Combo de noticias sobre Lima 2019

9/8/2019

9:10 AM

 

Quinta medalla de oro para el ídolo de herradura en estas lides.
Quinta medalla de oro para el ídolo de herradura en estas lides. Foto: Gutiérrez Gómez, Osvaldo

Lima.-«Amo a mi deporte, entreno con disciplina, y esas son las razones que me han llevado a estos éxitos», dijo el quíntuple campeón panamericano de lucha grecorromana, Mijaín López, al término de su combate por el título en los 130 kilogramos.

«Tengo la experiencia, estoy preparado bien sicológicamente y, aunque estábamos preocupados con hacer el peso,  la medalla cayó para imponer un récord en estos eventos continentales. En el Campeonato Mundial buscaré la clasificación para Tokio 2020, allí quiero lograr mi cuarto oro».

Apuntó que competirá en la liga alemana y ello le ayudará a entrar definitivamente en forma, pues «voy a pelear contra otros hombres de mucha calidad. Será una experiencia agradable, porque ya aquí en Lima me retiro del ámbito panamericano y en Tokio lo haré del olímpico. Hay que darles paso a los jóvenes», afirmó.

Dedicó la medalla al pueblo de Cuba, al Presidente Miguel Díaz-Canel, y a sus amigos y familiares que tanto lo han ayudado en su carrera deportiva.

ANTES DE LA MEDALLA

Entre los campeones olímpicos y mundiales de varios países que han causado expectación aquí por ver si ganan o no, estaba el luchador de greco Mijaín López (130 kg).

En el hotel donde se aloja parte de la prensa, en sus pasillos, en el comedor, incluso, hasta los policías que custodian en las cercanías de distintas instalaciones, al ver en nuestra ropa el rótulo de Cuba, enseguida nos preguntaron por el gigante pinareño.

Este jueves no fue diferente, a la entrada del Polideportivo Callao, varios Voluntarios nos desearon suerte para los cubanos que saldrían al encerado y, por supuesto, para el tricampeón olímpico, cinco veces monarca del orbe y, por quinta ocasión, medallista dorado de los Juegos Panamericanos, en su última incursión en estas lides.

Mijaín salió rápido, como siempre, contra el venezolano Moisés Pérez y lo desbancó en solo dos minutos de rivalidad, con pizarra de 9-0, para hacer realidad el pronóstico más seguro de toda la delegación cubana, defendido por su abanderado y embajador de estos Juegos.

Como siempre, orgulloso de su Patria, el campeón dio la vuelta al encerado enarbolando la bandera.

YUSNEYLIS, PLATA

Después de disfrutar del éxito de 4-1 sobre la peruana Thalía Mallqui, en la división de los 50 kilogramos, y continuar con un 2-1 a costa de la ecuatoriana Jacqueline Mollocana, Yusneylis Guzmán halló en el camino hacia el oro a la estadounidense Whitney Conder, del estilo libre.

La norteña, muy fuerte y rápida en sus movimientos, le impuso su quehacer a la caribeña desde el primer parcial para cristalizar un triunfo de 10-2.

Una vez en la zona mixta, Guzmán explicó que «esta es la segunda ocasión en que pierdo ante Conder, la anterior ocurrió en el Panamericano juvenil. Estuve tensa, sabía que era una final en extremo difícil y, aunque me entregué al máximo, no salió el resultado. En el próximo Mundial trataré de alcanzar la clasificación olímpica», agregó la medallista plateada.

POR EL BRONCE FUE LIANNA MONTERO

(53 kg), victimaria en su debut de la brasileña Camila Fama, por superioridad técnica, después de lo cual cedió 1-4 ante Betzabeth Argüello (a la postre plata), en tanto cuajó su presea bronceada a costa de dominar por superioridad técnica a la peruana Justina Benítez.

«No podía irme de aquí sin medalla. En el combate semifinal estuve desconcentrada frente a una luchadora de gran calidad, y esos errores se pagan», así vio Montero su medalla de bronce.

_______________________________________________________________

Yarisley Silva demostró una vez más ser una excelente competidora.
Yarisley Silva demostró una vez más ser una excelente competidora. Foto: Tomada de Internet

Lima.–La juventud y la experiencia del atletismo cubano se fundieron en un clamor eufórico este jueves para darle a la Mayor de las Antillas dos medallas más de oro en estos Juegos Panamericanos. Una consagrada como Yarisley Silva en el salto con garrocha y una novata agigantada que responde al nombre de Adriana Rodríguez se bañaron de dorado en el estadio Videna de la capital peruana.

Yarisley fue la primera en ganar medalla de oro, en una prueba bastante enredada y cargada de emociones desde el inicio. La pinareña volvió a demostrar que es una atleta hecha para la hora cero. Cuando toda la presión del mundo recae sobre sus hombros, Yarisley enfoca siempre la mirada en lo más alto y solo piensa en arribar inmaculada al colchón de saltos. Una y otra vez ante la adversidad esta mujer de estatura pequeña, pero con un corazón inmenso, logra triunfar.

La lid inició de la peor manera para la vueltabajera al tumbar dos veces la varilla sobre los 4.35 metros, una altura que ella no salta habitualmente. Pocos pensaron que Silva estaba para medalla de oro antes de los juegos, pero su grandeza se puso a prueba y no defraudó a toda su fanaticada.

«Nos dieron apenas 35 minutos para calentar y por lo general es una hora. Esa situación me obligó a empezar con saltos bajos y salieron los errores. Yo me sentí nerviosa, tensa y presionada, pero logré encontrarme a mí misma para poder superar esos problemas», dijo en zona mixta de prensa una Silva emocionada.

La ahora tres veces campeona panamericana comentó a los medios de comunicación los detalles técnicos que tuvo que hacer para superar ese primer obstáculo (4.35).

«Estaba calmada, pero muy molesta porque en esa marca yo no cometo errores. Lo que hice fue tomar un poco más de carrera, subí los agarres en la garrocha y me enfoqué en conservar la tranquilidad durante el salto», agregó la deportista.

«Con la ayuda de Dios pude llegar aquí. Este ha sido un año muy difícil. La competencia estuvo fenomenal, ya que la estadounidense Kathryn Nageotte (medalla de plata con 4.70) me obligó a buscar una altura superior (4.75) y lo conseguí en la única oportunidad que tuve», remató Yarisley Silva.

El júbilo era palpable en la delegación cubana presente en el estadio, pero la emoción total se desbordó cuando la veinteañera Adriana Rodríguez ganó la prueba del heptatlón con 6 113 puntos.

Una jornada antes la pinareña culminó el primero de los dos días de pruebas con 3 730 puntos, lo que le valió para dormir en el segundo lugar, apenas a 36 puntos de la líder provisional, la trinitaria Tyra Gittens.

Pero este jueves Rodríguez tenía la más fuerte de las siete pruebas, el salto de longitud y con un brinco de 6.46 metros casi aseguró la corona dorada. Para el último evento la cubana solo tuvo que perseguir en los 800 metros a la estadounidense Annie Kunz, ganadora de la medalla de plata, quien en la misma carrera se vio superada por la antillana

Todo hace indicar que Adriana le tiene tomado el gusto a triunfar en Perú, pues dos años atrás se tituló en esta nación en el Panamericano sub-20 y ahora volvió a repetir la victoria.

«Yo me sentí mal cuando mi compañera de equipo Yorgelis Rodríguez fue descalificada de la prueba de salto alto, pero estaba consciente de que tenía que reponerme en ese momento y asegurar el título para Cuba», acotó Adriana.

«Tengo que reconocer que no estoy del todo contenta porque no logré algunas marcas que esperaba superar, como en la impulsión de la bala y en la jabalina. Este es el principio de una larga carrera, la cual espero sea exitosa», finalizó la joven.


PROTAGONISMO CUBANO EN 200 METROS

Dos bólidos cubanos se metieron en la final de 200 metros planos. Los velocistas Reynier Mena (20.56 segundos) y Roberto Skyers (20.66) avanzaron a la discusión del título en el doble hectómetro. El primero corrió cómodo y se le vio en mejor forma si se compara con su incursión en los 100 metros en días anteriores. Skyers, entretanto, salió un poco sentado y en la curva no estaba entre los tres primeros, pero al tomar la recta sacó toda su potencia y pasó segundo en la línea de meta, bien cerca del veterano panameño Alonso Edward (20.65).

Los velocistas antillanos correrán la final este viernes, donde el propio Edward y el ecuatoriano Alex Quiñonez parten de favoritos al oro. Pero cuidado, uno de los dos cubanos puede subir al podio.

Luego de hacer el mejor tiempo entre todas las competidoras en la ronda clasificatoria un par de días atrás (55.00 segundos), la santiaguera Zurian Hechavarría se quedó corta en la final de los 400 con vallas, al marcar un pálido 55.85. La cubana realizó una muy buena carrera hasta los 300 metros, junto a la canadiense Sage Watson, a la postre ganadora (55.16), pero al tomar la recta final comenzó a perder el paso, mientras la estadounidense Anna Cockrell (plata) y la jamaicana Rushell Clayton (bronce) la desbancaron en los metros finales a un cuarto puesto.

Sin embargo, minutos después se conoció que la canadiense Watson fue descalificada y las medallas en los 400 con vallas se confirieron a la estadounidense, la jamaicana y el metal de bronce fue para la cubana Hechavarría.

El lanzamiento del martillo para hombres no tributó alegrías para Cuba. Reinier Mejías y Roberto Janet quedaron por debajo de sus marcas y tampoco pudieron incluirse en el podio de medallas. Mejías fue penúltimo en una prueba de 11 concursantes, al tener dos lanzamientos nulos y un solo tiro válido (67.50 metros). Por su parte, el veterano Janet quedó séptimo al fijar el implemento en 71.93, en su última oportunidad, muy distante del 74.17 que logró en La Habana hace un par de meses.

 

_______________________________________________________________

En Medio Mundo se pescan medallas

En la primera jornada de finales en el remo panamericano, la representación de la Mayor de las Antillas sacó del lago Albufera Medio Mundo una medalla de oro y otras dos de plata, en un total de cuatro finales programadas

Autor: Yosel E. Martínez, enviado especial | internet@granma.cu

8 de agosto de 2019 23:08:36

Foto: Cubadebate

Lima.–No hubo espacio para la especulación. En la primera jornada de finales en el remo panamericano, la representación de la Mayor de las Antillas sacó del lago Albufera Medio Mundo una medalla de oro y otras dos de plata, en un total de cuatro finales programadas.

Este deporte una vez más aporta al medallero cubano y se espera que en los próximos dos días caigan otras preseas más en el cofre antillano. El resultado de mayor relevancia lo aportó la dupla cubana del doble par remos cortos, conformada por Aimée Hernández y Yariulvis Cobas, quienes remaron con mayor ritmo que las otras cinco embarcaciones y cruzaron la línea de meta en 7:10.74 minutos.

El segundo y tercer puestos correspondieron por ese orden a los duetos de Estados Unidos (7:12.72) y Argentina (7:18.85).

«No estábamos seguras que podríamos llegar al oro, pero sí teníamos total seguridad de que pelearíamos con fuerza por una medalla hasta el final de la prueba», relató la guantanamera Cobas.

Por su parte, Hernández declaró a los medios de prensa, tras obtener su título, que la arrancada fue muy buena y cuando observaron que estaban en la punta trabajaron a toda capacidad para no perder ese primer puesto.

«En Guadalajara 2011 conquistamos la medalla de oro panamericana y ahora volvemos a repetir ocho años después. Sucede que nos conocemos de memoria, tenemos muy buena sintonía. A los entrenamientos le dedicamos muchas horas y eso permite que las cosas nos salgan más fáciles», dijo la artemiseña Aimée Hernández.

La alegría cubana en el lago Albufera Medio Mundo se extendió por un buen rato gracias a la obtención de otras dos coronas de plata en la jornada de este jueves. En la misma especialidad, pero entre los hombres, los antillanos Boris Guerra y Adrián Oquendo entraron segundos, tras remar durante dos kilómetros (6:27.43). El dúo argentino de Rodrigo Murillo/Cristian Rosso (6:25.16) conquistó el metal dorado, mientras el tercer lugar quedó en poder de Brasil (6:29.72).

La otra presea plateada la puso el equipo de cuatro remos masculino integrado por Eduardo González, Carlos Ajete, Reidy Cardona y Jesús Rodríguez (6:09.53 minutos). El cuarteto ganador fue la representación de Argentina (6:07.02), en tanto Brasil se aseguró el escaño de bronce (6:10.67).

___________________________________________________________

LIMA.-El equipo masculino de espada dio una estocada de altos kilates y enfundó sus armas solo cuando el pleito ganado 44-33 a Argentina por el oro decretó que ya podían irse a descansar muy satisfechos.

Ha sido esta el arma emblemática de la esgrima aquí, pues si la primera presea de bronce la aportó Yunior Reytor, este también sirvió de horcón en la porfía colectiva, desde el inicio de la jornada, al vencer a Brasil 45-37, secundado por Luis E. Patterson y Raynier Henrique.

El mentor de los antillanos, Jaine Hernández, explicó en exclusiva para Granma que nunca antes en los últimos diez años habían enfrentado a los auriverdes. «Combaten de una manera un tanto extraña, por lo que nos cerramos en lo profundo de la plancha para trabajarlos con las paradas y ripostas, invitándoles a atacar para salirles al contraataque y sacar ventaja», explicó el técnico.

Jaine lleva cerca de diez años como guía del elenco de espada, antes había sido atleta en esta misma arma hasta la época de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

LA CUENTA POR COBRAR

Cuba relegó a Venezuela al quinto lugar en el Panamericano de este deporte, efectuado en Canadá un mes atrás, lo que trajo hasta acá a la escuadra vinotinta pretendiendo saldar la deuda.

Los antillanos, estadounidenses y argentinos capturaron las preseas, por ese orden, en esa lid continental, así que ahora Venezuela, defendida por la trilogía de los hermanos Limardo, Rubén (titular de Londres 2012), Jesús y Francisco, presentó su mejor versión en aras de instalarse en el podio.

El plan táctico de los cubanos consistió en «obtener ventaja temprano y, como los rivales no sobresalen por su defensa, debíamos obligarlos a iniciar los ataques, sobre los que nosotros trabajaríamos», recalcó Hernández. Tales acciones frente a los venezolanos mantuvieron una paridad extendida hasta la conclusión de la batalla, 43-42, favorable a Cuba.

En la segunda semifinal, Argentina dispuso de Estados Unidos, 45 toques por 38, y pasó a discutir el oro frente a los nuestros.

 
_______________________________________________________________
 

Lima.-El equipo cubano de judo consiguió una medalla de plata y dos de bronce en la primera jornada de este deporte en Lima. En la final de los 48 kg, la cubana Vanesa Godínez cayó ante la dominicana Estefania Soriano por wazari. En semifinales, Vanesa había derrotado por descalificación a la campeona olímpica y mundial Paula Pareto, de Argentina, quien no se presentó al combate por el tercer lugar, sin embargo, la cubana no pudo dominar nunca las acciones ante la dominicana. Nahomys Acosta tuvo que esforzarse hasta punto de oro para ganar el pleito por bronce a la dominicana Diana de Jesús en los 52 kg.

La cubana de solo 18 años marcó un wazari en la fase decisiva y logró subir al podio panamericano. Otro que se vistió de bronce fue Roberto Almenares en los 60 kg. Almenares cayó por inmovilización en semifinales a los 1:36 minutos de combate ante el brasileño Renan Torres, a la postre campeón de la división. En la pelea que definía el medallista de bronce, el cubano venció por ippón al dominicano Elmert Ramírez… Cupido estalló por la envidia que le despertó el campeón mundial estadounidense de tiro con arco Brady Ellison, primer deportista que en esta cita implanta un récord del orbe.

Marcó 702 puntos de 720 posibles en la ronda de calificación del arco recurvo a 70 metros y, tras agotar las 72 flechas establecidas para la prueba, destrozó la marca anterior de 700 unidades perteneciente al sudcoreano Kim Woojin, en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016… El mítico Carl Lewis, invitado de honor a los Juegos, premió al ganador de la carrera de 100 metros planos, que fue precisamente su compatriota Michael Rodgers, con tiempo de 10,09 segundos.

Lewis, nueve veces titular olímpico y conocido en su época como «el hijo del viento», también participó en la premiación del salto de longitud,en la que el cubano Juan Miguel Echevarría ocupó la cima del podio… Los deportistas que pueblan la Villa Panamericana están satisfechos con la variedad de opciones que les ofrece el Centro de Esparcimiento, lugar de descanso y distracción. El sitio cuenta con diversos juegos y un gimnasio, locales en los que destaca la atención que les brindan los Voluntarios… Chantal Malone, con su salto de longitud hasta los 6,68 metros en el intento inicial, reclamó para las Islas Vírgenes Británicas la primera medalla de oro en la historia de esa nación en estos certámenes continentales, derrotando a la favorita campeona olímpica colombiana Caterine Ibargüen.

 

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.