Fiesta en América-Proeza nipona

 7:15 am

Por el peñista:
Rubén Darío García Caballero

 

 

Japón, tierra de samuráis, mangas, judo, sushi y béisbol, es un país donde el futbol es, hasta cierto punto, un deporte aún incipiente. Hace 21 años jugó su primera Copa del Mundo, hace 17 organizó su primera y única hasta hoy en día y hace 9 obtuvo el mejor resultado de su historia, cuando llegó hasta los octavos de final en el mundial de Sudáfrica cuando Paraguay en penales los privó del sueño de llegar a los anhelados cuartos de final, justo como Tunez hizo en el 2002, aunque con un método diferente. Aquellos penales ante los guaraníes habían sido su mayor proeza en su historia futbolística.

Hoy los samuráis azules han escrito otra página dorada en su historia. Delante estaba Uruguay, con su tridente demoledor, su intimidante defensa, su portero centenario y su entrenador que, aun muleta en mano, sigue siendo su motor de arranque. Es la misma base, con alguna baja y alguna incorporación, de aquella celeste que enamoró al mundo en el 2010 en tierras africanas y alzó la Copa América un año después al otro lado del río La Plata. Pero esos niños orientales, con los ojos rasgados y las aventuras de Naruto, One Pierce, Pokemon y Dragon Ball Z en la cabeza, no creyeron en delanteros culés, en emperadores rojiblancos ni en goleadas antiguas. No les importó la edad, el idioma ni el lugar. Salieron a darlo todo, a cambiar la triste imagen dejada el lunes luego de la goleada chilena. Y se fueron a las duchas dejándonos el mejor partido de lo que llevamos de Copa América, que incluyó goles, penales, VAR, casi goles y mucha, mucha emoción. Pero esta Japón, que no es la grande, sino una sub-23 con algún que otro refuerzo, obtuvo más que un punto. Estos adolescentes de delgada figura jamás olvidarán la noche de hoy, cuando casi le roban la sonrisa a uno de los grandes favoritos a levantar la corona.

Nadie hubiera pensado que los pequeños samuráis le iban a provocar el mínimo rasguño al gigante celeste. Pero en todo evento siempre hay sorpresas y esta Copa América no es la excepción. Japón, el típico invitado para rellenar plantillas, que nadie espera que saque el mínimo susto, con su liga exótica decorada por estrellas en decadencia, acaba de dar una de las más grandes sorpresas en lo que llevamos de torneo. Y eso que Brasil y Argentina aun no acaban de sacar la máxima nota en sus pertinentes pruebas.

 

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-A puro dolor

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Cenicientas

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Lluvia de goles

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Bachata celeste

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Des-pa-cito

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Soledad

1 comentario

    • Rojo de Metro en 21 junio, 2019 a las 12:54 pm
    • Responder

    Saludos Benjamín, aunque no pude ver el partido por motivos personales, escuchaba a la gente hablar de la hazaña japonesa, y del batallar de La Garra. Ahora, con tu breve explicación, entiendo que fue algo digno de observar, que la sorpresa fue grande pero agradable y digna. ¿Lo grabaste?. !No!. Pues me quede sin ver cómo diablos la defensa Anime pudo soportar los embates de los delanteros LOCOS. Me quede sin ver cómo rayos la ofensiva Manga pudo hacerle DOS GOLES al pétreo muro charrúa.
    Pero bueno, me queda todavía la oportunidad de ver LA MUERTE ALBICELESTE, undécima temporada. jjjjjjjjjjjj. Cambiando de tema, mi Brasil me tiene asustado. Mucho de todo, pero sin pensamiento. Un abrazo.

Responder a Rojo de Metro Cancelar respuesta

Tu email nunca se publicará.