) y .473 (1937).

2 veces Líder en Porcentaje de Slugging de la Liga Americana: .706 (1934) y .696 (1936).

3 veces Líder en OPS de la Liga Americana: 1.172 (1934), 1.174 (1936) y 1.116 (1937).

4 veces Líder en Total de Bases Alcanzadas de la Liga Americana: 447 (1927), 419 (1930), 410 (1931) y 409 (1934).

13 campañas con 100 o más Carreras Impulsadas (1926-1938).

7 temporadas con 150 o más Carreras Impulsadas: 173 (1927), 173 (1930), 184 (1931), 151 (1932), 166 (1934), 152 (1936) y 158 (1937).

8 temporadas con 200 o más Hits conectados: 218 (1927), 210 (1928), 220 (1930), 211 (1931), 208 (1932), 210 (1934), 205 (1936) y 200 (1937).

3 campañas con porcentaje de Slugging de .700 o más: .765 (1927), .721 (1930) y .706 (1934).7 temporadas con 150 o más Carreras Impulsadas.

Estableció el récord de partidos consecutivos jugados en las Grandes Ligas: Con 1.308, el 17 de agosto de 1934.

Ganador de la “Triple Corona” de la Liga Americana (1934).

Designado “Jugador Más Valioso” de la Liga Americana por la Asociación de Escritores del Béisbol de U.S.A. (1934).

El 31 de mayo de 1938, jugó 2.000 partidos en forma consecutiva.

El 2 de mayo de 1939, se retiró del line-up titular del béisbol, debido a su grave enfermedad degenerativa incurable, Esclerosis Lateral Amiotrófica (ALS), dejando el récord de 2.130 partidos jugados en forma consecutiva. Esa enfermedad, en la actualidad se reconoce coloquialmente con el nombre Lou Gehrig, como recuerdo al gran pelotero.

Exaltado al Salón de la Fama del Béisbol de Cooperstown (1939).

Fue Capitán de los Yanquis de Nueva York (1923-1939).

Su famoso número 4 fue el primero retirado a pelotero alguno en el béisbol de las Grandes Ligas. Se encuentra junto a su placa en el Monument Park del Yankee Stadium (4 de julio de 1939).

Miembro del Equipo del Siglo XX por la Major League Baseball, como Inicialista (1999).

El libro “100 Más Grandes Peloteros” (1998), publicado por la revista especializada “The Sporting News”, Lou Gehrig ocupa la posición 6.

Según el libro “50 Más Grandes Sluggers” publicado por la revista especializada “The Sporting News”, Lou Gehrig ocupa el lugar 13 de esa selecta escogencia del año 2000.

Entre sus grandes logros realizados se recuerdan su jonrón ante la estrella del pitcheo, el zurdo que lanzaba su bola de tirabuzón (screw-ball), Carl Hubbell, de los Gigantes de Nueva York, en la Serie Mundial de 1936. Su cuadrangular del Juego de las Estrellas de 1937, ante el gran lanzador derecho Dizzy Dean, ante una recta; y sus 4 vuela-cercas dados en 1 mismo partido, el 3 de junio de 1932.

Sus Topes Ofensivos en las Grandes Ligas:

Juegos Jugados: 157 (1937-1938).

Apariciones al Plato: 738 (1931).

Turnos al Bate: 619 (1931).

Hits Conectados: 220 (1935).

Dobles: 52 (1927).

Triples: 20 (1926).

Jonrones: 49 (1934 y 1936).

Carreras Anotadas: 167 (1936).

Carreras Impulsadas: 184 (1931).

Robos de Base: 17 (1931).

Boletos Recibidos: 132 (1935).

Ponches Recibidos: 87 (1927).

Promedio de Bateo (Al menos 500 Turnos al Bate): .379 (1930).

Promedio de Embasado (Al menos 500 Turnos al Bate): .478 (1936).

Porcentaje de Slugging (Al menos 500 Turnos al Bate): .765 (1927).

OPS (Al menos 500 Turnos al Bate): 1.240 (1927).

Total de Bases Alcanzadas: 447 (1927).

 

Sus Números en Juegos de las Estrellas: Participó en 6 Juegos del Clásico de Mitad de Temporada (1933-1938), con los Yanquis de Nueva York, en la Liga Americana. Su equipo ganó 4 juegos (1933, 1934, 1935 y 1937) y perdió 2 (1936 y 1938).

En 18 turnos al bate, conectó 4 hits, 1 doble, 2 cuadrangulares, anotó 4 carreras e impulsó 5, recibió 6 boletos y se ponchó en 6 ocasiones. Alcanzó un total de 11 Bases. Dejando su promedio ofensivo en .222.

Lou Gehrig tuvo 2 partidos consecutivos conectando cuadrangulares, en Juegos de las Estrellas, siendo el segundo en hacerlo en la historia de los Clásicos, igualando a Frankie Frisch, quien había conectado 2 jonrones en los Clásicos de 1933 y 1934. El 7 de julio de 1936, en el National League Park de Boston, Lou Gehrig desapareció la bola por el jardín derecho ante los envíos del pitcher Curt Davis, era su primer hit en un Clásico de Mitad de Temporada; y, el 7 de julio de 1937, en el Griffith Stadium de Washington, enfrentando a Dizzie Dean, en el tercer inning, por el jardín derecho con 2 outs, remolcando a su compañero de equipo Joe DiMaggio, para poner adelante a su equipo, 2-0.

Su mejor actuación, fue el 7 de julio de 1397, en el Griffith Stadium de Washington, al irse de 4-2, con 1 doble, 1 jonrón, 1 carrera anotada y 4 remolcadas, para ayudar a darle la victoria a su equipo 8-3.

 

Lou Gehrig atajando en la inicial, en las prácticas previas al encuentro.

 

 

Sus Números en Series Mundiales: Participó en 7 Series Mundiales (1926), (1927), (1928), (1932), (1936), (1937) y (1938).

Ganó con su equipo 6 Series Mundiales (1927), (1928), (1932), (1936), (1937) y (1938).

En 34 partidos jugados, tuvo 150 apariciones al plato, 119 turnos legales, conectó 43 hits, 8 dobles, 3 triples, 10 cuadrangulares, anotó 30 carreras e impulsó 35, recibió 26 boletos y se ponchó en 17 ocasiones, dejando su promedio al bate en .361, su promedio de embasado de .483, su porcentaje de Slugging de .731 y OPS de 1.214. Alcanzó un total de 87 bases.

Su mejor Serie Mundial fue la de 1928, enfrentando a los Cardenales de San Luis, equipo que barrieron en 4 encuentros. Lou Gehrig, conectó 4 cuadrangulares en los últimos 3 partidos, dejando su promedio ofensivo en .545. En 11 turnos al bate, conectó 6 hits, 1 sencillo, 1 doble, 4 cuadrangulares, anotó 5 carreras e impulsó 9, recibió 6 boletos y no se ponchó, dejando su promedio de embasado en .706, su porcentaje de Slugging en 1.727 y su OPS en 2.433. En esa Serie Gehrig recibió 5 boletos en forma consecutiva, en los últimos 2 partidos.

En la Serie Mundial de 1932, contra los Cachorros de Chicago, Gehrig tuvo otra brillante actuación, siendo factor fundamental para titularse campeón en 4 encuentros. Gehrig tuvo 20 apariciones al plato, 17 turnos al bate, 9 hits, 1 doble, 3 cuadrangulares, 9 carreras anotadas y 8 remolcadas, 2 boletos y 1 ponche recibido, dejando su promedio de bateo en .529, su porcentaje de embasado en .600, su porcentaje de Slugging en 1.118 y su OPS en 1.718, alcanzando un total de 19 bases.

En la Serie Mundial de 1937, en el cuarto partido, celebrado en el Polo Grounds, Lou Gehrig conectó su décimo cuadrangular en los Clásicos de Otoño, y pasó en carreras impulsadas a Babe Ruth, con 34.

Lou Gehrig, era en contraposición a Babe Ruth, más introvertido. Simplemente esbozaba su característica sonrisa. Como cuarto bate, sirvió para proteger a “El Bambino”. Fue un gran bateador y remolcador de carreras, consistente. Su swing era perfecto, de una gran belleza. Le pegaba muy bien a la bola, con fuerza, castigaba especialmente la rectas. Era muy selectivo y paciente en el cajón de los bateadores, tomando muchos boletos. Corría muy bien las bases, a pesar de ser tan alto y corpulento. A la defensiva, en sus inicios tuvo algunos problemas, que corrigió con el trabajo arduo, siendo un excelso primera base.

Lou Gehrig estableció un récord de carreras impulsadas en 1 campaña de Liga Americana en 1927, al remolcar 175 carreras y luego, en 1931, superó su propia marca a 184 carreras, ocupando el segundo lugar en la historia de las Mayores, detrás de Hack Wilson, quien fletó 191 carreras, con los Cachorros de Chicago en 1930.

Cuando Lou Gehrig se retiró del béisbol dejando 493 cuadrangulares en las Mayores, era la segunda mayor cifra de jonrones en la historia, superado solamente por los 714 de Babe Ruth.

Alcanzó más de 400 Bases en 5 temporadas: 447 (1927), 419 (1930), 410 (1931), 409 (1934) y 403 (1936). Remolcó más de 150 carreras en 7 campañas: 173 (1927), 173 (1930), 184 (1931), 151 (1932), 166 (1934), 152 (1936) y 158 (1937).

Como dato curioso, Gehrig conectó 3 triples en 1 partido, que fue suspendido por lluvia en el cuarto inning, siendo un encuentro no oficial.

Lou Gehrig falleció el 2 de junio de 1941, en Nueva York, U.S.A., a la edad de 38 años. Sus restos se encuentran en el Cementerio de Kensico, Valhalla, Nueva York.

Había realizado una película Western en el Cine de Hollywood, llamada “Rawhide” (1938). Gehrig actuó como un cowboy urbano; en algunos momentos del film se evidenció su parálisis facial, debido a la enfermedad. Posteriormente, la estrella de Hollywood Gary Cooper, protagonizó la vida de Lou Gehrig, en una película titulada “The Pride of the Yankees” (1942), siendo una de las películas más inspiradoras del cine norteamericano. El film recibió 10 nominaciones a los Premios de la Academia, los Oscars.

El año 2000, mis hermanos y yo, viajamos a la ciudad de Atlanta, para disfrutar el Juego de las Estrellas, en el Turner Field, para observar el triunfal regreso del venezolano Andrés Galarraga luego de recuperarse de la enfermedad de cáncer, siendo el abridor titular de la inicial, por los Bravos de Atlanta. Allí el “Gran Gato” Galarraga, conectó su único hit en un Clásico de Mitad de Temporada y estuvo acompañado por los compatriotas Magglio Ordóñez y Edgardo Alfonzo.

En el Fan Fest previo al juego de las Estrellas, celebrado en el Georgia World Congress, pudimos asistir y deleitarnos con una colección itinerante del Museo del Béisbol de Cooperstown, donde observamos el mascotín y uniforme del gran Lou Gehrig, entre muchas otras cosas interesantes.

Fue una gran alegría, ya que fue nuestro abuelo, Florencio Gómez Núñez, desde muy pequeños, nos enseñó a mis hermanos y a mí, el amor por el deporte, especialmente el béisbol. Gracias a él escuchamos por primera vez, aquellos grandes nombres de los peloteros de las Grandes Ligas como: Babe Ruth, Lou Gehrig y Joe DiMaggio, siendo referencia para nosotros, con mucha idolatría y gran cariño desde niños.

Dedico especialmente con cariño este escrito a mi hermano Rafael, quien es profundamente admirador de Lou Gehrig, desde su infancia, cuando mi abuelo lo llamaba así, por ser zurdo e inicialista.

 

 

Tomado de: Beisbol Inmortal. Por Miguel Dupouy Gómez

 

 

 

7 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Dr. Reinaldo en 4 junio, 2019 a las 1:21 am
    • Responder

    Excelente trabajo que hace recordar a unos de los màs grandes peloteros que ha pasado por las Grandes Ligas, creo que aquì no faltò nada por decir de este hombre que sentò catedras con su ofensiva y mascotìn…. como le habìa mandado decir a Daimir, dedico estos trabajos en especial a los grandes amigos Remberto y JGGG, fieles seguidores de estos trabajos y a todos los amigos de la MD, de verdad que este trabajo està PARA GUARDAR…..un abrazo desde Àfrica, buenos dìa CUBA…

    • Ramón en 4 junio, 2019 a las 11:14 am
    • Responder

    Gracias Doctor, muy bueno este trabajo para aumentar mi cultura beisbolera sobre la MLB. Saludos.

    • ESTEBAN E. YERO PLA en 4 junio, 2019 a las 11:36 am
    • Responder

    Doctor Reynaldo mis saludos para usted, es verdad no quedo nada que contar de esta estrella de la MLB, un trabajo bastante amplio.

    Saludos del Club de los Alazanes

    • Janiel Izaguirre (Trinidad) en 4 junio, 2019 a las 12:08 pm
    • Responder

    Estelar articulo sobre uno de los mas grandes bateadores de Las Mayores, hombre con una historia infinita.

    Saludos.

  1. Ante todo gracias Dr que clase de trabajo lou de mis preferidos , primero resalñtar las fotos , que clases de fotos junto a su amigo babe , junto al yankee clipper Joe D , de pipp se decia en la mlb y se dice todavia hoy que ha sido el dolor de cabeza mas caro de la historia del deporte , nadie en 17 temporadas ha impulsado a 1995 ni aaron ni babe , y seguro estoy que nadie lo hara pues el que podia hacerlo la machina pujols no lo hizo en ese tiempo su despedida en el mitico yankee stadium y el abrazo de babe de lsogramndes monetos del beisbol mundial , su record de mas carreras en una temporada de 184 solo es superado por el de hack el sombrero wilson con 191 alguien se puede imaginar que un atleta tenga una temporada mediocre bateando 295 con 114 rbi y 29 hrs asi de grande era lou y cuando eso sucedio ya la esclerosis habia debilitado su salud en extremo que solo el y sus allegados supieron con los dolores que tuvo que salir a jugar ese año 38 su record roto por el otro caballo de hierro carl riptken de 2132 juegos consetutivos es algo irreal , gracias por este trabajo Dr lo felicito como siempre

    1. Gracias al Dr por este trabajo.

    • Rojo de Metro en 5 junio, 2019 a las 12:54 pm
    • Responder

    Ese tipo era un mosntruo, pero no de meterle miedo a los niÑos, ese le metia miedo al susto.
    Gracias Doctor de La Vega por recordarnos a ese Mulo. Saludos

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.