OFICIAL; El Barcelona paga la cláusula y ficha a Griezmann. Es el francés número 25 en el Barça y será presentado el domingo. Atlético de Madrid reclama. Y MUCHO +

6:55 PM

 

 
  •  

BARCELONA — El FC Barcelona pagó este viernes, a través de un abogado del propio jugador, los 120 millones de euros establecidos en la cláusula de rescisión de Antoine Griezmann y una vez validado el documento por LaLiga puede ya considerarse futbolista del club azulgrana, con el que firmará un contrato de cinco temporadas.

Después de que el Atlético de Madrid rechazara cualquier aplazamiento en el pago que le solicitó el Barça, la operación se demoró por la necesidad azulgrana de, tal y como confirmó una fuente autorizada del club, “encontrar financiación” para hacer frente al pago al contado de los 120 millones, una negociación que llevó a cabo durante esta semana y que no fue solventada hasta última hora del jueves, cuando se comunicó al club colchonero la disponibilidad de cerrar el fichaje.

Con un video publicado en redes sociales, el club azulgrana oficializó la llegada del francés, al que impondrán una cláusula de rescisión de 800 millones de euros.

Video insertado

FC Barcelona

@FCBarcelona

 

You were waiting for this.

35,7 mil personas están hablando de esto
 
 

Griezmann, que llega al Camp Nou con un año de retraso, se convertirá en el 25º futbolista francés que juega en el Barça y en el tercer fichaje más caro de la historia del club, solo por detrás de Philippe Coutinho y de Ousmane Dembélé. El brasileño, fichado por 120 millones de euros más 40 en variables, le ha supuesto hasta el momento un desembolso total de 135 millones mientras que por el francés el Barça acordó un fijo de 105 millones más otros 40 en variables de los que se han cumplido 20, por lo que su coste se cifra hoy por hoy en 125 millones de euros.

@FCBarcelona

INNEGOCIABLE
El delantero galo, que sopesa el Barcelona presentar el domingo a puerta cerrada, ha provocado no pocos dolores de cabeza al club azulgrana en las dos últimas semanas, a partir de la negativa del Atlético a avenirse a negociar el pase en las condiciones solicitadas desde el Camp Nou, donde probablemente se pecó de poca previsión.

El Barça comunicó su intención de fichar a Griezmann el 2 de julio, un día después de que su cláusula descendiera de 200 a 120 millones de euros. Al día siguiente, el tres de julio, Oscar Grau, director general, se reunió en Madrid con Miguel Ángel Gil Marín solicitando un aplazamiento en el pago de la cláusula e, incluso, ofreciéndose a pagar 130 millones a plazos y en formato de traspaso.

El dirigente atlético se avino a negociar siempre y cuando el Barça incluyese en la operación a Nelson Semedo para abaratar el trato pero en cuanto el ejecutivo azulgrana le trasladó que el lateral portugués era innegociable Gil Marín se cerró en banda, comunicando que, de ninguna manera, negociaría fórmula alguna para arreglar el pago y que éste debía realizarse solamente al contado: los 120 millones establecidos en la cláusula.

Un día después, coincidiendo con la presentación de Frenkie de Jong, estalló públicamente la polémica al dar a conocer el presidente Bartomeu las conversaciones y responder con un duro comunicado desde Madrid el club colchonero… Y a partir de ahí el Barça tuvo que empezar una carrera contra el reloj para conseguir el dinero necesario.

Durante toda la semana han trabajado los ejecutivos azulgranas, buscando la financiación necesaria en diversas negociaciones que solventó este jueves para, por fin, presentar en la sede de LaLiga el documento acreditativo de los 120 millones que convierten a Antoine Griezmann, por fin, en el tercer fichaje del FC Barcelona.


Griezmann, el francés número 25 en el Barcelona

 
 
  •  

 

BARCELONA — El FC Barcelona pagó la cláusula de rescisión de Antoine Griezmann y el ya ex del Atlético de Madrid se convertirá de esta manera en el quinto jugador francés de la plantilla azulgrana, junto a LengletUmtitiDembélé Todibo, y en el 25º en la historia del club.

La relación de futbolistas galos en el Barça comenzó a principios del pasado siglo, personalizada por René-Victor Fenouillère, delantero nacido en Portbail en 1882 y que en 1903 disputó tres partidos amistosos con el equipo azulgrana tras haber jugado anteriormente en el Espanyol. Futbolista de destacada calidad en la época, regresó a su país integrándose en el Racing Club de París y Red Star antes de alistarse en el ejército francés que luchó en la Primera Guerra Mundial, falleciendo en noviembre de 1916 durante la batalla de Reims.

Dembélé, Umtiti y Griezmann, en una práctica con Francia Getty Images

Henry Normand.
Nacido en Valladolid pero de nacionalidad francesa por sus padres, jugó dos partidos amistosos en 1908.

Jim Carlier.
Delantero del que apenas existen datos, más allá de que se alineó en seis partidos oficiales en el Campeonato de Cataluña durante la temporada 1913-14 y que regresó a Francia con el estallido de la Primera Guerra Mundial, en la que tomó parte en el ejército del aire.

 

Maurice Bigué. 
Centrocampista que permaneció muy pocos meses en España, jugando nueve partidos con el Barça, en los que marcó cuatro goles durante la misma temporada 1913-14.

Jean Verdoux. 
Delantero de quien solo existe el dato que anotó cuatro goles en cinco partidos durante la temporada 1917-18.

Jules Robusco. 
Otro gran desconocido, que jugó solamente dos partidos amistosos en 1948.

Lucien Muller. 
Nacido en Bischwiller en 1934, llegó al Barcelona en 1965 tras jugar las tres temporadas precedentes en el Real Madrid. Permaneció en el club azulgrana hasta 1968, jugando 119 partidos y ganando la Copa de Ferias y la Copa de España. Regresó al Camp Nou como entrenador en la temporada 1978-79.

Laurent Blanc. 
Central de elegancia exquisita, llegó al Barça procedente del Auxerre en 1996 y un año después se marchó al Olympique de Marsella, dejando un rastro de 42 partidos y tres títulos: Copa, Recopa y Supercopa.

Christophe Dugarry.
Fichado al Milan en 1997, apenas permaneció media temporada en la que jugó 13 partidos y se marchó al Olympique de Marsella con el sabor de un fracaso absoluto. Gran amigo de Zidane, cerró la temporada 1997-98 conquistando el Mundial con Francia.

Frederic Déhu. 
Central fichado al Lens en el verano de 1999, al cabo de una temporada y habiendo disputado solamente 11 oficiales fue traspasado al PSG.

Richard Dutruel. 
El único portero de la lista, que llegó con la carta de libertad desde el Celta en 2000 y dos años después se marchó, también libre, al Alavés, jugando solo 22 partidos en sus dos temporadas de azulgrana.

Emmanuel Petit. 
Otro de los grandes fiascos de la historia del Barça, que pagó por su fichaje al Arsenal 16 millones de euros pocas semanas después de la marcha de Luis Figo al Real Madrid. Solo jugó 23 partidos y fue más noticia por su inadaptación al club y la ciudad que por su conocida, pero nunca vista en el Camp Nou, calidad futbolística. En el verano de 2001 fue traspasado al Chelsea.

Philippe Christanval. 
Central llamado a ser una referencia en la renovación de la selección francesa, el Barça pagó por él 7 millones de euros al Monaco en el verano de 2001 y dos años después, tras jugar 47 partidos, se marchó sin pena ni gloria al Olympique de Marsella.

Ludovic Giuly.
Delantero de excelente movilidad y remate explosivo, el Barça le fichó por 8,5 millones al Monaco en 2004 y le traspasó por la mitad en 2007 a la Roma. Fue capital en los planes de Rijkaard… Hasta la eclosión de Messi, momento en que pidió su salida al entender que perdería todo su protagonismo.

Liliam Thuram. 
Lateral y central de magnífica carrera, abandonó la Juventus por su descenso administrativo en 2006, fichando por el Barça y mostrando un rendimiento muy alejado de sus mejores tiempos. Se retiró dos años después, habiendo jugado 41 partidos de azulgrana.

Ludovic Silvestre.
Defensa fichado en enero de 2005 para el Barça B, en junio de 2006 se marchó al Sparta de Praga, habiendo disputado solo dos partidos con el primer equipo a las órdenes de Rijkaard.

Thierry Henry. 
Como en el caso de Griezmann llegó al Barça con un año de retraso, al rechazar en primera persona su fichaje desde el Arsenal en 2006 tras perder la final de la Champions ante el equipo azulgrana. Fichado por 24 millones de euros en 2007, se marchó libre en 2010 al NY Red Bulls dejando tras de sí un excelente recuerdo, ganando dos Ligas, una Champions, un Mundial de Clubs, una Supercopa de Europa, otra de España y una Copa del Rey en 121 partidos en los que marcó 49 goles.

Eric Abidal. 
Lateral y central zurdo fichado al Olympique de Lyon en 2007 por 15 millones de euros, tras una primera temporada muy discreta alcanzó la consideración de ídolo hasta su marcha, entre lágrimas, en 2013 al Monaco. Jugó 193 partidos, conquistó 16 títulos de azulgrana y superó un cáncer. Actualmente es el secretario técnico del club.

Jéremy Mathieu. 
Fichado en 2014 al Valencia por los 20 millones de euros que establecía su cláusula de rescisión, tuvo un discreto paso por el Barça durante tres temporadas en las que marcó 4 goles en 91 partidos, sumando 9 títulos antes de irse al Sporting de Portugal.

Lucas Digne. 
Otro lateral zurdo, fichado al PSG aunque procedente de la Roma (donde estaba cedido) por 16,5 millones en el verano de 2016, en 2108 fue traspasado por 20 millones al Everton tras no ser nunca titular, jugar 46 partidos y conquistar cuatro títulos.

Samuel Umtiti. 
Central fichado al Olympique de Lyon en el verano de 2016, sorprendió por su rápida adaptación, que provocó la marcha de Mascherano al hacerse con el puesto de titular. Lesionado antes del Mundial de Rusia ha perdido solvencia y su futuro en el club está en duda. Acumula seis títulos y 98 partidos de azulgrana.

Osumane Dembélé.
Delantero fichado a toda prisa tras la marcha de Neymar en 2017 por 105 millones de euros al Borussia Dortmund, las lesiones han lastrado una carrera que se sigue sospechando excepcional. Suma 65 partidos de azulgrana, habiendo conquistado cuatro títulos y siendo considerado intransferible por el club… Aunque nadie apuesta al cien por cien su permanencia en el Camp Nou.

Clément Lenglet.
Central fichado al Sevilla por los 30 millones de euros que establecía su clausula de rescisión en el verano de 2018, la lesión de Umtiti y su excelente prestancia le aupó a la titularidad. Alineado en 45 partidos, ganño Liga y Copa en su primera temporada de azulgrana.

Jean-Clair Todibo.
Otro central, apadrinado por Abidal, de solo 19 años y llegado en enero de 2019 desde el Toulouse por 1,5 millones de euros. Ha jugado en su primer curso dos partidos y se discute su permanencia o cesión.

Antoine Griezmann. 
Estrella del Atlético de Madrid, se convierte en el segundo fichaje más caro de la historia del club solo por detrás de Coutinho y con un coste de 120 millones de euros, los marcados en su cláusula de rescisión. Llamado a ser uno de los grandes socios de Messi, llega un año después de echarse para atrás de un fichaje entonces cantado.


El fichaje de Griezmann, una novela de tres capítulos

BARCELONA — Antoine Griezmann se convierte en jugador del FC Barcelona, por fin, y cerró de esta manera una serie digna de televisión, grabada en tres actos y que vivió su primer capítulo hace ya nueve años, cuando el club azulgrana quiso incorporarle al filial, protagonizó el segundo en 2018 cuando volvió a rechazar (esta vez en el último instante) su fichaje y el tercero y definitivo en este 2019, cuando aterriza, por fin, en el Camp Nou.

“Guardiola me quiso para que jugase en el Barça B y fuera familiarizándome con el estilo de juego del club, pero en aquel momento no me interesaba” desveló el jugador francés en noviembre de 2017, recordando que su eclosión en la Real Sociedad en 2ª División durante la temporada 2009-10 provocó, a sus 18 años, la atención azulgrana.

Bien relacionado con el club vasco, el Barça le siguió muy de cerca y con conocimiento de la Real le propuso fichar para jugar en el filial, que bajo el mando de Luis Enrique ascendió de 2ªB. El ascenso de la Real Sociedad a Primera y la confianza ciega en él mostrada por su entonces entrenador Martín Lasarte, motivó que Griezmann rechazase su fichaje y permaneciera en San Sebastián durante las siguientes cuatro temporadas.

ÍDOLO FRUSTRADO
En el verano de 2014, tras una excepcional temporada con la Real y un destacado papel con la selección en el Mundial de Brasil, Griezmann fichó por el Atlético de Madrid, que pagó por su incorporación 30 millones de euros para que ocupase, junto a Mandzukic y Raúl Jiménez (más tarde volvería Fernando Torres), el vacío dejado por Diego Costa y David Villa.

Su adaptación al entonces campeón de Liga fue inmediata. Marcó 24 goles en 53 partidos oficiales y de forma inmediata se convirtió en uno de los ídolos para la hinchada colchonera, alcanzando la consideración absoluta apenas un año después, alcanzando los 31 goles en 54 partidos.

Su futuro atlético comenzó a estar en duda a partir del verano de 2017, cuando fue relacionado con un interés del Manchester United que no fue a más… Pero reapareciendo en el plano el Barça. En noviembre de aquel año el jugador negó que sopesara su marcha del Atlético, pero al cabo de las semanas supo del interés del club azulgrana y su traslado al Camp Nou fue tomando forma, hasta que, dándose por hecho en la primavera de 2018, sorprendió anunciando su permanencia, y renovación, por el Atlético de Madrid a pocos días de comenzar el Mundial de Rusia.

CAPÍTULO FINAL
La decisión de rechazar, por segunda vez, al Barcelona y quedarse en un Atlético que le convirtió en el jugador mejor pagado de la historia del club y líder en la búsqueda de la Champions cuya final se disputaba en el Wanda, produjo frustración y enfado en el Camp Nou, tanto por el desenlace como, también, la forma en que se comunicó.

La temporada, sin embargo, se fue convirtiendo en un vía crucis para Griezmann, quien comunicó a sus allegados, ya en noviembre de 2018, su decepción, que dio paso al arrepentimiento y, después, a reabrir la puerta del Barça, muy reacio de entrada a estudiar su fichaje pero que con el paso de las semanas lo comenzó a considerar.

Hasta que en mayo el delantero comunicó al Atlético de Madrid su decisión de dejar el club al terminar la temporada. El Barça intentó, de entrada, desmarcarse pero que acabaría por ser su destino se supo desde un primer momento.

EL DESENLACE
Hasta que en junio, antes de que su cláusula se rebajase de los 200 a los 120 millones de euros, Miguel Ángel Gil Marín descubrió lo conocido y el trasvase comenzó a tomar forma.

El Barça espero al mes de julio para dar los pasos oficiales, intentando una negociación que fue rechazada desde Madrid por la negativa azulgrana a incluir en la operación a Nelson Semedo y viéndose abocado a pagar al contado la cláusula de rescisión del francés.

Y, finalmente, se acabó la novela; se acabó una serie digna de televisión que tuvo, incluso, su documental en el verano de 2018 y que nació en 2010. Pep Guardiola, aconsejado por los entonces scouters del Barça, quiso tenerle cerca cuando era un joven de 18 años, Roberto Fernández trabajó desde los últimos meses de 2017 su fichaje y, por fin, la operación se cerró en julio de 2019.


Atlético de Madrid reclama 200 millones de euros por Griezmann

 
 
  •  

MADRID — Lo había advertido el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, que “habría consecuencias” después de que Barcelona y Antoine Griezmann llegaran a un acuerdo desde marzo, cuando la cláusula de rescisión del jugador ascendía aún a los 200 millones de euros.

Y el Atlético de Madrid, que ha mostrado su disgusto con el Barcelona desde el primer intento por llevarse al jugador en diciembre de 2017, empieza a clumplir con la amenaza.

Atlético de Madrid ha emprendido ya acciones legales para “la defensa de sus derechos e intereses legítimos”, según anunció el club este viernes, después de que el abogado de Antoine Griezmann, Sevan Karian, se presentara en la sede de la Liga para abonar los 120 millones de euros correspondientes a la cláusula de rescisión del jugador, y que el FC Barcelona hiciera oficial su fichaje para las próximas cinco temporadas, el conjunto rojiblanco ha emitido un comunicado de prensa en el que exige el pago de los 200 millones a los que ascendía el valor de la cláusula en el momento en que iniciaron las conversaciones.

“El Atlético de Madrid considera que la cantidad depositada es insuficiente para hacer frente a su cláusula de rescisión, puesto que es obvio que el compromiso del jugador y del Fútbol Club Barcelona se cerró antes de que la citada cláusula se redujera de 200 a 120 millones de euros”, afirma el club rojiblanco en el escrito hecho público este viernes, en el que, además, recuerda que la “comunicación” del jugador en torno a su “desvinculación del club” se produjo el 14 de mayo; con mes y medio de antelación a la reducción del valor de su cláusual.

 

También fue anterior a la fecha en la que se produjo la modificación de la cláusula la comunicación que el jugador realizó el 14 de mayo anunciando su desvinculación del club.

“El Atlético de Madrid cree que la extinción del contrato se produjo antes de la finalización de la pasada temporada por hechos, actos y manifestaciones realizadas por el jugador y por ello ha iniciado ya los procedimientos que ha considerado oportunos para la defensa de sus derechos e intereses legítimos”, afirma el Atlético de Madrid.

En el club rojiblanco no están dispuestos a dejar pasar la afrenta, algo que ya habían dejado claro en un par de ocasiones.

El Atlético ya había denunciado al Barcelona ante la FIFA en diciembre de 2017 debido a los contactos con su jugador “a espaldas del club”. Si en aquella ocasión no había pedido “ningún tipo de castigo o compensación”, según declaró una fuente del club a ESPN Deportes.

 

La indignación del club, manifiesta ya desde el momento en que Griezmann comunicó a la directiva que “un club pagaría la cláusula” en cuanto bajara a 120 millones, el 1 de julio pasado, quedó patente a principios de esta semana, cuando el Atlético exigió su vuelta al trabajo después de que el presidente del Barcelona, Josep Bartomeu, dijera en una rueda de prensa que apenas habían iniciado contactos el día anterior – algo que negó tajantemente el Atlético de Madrid.

Según pudo saber ESPN Deportes, el comunicado del Atlético, esta vez, va más allá de una intención de dejar clara su postura, pues la directiva está dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias, tal y como deja claro a través de su comunicado.

“Atlético cree que la extinción del contrato se produjo antes de la finalización de la temporada por hechos, actos y manifestaciones realizadas por el jugador, y por ello ha iniciado ya los procedimientos que ha considerado opurtunos para la defensa de sus derechos e intereses legítimos”.


 

Barça se desmarca de las amenazas del Atlético por Griezmann

 
 

BARCELONA — El Barcelona cerró este viernes el fichaje de Antoine Griezmann, certificado por LaLiga en cuanto validó el pago de los 120 millones de euros establecidos en la cláusula de rescisión del delantero francés, y no tiene intención de entrar “en ningún conflicto” con el Atlético de Madrid, según explicó una fuente del club azulgrana a ESPN Deportes.

“No habrá ninguna contestación”, al comunicado hecho público por el club colchonero este mismo viernes, en el cual advierte que el Barça debería pagar 200 millones por Griezmann y asegura que ello se debe a que los contactos y acuerdo entre el jugador y el club catalán se produjeron antes del 30 de junio, citando el 14 de mayo, fecha en la que el futbolista anunció su decisión de dejar el Wanda, como el momento en que ya tenía cerrado su acuerdo con el Barcelona.

Diversas informaciones sostienen que el Atlético de Madrid tiene en su poder diversos documentos que acreditan que el nueve de marzo Griezmann y el Barça firmaron un contrato y que es a partir de ahí que iniciará un procedimiento judicial, denunciando el suceso a la justicia deportiva pero sin descartar trasladarlo a la justicia ordinaria.

 

El que será jugador francés número 25 en la historia del club azulgrana terminó de muy malos modos su relación con el Atlético, dolido por la forma de actuar del club colchonero… Que sigue sin cerrar el asunto.

TRANQUILIDAD

El Barça, que anunció oficialmente el fichaje del delantero francés a primera hora de este viernes y poco después estableció su presentación oficial para el próximo domingo, no reaccionó al comunicado del Atlético y dio por hecho que una vez validada la operación por LaLiga considera cerrado el asunto.

Desde el Camp Nou se mantiene que el club azulgrana se ciñó siempre a la legalidad y que nunca dio pasos por incorporar a Griezmann antes del mes de julio. De hecho, en el Barça se recordó una entrevista de Josep Maria Bartomeu a RAC1 el 17 de junio en la que el presidente afirmó de manera rotunda que no había existido ninguna clase de negociación para hacerse con el jugador.

“No hemos hablado con él, no hay nada”, aseguró el mandatario.

El Barcelona estableció su primer contacto con el Atlético el dos de julio y un día después se llevó a cabo la reunión entre Gil Marín y Oscar Grau. A partir de entonces la historia es bien conocida. Y a partir de aquí el club azulgrana repite que no hay nada que le preocupe al respecto.


 

Griezmann y Atlético de Madrid: Del amor al odio

 
Paola Núñez | ESPN Digital
  •  

 

MADRID — Dos años de drama llegan a su final. Antoine Griezmann 

mann ha quedado definitivamente desvinculado del Atlético de Madrid. Deja 120 millones de euros, tres títulos, 133 goles, y un agrio recuerdo tras una separación hostil.

Lo anunció desde mayo de manera forzada a través de un video, y acabó al borde de declararse en rebeldía después de que el Atlético le exigiera presentarse a entrenar so pena de una multa de no presentarse a trabajar.

Nadie esperaba que apareciera. Acogiéndose a su derecho a 30 días de vacaciones compró tiempo y justo el día en que el Atlético podía hacer efectiva su amenaza, los abogados del jugador acudieron a la sede de la Liga para pagar la cláusula de recisión que compra su libertad para fichar por el Barcelona.

Debían ser 200 millones, 80 más de la cifra abonada, pues el destino del jugador ya estaba decidido desde marzo.

Pero en el Atlético no podían hacer más de lo que ya habían hecho por retenerlo.

El atacante francés vistió la camiseta rojiblanca durante cinco temporadas tras su llegada procedente de la Real Sociedad en 2014 en las que dejó un saldo de 133 goles y 50 asistencias en 257 partidos disputados.

Conquistó una Supercopa de España (2014), una Europa League (2018) y una Supercopa de Europa (2018). Fue vital en dos.

Recién llegado a la institución, contribuyó con una asistencia para la victoria por 1-0 del Atlético de Madrid sobre el Real Madrid en la ida de la supercopa de España con la que asegurarían el título. No pudo disputar la vuelta, que se saldó con un empate 1-1.

Tardaría cuatro años más – con una decepcionante final de Champions League perdida entre medias – en levantar su segundo título como rojiblanco. después de que el Atlético quedara eliminado en la fase de grupos de Champions League en la temporada 2017-18, Antoine Griezmann se echó a las espaldas a un equipo que sufría de cara a puerta para pelear por el trofeo de la competición menor de la UEFA.

Marcó seis tantos, dos de ellos en la final en que el conjunto rojiblanco se impuso por 0-3 al Olympique de Marsella.

Aunque volvió a tiempo tras coronarse Campeón del Mundo para disputar la Supercopa de Europa frente al Real Madrid a principios de la campaña pasada, se vio opacado por Diego Costa, que se lució con un doblete para sellar la victoria por 4-2.

La importancia de Griezmann en el equipo de Diego Simeone quedó patente en una decisión de la directiva que, a la postre, tuvo un impacto negativo en la temporada 2018-19.

Y es que ya desde 2016, tras la decepción de Milán, Antoine Griezmann coqueteaba con la idea de buscarse un destino que le asegurara opciones reales para pelear Champions League, y con ello, el Balón de Oro, su gran obsesión. Hizo el amago de marcharse al Manchester United, pero todo quedó en un par de jugosas renovaciones sucesivas; una en 2016, tras la Eurocopa, y ora en junio de 2017, cuando su sueldo se vio duplicado hasta alcanzar los 12 millones, 10 fijos y dos en variables.

La fórmula le funcionó tan bién que al año siguiente repitió al firmar su quinto contrato con el Atlético. Después de meses de contactos con el Barcelon,a por lo menos desde finales de 2017, algo que obligó al Atlético a interponer una denuncia ante la FIFA, Griezmann anunció que se quedaba en el equipo rojiblanco a través del polémico video “La decisión”. Esas lágrimas derramadas al ser pitado por la afición; la urgencia de Diego Godín por convencer a los ‘ultras’ de dejarlo en paz a grito de “me ha dicho que se queda”, cobraron tintes de sinceridad.

Atlético, a la par, había hecho un esfuerzo descomunal por reforzar al equipo en torno a Griezmann. Pero todo ese esfuerzo trajo más quebraderos de cabeza que alegrías.

 

El sueldo de Griezmann (más de 20 millones) hizo estallar la escala del Atlético, que tuvo que hacer malabares para poder incorporar a otro goleador, Álvaro Morata, y cumplir con el tope salarial apenas seis meses después.

Trajo también un desequilibrio dentro del plantel, pues varios jugadores, considerándose igual de importantes pedían una muestra ‘de cariño’ similar, y otros tantos se replantearon su futuro.

Resultado: el Atlético sufrió bajas con las que no contaba y falló en la misión de levantar uno de los títulos grandes. Fue eliminado en los octavos de final de Copa y de Champions League (lo que catalizó la marcha de Griezmann), y quedó, de nuevo, en la segunda posición de la Liga.

Griezmann empezó a replantearse su “decisión” en el momento en que se dio cuenta que ni el Campeonato del Mundo le aseguraba el Balón de Oro. Y acabó por caer directamente en los brazos del Barcelona cuando la Juventus lo puso en perspectiva. A partir de entonces, el coraje y corazón del francés ya estaban en otro lado. Apenas marcó diez goles en 2019, para cerrar su última campaña como rojiblanco con 21 goles en 48 partidos.

 

Tomado de: ESPN

1 comentario

    • Chucho en 12 julio, 2019 a las 10:35 pm
    • Responder

    Terminando la Telenovela, un culebrón, al final, verdad verdadera fue para el Barcelona.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.