MLB; Combo de noticias: Todo lo que debes saber del Juego de Estrellas. Y MUCHO +

8:57 pm

 

 

Los 10 mejores momentos en la historia del Derby

 
 @RichardJustice

En el 2018, fue Bryce Harper quien nos maravilló con uno de los momentos más electrizantes de la temporada. En el 2017, el protagonista fue Aaron Judge. Si usted estuvo en Miami aquella vez, probablemente pensó que nada superaría aquel espectáculo de Judge.

Ese fue absolutamente el caso el lunes con la exhibición que montaron el dominicano Vladimir Guerrero Jr, de apenas 20 años, y el cañonero de los Dodgers Joc Pederson. ¿Cómo podría haber algo mejor a lo que hizo este par?

Que Guerrero al final le haya ganado a Pederson no es tan importante como la forma en la que lo hizo. En el pasado, toleteros como Josh Hamilton, Giancarlo Stanton, Ken Griffey Jr. y otros más nos hicieron sentir algo parecido en ediciones previas del Festival. Eso es lo que pasa con el Festival de Jonrones: Es uno de los grandes espectáculos del deporte.

Entonces, ya con el T-Mobile Home Run Derby del 2019 en los libros, es hora de actualizar nuestra lista con los que consideramos son los 10 mejores momentos de este evento desde que fue inaugurado en 1985:

1. Vlad Jr. y Joc protagonizan el mejor momento en la historia del Derby (2019)

Justo cuando pensábamos que en años recientes habíamos visto lo mejor que este evento podía entregarnos, llegó un momento como este que sobrepasó todo lo imaginable. Guerrero pegó 29 jonrones para abrir la Ronda 2, igualando el récord que había implantado en la primera ronda. Pero Pederson le respondió con otros 29, el último de ellos justo antes de que expirara el tiempo para forzar el tiempo extra. Allí batearon ocho cada uno en el minuto adicional, obligando ahora a un desempate de tres swings. Ambos batearon uno, elevando sus respectivas cuentas a 38 para obligar a otro desempate de tres swings. Finalmente, Guerrero bateó dos jonrones mientras Pederson dio uno, dándole al novato la victoria 40-39 y un lugar en la gran final contra el eventual campeón Pete Alonso. La imagen de Vladi Jr. y Joc abrazados en el home después de terminada su histórica ronda dice mucho del evento y de ellos mismos.

2. Josh Hamilton conecta 28 jonrones en una ronda (2008)

La exhibición de Hamilton en la primera ronda fue tan increíble que sus compañeros convocados al Juego de Estrellas se unieron al público parándose y aplaudiendo aquella actuación que enseguida se convirtió en leyenda. El segundo jonrón de Hamilton por poco sale por completo del viejo Yankee Stadium, lo que causó una ovación tan grande que el jardinero debió salir de la caja de bateo y saludar al público con su gorra. Pocos recuerdan que fue Justin Morneau, y no Hamilton, quien ganó el Festival aquel año.

3. Ken Griffey Jr. la envió en la fábrica que está detrás de Camden Yards (1993)

Cuando estaba en su tope, no ha habido nadie mejor que Ken Griffey Jr. Sigue siendo el único jugador en ganar el Festival de Jonrones tres veces (1994, 1998 y 1999). No se llevó el de 1993, pero protagonizó uno de los momentos más memorables en la historia del Derby al convertirse en el único que ha bateado una pelota sobre la calle Eutaw de Baltimore y directamente hasta el edificio de la fábrica ubicada detrás del estadio por la zona del jardín derecho.

El puertorriqueño Juan Igor González ganó aquel año, pero fue el cañonazo de Griffey de 465 pies que hizo historia. Los Orioles le dedicaron una placa en el lugar donde pegó la bola.

4. Bryce Harper conecta nueve cuadrangulares en 50 segundos para ganar en casa (2018)

Harper puso a los asistentes en el Nationals Park de pie, gritando con cada swing mientras el héroe de la casa armaba una reacción impresionante para superar a Kyle Schwarber en el cierre más dramático que se ha visto en un Festival de Jonrones. Fue presentado en medio de una ovación antes de que comenzara el evento y luego recibió otra cuando se paró en el plato vistiendo una bandana de Washington en la cabeza.

5. Aaron Judge da cuatro vuelacercas de 500 pies (2017)

Judge entró a la caja de bateo del Marlins Park siendo ya uno de los novatos más famosos en la historia reciente. Luego se convirtió en el primer novato en ganar el Derby de Jonrones dando batazos que totalizaron casi dos millas de distancia, incluyendo 16 que salieron disparados a 115 millas por hora o más. Sacó 11 en las finales para vencer al dominicano Miguel Ángel Sanó de los Mellizos.

6. Giancarlo Stanton conecta un par de cañonazos de 497 pies (2016)

La llegada de Statcast en el 2015 le añadió una nueva dimensión al Festival de Jonrones, y Stanton puso a trabajar al sistema de rastreo un año después. Sacó la bola con 24 de sus primeros 30 swings y empató una marca del Derby con 41 jonrones en las primeras dos rondas, antes de batear otros 20 en la final. Entre ellos, se destacaron dos estacazos de 497 pies, incluyendo uno que pasó por detrás de la zona negra en el jardín central. Ese día, Stanton disparó 20 de los 21 cuadrangulares más largos que se dieron, de un total de 142.

7. Mark McGwire bombardeó la calle Landsdowne (1999)

McGwire empezó a mandar vuelacercas sobre el Monstruo Verde y hasta la calle Landsdowne de Boston de forma tan natural que parecía haber encontrado otra velocidad en su swing. Entró en tal ritmo en la primera ronda que el dominicano Pedro Martínez le quitó el bate echando broma para romper su rutina y ayudar a su compatriota Sammy Sosa. Al final, McGwire perdería ante Griffey Jr, pero ofreció un espectáculo para el recuerdo.

8. Todd Frazier gana el evento frente a sus fanáticos (2015)

Dos años después de ser superado por el cubano Yoenis Céspedes durante la final en el Citi Field, el tercera base de los Rojos venció a Joc Pederson de los Dodgers por 15-14 en una ronda extra, desatando una celebración con fuegos artificiales y una ola de aplausos que probablemente recordará Frazier por toda su vida.

9. Bobby Abreu celebra para Venezuela en una sorpresiva exhibición de poder (2005)

El venezolano Abreu jugó 18 temporadas, dio 2,470 hits y tuvo un OPS de por vida de .870. Puede que haya sido uno de los jugadores más subestimados de su generación, pero Abreu protagonizó un gran momento en el Comerica Park bajo la mirada del mundo del béisbol. Aquella noche, la botó con su primer swing y sacó un total de 41 pelotas. El también venezolano Johan Santana llamó a su padre durante el evento y le dijeron que el país estaba “paralizado”, con las miradas puestas en uno de sus jugadores predilectos.

10. Big Papi le dedica la victoria en el HR Derby a José Lima (2010)

La quinta presentación del dominicano David Ortiz en un Festival de Jonrones se convirtió en la que probablemente recordará más. Sus 32 bambinazos tuvieron una distancia promedio de 417 pies en Anaheim y después de ganar, Ortiz le dedicó el triunfo a su compatriota José Lima, quien había fallecido dos meses antes.

Mención honorífica: Giambi gana el Festival, pero Sosa se roba el show (2002)

Jason Giambi se convirtió en el primer jugador en dar al menos siete jonrones en tres rondas seguidas para llevarse la victoria. Pero después, reconoció que la noche perteneció a Sammy Sosa, quien conectó tres cuadrangulares que salieron por una ventana fuera de Miller Park. Mandó otro hasta el tobogán por donde se desliza Bernie Brewer y uno que pasó por encima de la pizarra en el jardín central. En total, Sosa pegó siete palos de 500 pies y 10 de al menos 480.

Richard Justice es columnista de MLB.com


 

Todo lo que debes saber del Juego de Estrellas

 
 @castrovince

CLEVELAND — Por fin llegó la hora para que los mejores peloteros de las Grandes Ligas demuestren sus talentos cuando tomen el escenario del Juego de Estrellas en la ciudad en que algunos califican como “La Capital del Rock and Roll”.

En el 2019, han sido los bates los que han sonado fuerte y ahora en camino a romper el récord de cuadrangulares en una temporada en la Gran Carpa. Es posible que eso se refleje en el Clásico de Media Temporada como ocurrió en el 2018, cuando por primera vez en la historia (en la campaña regular, postemporada o Juego de Estrellas), al menos cinco jugadores diferentes se volaron la cerca por cada escuadra en el mismo encuentro.

Pero también es posible que se adueñen del partido los brazos, que en el juego moderno nos impresionan no sólo con rectas sobre las 100 millas por hora, sino también con impresionantes lanzamientos rompientes.

Es probable que veamos un poco de ambos aspectos cuando la Liga Nacional busque ponerle fin a una sequía de seis años y la Liga Americana trate de repetir lo hecho la última vez que el evento se celebró en Cleveland en 1997.

En ese entonces, el receptor puertorriqueño Sandy Alomar Jr. representando a los Indios se vistió de héroe ante su afición al pegar el jonrón decisivo y llevarse el premio al Jugador Más Valioso. Puede ser que el también boricua Francisco Lindor o el dominicano Carlos Santana consigan la misma hazaña ante la fanaticada de la Tribu.

El choque marcará apenas la novena vez — y la primera vez desde el 2001 (Randy Johnson, Roger Clemens) — que el Clásico de Media Temporada cuente con dos abridores de al menos 32 años. Además, la última vez que los dos abridores representaron a los Dodgers y Astros fue en Cincinnati en el 2015, cuando Zack Greinke del equipo de Los Ángeles se midió a Dallas Keuchel del club de Houston.

Ahora con el Juego de Estrellas prometiendo ser uno de los mejores espectáculos en Cleveland este año, presentamos algunos datos sobre el partido.

Los abridores

L.N.: Hyun-Jin Ryu, Dodgers

El piloto del Viejo Circuito (y de los Dodgers) Dave Roberts no tardó al elegir a Ryu apenas se anunciaron los rosters completos del Clásico de Media Temporada.

L.A.: Justin Verlander, Astros

Verlander, convocado por octava vez, fue el abridor del compromiso como miembro de los Tigres en el 2012 en Kansas City y cargó con la derrota en lo que todavía es la última victoria de la Liga Nacional.

Alineaciones titulares

Liga Americana
1) George Springer, RF
2) DJ LeMahieu, 2B
3) Mike Trout, CF
4) Carlos Santana, 1B
5) J.D. Martinez, BD
6) Alex Bregman, 3B
7) Gary Sánchez, C
8) Michael Brantley, LF
9) Jorge Polanco, SS
Justin Verlander, P

 

Liga Nacional
1) Christian Yelich, LF
2) Javier Báez, SS
3) Freddie Freeman, 1B
4) Cody Bellinger, RF
5) Nolan Arenado, 3B
6) Josh Bell, BD
7) Willson Contreras, C
8) Ketel Marte, 2B
9) Ronald Acuña Jr., CF
Hyun-Jin Ryu, P

Los suplentes

Liga Americana:
C: James McCann, Medias Blancas
1B: José Abreu, Medias Blancas
1B: Daniel Vogelbach, Marineros
2B: Gleyber Torres, Yankees
3B: Matt Chapman, Atléticos
SS: Xander Bogaerts, Medias Rojas
SS Francisco Lindor, Indios
OF: Mookie Betts, Medias Rojas
OF: Joey Gallo, Rangers
OF: Austin Meadows, Rays
OF: Whit Merrifield, Reales

Liga Nacional:
C: Yasmani Grandal, Cerveceros
C: J.T. Realmuto, Filis
1B: Pete Alonso, Mets
1B: Max Muncy, Dodgers
2B: Mike Moustakas, Cerveceros
3B: Kris Bryant, Cachorros
3B: Paul DeJong, Cardenales
SS: Trevor Story, Rockies
OF: Charlie Blackmon, Rockies
OF: David Dahl, Rockies
OF: Jeff McNeil, Mets

Los relevistas

Liga Americana:
LD: José Berríos, Mellizos
LD: Shane Bieber, Indios
LZ: Aroldis Chapman, Yankees
LD: Gerrit Cole, Astros
LD: Lucas Giolito, Medias Blancas
LD: Shane Greene, Tigres
LZ: Brad Hand, Indios
LD: Liam Hendriks, Atléticos
LZ: John Means, Orioles
LD: Ryan Pressly, Astros
LD: Masahiro Tanaka, Yankees

NL:
LD: Sandy Alcantara, Marlins
LD: Walker Buehler, Dodgers
LD: Luis Castillo, Rojos
LD: Jacob deGrom, Mets
LD: Sonny Gray, Rojos
LZ: Clayton Kershaw, Dodgers
LZ: Will Smith, Gigantes
LD: Mike Soroka, Bravos
LZ: Felipe Vázquez, Piratas
LD: Brandon Woodruff, Cerveceros
LD: Kirby Yates, Padres

Anthony Castrovince ha sido reportero de MLB.com desde el 2004.


 

Acuña: “No pensé que el éxito llegaría tan rápido”

 
 @NathalieMLB

CLEVELAND — A estas alturas, el jardinero venezolano de los Bravos, Ronald Acuña Jr., ya debe estar acostumbrado a hacer historia por su corta edad.

A sus 21 años y 203 días de nacido, Acuña es el jugador más joven de Atlanta que funge como titular en un Juego de Estrellas, gracias a que recibió apoyo de los fanáticos en las votaciones. Solamente siete jugadores de Grandes Ligas han sido más jóvenes que Acuña al momento al ser titular en un Clásico de Media Temporada.

En la Serie Divisional de la Liga Nacional ante los Dodgers el año pasado, Acuña se convirtió en el pelotero más joven en conectar un grand slam en un partido de postemporada. En abril, también tuvo la distinción de ser en el jugador más joven que firma un contrato de $100 millones, al acordar una extensión de ocho años con Atlanta.

Como esos hay otros ejemplos.

Acuña, el Novato del Año en la Liga Nacional en el 2018, dice estar “impresionado” de haber hallado el éxito de inmediato.

“Siempre soñé con ser alguien en la vida, pero nunca pensé que el éxito me llegaría así tan rápido”, dijo Acuña. “La fama uno tiene que saber controlarla. Yo, por ejemplo, siempre la controlo porque nunca olvido de dónde vengo. Siempre tengo eso presente”.

Acuña hizo su debut de Grandes Ligas en 25 de abril por los Bravos el año pasado y bateó .291 en 111 juegos, a la vez que encabezó a la novena de Atlanta con 26 jonrones. También tuvo un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .917.

Este año, Acuña terminó la primera mitad de la campaña con promedio de .292, 21 cuadrangulares, 53 carreras empujadas y un OPS de .882 por un equipo de Atlanta que tiene ventaja de 6.0 en el Este de la Liga Americana.

Acuña atribuye el éxito de los Bravos esta temporada en parte a una mezcla de juventud y experiencia en el clubhouse, cualidad que está a la vista en el Juego de Estrellas. El lanzador novato Mike Soroka y el inicialista veterano Freddie Freeman también representaron a Atlanta esta semana en Cleveland.

“Nosotros tenemos una mezcla de jugadores jóvenes con veteranos”, señaló Acuña. “Creo que eso trae una química contagiosa que conforma una energía. Eso es lo que nos mantiene así”.

El lunes por la noche, Acuña participó por primera vez en el Festival de Jonrones, que se realiza como parte de las festividades del Juego de Estrellas. Fue eliminado en la segunda ronda por el eventual campeón, el novato Pete Alonso de los Mets.

Acuña espera volverse a ver en un Juego de Estrellas y, de mantener el paso que lleva, las posibilidades lucen buenas.

Dijo Acuña, “Espero que sean muchos más, con el favor de Dios”.

Nathalie Alonso es parte del equipo editorial de LasMayores.com, la página oficial de MLB en español. Puedes seguirla por Twitter en @NathalieMLB.


 

Vlad Jr. se robó el show en el Festival de Jonrones

 
 @DavidVennMLB

CLEVELAND — Pete Alonso ganó el Festival de Jonrones al vencer al dominicano Vladimir Guerrero Jr. por 23-22 en la ronda final. Pero que no quepa la menor duda: El novato de los Azulejos se robó el show el lunes por la noche en el Progressive Field, poniendo récords y deleitando a los 36,119 espectadores en la casa de los Indios de Cleveland.

“Me sentí orgulloso”, dijo Guerrero, sentado en el clubhouse de la Liga Americana para el Juego de Estrellas. “Yo sé que la familia mía también se siente orgullosa de eso”.

No es para menos. El hijo del Salón de la Fama Vladimir Guerrero—quien ganó el Festival de Jonrones del 2007 en San Francisco—ya era un participante histórico en el evento cuando empezó su primera ronda, siendo el toletero más joven en los anales de la competencia de cuadrangulares a sus 20 años de edad.

Pero Guerrero Jr. no se conformó con eso. Conectó 29 bambinazos en su primer turno para imponer un récord de todos los tiempos para cualquier ronda, superando los 28 que había dado Josh Hamilton en el 2008 en el antiguo Yankee Stadium de Nueva York. De paso, eliminó a su primer contrincante, Matt Chapman.

Pero fue en la segunda ronda fue que Guerrero Jr. maravilló a todos, en una batalla campal con Joc Pederson. Ambos empataron con la misma cifra de 29 y, en el primer desempate, subieron a 37. Después de dos emocionantes desempates más de tres swings cada uno, prevaleció Guerrero Jr. por 40-39.

En total, Guerrero Jr. sacó 91 pelotas el lunes, una nueva marca para el Festival de Jonrones (61, Giancarlo Stanton, 2016).

Al enterarse de las proezas en torno a los números, Guerrero Jr. se expresó algo filosófico.

“Tú sabes, siempre hay una primera vez”, dijo. “No todo el tiempo se va a quedar eso. En unos dos, tres años alguien viene y me rompe el récord a mí”.

Con tantos swings, ¿se cansó el joven para la última ronda contra Alonso?

“Sí, me cansó, pero no te puedo decir que por eso fue que perdí, porque no hay excusa”, dijo Guerrero Jr., quien asegura que durante el invierno puede dar entre 1,000 y 1,500 swings con un bate más pesado como parte de sus entrenamientos invernales. “Él dio más jonrones que yo y ganó”

Dos compatriotas de Guerrero Jr. presentes el lunes dieron su opinión al respecto.

“Él compitió demasiado con Pederson”, dijo Carlos Santana, quien fue eliminado en la primera ronda del Festival por Alonso al dar 13 bambinazos.

Gary Sánchez, un veterano del Festival de Jonrones del 2017 en Miami ganado por su compañero de los Yankees, Aaron Judge, ofreció el siguiente análisis: “Es difícil cuatro minutos haciendo swing al 100 por ciento. Es algo que uno se cansa mucho y más él que se fue a tiempo extra. Me imagino yo que se cansó más y poder dar por encima de los 20 jonrones cada vez que salía, eso es algo impresionante.

“Hizo tremendo trabajo, ya que Alonso le llevó un poco de ventaja porque Vladi se fue a tiempo extra con Pederson y me imagino que se cansó más”, continuó Sánchez. “Pero tremendo trabajo que hizo Vladimir. Puso tremendo show”.

Aunque no ganó el evento en sí, Guerrero Jr. salió como un triunfador el lunes con el espectáculo que montó con el madero. Y no se vio nada amargado al no llevarse el trofeo, pese a que aventajó 91-57 a Alonso en el marcador global de cuadrangulares.

“Lo que Dios tiene para ti, nadie te lo quita”, expresó el quisqueyano. “Dios tenía eso para él. Y él ganó”.

David Venn es el editor ejecutivo de LasMayores.com, la página oficial de MLB en español. Puedes seguirlo por Twitter en @DavidVennMLB.


Pence: Jugar en R.D. fue algo que “cambia la vida”

 
 @DavidVennMLB

CLEVELAND – Cuando terminó la temporada del 2018 de Grandes Ligas, Hunter Pence parecía estar rumbo al retiro, o por lo menos al limbo de encontrarse sin contrato y sin mucho interés de parte de los equipos de las Mayores.

A sus 35 años, decidió rehacer su swing con el coach de bateo Doug Latta. Y para practicar su nuevo estilo con el madero, optó por la Liga Dominicana con los Toros del Este durante el invierno del 2018-19. De esa manera, Pence pudo exhibir su renovado swing, mantenerse en forma y reencontrarse con algunos elementos del béisbol que no vivía desde hacía mucho tiempo.

“Fue increíble. Fue una gran experiencia, una experiencia que cambia la vida”, dijo Pence en el marco del Juego de Estrellas 2019 en el Progressive Field.

Efectivamente, el nuevo swing y la nueva dedicación al béisbol le valió un contrato con los Rangers de Texas—equipo que juega en el área de Dallas-Fort Worth, donde nació y se crio Pence—y un rendimiento que resultó en una elección como bateador designado titular de la Liga Americana para el Clásico de Media Temporada.

Tras batear 226/.258/.332 en el 2018, último año de su contrato con los Gigantes de San Francisco, Pence puso .294/.353/.608 (OPS de .962) con 14 dobles, 15 jonrones y 48 empujadas con los Rangers en la primera mitad de esta temporada, antes de resentirse de una lesión de la ingle que impidió que jugara en el Juego de Estrellas.

Definitivamente, los éxitos del 2019 se deben, en parte, a su paso por la Liga Dominicana.

“Un gran motivo por el que estoy sentado aquí ahora mismo es la pelota invernal, la experiencia allí y lo mucho que pude practicar, trabajar y crecer mientras jugaba (en el país)”, dijo Pence, quien cumplió los 36 años en abril.

Los números de Pence con los Toros no fueron abrumadores: .276/.290/.414 en ocho partidos de la ronda regular y .216/.294/.257 en 19 encuentros de la semifinal. Pero el hecho de jugar, poner en práctica el nuevo swing y mantenerse vigente con miras a un nuevo contrato en los Estados Unidos fue crucial. Además, afirma Pence que la experiencia lo hizo crecer como persona.

“Algo positivo fue que no tuve mucha televisión ni internet, así que me sentaba con los compañeros a hablar de béisbol”, contó Pence. “Uno puede aprender muchísimo simplemente hablando y jugando. Me recordó a mis tiempos cuando era nuevo en Grandes Ligas, sin iPads y iPhones. Lo que hacía era compartir con los muchachos y hablar del juego. Había viajes de seis horas en autobús en los que hablábamos de la vida. Así nos unimos y nos conectamos con la vida auténtica.

“Diría que me sentía mucho más vinculado con la naturaleza, porque pasamos mucho tiempo al aire libre. Estuvimos practicando el día entero y hablando de béisbol”.

Hoy en día, es mucho menos común que un jugador de renombre en Grandes Ligas—sea cual sea la etapa de su carrera—juegue en los tradicionales circuitos invernales de América Latina. Pero Pence no lo piensa dos veces a la hora de recomendarlo.

“Claro que sí, sobre todo si uno quiere trabajar en algo específico”, manifestó. “Es una tremenda experiencia en una liga increíble. La pasión por el béisbol en la República Dominicana no tiene igual. La pasé de maravilla”.

Ahora, de vuelta en las Grandes Ligas, Pence se siente más unido a sus compañeros latinoamericanos y, específicamente, los dominicanos.

“Definitivamente, aprendes sobre su cultura y lo diferente que es a la de aquí”, dijo. “Llegas a entender por qué los muchachos son como son. No sólo tienes la oportunidad de empaparte en otra cultura, sino también me siento vinculado a ellos.

“Ya conozco las diferentes ciudades donde juegan los equipos (de la Liga Dominicana), sé a cuáles equipos iban mis compañeros dominicanos y lo apasionados que son como fanáticos. Y me doy cuenta de lo bien pensadas que son esas actitudes. Definitivamente, es un vínculo diferente ahora con la República Dominicana”.

David Venn es el editor ejecutivo de LasMayores.com, la página oficial de MLB en español. Puedes seguirlo por Twitter en @DavidVennMLB.


 

 

Gleyber Torres lleva un paso histórico en Yankees

 
 @NathalieMLB

CLEVELAND — En el poco tiempo que lleva en la Gran Carpa — hizo su debut el 22 de abril del 2018 — Gleyber Torres ya ha sido elegido a dos Juegos de Estrellas. Con su selección de este año, el infielder venezolano se unió a Mickey Mantle y Joe DiMaggio como los únicos jugadores de los Yankees que han sido a convocados a más de un Clásico de Mitad de Temporada antes de cumplir los 23 años.

Torres es también el primer venezolano en la historia que es convocado al Juego de Estrellas en cada una de sus dos primeras temporadas.

Dado que no pudo ver acción en el Juego de Estrellas el año pasado porque estaba lesionado de la cadera derecha, Torres ansía participar en esta ocasión.

“Bastante emocionado”, dijo Torres, de 22 años. “Ya quiero jugar”.

Luego de terminar en el tercer lugar en las votaciones para el premio al Novato del Año en la Liga Americana en el 2018, Torres finalizó la primera mitad de la presente temporada con promedio de .292, 19 cuadrangulares, 50 carreras impulsadas y un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .888. Fue agregado al roster del Joven Circuito al último momento, como reemplazo, lo cual fue causa de indignación para su manager, Aaron Boone.

No es solamente por su selección al Juego de Estrellas que Torres les hace compañía a leyendas de los Yankees. Sus 43 jonrones en Grandes Ligas hasta la fecha lo colocan en el tercer lugar en la historia de la franquicia entre los jugadores de menos de 23 años; en ese sentido, solamente lo aventajan Mantle (84) y DiMaggio (75).

“Se siente orgullo”, dijo Torres sobre ser mencionado entre semejantes figuras. “De verdad que esos peloteros marcaron la pauta del béisbol y ahora mismo que me nombren a mí con ellos, es fantástico”.

Torres ha puesto números ofensivos llamativos a la vez que ha visto acción en las paradas cortas y la segunda base. El oriundo de Caracas fue mayormente torpedero en su carrera de liga menor, pero debido a la presencia del curazoleño Didi Gregorius, jugó mayormente como intermedista el año pasado. No obstante, tuvo que empezar el 2019 como campocorto, ya que Gregorius se encontraba en la lista de lesionados luego de someterse a una cirugía Tommy John en octubre.

“Estoy impresionado de que pudo llegar este año con Didi fuera y jugar de manera estupenda en nuestras paradas cortas; uno de los mejores en la liga”, expresó el lanzador veterano de los Yankees, CC Sabathia. “Es increíble ver esa versatilidad. Sé que su desarrollo fue como campocorto, pero trasladarse a la segunda base y poder volver a su posición original en este nivel fue fantástico”.

En un equipo de los Yankees repleto de estrellas, Torres ha podido destacarse en parte por el aplomo y la madurez que ha demostrado a su corta edad.

“Preparación, creo que es lo principal. Confianza … Es una bendición para mi poder jugar todos los dias”, expresó Torres. “Trato de hacer mi trabajo. No he sentido presión”.

“Me la paso verificando que tiene apenas 22 años”, dijo acerca de Torres el infielder veterano DJ LeMahieu, quien firmó con Nueva York como agente libre durante el invierno. “En el camerino comentamos lo impresionante que es su talento”.

Nathalie Alonso es parte del equipo editorial de LasMayores.com, la página oficial de MLB en español. Puedes seguirla por Twitter en @NathalieMLB.


 

 

Sandy Alomar Jr. aún sueña con el tablazo de 1997

 

CLEVELAND — Sandy Alomar Jr. sonríe y sacude levemente su cabeza al escuchar los nombres de los integrantes del equipo de la Liga Americana en el Juego de Estrellas de 1997.

La realeza del béisbol.

Están Cal Ripken y Roger Clemens. Randy Johnson, Ken Griffey Jr., Frank Thomas, Jim Thome, Mariano Rivera, Mark McGwire y su propio hermano, Roberto Alomar. Añádale algunos nombres de la Liga Nacional. Como Tony Gwynn, Greg Maddux, Mike Piazza, Barry Bonds, Barry Larkin, Pedro Martínez y Curt Schilling. El talento que salió al campo esa noche fue asombroso.

Ya hay 19 de ellos en el Salón de la Fama y algunos que esperan ingresar pronto a Cooperstown.

“Por eso estuve en el banco”, bromea Alomar.

Cuando le tocó salir a batear, el ex cátcher de los Indios, hoy coach de primera base, pasó a ser la estrella del encuentro y adquirió contornos legendarios en Cleveland.

Con el juego empatado 1-1 en el séptimo inning, Alomar, cuya carrera peligró por lesiones en las rodillas, disparó un jonrón de dos carreras a las tribunas del sector izquierdo ante Shawn Estes, de San Francisco, que hizo delirar de pie a la afición en el Jacobs Field (hoy Progressive Field) y dio a la Americana una victoria 3-1 en una noche en la que el pitcheo mandó.

Al correr por las bases, Alomar pensó en muchas cosas.

En su abuela de 96 años, Tonee Velázquez, quien había fallecido cuatro días antes en Puerto Rico. Los hermanos Alomar lucieron pequeñas cintas negras en sus uniformes en su homenaje y Sandy le dedicó su actuación a ella.

Si bien el tablazo fue algo especial, el recuerdo más memorable de Alomar es de algo que pasó una vez finalizado el juego de esa noche de julio.

Poco después de que el comisionado Bud Selig le entregó el trofeo al Más Valioso, su hijo Marcus, de siete años, corrió al terreno para abrazarlo. Rodeado de cámaras y con los fanáticos que coreaban su nombre, Alomar posó para fotos con el trofeo y su hijo alborozado en sus brazos.

“No te puedes preparar para algo como eso porque no sabes que vas a ser el MVP”, dijo Alomar la semana pasada. “De hecho, ¡ni sabía si iba a jugar! Son cosas del momento. Él estaba allí y corrió hacia mí. Fue algo fantástico… La posibilidad de poder sacarte fotos con tu hijo en tu propio estadio”.

Cleveland alberga el Juego de Estrellas por sexta vez el martes. Una ocasión que permite a Alomar revivir tal vez el momento más memorable de su carrera.

Los Indios estaban en medio de una campaña gloriosa.

En 1995 habían llegado a su primera serie mundial en 41 años, que perdieron ante Atlanta. Pero una poderosa alineación con Thome, Alomar, Manny Ramírez, Omar Vizquel y Matt Williams volvió al clásico de octubre dos años después,, luego de que Alomar pegase un jonrón contra Mariano Rivera en el octavo inning que empató el cuarto juego de la serie con los Yanquis y ayudó a los Indios a eliminar a los neoyorquinos en los playoffs. Cleveland perdió la serie mundial ante Florida en siete juegos.

En esos días Cleveland estaba en un período floreciente y los Indios eran el equipo deportivo del momento luego de que Art Modell decidiese mudar a los venerados Osos a Baltimore el año previo.

Alomar estaba en racha –pegó hits en 30 juegos seguidos en 1997– y jugó su sexto y último Juego de Estrellas en 1998.

Los otros cinco fueron grandes experiencias. Pero nada comparado con el de Cleveland.

“Me alegro de haber tenido la posibilidad de estar allí, en mi estadio, con una comunidad lista para prosperar”, declaró. “Los Indios lo organizaron muy bien, lo mismo que las grandes ligas. Estuve en muchos Juegos de Estrellas. No quiero hablar mal de nadie, pero fue algo especial”.

“Es una comunidad muy unida. Todos aportaron. Salió todo muy bien. Todas las actividades estuvieron bien organizadas. Ahora hay muchas más cosas”.

Alomar ha estado muy requerido estas últimas semanas. La gente quiere que reviva su gran momento del 97. Y él trata de satisfacer a todos.

“Espero que durante las actividades sea reconocido no solo por el jonrón, sino por haber sido el jugador que fue”, dijo el piloto de los Indios Terry Francona. “Conozco a Sandy desde que jugó pelota de invierno en Ponce (Puerto Rico) para su padre. Pude ver cómo progresaba su carrera y luego lo tuve entre mis colaboradores. Es mejor persona de lo que fue jugador. Y eso que fue un jugador realmente bueno”.

“Modesto como pocos”, añadió Francona. “Eso me encanta”.

Alomar añora sus días de pelotero y se maravilla de lo mucho que ha cambiado el béisbol desde que se retiró en el 2007.

“Mucho más análisis”, expresó.

Él no cambiaría nada en relación con las dos décadas que pasó con los Indios.

“Fui muy afortunado”, dijo alomar, coach de Cleveland desde el 2010. “La de 1994 pudo haber sido mi última temporada”, acotó, aludiendo a una operación en una rodilla. “Me siento muy agradecido porque pude volver y jugar muchos años a pesar de la lesión”.

 

Tomado de: LasMayores.com

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.