Fiesta en América-Cazafantasmas

 7:50 am

Por el peñista:
Rubén Darío García Caballero

 

 

 

A Brasil y Paraguay los une más que un continente. En materia futbolística, a cariocas y guaraníes los une un álgido punto de un partido de futbol, en el cual se han visto las caras en las tres últimas Copas América. En 2011, en Argentina, en la propia etapa de cuartos de final, con un marcador de 0-0, los penales definieron la suerte de ambos en una accidentada lotería que acabó sin tantos verdeamarelhos, consiguiendo la sorpresiva Paraguay el pase a semifinales. En 2015, en Chile y, si, otra vez en cuartos de final, otra vez se vieron y las caras y otra vez Brasil se marchó a casa tras no tener suerte desde los 11 pasos.

Este jueves, en el gigante sudamericano, otra vez Brasil y Paraguay se citaban en cuartos de final. Y, tras 90 minutos de puro vértigo, de oportunidades falladas y de bombardeos continuos, otra vez, Brasil y Paraguay, volvían a llegar a tanda de penales. El fantasma del 2011 y 2015, el fantasma de la eliminación temprana y del bochorno nacional, sobrevolaba el Arena do Gremio . Cobra Paraguay. Balón fuera. Allyson se pone el traje de Bill Murray, aquel psicólogo de la película ochentera que es sus tiempos libres cazaba espíritus de seres muertos y atrapa los fantasmas de años atrás. Turno brasileño. William, el extremo muchas veces olvidado por el Chelsea, pone delante al Scracht. Se suceden cobros y todos tocan las redes. Hasta que le llega el turno a Roberto Firmino. Quiere ponerlo en la escuadra, en ese famoso ángulo de 90 grados. Pero tanta precisión a veces sale mal. La bola se escurre por encima del arco. El fantasma se escapa de la aspiradora del barbudo brasileño. Serie empatada. Odio hacia un jugador expulsado por los poros .País en vilo. Turno rojiblanco. Va Derlis González, la estrella indiscutible. Engaña al arquero del  Liverpool, pero el balón se esfuma por el lado, ni siquiera roza el palo derecho. Brasil se entusiasma. Gabriel Jesús se para detrás del manchón. Allyson le presta su traje de color claro con detalles rojos. El del City suspira. Corre. Golpea. Marca. Los locales están es semis. El fantasma había desaparecido.  Los nuevos Ghostbusters visten de amarillo y verde.

Brasil venció su trauma. Venció los espíritus de vergüenzas antiguas que quisieron silenciar a la tierra de la samba, la playa y el futbol una vez más. El primer paso ya está dado. Pero, a pesar de cazar a su primer fantasma, todavía otros demonios del pasado merodean por el gigante sudamericano esperando a que la nueva tropa de cazadores se encargue de absolverlos.

 

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Mesa servida

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Resurrección

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Proeza nipona

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-A puro dolor

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Cenicientas

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Lluvia de goles

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Bachata celeste

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Des-pa-cito

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Soledad

1 comentario

    • El Alazan del Caribe en 29 junio, 2019 a las 11:41 am
    • Responder

    Muchacho eres tremendo escritor, quiero que me prepares un trabajo anticipado sobre el nuevo campeón de la copa America, debes de saber que será el equipo donde juega el mejor jugador de este deporte…….

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.