•  

 

Ante la creciente presión pública en la lucha por un salario equitativo, la Federación de Futbol de Estados Unidos señaló que la selección nacional femenil, campeona de la Copa del Mundo, ha recibido pagos más altos que el equipo varonil.

La federación difundió cifras de cara a una demanda en que las jugadoras acusan “discriminación de género”. AP

Según una carta publicada el lunes por el presidente del organismo, Carlos Cordeiro, la federación pagó 34.1 millones de dólares en salarios y bonificaciones por partidos a las jugadoras entre 2010 y 2018, por 26.4 millones de dólares erogados en los varones. El total no incluye el valor de los beneficios recibidos sólo por las futbolistas, como atención médica.

La federación difundió las cifras mientras se enfila a la mediación de una demanda legal federal en la cual las jugadoras de la selección femenil acusaron a la Federación de Futbol de Estados Unidos de “discriminación de género institucionalizada”, que incluye compensaciones desiguales cuando se compara con el conjunto varonil.

Comparar las compensaciones entre los dos equipos es difícil porque la estructura de pago está basada en acuerdos colectivos de trabajo diferentes. Por ejemplo, las jugadoras del cuadro femenil tienen un salario base, en tanto que los futbolistas son pagados principalmente con base en el número de partidos y su rendimiento.

“En las próximas semanas, nos enfocaremos en preparar la mediación y resolver este asunto en el mejor interés de la selección nacional femenina y la Federación de Futbol de Estados Unidos. Quiero que sepan que la federación está comprometida en hacer lo correcto para nuestras jugadoras, y he sido alentado por los comentarios públicos de las futbolistas expresando su deseo de un enfoque cooperativo. Me mantengo optimista de que podemos encontrar un punto de acuerdo”, escribió Cordeiro. “Juntos, creo que podemos resolver esto”.

Molly Levinson, una portavoz de las jugadoras en asuntos relacionados con la demanda, calificó la carta como “un intento triste de la federación por calmar la ola abrumadora de apoyo que la selección nacional femenil ha recibido de todos, desde los aficionados pasando por los patrocinadores y hasta el Congreso de Estados Unidos.

“La Federación ha admitido repetidamente que no paga a las mujeres equitativamente y que no cree que las mujeres siquiera merezcan ser compensadas equitativamente”, sostuvo Levinson. “Es por eso que utilizan palabras como ‘justo y equitativo’, no igualdad para describir los salarios”.

Cordeiro dijo que la federación recientemente condujo un análisis extenso de sus finanzas durante los 10 años anteriores, en busca de aclarar lo que llamó una confusión basada en las estructuras de pago para ambos equipos.

La Federación de Futbol de Estados Unidos indicó que paga a las jugadoras de la selección nacional un salario base de 100,000 dólares por año, y de 67,500 a 72,500 dólares adicionales por jugadora como salario por jugar en la Liga Nacional de Futbol Femenil. Las mujeres también tienen beneficios de atención médica y plan de retiro.