OPINIÓN; Frederich Cepeda se aferra al madero, pero su retiro es impostergable

9.38 PM

 


El veterano Frederich Cepeda sabe que los dioses del béisbol se aburren y corren como locos detrás de nuevos elegidos cuando pasa el tiempo (Foto: Phil Selig)

 

Por Boris Luis Cabrera

 

Cepeda abanica la brisa y se retira a la banca con el bate al hombro mientras cientos de miradas le muerden la nuca en el trayecto. Su rostro permanece indescifrable. Algún que otro mortal agradecido quiso aplaudir y lanzar al viento unas palabras de aliento, pero las gradas están llenas de fanáticos hambrientos de carreras y en el campo los corredores se petrifican en las almohadillas.

El estadio es un agujero negro donde la memoria y la historia pocas veces consiguen boletos de entrada. No tiene cabida el perdón ni el reconocimiento mientras no se hayan facturado 27 outs o se logre una ventaja apreciable.

Es un lugar mágico donde no se reflexiona, escenario donde viven héroes desechables y villanos momentáneos. Solo importan la música que sale del madero chocando las pelotas, las carreras y la victoria final.

Cepeda lo sabe, es un gallo que muchas veces ha estado herido en la arena mirando con recelo y fuerzas sobrenaturales lo han levantado para picarle los ojos a los rivales, a incrédulos, y obstinados personajes. Sabe también que los dioses del béisbol se aburren y corren como locos detrás de nuevos elegidos cuando pasa el tiempo.

39 años y 21 de ellos dando palos en las series nacionales, 297 veces sacando pelotas más allá de los límites del terreno, 1132 remolques y un promedio de bateo de .331; lo mistifican y lo elevan a otras dimensiones.

En 1635 ocasiones ha sabido discriminar el último lanzamiento para alcanzar la primera base sin usar sus brazos, 253 veces de forma intencional gracias a estrategias rivales o a directores temerosos. Pero el implacable hojea muy rápido las páginas del libro de la vida y los fanáticos son los mismos, siguen ahí en las gradas pidiendo carreras, ahora mismo, con esa fría crueldad y esa hambre eterna de victorias.

Cepeda busca un lugar apartado en el banquillo. Lleva el uniforme de las cuatro letras, el mismo que tenía en el pecho cuando se desbordó en una serie del Caribe y levantó el orgullo de un país completo o cuando desapareció pelotas claves en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, en el Clásico Mundial del 2006, y en la Copa Mundial de Taipéi 2007 frente a unos asombrados australianos.

El oráculo no habla, nadie se atreve a interpretar augurios. Los bisoños pasan por su lado con un bate en la mano haciendo reverencias como fieras mansas pero en realidad son aves de rapiña que esperan una señal del director para devorarlo y apoderase del turno de bateador designado. Así es el béisbol, como la vida misma.

Son 39 años, envuelto en su mística su nombre sigue apareciendo en todas las nóminas, le ponen velas y lo veneran como a un santo eterno con una fe construida a golpe de cañonazos oportunos y resurgimientos memorables.

Cepeda se aferra al madero, los implacables y ansiosos recopilan leña para la hoguera mientras piden conexiones con una sed apocalíptica y los corredores continúan petrificados en las almohadillas. Él sabe que su vista de águila y el poder de sus muñecas caen sobre la arcilla como hojas de otoño pero tiene intacto el valor y la vergüenza y los coj…. bien puestos.

Nos vemos en el estadio.

 

Tomado de: Swingcompleto

 

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Jose Acosta en 18 junio, 2019 a las 11:26 pm
    • Responder

    El problema no son los 39 años, el problema es no saber decir la palabra NO, la idea loca de Cepeda de que es él una máquina, no saber respetarse así mismo, darse su lugar como lo que fue, un extra clase, que hace Cepeda que gano para vivir en Cuba buena plata en Japón jugando en Colombia, o en la liga de México, revise usted periodista cuánto tiempo lleva Cepeda jugando sin parar, y hasta el Salvador lo mando Aragón and Higinio, nadie sabe a qué, pero él fue, como mozalbete que no tiene límites con la energía, la FCB es tan mala que ni siquiera sabe dosificar los mejores hombres que aún quedan en Cuba, si sabes que Lima está ahí y a continuación te juegas ir o no a la Olimpiada, al finalizar la serie nacional Cepeda y otros; no es el único, Lázaro Blanco cualquier día se le dobla el brazo como a Ismel Jiménez, debieron tener un descanso activo, ni serie del Caribe, menos el Salvador ni contrato por 4 kilos en México, ahora Cepeda que pague sus errores no el de no batear en este tope de la CAN AM, por cierto que hace Cepeda en este tope, o en el que sigue frente a Universitarios, así lo veo.

    • Emmanuel from London en 18 junio, 2019 a las 11:28 pm
    • Responder

    Buen trabajo Boris¡ Cepeda para que no le pasen estas cosas debería ya pensar en el retiro….lucir mal está claro que no le hace bien….porque hay muchos que tienen memoria corta y olvidan fácilmente lo que les conviene en pos de lanzar una crítica.

    • Amaya en 19 junio, 2019 a las 8:09 am
    • Responder

    Hace ya un buen tiempo desde que lo empece a ver ponchándose con frecuencia, cosa rara en él, supe que su declive había llegado, creo que hace ya un tiempo está de más en el equipo Cuba e incluso en su provincia, al final va a terminar dejando una mala estela, recuerdo a Casanova, cuando valiente y conscientemente dijo, SE ACABÓ.

      • inedito en 19 junio, 2019 a las 9:53 am
      • Responder

      Amaya nis saludos nuevamente. Hablar de Cepeda es para nunca acabar. El hombre ya no tiene los mismos reflejos de antes. Ya no tiene ese protagonismo internacionalmente pero en la pelota cubana siempre rinde y eso hay que aplaudirlo. En el Clásico pasado dejó mucho que desear. Apenas conectó un hit y lo único meritorio que hizo fue luchar el boleto contra Australia para que Despaigne despachara cuadrangular y gracias a ese cuadrangular estamos clasificados para el venidero Clásico Mundial.

      ¿Por fin va a jugar Alexei Ramírez con los pativerdes?

      Mi afecto hacia tí

        • Amaya en 19 junio, 2019 a las 4:38 pm
        • Responder

        No no ha terminado los trámites de repatriación Inédito y por lo dicho por Urquiola no ha mostrado mas interés en hacerlo, saludos

  1. 331 297 hrs y mas de 1100 rbi y 39 años ya es hora que se retire seguira siendo considerado entre los mejores de cuba en todas las epocas

    • Juan Bermúdez en 19 junio, 2019 a las 10:08 am
    • Responder

    Un gran homenaje y se acabó! Es peor verlo fallar a la hora que nunca falló. Creo que este artículo de Boris puede ser el primero de muchos homenajes por venir. Cepeda es un grande al que nunca podremos rechiflar en el estadio, nos ha dado tanto que no tendrá discusión su nombre en el rincón de los inmortales. Anoche dió un jonrón y nos hizo ganar una vez más, si entra en forma se pone peligroso pero igual hace rato que cumplió con sus fanáticos. Esperemos que sea tan inteligente como en el home para tomar la decisión más acertada. Saludos.

    • ESTEBAN E. YERO PLA en 19 junio, 2019 a las 10:09 am
    • Responder

    Amaya su palabras me hacen recordar como termino Femin Laffita, el Gran Braudilio,los grandes tienen que saber hasta cuando juega.

    Saludos

    • Jose Acosta en 19 junio, 2019 a las 10:20 am
    • Responder

    Le faltan solo 3 jonrones para 300, incluso creo puede dar los 17 que les faltan para ser el 6to de todos los tiempos y ahí retirarse.

    • Luis en 19 junio, 2019 a las 1:03 pm
    • Responder

    Perfecto, que juegue una o dos temporadas más con su provincia en la SN para intentar lograr los récor y ayudar a su equipo, que haga algo parecido a lo de Danel Castro en Las Tunas y que termine cuando lo decida dejando una buena imagen del gran pelotero que es, pero no más en el equipo Cuba y sobre todo en estos juegos de preparación donde los jovenes adquieren experiencia para las principales competencias.

    Saludos.

    • Chikungunya en 19 junio, 2019 a las 2:08 pm
    • Responder

    Is time to say goodbye, ya el retiro es inminente, hay que hacer como los grandes que se retiran en plenitud de facultades. Ya Cepeda ha hecho historia en nuestro béisbol, como mancha se le puede anotar el hecho de haber lucido muy poco o casi nada en la NPB, claro también los años le pasaron factura como a otro grande, el Niño Linares. Lo mejor que puede hacer el espirituano es colgar los spikes.

    • enrique15 en 20 junio, 2019 a las 1:25 pm
    • Responder

    Si un pelotero hoy en CUba yo respeto, ese es Frederich Cepeda. Y sí, estoy de acuerdo con Boris, tiene que pensar en el retiro y aun tiene tiempo de hacerlo sentado en un trono. No debe esperar a que se lo digan, o peor, que llegue a tal grado de rendimiento que tiente a esos que se olvidan fácilmente de quién eres a que le digan: Váyase. Sin contemplaciones.
    Sus glorias no pasarán, están ahí, para mí seguirá siendo un bravo. Pero es la hora de retirarse, Frederich, aun cuando tenga unos Panam de ensueño.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.