OPINIÓN; El béisbol cubano necesita que lo dinamiten

9:25 PM

 

 

Por Emilio Sosa Martín.

 

A menos de 15 días del comienzo de los Juegos Panamericanos el equipo cubano de béisbol sigue preocupando a especialistas y aficionados. El verdugo de turno: Nicaragua, es ahora el culpable que la crisis que lo afecta se haga visible a todos. Los pinoleros, desde septiembre del 2001 no habían podido vencer a la selección nacional en 22 encuentros disputados y este fin de semana han logrado un empate y la han rendido dos veces consecutivas en el terreno, poniendo de manifiesto la crisis del beisbol cubano como conjunto.

No han sido las derrotas en sí mismas las que ha provocado un hastío y un apagón brusco del optimismo que una vez más se encendía con timidez dentro de la mayoría de los aficionados. Las alarmas suenan provocadas por la forma en que estas han ocurrido, por la baja ofensiva mostrada, la falta de concentración de los peloteros, y la merma en la velocidad y en la efectividad de sus lanzadores.

Mientras el director del equipo, Rey Vicente Anglada, continúa asegurando que alcanzará la medalla de oro en la cita continental con una firmeza tal que nos asombra. Sus discípulos siguen mostrándose en el terreno como colegiales mostrando una curva de rendimiento descendiente al punto de conectarle sólo 15 indiscutibles en 92 veces oficiales (163 AVE) a un cuerpo de lanzadores nicas sin nada extraordinario en sus envíos.

Una vez más los sistemas de entrenamiento de los equipos nacionales de este deporte no están dando resultados y han vuelto a poner en dudas la necesidad de todo ese derroche económico a lo largo de estos tres meses donde se ha creado todo un zafarrancho de combate que incluye a más de sesenta atletas, entrenamiento en la altura mexicana, y un largo periplo por tierras de Norte y Centroamérica.

El cansancio ha hecho mella en los atletas más veteranos y los jóvenes convocados, en un alarde de cambio generacional aplaudido en su momento, no han podido soportar sobre sus espaldas el peso psicológico que representa esa responsabilidad, aumentada por las presiones externas de los directivos. Sin embargo, la llegada al equipo de una caballería proveniente de ligas profesionales mantiene aún la brasa encendida de la esperanza.

Un total de siete u ocho peloteros con muy buenas actuaciones por otras tierras, asumirán papeles protagónicos dentro del conjunto para el evento regional, lo que mantiene con vida la palabra empeñada de su director. Los obstáculos son muchos, van desde el logro de un “team work” en plena competencia hasta la caída del rendimiento que tendrán que enfrentar los llegados de Japón, sin tiempo para contrarrestar la gran diferencia de horarios que los afectará, pasando por los problemas subjetivos y psicológicos que siempre frenan las calidades individuales dentro de los equipos Cuba.

No obstante, los más optimistas se han aferrado a esta tabla de salvación en medio del diluvio en su afán de recuperar la primacía continental y confían en el resurgimiento de esa estirpe que ha caracterizado a las escuadras de la isla a lo largo de la historia, desaparecida hace años a causa de políticas erradas y enclaustramientos a espaldas del desarrollo y del movimiento natural del mundo.

Pero para recuperar el cetro en los Juegos Panamericanos de Lima no será necesario un análisis a fondo de los adversarios, ni una estrategia sacada de un sombrero de copas, no dependerá de su cuerpo de dirección y ni siquiera de las calidades individuales de nuestros atletas. La fórmula es más compleja, es necesario dinamitar los cimientos que a duras penas sostienen el béisbol cubano…y comenzar de nuevo.

 

Tomado de: Diario de Cuba

9 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Rojo de Metro en 15 julio, 2019 a las 10:43 pm
    • Responder

    Que me perdonen Yoan Azul y todos los que admiramos a Anglada. Lo que se le hizo a Cepeda es responsabilidad directa suya como director, pienso yo. Y las declaraciones hoy por la TV me sonaron ajenas a como es el. Me pregunto…¿Ya metieron al Rey Leon en el saco de la dignidad sin victorias?. Esperemos…no hay otra………..que venga el 7mo de Caballeria y hasta la Legion de Honor, pero con ESTIMULACIONES PSICOLOGICAS Y CANSANCIO CERO.

    1. No vi las declaraciones de Anglada hoy en la tv que mencionas, pero si lo veo como los argentinos, que mira que pierden y siguen diciendo que son los mejores, yo no quiero después que ningún seguidor de Anglada lo justifique cuando acabe el beisbol en Lima, el mismo está diciendo que trae el oro con una seguridad con ese equipito que se me parece a Becali cuando dijo que iba a coger el 1ro en los Centro americanos pasados, y 2do en los Panamericanos pasados, etc, en fin el argenticubano de los dirigentes deportivos cubanos lo mantiene a toda costa, para ellos los aficionados son anormales o ignorantes, solo así puedo comprender decisiones y declaraciones como las que acostumbran a dar. Veremos. Abrazos.

        • Yoan Azul en 16 julio, 2019 a las 12:51 am
        • Responder

        O como los mexicanos que se creen el ombligo del futbol; sabes Daimir con toda esta historia me estaba acordando de aquella frase de “Hombres y no Nombres” ummhhh, entonces, candela jjj…
        Un abrazo Bro

        1. Jejeje y la dijo una paisano mio y me lo echas en cara jaja. Abrazos.

      • Yoan Azul en 16 julio, 2019 a las 12:39 am
      • Responder

      Amigo, este show-aeropuerto no viene de ahora, ha habido otros con más o menos cartel que Cepeda y le han bajado del Avión, peor aún, igual han retirado masivamente a glorias que tanto sirvieron “a la pelota” y que en su momento fueron vitalicios, y de buenas a primera le mandaron a casa; muchos terminaron vendiendo Aguacates, y Anglada no estaba; Quizás esta vez tuvo algo que ver, tal vez no presionó, o un Florentino Pérez dio la orden; amigo Rojo de Metro, el DT que pongan va a ser la misma historia, el problema es general, la pelota, la cultura, la,la,la; miras una novelita cubana y los actores tienen la misma calidad de la media de la SNB; luego si lo comparas con los de otros tiempos, Consuelo Vidal, Reinaldo Miravalles y compañía, fíjate que yo como en aquellos IND me he detenido en los muñequitos Rusos,jejeje…
      Un cordial abrazo

    • enrique15 en 16 julio, 2019 a las 11:34 am
    • Responder

    Yo sigo diciendo que la clave está en la cabeza de los peloteros. Sinceramente no creo en eso de la presión de los directivos. El que no puede soportar presión, sencillamente que no practique deportes al primer nivel y se dedique a jugar cuatro esquinas con sus amigos. Mucha gente cree que jugar en la MLB ganando millones te libra de presión. Ilusos, ¿usted sabe qué significa que le digan: Usted vale tanto y espero que lo demuestre pero si no lo demuestra, ahí hay otros tantos que valen más o menos igual que usted? Y que además, haya un público esperando ver que usted demuestre que de verdad vale la pena lo que se pagó por usted y que vale la pena venirlo a ver. No es tan sencillo como algunos creen. El deporte es presión, a todos los niveles. Como siempre digo, los grandes saben soportarla, ¿o es que se han olvidado de Lazo tirando nueve ceros en un Latino atestado y un Armandito con un mono en la mano? ¿o se borró de las mentes aquel Vera imperturbable mientras más de 30 mil personas gritban Palestino-Palestino? Pero digo más, ¿recuerdan a aquel Juantorena perdiendo la carrera de 400 metros en Dusseldorf y pidiendo que la repitieran porque un avión no le dejó oir el disparo y que repitieran la carrera y ganarla? Para hace hay que tenerlos muy bien puestos y soportar presión de la buena. ¿Y Teófilo? ¿Y Baustista ganando el oro olímpico en Moscú con la mano fracturada desde la primera pelea? ¿O Iván Pedroso ganando en el último salto en el duelo más grande que se recuerde en el salto largo olímpico? ¿O a Anier en Antenas llevándose un bronce en el que nadie creía? Y este y el otro, y aquel, cientos de atletas, no solo cubanos, han sido grandes porque han sido capaces de soportar momentos de presión extrema. No, me niego a creer ese cuento de la presión externa. No puede con eso, no juegues.

      • Amaya en 16 julio, 2019 a las 12:25 pm
      • Responder

      Eso es lo que les falta a muchos, Enrique corazón y coj…., se ponen a temblar nada más que salen de Cuba, si Bautista Hernández con solo 17 años campeón olímpico, de un barrio humilde en Los Palacios en Pinar del Río, y Douglas Rodríguez también casualmente de su misma división ganó aquel Mundial de boxeo del 74 también con la mano fracturada, pero eran todo valor, y Pablo Romero en la semifinal del mundial de Reno 86 contra el inglés, cuando Alcides lo cogió en el intermedio y le echó tremenda cojonera, y salió entonces a comerse a piñazos al rival y después terminó ganando el oro y siendo bicampeón mundial, cuando había de verdad tremenda calidad en el boxeo mundial, y muchos más ejemplos, es verdad tenían una preeparación psicológica y un coraje a toda prueba, nuestros deportistas de antaño, que entonces ano teníanj condiciones de atención como la tienen estos de ahora para sus entrenamientos, hoy salen ehechos una mantequilla a competir y las patas le tiemblan cuando ven rivales enfrente.

    • Amaya en 16 julio, 2019 a las 11:43 am
    • Responder

    Aun recuerdo, las selectivas terminaban en finales de mayo o a principios de junio, una semana de descanso o 10 días para los nuestros, después eran convocados los preseleccionado, una semana de entrenamiento en San José, el entrenamiento de altura en México 10 o 12 días, el tope en Japón y después con Estados Unidos y de ahí directo para la competencia, eso no pasaba de mes y medio y llegaban SIEMPRE en tremenda forma deportiva a los eventos mundiales, copas intercontinentales o eventos multiples y ahora 3 y hasta 4 meses de preparación para después no poder ni levantar los bates ni lanzar la pelota

  1. yo creo q se tiene q mirar el tipo d entrenamiento, ese equipo esta llegando a los torneos muy cansado, se pasan toto el año jugando y luego entrenando, y cuando llegan a estas fechas no pueden ni levantar el bate, miren lo q paso en los centroamericanos

Responder a Ernesto ¨Il Calciologo¨ Cancelar respuesta

Tu email nunca se publicará.