MLB; ¿El próximo Pedro Martínez? El prospecto de los Yankees, Deivi García, hace recordar a la leyenda

6:24 PM

 

 

MOOSIC, Pensilvania – Con sólo mencionar el nombre de su héroe, miembro del Salón de la Fama del Béisbol, el joven de 20 años se deshace.

¿Por qué te gusta tanto el pitcheo de Pedro Martínez?

Una sonrisa amplia y alegre (frecuentemente vista en el rostro de bebé de Deivi García, perfectamente afeitado) comenzó a formarse mientras el pitcher abridor, considerado por la mayoría de los conocedores del béisbol como el prospecto más cotizado de la actualidad en la organización de los New York Yankees, respondió a su pregunta favorita de una reciente sesión de entrevistas personales.

“Cuando era niño, tenía como 13, 14 años, mucha gente en mi tierra solía decirme: ‘Oye, Pequeño Pedro, Pequeño Pedro'”, respondió García, oriundo de la República Dominicana, a ESPN mediante un intérprete en su nuevo estadio local la semana pasada. “Se debe a que no soy tan alto como el resto de los pitchers (como fue el caso de Martínez). También porque solía lanzar muchas curvas, como lo hacía Pedro”.

Las comparaciones no terminan allí. García, con 5’9″ (1.75 metros) de estatura y aproximadamente 170 libras (77 kilos) de peso, ha sido considerado como poseedor de una fuerte presencia en la lomita y capacidad de intimidar con su pitcheo que va más allá de lo que pueda inferir su contextura delgada y pequeña, sirviendo de recordatorio de lo que mostró su compatriota Martínez hasta en los primeros tiempos de su carrera ilustre en la cual fue All-Star en ocho ocasiones y galardonado con tres Cy Young.

Y para que quede claro: aún estamos en los primerísimos días de la carrera de García. Después de un reciente ascenso, el diestro (firmado por los Yankees apenas a un mes de cumplir 16 años y tres semanas antes de la exaltación de Martínez en Cooperstown) tiene apenas dos aperturas en su haber con el equipo sucursal Triple-A de los Yankees, los Scranton/Wilkes-Barre RailRiders.

Es probable que éste no sea el único ascenso que reciba esta temporada. Mientras más nos metamos en la segunda mitad de la temporada y los Yankees aumenten su ventaja en la pizarra de la División Este de la Liga Americana, García podría formar parte de sus planes de finales de campaña.

“Estoy consciente de que el próximo nivel son las Ligas Mayores, pero sigo intentando trabajar duro y no confiarme (demasiado), seguir haciendo mi trabajo y apegarme a mis rutinas”, dice García. “Si alcanzo ese nivel este año, tendré las mismas cosas conmigo: tengo que mantenerme fiel a mi plan cada vez que salga y hacer lo que pueda para que el equipo gane”.

Aunque no cargó con la decisión, García apenas permitió una carrera en una aparición en la cual sumó cuatro boletos, tres episodios y 75 lanzamientos el pasado sábado. En definitiva, los RailRiders se hicieron con el triunfo, tal como fue el caso en su debut en Triple-A la semana anterior. García tiene pautado lanzar nuevamente contra los Louisville Bats este viernes.

“Fallará algunos pitcheos de vez en cuando; aún no ha entendido por completo su dominio, pero su material es excelente”, expresa Jay Bell, manager de los RailRiders. “Cada vez que vemos un material así en un pitcher, piensas: ‘Claro, este chico tiene muchas oportunidades'”.

“Lo ves en la lomita y su presencia en el montículo es extraordinaria para un joven de 20 años. Se maneja sumamente bien. No permite que las cosas le afecten demasiado. Concedió un jonrón (en su debut con los RailRiders) y no se inmutó. Tomó la pelota, volvió a subir la loma y se mantuvo de pie. Pudimos ver que mantuvo su control después del tropezón que acababa de sufrir”.

Bell, quien también fue manager de García por breve tiempo el pasado año con el Trenton Thunder Doble-A, agregó: “Cuando cuentas con un chico que tiene esa capacidad, aparte de su material, sumas todo y tienes algo sumamente especial. Cuenta con un brillante futuro por delante”.

Si bien apenas ha estado en Triple A por el breve espacio de dos semanas, algunos compañeros de García ya lo denominan “una realidad”.

 

Deivi García impresionó en el Juego de las Futuras Estrellas al ponchar a los tres bateadores que enfrentó. Allí mismo le informaron que había sido ascendido a Triple A. AP Photo/Darron Cummings

 

Con la asombrosa cifra de 124 ponches en la suma de 76 2/3 innings entre Clase-A alta, Doble-A y Triple-A, García se ha convertido esta temporada en la clase de máquina de sacar ponches que otros equipos ansían tener mientras nos acercamos a la fecha límite de cambios de la próxima semana.

Según un informe de Jeff Passan de ESPN, se mantiene la posibilidad de que los Yankees cambien a García por un pitcher abridor controlable que enriquezca su rotación. Dicho de otra forma: la única manera en la cual los Yankees dejarían ir a García en los próximos ocho días es si éstos reciben a cambio un pitcher veterano que no tenga pautado hacerse agente libre en la próxima temporada baja.

Apartando los rumores de cambio, García sigue siendo una parte altamente estimada del sistema de fincas de los Yankees. Su rápido ascenso evidenciado este año le depara un futuro prometedor vistiendo las clásicas rayas del uniforme del Bronx.

“Se trata de uno de esos chicos que ha estado en el radar durante el último par de años”, afirma el manager de los Yankees, Aaron Boone. “El año pasado, tras haber tenido una temporada sumamente positiva, y obviamente tras lo visto este año, llevando su calidad a otro nivel, ha captado la atención no sólo de nosotros, sino de todo el mundo del béisbol, que ahora sabe bien quién es él”.

Después de una temporada 2018 en la cual sumó efectividad de 2.55 con 105 ponches en 74 entradas en varios niveles de pelota Clase A y con el Trenton en Doble A, García arrolló durante la primera mitad de la presente temporada, manteniendo su efectividad baja y su cifra de ponches alta. A principios de este mes, mientras seguía lanzando con el Thunder, fue abridor del Juego de Estrellas del Futuro durante el fin de semana del Juego de Estrellas en Cleveland.

“Cuando era niño, tenía como 13, 14 años, mucha gente en mi tierra solía decirme: ‘Oye, Pequeño Pedro, Pequeño Pedro’. Se debe a que no soy tan alto como el resto de los pitchers. También porque solía lanzar muchas curvas, como lo hacía Pedro”Deivi García

En una reencarnación de las hazañas de su ídolo, García tuvo un inning de trabajo inmaculado en la principal vitrina de prospectos de Major League Baseball, ponchando a los tres bateadores a quienes se enfrentó. Martínez se hizo célebre por haber abanicado a los primeros tres bateadores del primer episodio del Juego de Estrellas 1999 en el Fenway Park, durante su segunda temporada con los Boston Red Sox.

“Tenía una idea de que vendría algo grande después de eso”, expresó García con respecto a su breve actuación marcada por los ponches.

Ese gran momento se produjo en el quinto inning.

Contactado en plena entrada por su manager en Doble-A, Pat Osborn, García terminó escuchando la pregunta más memorable que se la hecho este año.

“¿Sabes que irás a Triple A después de este partido?”, dijo Osborn durante la llamada telefónica.

Así fue cómo se enteró.

Si bien García se muestra complacido por los grandes pasos que ha dado este año, aún no parece estar sorprendido por el elemento que le ha catapultado a semejante ascenso: una habilidad de sumar muchos ponches. Así ha sido desde que se convirtió en pelotero profesional.

“En 2015, entendí que era capaz de ponchar a la gente y que me encanta confundir bastante al bateador”, afirma García. “Sé que esa es una parte importante de mi pitcheo. Por eso, intento competir contra todos y ponchar a todos los que pueda”.

El ponche fue también parte clave del juego de Martínez. Pedro sumó 3.154 abanicados en su carrera de 18 años en las Mayores. En dos oportunidades sumó temporadas con al menos 300 ponches y fue líder de la categoría en la Liga Americana en tres ocasiones.

“Pedro fue un lanzador con tres pitcheos a nivel de élite y dominio de 80 puntos en cada uno de ellos”, dijo Boone, refiriéndose a la mayor cifra que un jugador puede recibir en la escala de medición de los scouts. “Hablamos de un material raro y muy fuerte. Puede lanzarlos todos y ubicarlos bien. Es el arma definitiva, cuando puedes dominar pitcheos plus. Eso fue lo que le hizo mostrar semejante calidad”.

Boone lo sabe muy bien. Se enfrentó a Martínez en siete ocasiones en su carrera en Grandes Ligas. Boone sumó dos hits, incluyendo un doblete, en sus turnos contra Martínez. También se ponchó en una ocasión.

“Disfruté enfrentarme a él, en el sentido que, es divertido enfrentarse al mejor”, dice Boone. “Uno sabe que debe estar en su mejor condición y él podía dominar los pitcheos, aunque uno sabía que él no tenía miedo a la hora de enviarla por dentro. Por eso, era todo un reto, pero muy divertido”.

Varios turnos al bate como los que recuerda Boone forman parte de un video en YouTube utilizado por García como motivación antes de emprender cualquiera de sus aperturas.

Así de fuerte es la admiración que siente García por Martínez: Minutos antes de soltar el brazo para lanzar en un partido, el diestro se dirige a su vestuario, toma su teléfono, se coloca un par de audífonos y entra a YouTube, buscando un video de cuatro años de antigüedad.

Titulado “Video musical ‘Hall of Fame’: Homenaje a Pedro Martínez”, se trata de un montaje de 3 minutos y 14 segundos de duración de escenas de Martínez con la canción “Hall of Fame”, del grupo The Script, de fondo. Creado en celebración de la inducción de Martínez al Salón de la Fama en 2015, el video tiene más de 87,000 visualizaciones. García, que aún no conoce a su héroe, suma gran parte de esas visitas.

“Es como un ritual”, dice García. “Me motiva”.

En el video, hay momentos en los cuales se puede ver a los aficionados ondeando la bandera dominicana mientras Martínez pitchea. Si se combina esa escena con los crescendos y cambios de ritmo de la canción, hay muchas cosas en ese resumen que despiertan el orgullo de García.

Por supuesto, partes del video no entusiasmarían a la mayoría de los fanáticos de los Yankees: hay dos escenas en las que Martínez poncha a Derek Jeter; otro en el que sorprende con un strike cantado a Alex Rodríguez; uno más cuando lanzaba cerca de la cabeza de Karim García en la Serie de Campeonato de la Liga Americana de 2003; y otro en el que se cantan las letras “Puedes caminar derecho por el infierno con una sonrisa” mientras se muestra una toma aérea de un Yankee Stadium lleno antes de hacer la transición a un sonriente Martínez.

“Podía hacer tantas cosas en la loma”, dijo Boone sobre Martínez. “Podía lanzar con la recta. Realmente podía hacer el movimiento de la recta y hundirla y hacer cosas diferentes. Aun con lo buena que era su curva, el cambio era su más famoso lanzamiento”.

Si bien nadie dentro de la organización de los Yankees está dispuesto a hacer una comparación entre García y Martínez, todavía existe la creencia de que el joven lanzador con una recta en los mediados de los 90 y buenos lanzamientos rompientes podría florecer completamente en las próximas temporadas.

Parte de lograr que García llegue a ese punto incluye expandir su repertorio. Durante el entrenamiento de primavera, comenzó a juguetear con un ‘slider’, agregándolo a su arsenal cambio-recta-curva. Durante los últimos dos meses, ha usado el ‘slider’ en los juegos. Incluso lo usó como el lanzamiento decisivo en dos de sus seis ponches en su primer juego en Triple A.

 

“Me encanta ese pitcheo. Me encanta lanzarlo”, dijo García. “El slider ha sido genial, porque ahora la gente tiene más lanzamientos en los que pensar. Lo he usado un par de veces, y los bateadores no saben si es la curva o la recta, y luego podría ser un slider. Así que eso realmente ayuda”.

Parece que la organización también está viendo ya una profundidad favorable y rompimiento en el slider de García.
“No solo es un lanzamiento adicional, es un lanzamiento adicional de calidad”, dijo Bell. “Da esa pequeña separación agradable, rompimiento rápito y corto; no es solo esa curva que va a caer, sino que también va a alejarse de los bateadores”.

Por ahora, el objetivo de García es ser paciente con su desarrollo general. Tan rápido como ha progresado este año, está consciente de que su próxima promoción podría tomar algún tiempo. Entonces de nuevo, tal vez no.
“Cuando suceda, solo voy a decir ‘Wow'”, dijo García. “Si sonrío todo el tiempo aquí ahora, imagínate cuando me llamen. Seré todo sonrisas”.

 

 

Tomado de: ESPN

1 comentario

    • Chucho en 24 julio, 2019 a las 8:45 pm
    • Responder

    Hay que reconocer que Dominicana es una gigantesca cantera de peloteros, se dan silvestres y los cultivan en las muchas escuelas de sucursales de MLB.
    Veremos que nos dicen los años de Deivi Garcia, para emular al gran Pedro Martinez tiene que tirar años buenos cantidad y con salud.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.