Fiesta en América-Segundas oportunidades

02:40 am

Por el peñista:
Rubén Darío García Caballero

 

 

 

Hace 2 semanas, tras una calurosa tarde sabatina, Argentina era un equipo fantasma, una caricatura, una sombra que deambulaba sin rumbo, un plantel que no llegaría a nada. Hace una semana y media la albiceleste era un equipo destruido, donde Messi jugaba solo, donde nadie le ponía ganas ni deseos, era un conjunto que dependía de la suerte y se apoyaba en ella para seguir con vida.

Se jugaba a los dardos con la selección de Scaloni. Todos apuntaban a la diana, con críticas feroces buscando la manera de cambiar la imagen. Pero hoy, cuando la Copa América transita por su etapa decisiva y solo quedan 5 equipos en competencia, Argentina sigue con vida. Avanzó a cuartos de final a pesar de la resistencia de muchos que presagiaban el final del cuento ante Qatar. Y en la ronda de 8 les tocó Venezuela, esa misma selección vinotinto que hace pocos meses los dejó en evidencia en un histórico amistoso en el Wanda Metropolitano. Pero la vida da revanchas, y, también, segundas oportunidades. De nada vale lucir en un amistoso, de nada valen 3 goles en la capital española si, a la hora buena, cuando de verdad puedes hacer historia las piernas se enfrían, los goles no entran y los héroes se convierten en villanos. Argentina no creyó en antecedentes recientes ni en fantasmas de color rojo. Tiró de corazón, de garra y de esa camiseta de rayas azules y blancas que alguna vez vistieron ídolos como Kempes, Maradona, Batistuta, Riquelme, Verón, Saviola o Aimar. Argentina está en semifinales, está entre los 4 mejores, a pesar de que hace 2 semanas casi nadie los daba para estar ni en la segunda etapa.

Ahora los espera Brasil, esos cazafantasmas de amarillo que recorren el gigante sudamericano exterminando los espíritus del pasado. La canarinha tiene malos recuerdos de semifinales jugadas en casa (Alemania,7, Mineirao, les suena de algo??). La vida le ha dado a Argentina una segunda oportunidad, un chance de oro (quizás el ultimo) para buscar el ansiado trofeo. El clásico sudamericano nos espera. Y, tras lo visto en estos días, no será un superclásico más.

 

 

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Cazafantasmas

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Mesa servida

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Resurrección

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Proeza nipona

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-A puro dolor

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Cenicientas

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Lluvia de goles

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Bachata celeste

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Des-pa-cito

Artículo anterior relacionado: Fiesta en América-Soledad

1 comentario

    • Rojo de Metro en 29 junio, 2019 a las 8:48 am
    • Responder

    Razon tienes, pues la seleccion europea albiceleste fue otra. Si no se le agotaron las baterias, tendremos una semi de espanto, una batalla entre moros y cristianos. YO VOY POR MIS NEGRONES MOROS. Pero me preocupa el despunte cruzado, que siempre es una amenaza latente. Ya Veremos.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.