Pese a un gran Navas, Real Madrid perdió con Tottenham y tienen una pretemporada de pesadilla

7:00:22 PM

 

  •  

(EFE)– El Real Madrid perdió 0-1 ante el Tottenham su tercer partido de la pretemporada, agudizó su crisis veraniega de resultados y sólo mostró detalles positivos en la figura de Keylor Navas, que completó una actuación excepcional.

Después de la humillación de Nueva Jersey, un 3-7 para el recuerdo a favor del Atlético de Madrid, los hombres de Zinedine Zidane tenían frente al conjunto inglés su primera oportunidad de recuperar el crédito perdido en sólo 90 minutos para el olvido.

El técnico francés no tenía muchas opciones para revolucionar su once inicial. Con cinco bajas (Luka Jovic, Thibaut Courtois, Ferland Mendy, Brahim Díaz y Marco Asensio) y con dos hombres recién llegados de vacaciones (James Rodríguez y Casemiro), las florituras no tenían mucho espacio en la alineación.

Aún así, la lista de titulares sonaba antigua. Parecía pasada de moda, sobre todo después de la temporada pasada que el Real Madrid culminó sin títulos. Se exigía una revolución antes del verano y ésta todavía no ha llegado.

Salvo la presencia de Eden Hazard, de Rodrygo Goes y de Lucas Vázquez, el once era el mismo que las finales de las Ligas de Campeones que ganó el Real Madrid en los cursos 2016/2017 y 2017/18. Sólo faltaban Isco Alarcón, Cristiano Ronaldo y Casemiro.

Sin muchas novedades, con la losa del Atlético encima y con la necesidad de cambiar el rumbo de la pretemporada, el Real Madrid inició el choque con sufrimiento por la presión del Tottenham. Mauricio Pochettino ordenó a sus jugadores agobiar al equipo de Zidane, que apenas consiguió salir de su campo en el primer acto.

A lo largo de los 45 minutos iniciales, salvo un par de disparos lejanos sin peligro de Luka Modric y de Toni Kroos, y de una ocasión clara de Karim Benzema, el Real Madrid no ofreció mucho más. Algún detalle de Rodrygo, que salió con ganas, y paradas salvadoras de Keylor Navas. Y, de Hazard, casi no hubo noticias.

Mientras, el Tottenham acumuló casi todas las opciones claras. Erik Lamela fue un incordio constante; Harry Kane, un martillo pilón difícil de controlar; Tanguy Ndombele, el primer fichaje en dos años de los británicos, un pulmón; y Erikssen, un buen director de orquesta.

Gracias a Keylor Navas, que acumuló hasta cuatro buenas intervenciones, el Real Madrid no se marchó al descanso con un buen saco de goles. El portero costarricense se agarra al puesto desde hace años. Y con Courtois lesionado dos semanas, el inicio de Liga será complicado para Zidane. Tendrá debate encima de la mesa otra vez.

El portero costarricense se lució entre los minutos 19 y 26: primero, detuvo un remate de Varane en propia meta; después, salvó de forma espectacular un disparo a quemarropa de Lamela; luego, despejó un trallazo de Ndombele desde fuera del área; y, finalmente, secó a Kane, que lo intentó desde dentro del área.

Sin embargo, no pudo salvar otro remate del delantero británico que llegó tras un error de Marcelo. El lateral brasileño sigue buscando su mejor forma y, en esta ocasión, tras un defectuoso pase de Hazard, regaló la pelota a Kane, que hizo el 0-1 ante Keylor Navas.

Con esas irregulares sensaciones, el Real Madrid se marchó al vestuario. Necesitaba dar una vuelta de tuerca a casi todo para no acabar otro partido de pretemporada con sabor amargo. Lo consiguió durante unos minutos, en los que consiguió arrinconar al Tottenham, pero fue un espejismo.

En ese tiempo, Hazard dispuso de un pase de la muerte de Marcelo que rebotó en un defensa. No hubo mucho más y en quince minutos el Tottenham volvió a tomar el mando del choque. Y, otra vez, chocó con Keylor Navas.

El primero fue Son, que lo intentó con un zapatazo lejano. El segundo, Dele Alli, que se encontró con el cuerpo de Keylor después de una volea desde el punto de penal. Keylor, inmenso, evitó un mal mayor.

Entonces, si Pochettino en el descanso cambió a todo el equipo menos a Kane y a Son, Zidane reaccionó a falta de media hora con Vinícius y Fede Valverde. Quitó del campo a Kroos y a Lucas Vázquez. Después, saltaron al campo Kubo, Odriozola, Isco, Mariano, Seoane y de la Fuente. Sólo Kubo dio miedo. Con todos, intentó cambiar el rumbo del duelo.

Sin embargo, éste no era otro que la derrota del Real Madrid, que ofreció una pobre imagen en su cuarto partido de la pretemporada. De momento, el resultado es preocupante: dos derrotas, una humillación y un empate. Por lo menos, Keylor Navas, salvó el honor. El guardameta costarricense estuvo brillante.


Real Madrid y una pretemporada de pesadilla

 

MADRID — Real Madrid tampoco pudo con el Tottenham. Ya son 13 goles, y contando, recibidos en la pretemporada. Cuatro partidos sin conocer la victoria en tiempo regular luego de tres derrotas y un empate. Y un vendaval de dudas acumulándose a las puertas de Zinedine Zidane.

El conjunto merengue cayó por la mínima ante el Tottenham en la semifinal de la Audi Cup disputada este martes en Munich. La tercera derrota de la pretemporada; la más discreta gracias a Keylor Navas, que evitó una goleada con hasta cinco intervenciones.

El tico, titular ante la ausencia del lesionado Thibaut Courtois, aunque bien podría serlo por mérito propio, fue lo más destacado en el equipo de Zinedine Zidane, que sigue sin mostrar una idea clara de juego, las mismas debilidades en defensa, y la misma (alarmante) falta de gol.

Real Madrid invirtió casi 300 millones de euros en refuerzos este verano, pero hasta el momento, no se han mostrado como la pieza que ‘revolucionará’ al conjunto merengue.

De todas las incorporaciones de este verano, solo Eden Hazard parte como titular fijo y el belga, en pleno proceso de adaptación, apenas ha mostrado destellos y ninguna solución.

Lo mejor del Madrid de cara a gol han sido dos jugadores recién llegados de 18 años que, en principio, irán al Castilla de Raúl. Kubo y Rodrygo. Ni siquiera Benzema ha logrado sacar al Madrid del atasco.

La explicación del entrenador, a más de tres semanas de haber dado inicio a la pretemporada, ha sido “no estamos listos todavía”.

Zidane acabó por dejar ver que no tiene claro ni aquello en lo que había prometido que no habría debate. La portería.

El buen trabajo de Keylor ante el Tottenham contrasta con la actuación de Thibaut Courtois frente al Atlético en que encajó cinco goles antes de salir de cambio por el tico.

El belga, que fue increpado por un puñado de aficionados a su llegada a Valdebeas el lunes, estará fuera al menos dos semanas más, lo que provocará que se pierda el inicio de Liga.

Las palabras del belga en declaraciones un periódico de su país previo al derbi en las que aseguraba que “ahora está claro quién es el número uno” no han ayudado a su causa; y por mucho que Zidane dude de la interpretación que se les ha dado, no es la primera ocasión que la lucha de Courtois por la titularidad genera una división dentro del vestuario, como ocurriera con la selección belga en 2014, cuando Simon Mignolet afirmó que quería pelear por el puesto.

“Keylor ha hecho un gran partido, está claro. Lo que dijo Thibaut… también hay que ver lo que dijo. No creo que haya un jugador que tenga la titularidad (asegurada). Todos están haciendo las mismas cosas y todos tienen que estar preparados”, afirmó el entrenador tras el encuentro en Munich.

 

Zidane, sin embargo, sí tiene claro que quiere desprenderse lo más pronto posible de Gareth Bale – esta vez justificó su ausencia en Alemania debido a que el jugador “no se sentía bien” – y no quiere tocar el tema sobre la posibilidad, cada vez más real, de que James acabe quedándose en el Real Madrid.

“No estoy en eso”, respondió, una vez más, al ser preguntado por el futuro del colombiano.

La presión, a dos semanas de que arranque la temporada, empieza a hacer mella.

En 24 horas deberá disputar un encuentro más – el de ‘consolación’ al no haber podido alcanzar la final; después, tendrá muy pocas oportunidades ya para terminar de hacer ajustes antes de visitar al Celta para disputar el primer encuentro de Liga dentro de dos semanas.

Y no se ve por dónde estará listo para entonces si en el Real Madrid todo gira alrededor del futuro de Bale y James – ausentes omnipresentes – o la obsesión del entrenador por fichar a Paul Pogba.

 

Tomado de: ESPN

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.