A sus 28 años James Rodríguez ha regresado al Real Madrid con menos certezas que nunca sobre su futuro, más allá de que Zinedine Zidane no cuenta con él. Y a menos que se lo lleve mañana al amistoso de Roma, parece que así seguirá siendo en su vuelta al cuadro blanco.

Tiene por ahora el dorsal 16 de la plantilla, número que estaba libre pero que no dice mucho más. La opción de ir a la Premier League se ha descartado por completo y solamente queda abierta la vía italiana, con el Nápoles interesado pero reacio a desembolsar 50 M€ por él.

La Juventus se lo podría plantear si vende bien a Paulo Dybala pero tampoco hay nada seguro. Solamente que su otro gran pretendiente lo sigue esperando, si bien Florentino Pérez es reacio a verlo en un rival directo a pocos kilómetros, como es el Atlético de Madrid.

Los colchoneros podrían ofrecer ese dinero, que además vendría bien para fichar a Neymar. Pero de momento permanecen a la espera, sin hacer ruido esperando ser la única opción que le quede a la escuadra madridista para colocar al cafetero, quien por cierto quiere ir al Metropolitano, según Marca.