Barcelona enseña vida plena y vence al Betis sin Leo Messi. El Camp Nou se rinde a Griezmann y descubre a Ansu Fati + Antoine Griezmann: Lo que intento es copiar a Messi’

9:12:20 PM

 

BARCELONA — El Barça está muy vivo.

El campeón tiene fortaleza y argumentos para esperar con ganas, pero sin urgencias ni miedos a Leo Messi o, al menos, eso mostró el domingo al convertir su presentación liguera en una exhibición en la que el Betis acabó rendido el Betis por 20 minutos especiales del cuadro catalán, que arrolló 5-2 sin piedad a su rival.

A falta de Messi se catapultó al plano Antoine Griezmann, magnífico en el remate, la definición, el pase, la presión y el juego de combinación y protagonista indiscutible para comenzar la remontada.

El Barça, que acabó por disfrutar de una goleada, comenzó abajo en el marcador, pasó minutos de nervios y descubrió la capacidad del delantero francés.

Excelente en la presentación, el equipo de Ernesto Valverde embotelló al Betis a base de un juego de combinación rápido y efectivo con protagonismo especial de Jordi Alba y se destacó como el líder que no alcanzaba a ser Frenkie De Jong, pero en el que colaboraba con acierto Griezmann, liberado en ataque y que abría espacios al arrastrar a la defensa.

Jugaba a gusto el Barça, sufría el Betis, se divertía el público y de pronto, el optimismo se apagó. Busquets decidió hacer un arriesgado pase horizontal en el centro del campo hacia Rafinha, quien no atendió a la llegada desde atrás de Sergio Canales, quien le robó el balón para ofrecerlo a Lorenzo Morón, mientras Nabil Fekir se marchaba disparado entre los centrales para recibir el pase vertical y, apenas entrar en el área, lanzar un disparo duro, raso y ajustado que superó a Marc-Andre Ter Stegen.

Apenas se había cumplido el primer cuarto de hora y la fiesta se venía abajo en un Camp Nou incrédulo por la mala fortuna de su equipo que, para nada, merecía tal castigo en el marcador y que, peor aún, lo encajó entre mal y peor en el ánimo.

Carles Pérez celebra su anotación en el debut en casa del Barcelona en la liga española. Getty Images/Alex Caparrós

Barcelona reaccionó rápido, mantuvo cinco minutos el tono, pero, poco a poco perdió el orden al esperar sin encontrar a De Jong y al entrar en una especie de colapso que dio calma al Betis.

El Bará pasó del disfrute a la impaciencia hasta que cerca del descanso, un magnífico centro en diagonal de Sergi Roberto lo remató espectacularmente de primeras Griezmann a la red. Una jugada aislada, rápida e inesperada le devolvió el pulso al campeón, que lamentó la llegada del descanso, pero ya no aflojó el ritmo.

A mantener la intensidad
Urgente por volver al campo, el Barça convirtió el inicio del segundo tiempo en un acoso absoluto a un Betis atrapado en su terreno, sin saber encontrar espacios para la contra y entregado a una intensidad magnífica de los jugadores azulgranas que le castigaron sin piedad en un cuarto de hora soberbio.

Comenzó Griezmann al recibir en el ángulo del área un pase de Roberto para colocarlo en la escuadra contraria de Dani Martin, quien fue incapaz de responder a su magnífico disparo de rosca.

El Barça, al minuto 49, ya había remontado el 0-1, pero, lejos de tranquilizarse, intuyó que era el momento de apuntillar a un rival hundido y se lanzó como un animal en busca de acabar con la presa.

Carles Pérez le dio sabor canterano al triunfo con un gol, otro, excelente tras recibir el balón de Nélson Semedo en la frontal del área y buscar con pausa en horizontal un hueco para, de pronto, sorprender con un disparo raso y ajustado al que no pudo responder el meta bético, quien solo tardó cuatro minutos en recibir otro gol, esta vez de Jordi Alba, asistido por Sergio Busquets en su entrada por el lado izquierdo del área antes de rematar cruzado.

Aún hubo tiempo para que Griezmann le regalase un gol a Arturo Vidal, para que Loren descontase con un gran remate lejano y que Ansu Fati, el chaval de 16 años, se convirtiera en el segundo debutante más joven de la historia liguera del Barça, sólo por detrás de Vicenç Martínez, quien lo hizo en la temporada 1941-42 con 16 años y 280 días, 20 días menos que el joven guineano.

Del sufrimiento a la euforia se pasó en un abrir y cerrar de ojos con el Barça desbocado, junto a la hora de posicionarse y combinar, rápido en la presión y ágil en el repliegue.

En espera preocupante por Messi, alarmado por la ausencia del capitán, el campeón solventó su presentación en el Camp Nou con una victoria magnífica. Excepcional.


El Camp Nou se rinde a Griezmann y descubre a Ansu Fati

La vida sin Lionel Messi no es fácil en el Barcelona. El argentino jugó por última vez en el Camp Nou el 12 de mayo y, lesionado en el sóleo, no volverá a hacerlo hasta mediados de septiembre, cuatro meses después. Le espera el barcelonismo con ganas y su falta siempre, siempre, provoca una sensación de horfandad de la que no escapa el Barça, que la sufrió en San Mamés, en la primera jornada… Y de la que se libró, con brillantez, en la presentación ante su público, que olvidó cualquier rencilla pasada con Antoine Griezmann y se entregó a él de manera unánime.

El campeón del mundo en Rusia 2018, marcó a los minutos 41 y 50 en el triunfo por 5-2 sobre el Betis. Foto: Getty.

Ausente el capitán, el francés se convirtió en el líder que necesita este equipo cuando no está el argentino. Libre en la delantera, entrando por banda o colocándose de falso delantero centro, Griezmann se ganó no solo el perdón de la hinchada del Barça, sino, más aún, el cariño unánime por su excelente juego, vital en una remontada que, por momentos, se temió no conseguir en el estadio.

Colega auténtico de Sergi Roberto, rozándose el descanso remató de forma excelente un centro en diagonal para empatar el inicial gol de Fekir y apenas comenzar la segunda mitad, en plena tormenta azulgrana, recibió otra vez del canterano para, desde el ángulo del área, lanzar una rosca tan inesperada como perfecta que entró por la escuadra ante la alegría generalizada.

Dinámico y excelente en la combinación al primer toque, Griezmann nunca había marcado un gol en el Camp Nou (ni con la Real Sociedad ni con el Atlético de Madrid)… Y metió dos en su primer encuentro oficial como azulgrana. Tomando el mando sin pestañear y dirigiendo el atropello de un Barça soberbio.

PRESENTACIÓN

La noche la redondeó el campeón con la presentación de Ansu Fati, quien tras cuatro entrenamientos con el primer equipo recibió el espaldarazo de Valverde para convertirse en el segundo debutante más joven de la historia del club en la Liga.

Vicenç Martínez, quien debutó la temporada 1941-42 con 16 años y 280 días, se mantiene en el primer puesto por veinte días… Ansu Fati, sin embargo, entró con mayúsculas en este Barça soberbio, teniendo tiempo, en la recta final del partido, de mostrar ese descaro y calidad que provocó una llamada que, se espera, será excepcional pero deja a la vista un futuro esplendoroso.

Como esplendorosa fue la noche del Barça, a lomos de un Griezmann soberbio que pasó del susto a la goleada para demostrar que, esperando a Messi, tiene fútbol suficiente como para salir adelante sin él.


Antoine Griezmann: Lo que intento es copiar a Messi’

BARCELONA — Antoine Griezmann fue uno de los grandes protagonistas de la convincente victoria que el Barcelona cosechó ante el Betis en el estreno liguero del campeón en el Camp Nou y coronó su actuación con un gol a la Lionel Messi.

El francés marcó su segundo gol del juego con un tiro cruzado desde la derecha al otro palo del portero y dio el mérito de la anotación a Messi, quien vio el partido desde la grada.

Antione Griezmann celebra durante la victoria del Barcelona en su debut en casa en la campaña 2019-20 de la liga española. Getty Images/Quality Sports Images

“Veo a Lionel Messi hacer cosas así en los entrenamientos y lo que intento es copiarle”, reconoció Griezmann.

Además de sus goles, el atacante francés marcó una asistencia para responder a las expectativas ante las ausencias de Messi y Luis Suárez con una gran actuación.

Griezmann salió ovacionado, además de por su resolución ante la meta rival, por la implicación y la conexión con el resto de sus compañeros, a los que incitó a entrar en juego en todo momento.

“Después de la derrota en Bilbao, hubo muchos comentarios y tocaba trabajar. Nos despertó el Betis con un gol, pero, al final, hicimos un gran partido y con muchas ocasiones”, destacó Griezmann. “Disfrutamos y ojalá sea para siempre así. Al final, cuando faltan jugadores importantes, el equipo da un paso adelante”.

Sobre la celebración del gol que puso el 2-1 y que le valió al equipo voltear el marcador, Griezmann explicó que copió el gesto al basquetbolista y estrella de la NBA y Los Angeles LakersLeBron James, quien suele llenar sus manos de talco y aplauri al tiempo que levanta los brazos.

“Me gusta lo que hace Lebron y he querido copiarle. Estuvimos comprando confeti por internet con mi familia”, confesó el francés.

 

 

Tomado de: ESPN

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.