BARCELONA — Campeón en ocho de las últimas once temporadas, las dos últimas consecutivas, el FC Barcelona se presenta como el rival a batir en la Liga que se inicia este viernes en San Mamés, con la visita azulgrana al Athletic de Bilbao.

El Real Madrid, campeón en 2012 y 2017, y el Atlético, que conquistó el trofeo en 2014, se presentan como los grandes opositores en una temporada liguera que, de entrada, no sospecha más aspirantes que los tres grandes.

Con el mercado en plena ebullición y Neymar en el primer plano, ha sido el Real Madrid, de momento, el que más ha invertido en fichajes, alcanzando los 305 millones de euros entre Hazard, Luka Jovic, Militao, Mendy y Rodrigo, mientras que el Atlético, con el fichaje record de Joao Felix al frente, superó los 240 millones añadiendo a Marcos Llorente, Mario Hermoso, Trippier, Felipe y Renan Lodi y por debajo, justo, se quedó el Barça con Griezmann, De Jong, Neto y Junior Firpo.

El Madrid de Zidane busca a la desesperada recuperar el pulso que perdió de mala manera la pasada temporada, el Atlético de Simeone ha cambiado diametralmente su imagen con la entrada, magnífica, de Joao Felix sustituyendo a Griezmann y el Barça de Valverde ha cultivado un refuerzo menos numeroso pero, se entiende, suficiente para mantener su liderazgo en España… Y asaltar la Champions.

LA SEGUNDA LÍNEA

Valencia y Sevilla, de entrada, se entienden como los principales aspirantes a jugarse la cuarta y última plaza con derecho a Champions o, incluso, entrar a pelear por las tres primeras posiciones.

Campeón de Copa y cuarto clasificado el último curso, el equipo de Marcelino lleva invertidos 63 millones de euros en el mercado, con Cillessen y Maxi Gómez como mayores estandartes, mientras que el equipo andaluz dirigido por Lopetegui, y con Monchi en la dirección deportiva otra vez, roza los 150 millones, su mayor gasto, con la llegada más destacada, de momento, de Rony Lopes.

Hacia ahí quieren llegar Betis, Espanyol, Athletic y Real Sociedad, amén de mantenerse, en un reto que se adivina descomunal, el Getafe de Bordalás. Los vascos mantienen la misma personalidad en la plantilla, con el Athletic decidido a olvidar problemas del pasado y la Real habiendo invertido 20 millones entre Portu, Isak y Sagnan, mientras el Espanyol busca, tras el fichaje record de Matias Vargas, sustituir la baja de Borja Iglesias, último llegado al nuevo Betis en compañía de Fekir para el proyecto que se adivina más ambicioso de los últimos tiempos.

TRANQUILIDAD

Debería esperarse un estirón de Villarreal y Celta, dos equipos llamados a pelear por Europa y que celebraron con alivio salvarse del descenso el último curso. El Submarino Amarillo apenas ha invertido 13 millones en el mercado con la llegada desde Napoli de Raúl Albiol como jugador más destacado, mientras que el cuadro vigués llegó a los 21 con Denis Suárez y Joseph Aidoo.

A cumplir con tranquilidad aspiran Valladolid, Alavés, intentando no sufrir como el pasado curso los castellanos y soñando con volver a dar que hablar los vascos. Los primeros se han refozado a base de cesiones como las de Barba, Lunin, Sandro, Pedro Porro o De Frutos… Y aún esperan alguna llegada destacada del Real Madrid especulándose con Vinicius o Kubo, mientras los segundos han invertido cerca de 11 millones en cinco futbolistas.

SUFRIR… O NO

Levante, que como el Valladolid paso no pocos problemas la pasada temporada, Eibar, siempre el más modesto y Leganés se entienden equipos llamados a pelear por escapar del descenso. 13 millones, con Sergio León al frente, llevan invertidos los granotas en el mercado, 17 en seis futbolistas el Eibar, que perdió a Cucurella, Jordán y Peña, y 10 el Leganés, con el central nigeriano Omeruo al frente.

Y ahí, de no surgir sorpresas, estarán condenados a sufrir los tres clubs novatos en Primera División. Osasuna invirtió de momento 13 millones con el Chimy Ávila y Marc Cardona al frente; el Granada, ascendido por sorpresa, apenas gastó siete millones y el Mallorca, con una gesta histórica a su espalda después de ascender dos categorías en dos temporadas consecutivas, solamente lleva invertidos cinco millones en tres incorporaciones.