NPB; Resumen de los juegos del 15 de julio + Colocando las asistencias de NPB y MLB en perspectiva

12:50 pm

 

 

Almonte suma 3er jonrón y 2 remolques ante Hanshin

Written by Béisbol Japonés.com

 

   El dominicano Zoilo Almonte conectó este lunes su tercer cuadrangular de la campaña y remolcó 2 carreras para comandar el triunfo de 4-2 de los Dragones de Chunichi sobre los Tigres de Hanshin en el Nagoya Dome.

 

   El jardinero caribeño, que también sonó un doble en 4 turnos, elevó su promedio a .246 y su total de empujadas a 8 en los apenas 23 partidos que ha disputado este año.

 

   También por Chunichi, el cubano Dayán Viciedo se fue de 4-4, con 2 dobles, 2 sencillos y 2 remolques para subir su promedio a .307 y su total de empujadas a 52.

 

   Así mismo, su compatriota Raidel Martínez se anotó su séptimo salvado de la temporada tras retirar en fila a los 3 bateadores que enfrentó en un episodio de relevo. Su efectividad bajó a 3.13.

 

   Por Hanshin, el también cubano Onelki García se fue sin decisión tras conceder 2 carreras y 7 hits en 6 entradas completas, en las que abanicó a 5 rivales y no otorgó boleto. Su marca quedó en 2-4 y su efectividad descendió a 5.16.

 

Hiroshima 8, DeNA 5, Yokohama

 

   En otros encuentros de la jornada, el puertorriqueño Neftalí Soto ligó un doble y un sencillo en 4 visitas al plato y remolcó 2 carreras en la derrota de 8-5 de las Estrellas de DeNA ante los Carpas de Hiroshima en el Estadio de Yokohama.

 

   El camarero boricua, que produjo sus primeras 2 carreras desde el 4 de julio, mejoró su promedio a .243 y su total de empujadas de la campaña a 56.

 

   También por DeNA, el venezolano José Celestino López falló en 3 oportunidades y recibió un boleto para reducir su promedio a .252.

 

   Por Hiroshima, el dominicano Xavier Batista se fue de 3-1, con un sencillo, una anotada y 2 boletos, para dejar su promedio en .280, mientras que su compatriota Gerónimo Franzua permitió un jonrón de 2 carreras en un capítulo de relevo para aumentar su efectividad a 2.95.

 

Yomiuri 7, Yakult 4, Nagano

 

   En el Estadio Olímpico de Nagano, el mexicano Christian Villanueva sumó un doble y un sencillo en 5 turnos, anotó una carrera y remolcó otra en el triunfo de 7-4 en 11 entradas de los Gigantes de Yomiuri sobre las Golondrinas de Yakult.

 

   El toletero azteca, que produjo su primera carrera desde el 6 de julio, aumentó su promedio a .231 y su total de empujadas del año a 24.

 

   También por Yomiuri, el dominicano Rubby de la Rosa permitió 3 hits sin carreras y ponchó a 2 rivales en una entrada de relevo en el que fue su debut en la NPB. Su efectividad quedó en 0.00.

 

Nippon Ham 5, SoftBank 1, Yafuoku Dome

 

   El dominicano Bryan Rodríguez cosechó su cuarta victoria de la campaña tras permitir una carrera y 2 hits en 3 episodios de relevo en el triunfo de 5-1 de los Luchadores de Nippon Ham sobre los Halcones de SoftBank en el Yafuoku Dome de Fukuoka.

 

   El espigado derecho, que sumó su segunda victoria en igual número de apariciones, colocó su récord del año en 4-2 y bajó su efectividad a 3.42.

 

   Por SoftBank, el cubano Alfredo Despaigne se fue de 4-2, con un doble, un sencillo y una anotada, para elevar su promedio a .266, mientras que su compatriota Yurisbel Gracial se fue de 3-2, con un doble y un sencillo, para subir el suyo a .333.

 

Rakuten 6, Orix 2, Kyocera Dome

 

   En el Kyocera Dome de Osaka, el dominicano Steven Moya sonó 2 imparables en 4 oportunidades y anotó una carrera en la derrota de 6-2 de los Búfalos de Orix ante las Águilas de Rakuten. Su promedio ascendió a .194.

 

Lotte 6, Seibu 5, MetLife Dome

 

   En el encuentro restante de la jornada, el venezolano Ernesto Mejía recibió un boleto en una aparición como emergente en la derrota de 6-5 de los Leones de Seibu ante los Marinos de Lotte en el MetLife Dome de Tokorozawa. Su promedio quedó en .143.


Colocando las asistencias de NPB y MLB en perspectiva

 Written by Béisbol Japonés.com

 

   Por segundo año consecutivo, la NPB llegó al descanso del juego de las estrellas con un promedio de asistancia por partido superior al de la MLB. La primera atrajo 30.481 espectadores por juego a sus estadios, mientras que la segunda sólo 27.819.

 

   Hay quienes le restan importancia a ese logro debido, entre otras razones, a la diferencia en el número de equipos y de partidos disputados entre los dos circuitos, pero ese no debe ser el caso. El registro de la NPB es muy importante y debe ser resaltado.

 

   Primero y principal, porque llevamos más de un siglo considerando a las Grandes Ligas como una organización insuperable desde todo punto de vista: financiero, deportivo, organizacional y de popularidad.

 

   No obstante, ese ya no es el caso. El hecho de que Japón haya ganado 2 de los 4 clásicos mundiales que se han celebrado hasta ahora y de que también haya superado al combinado de estrellas de las Grandes Ligas en dos ocasiones consecutivas, confirma que la diferencia en el nivel de juego entre ambos circuitos ya no es tan grande como lo fue en el pasado.

 

   Así mismo, el hecho de que la NPB esté en capacidad de pagar salarios que en ocasiones son superiores a los de la MLB y que además pueda superar a ésta en asistencia promedio por partido, sin duda certifica su progreso como organización y su estatus de la segunda mejor liga de béisbol del planeta.

 

   No estamos diciendo que la NPB haya, esté por o vaya a superar a la MLB en el futuro, sino simplemente resaltando el hecho de que ahora está en capacidad de equipararse a ésta en ciertos aspectos.

 

   Antes, la diferencia entre ambos circuitos era la misma que existe entre el equipo campeón de la Liga Premier de Inglaterra y un conjunto promedio de la segunda división. Ahora, por lo menos, ambas ligas están en la primera división, con la MLB todavía en el liderato y la NPB a mediados de tabla con la capacidad de ganarle un partido de vez en cuando.

 

   Desde nuestro punto de vista, no tiene sentido especular acerca de lo que ocurriría si la NPB tuviese más equipos o la MLB menos, ya que los números pueden manipularse fácilmente para apoyar ambos lados del debate.

 

   Por ejemplo, uno de nuestros seguidores nos preguntó quién tendría un mejor promedio de asistencia si la NPB se expandiese a 30 equipos y jugase 81 juegos como local cada año, tal como ocurre en las mayores. Nadie no sabe, pero no es seguro que la MLB saldría victoriosa.

 

   Los Búfalos de Orix, por citar otro ejemplo, tuvieron la peor asistencia de la NPB en 2018 con 1.625.000 fanáticos y a pesar de disputar 9 partidos menos como local todavía fueron capaces de duplicar la asistencia de 811.000 espectadores de los Marlins de Miami. ¿Qué hubiese ocurrido si hubiese disputado el mismo número de partidos? Pues lo más probable es que la diferencia hubiese sido mayor.

 

   En ese mismo orden de ideas, si los Gigantes de Yomiuri hubiesen jugado 81 encuentros como local en 2018 y no 72, su asistencia total hubiese quedado en 3.377.638, monto que los hubiese dejado en el cuarto lugar de esa categoría en las Grandes Ligas.

 

   Pero como ya mencionamos anteriormente, resulta futil realizar este tipo de especulaciones. Sólo podemos trabajar con los númenos que tenemos a la mano y éstos todavía muestran que la NPB superó en asistencia promedio a la MLB en la primera mitad de la presente temporada y eso es algo que merece ser resaltado.

 

   Ahora, más importante que pensar en qué ocurriría con más o menos equipos y partidos, es tratar de determinar la razón por la cual la asistencia de la MLB tiene años en descenso, mientras que la de la NPB ha estado subiendo consistentemente.

 

La asistencia a los estadios de MLB sigue cayendo

 

   En nuestra opinión, la caída de la asistencia a los parques de las mayores tiene que ver con un factor muy sencillo: dinero. Por muchos años, la venta de los boletos en los estadios fue la principal fuente de ingresos de la liga, pero ese ya no es el caso.

 

   La MLB obtiene la mayor parte de sus ingresos a través de la venta de sus derechos televisivos a canales regionales, por lo que el descenso de la asistencia a los estadios prácticamente no afecta su éxito financiero.

 

   Y como esos contratos con canales regionales suelen ser de 10 o 15 años de duración y la MLB nunca mueve un dedo salvo que sus ingresos estén en riesgo, pues no es de extrañarse que haya descuidado lo que alguna vez fue su pan de cada dia.

 

   Además, el sistema de repartición de ganancias que utiliza esa organización, que se asegura grandes ingresos a todos sus equipos incluso cuando éstos no se esfuerzan por hacer nada, no hace sino agravar el problema.

 

   En la NPB, por el contrario, los ingresos que obtienen los clubes por concepto de la venta de sus derechos televisivos no es tan grande, por lo que éstos todavía dependen mucho de la asistencia de los fanáticos a sus parques para mejorar sus ingresos.

 

   Incluso los Gigantes de Yomiuri, que obtienen los mejores ingresos de Japón por derechos televisivos debido a que son el equipo más popular del país, todavía se esfuerzan por llenar su estadio en cada partido y por lo general lideran la liga en asistencia.

 

   Es cierto que la mayoría de los conjuntos de la NPB recibe su presupuesto de sus compañías matrices, pero también lo es que cada uno depende de sí mismo para generar sus ganancias y que ninguno de ellos recibe un bono de la liga por no hacer nada.

 

   Por lo tanto, el aumento de la asistencia a los estadios japoneses tiene que ver, primero y principal, con el esfuerzo que cada equipo está haciendo para atraer a los fanáticos a sus parques, que ha sido muy grande y no debe ser subestimado.

 

   Luego, debe resaltarse también el hecho de que la liga se ha hecho mucho más competitiva y de que esos equipos que solían terminar en el foso de la tabla ahora están ganando títulos y llenando sus estadios en cada juego.

 

   El balance competitivo de la MLB, por el contrario, está cada vez más desequilibrado. Los 8 o 10 equipos más ricos suelen acaparar a los mejores jugadores y la mayoría de los títulos, mientras que el resto ya ni se molesta en competir.

 

   También podrían agregarse otros aspectos que están ayudando a empeorar la situación, como el alto precio de las entradas, la dependencia del automóvil para llegar a los estadios y el hecho de que el juego se ha convertido en un festival de jonrones y ponches y la estrategia ya casi no se ve.

 

   No obstante, como ya lo mencionamos, el problema principal sigue siendo el dinero. Mientras el descenso en la asistencia no ponga en serio peligro las ganancias de la MLB, ésta no va a hacer nada para corregir el problema.

 

Nippon Ham inaugurará su nuevo estadio en 2023

 

   La NPB, por el contrario, seguirá en ascenso en los próximos años, con más remodelaciones para aumentar la capacidad de sus parques, como las que ya hicieron las Estrellas de DeNA, los Marinos de Lotte y los Halcones de SoftBank, e incluso la construcción de nuevos estadios, como el de los Luchadores de Nippon Ham, que será inaugurado en el año 2023.

 

   Es cierto que Japón tiene cierta ventaja en lo que se refiere a la asistecia a sus parques. Los precios de los boletos, por ejemplo, son mucho más bajos que los de MLB y se puede llegar cómodamente a todos ellos en trenes, lo que elimina la dependencia del automóvil.

 

   Sin embargo, no por esto se le debe restar importancia al gran trabajo que han hecho todos sus equipos para atraer a sus fanáticos, que cada año responden de mejor manera al llamado de los mismos.

 

Tomado de: Beisbol Japonés

 

1 comentario

    • Amaya en 15 julio, 2019 a las 6:02 pm
    • Responder

    Viciedo ha mejorado su rendimiento, Gracial se mantiene estable

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.