Barcelona decepciona y pierde en el estreno liguero 11 años después con un golazo. Luis Suárez, lesionado en la primera jornada + Piqué: “Está derrota nos vendrá bien”

5:58:13 PM

 

 

EFE

 

BILBAO (Jordi Blanco, corresponsal) — El nuevo Barça no dio la talla en San Mamés. Un gol, golazo, a última hora del veterano Aduriz provocó una derrota preocupante porque el campeón, que completó una primera parte muy floja, nunca se encontró cómodo en el campo y a pesar de su dominio mostró una cara muy desdibujada.

Esperando con ganas ver la nueva versión del equipo de Valverde, que sorprendió con su alineación, quedó la sensación de ser una copia del pasado… Y no de sus mejores días precisamente. Penalizado, de mala manera, con el resultado final.

Más preparado físicamente el Athletic, o eso pareció, al Barça le costó errores encontrarse en el terreno de juego. Completó una primera mitad muy floja (disimulada por los dos remates de Suárez y Rafinha) y mejoró, pero no demasiado, en la segunda, con la entrada de Rakitic y el paulatino atraso de un rival que parecía dar por bueno el empate.

Prometía mucho la apuesta de Valverde, sorprendente, con su confección del centro del campo, dándole la batuta a De Jong, y pretendiendo controlar de entrada el partido… Y sin embargo, fue una presentación liguera de lo más decepcionante. Muy estirado y poco conjuntado, el Barça apenas si creo dos ocasiones en la primera mitad, con un disparo de Luis Suárez al palo (gracias al regalo de Unai López) y otro, lejano, de Rafinha que se estrelló en la escuadra… Mientras la intensidad del Athletic le desdibujaba completamente en lo que a juego se refiere.

El Athletic no sorprendió en nada. Bien posicionado atrás, fuerte en el centro del campo y rápido en ataque, dejó que Iñaki Williams preocupase a toda la defensa del campeón mientras intentaba sorprender con las llegadas desde la segunda línea de Raúl García, quien apenas comenzar el choque ya le dejó un ‘recado’ a De Jong, haciéndole entender la dificultad que entrañaría su presentación en la Liga.

Y ya fuera por eso o por la separación entre sus líneas, al equipo de Valverde se le hizo muy cuesta arriba la primera mitad, que pudo, sin embargo, cerrar con ventaja en el marcador gracias al remate al palo de Suárez y a la cruceta de Rafinha a pesar de las malas sensaciones ofrecidas. Predecible, lento y desconectado, no se esperaba lo mejor…

CAMBIO… PARA NADA

Valverde sentenció cambiar de registro para la segunda mitad. Sacó del campo a Aleñá, dio entrada a Rakitic, quien se colocó de mediocentro, y avanzó al interior a De Jong, lo que cambió la imagen del Barça, que tomó más protagonismo, dejó de sentirse tan agobiado y aún vigilante con la rapidez del Athletic a la contra, se fue adueñando del partido.

Con Rakitic en el ancla y De Jong más estirado, pareció verse más juntos y controlados a los jugadores, con el equipo dando un paso al frente en la presión y convirtiéndose Rafinha, el jugador siempre señalado para dejar el club, como elemento más peligroso, tomando el papel que debieron protagonizar un Griezmann tan desdibujado como fallón se mostró Dembélé.

A medida que avanzaba el partido y se acercaba el final, más atrevido se mostraba el Barça y menos descarado el Athletic. Tocando con paciencia pero sin profundidad, Valverde dio una nueva vuelta de tuerca al dar entrada al joven Carles Pérez en lugar de Sergi Roberto con la intención de encerrar al equipo vasco, buscando las bandas con tanta intención como falta de acierto.

Escapando del agobio que sufría, el Athletic solventó acabar el partido presionando la salida de balón del Barça, obligando a jugar en largo al equipo de Valverde… Y provocando un final de infarto, con un golazo de última hora de Aduriz, que remató con una volea espectacular que sorprendió a Ter Stegen y le dio una victoria tan sorprendente al equipo vasco como dura de entender para el campeón, que perdió, por primera vez desde 2008 en su estreno liguero.

Un estreno terrible para el Barça.


Barcelona pierde en el estreno liguero 11 años después

El Barcelona comenzó la Liga de (Barcelona decepciona y cae con un golazo) mala manera. Once años después perdió en su presentación después de un partido en San Mamés en el que ofreció una imagen muy desdibujada y que, sin merecer perder, se condenó por una genialidad final de Aduriz.

Desde que en 2008 cayera en Soria ante el Numancia el equipo al frente del que se estrenaba Pep Guardiola, nunca más volvió a perder el Barça en la primera jornada de Liga. Diez victorias consecutivas, siete en el Camp Nou y tres como visitante, acumulaba desde entonces un conjunto que llegó a Bilbao huérfano de Messi, que sufrió la (Luis Suárez, lesionado en la primera jornada) lesión de Suárez y acabó amargado en el marcador y preocupado por una imagen muy alejada de lo esperado.

Ni De Jong, ni Griezmann, ni Dembélé ni nadie. Agobiado encima por la lesión de Luis Suárez en la primera mitad, el campeón volvió a echar de menos, y de qué manera, a Leo Messi, cuya ausencia convirtió el ataque en una calamidad, muy alejado de lo esperado y de lo que, por ejemplo, mostró en el último amistoso frente al Napoli en Estados Unidos.

“No hemos sido nosotros y ellos nos han apretado muchísimo… Ganar o perder son detalles” resumió al acabar el partido Gerard Piqué, argumentando un resultado terrible en la presentación de un equipo del que se esperaba tanto a pesar de la ausencia del capitán. Curiosamente, acabó por ser Rafinha, jugador señalado continuamente como transferible y que entró en el campo por la lesión del uruguayo, quien mejor rendimiento ofreció.

“Si no estás bien te pintan la cara. Y ya nos podemos poner las pilas” sintentizó Piqué, en un discurso tan simple como preocupante. Y es que al Barça le pintó la cara un Athletic aguerrido, fuerte, intenso y que debió sorprenderse de la poca respuesta física que le ofreció el campeón. Fallón en la combinación y nulo en el gobierno del partido, De Jong pasó de puntillas, tanto como mediocentro en la primera mitad como de interior en la segunda, más ocupado en recuperar la posición que en dirigir el juego de ataque que se le suponía.

A su lado, Griezmann, quien con Real Sociedad o Atlético de Madrid, había marcado hasta cinco goles en San Mamés, fue una sombra y dejó aún peor a Dembélé, tan fallón como desconectado. Y señalado en la jugada del gol del Athletic, no persiguiendo la marca en una jugada que acabó siendo definitiva.

Mucho, muchísimo, deberá mejorar el Barcelona en los nueve días que faltan hasta que reciba al Betis en la segunda jornada liguera. Habrá que ver si está en condiciones Luis Suárez… Y rezar para que vuelva Messi. Valverde sorprendió (Valverde sorprende con su alineación de debut) con su apuesta de cambiar de cara al centro del campo y ese atrevimiento no le ofreció el resultado esperado. Habrá que ver si se mantiene firme en sus decisiones o regresa al pasado. Para bien. O para mal.


Luis Suárez, lesionado en la primera jornada

BARCELONA — Ausente Leo Messi en el estreno liguero del Barcelona por lesión, en San Mamés se sumó otra mala noticia con la sufrida por Luis Suárez, quien debió abandonar el terreno de juego poco después de la media hora de partido aquejándose del gemelo.

Este sábado, en Barcelona, a Suárez se le practicará una resonancia magnética para conocer el alcance de la lesión y estimar un periodo de baja que podría apartarle del equipo de cara al partido de la segunda jornada frente al Betis.

El delantero uruguayo, quien se perdió el final de la pasada temporada al operarse de la rodilla, regresó en plenas condiciones después de las vacaciones y actuó a buen rendimiento durante la pretemporada, formando una buena línea de ataque junto a Griezmann y Dembélé, que se repitió en el debut liguero, obligado por la falta de Messi.

Su paso por San Mamés, sin embargo, quedó desdibujado desde el primer minuto, apareciendo en cuentagotas y empezando a dar síntomas de dolor muscular antes de llegarse ya a la media hora de partido. Aprovechó un error de la defensa del Athletic para lanzar un disparo al palo… E inmediatamente pidió el cambio al banquillo azulgrana.

Sustituido por Rafinha, lo que provocó un cambio de posiciones en la delantera, Suárez se puso hielo en la pierna, a la espera de estas pruebas para conocer el alcance de la lesión


Piqué: “Está derrota nos vendrá bien”

 

Gerard Piqué, capitán del Barcelona, quiso sacar el lado positivo a la derrota que obtuvo el actual campeón en el estreno liguero de la temporada ante el Athletic Club, en Bilbao.

 

Piqué señaló que fue “un detalle” durante el juego el que dio la victoria a los vascos. EFE

 

Tras aguantar el empate a cero hasta el minuto 89, una genialidad de Aritz Aduriz en forma de chilena, acabó por decantar la balanza para los vascos, que celebraron con mucha alegría el triunfo ante los azulgrana. En este sentido, Piqué habló claro.

“Éste es un estadio muy complicado y la competición nos puso en nuestro sitio. No fuimos nosotros. Un detalle en el 88’ nos costó puntuar. Ganar o perder son detalles. Nos vendrá bien perder. En el momento en el que no estás bien te pintan la cara”.

Sin querer poner más excusas, el canterano y capitán del Barcelona insistió en que un detalle acabó por decantar el triunfo final para los vascos.

“Estamos de pretemporada, hay gente nueva y cosas que ajustar. Preparas los partidos y no siempre sale cómo uno espera y nos apretaron muy bien. Ellos tuvieron una clara en la primera parte, la de Williams, y nosotros varias. Tuvimos más la pelota en la segunda parte y los detalles te matan. Nos vendrá bien esta derrota”.

 

Tomado de: ESPN

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.