Forrest Jacobs: un camarero eficiente

6:30:25 PM

 

Por el profesor y peñista honorifico: Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

 

 

 

Para los habanistas de entonces

 

Los que heredamos de nuestros ancestros el furor por la pelota de aquellos tiempos, recordamos a muchos jugadores talentosos, tanto de la patria como de diferentes países, especialmente de los Estados Unidos, que desde 1947 comandó los destinos de la Liga Profesional Cubana, merced a un acuerdo entre ese circuito y las Grandes Ligas, como sucede hoy en varios países del Caribe.

En la actualidad, cuando ya Cuba no pertenece a las MLB, estuvimos a punto de reingresar allí, hasta que el señor Presidente de los Estados Unidos canceló el acuerdo, un tema para el olvido; más que tratado.

Después de 1947, merced a tal Resolución, proliferaron en nuestro país jugadores estadounidenses de aquel circuito, echando a un lado a varios players nativos que competían en las ligas invernales del Caribe, así como en las Menores e Independientes de los Estados Unidos.

Tal fue el dominio de aquel circuito que los fanáticos, en plena década del cincuenta, se alejaron del estadio, porque varios de sus ídolos no hacían el grado. Fue un momento difícil, donde se alzaron voces, encabezada por el mismísimo Martín Dihigo y la entonces Asociación de Peloteros Profesionales de Cuba. Las cosas parecían fluir, pues los cubanos ocuparon plazas envidiables en las diferentes ligas, incluidas las Mayores, so pena de verse relegados en su patria.

Algunos extranjeros se desempeñaron con el alma en la isla, otros venían a divertirse. En el primero de los casos, podemos incluir al torpedero y segunda base Robert Forrest Jacobs Vandergrift, conocido por Spook, algo así como un espectro o fantasma. Tales atributos le llegaron por ser, según los entendidos, el jugador más feo que visitó la Isla.

 

Spook Jacobs

 

Este hombre, más bien de figura endeble, que bateaba y tiraba a la derecha, se echó en el bolsillo a los estelares rojos y azules, nació el 4 de noviembre de 1925, en Cheswold, Delaware, y falleció el 18 de febrero de 2011, en Milford, Delaware, Estados Unidos. En su mejor momento alcanzó los 5’ 8 de estatura y 155 libras de peso.

Participó en seis temporadas de la Liga Profesional Cubana. En 1952-1953, con el Almendares (.310), 1953-1954 (.319); 1955-1956, con el Habana (.321), 1956-1957 (.260), 1957-1958 (.271) y 1958-1959 (.200). Total: en 1 484 veces al bate, conectó 431 hits, para average de .290, con 233 anotadas, 94 impulsadas, 43 dobles, 11 triples y 1 jonrón.

Resultó líder de los bateadores en 1955-1956 (.321). En 1953-1954 había liderado las veces al bate (295) y las carreras anotadas (58), así como en bases por bolas recibidas en 1956-1957 (65). Dos veces encabezó la Liga en hits: 1953-1954 (94) y 1955-1956 (91).

 

Forrest Jacobs, con El Habana

 

En su paso de dos temporadas por el Almendares, hizo una excelente combinación con Willie Miranda. En 1955 estuvo con el Habana, donde permaneció hasta 1959, cuando desde los Estados Unidos le prohibieron continuar jugando en la Isla.

De enorme popularidad en Cuba. Jacobs participó en cuatro Series del Caribe: 1950, con el Ct. Vieja de Panamá (.115), 1951, con el Spur Cola, de Panamá (.250), 1952, de nuevo con el Ct. Vieja (.360) y 1954, con el Almendares (.222). Total: en 24 desafíos y 98 veces al bate, conectó 23 hits, para average de .235, con 13 anotadas, 7 impulsadas, 2 dobles y 1 base robada.

Se desempeñó en catorce campañas de las Ligas Menores, con los siguientes equipos: Thomasville Dodgers (1946), Johnstown Johnnies (1947), Asheville Tourists (1948), Mobile Bears (1949, 1950, 1951 y 1952), St. Paul Saints (1952), Fort Worth Cats (1953), Columbus Jets (1955, 1956, 1958 y 1959), Hollywood Stars (1956 y 1957) y Chattanooga Lookouts (1960). En 1 735 juegos y 6 537 veces al bate, conectó 1 962 hits (.300), con 538 anotadas, 225 impulsadas, 73 bases robadas, 269 dobles, 59 triples, 9 jonrones, 437 bases por bolas, 189 ponches y slugging de .363.

Jugó en tres temporadas de las Grandes Ligas, donde no se hizo sentir: Philadelphia Athletics (1954), Kansas City Athletics (1955 y 1956) y Pittsburgh Pirates (1956). En 188 desafíos, alcanzó un average de .247, producto de 164 hits en 665 veces al bate. Anotó 87 carreras, impulsó 33, con 16 dobles, 1 triple y no disparó jonrones. Recibió 80 bases por bolas, se ponchó 32 veces, robó 22 bases y terminó con slugging de .274.

 

Jacobs con el Almendares

 

En 1960 trabajó como director-jugador del Chattanooga, de las Ligas Menores, donde en 154 juegos, alcanzó un balance de 60-93 (.392).

Quienes peinamos canas y hemos vivido bien de cerca la pelota, no podemos olvidar algunos de aquellos peloteros: Rocky Nelson, Vinagre Maisel, el propio Jacobs y tantos que se entregaron en cuerpo y alma. A otros, es preferible no mencionarlos.

Liga Profesional Cubana:

VB H AVE CA CI 2B 3B HR

1484

431

.290

233

94

43

11

1

-Líder de los bateadores en 1955-1956 (.321).

-En 1953-1954 encabezó las veces al bate (295) y las carreras anotadas (58).

-Fue el 1ro. en bases por bolas recibidas en 1956-1957 (65).

-Dos veces conectó más hits: 1953-1954 (94) y 1955-1956 (91).

Grandes Ligas:

JJ VB H AVE CA CI 2B 3B HR SLG

188

665

164

.247

87

33

16

1

.274

(Con documentación de Jorge Figueredo, Guías del Béisbol Profesional Cubano y de Panamá, Enciclopedias de las Grandes Ligas, Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga, Ángel Torres, Severo Nieto, Roberto González Echevarría, Peter Bjarkman, Michael M. Oleksak, Baseball-Reference.com, Wikipedia, the free encyclopedia, Rogelio A. Letusé La O, Yasel Porto Gómez, Marino Martínez, Eladio Secades, René Molina, Felo Ramírez, Elio Menéndez, Jess Losada, Manolo de la Reguera, Juan Ealo, Eddy Martin, Jorge Alfonso, y otras fuentes).

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga.

Agosto de 2019.

 

 

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Dr Reinaldo en 26 agosto, 2019 a las 7:19 pm
    • Responder

    Profe excelente trabajo para seguir guardando. Nos veremos el 4 de Septiembre en el 1er Aniversario del club vegueros. Un abrazo.

    • Rojo de Metro en 26 agosto, 2019 a las 9:50 pm
    • Responder

    Gracias Pinareño ilustre, en nombre de mi difunto padre y de todos los que siguieron ese gran equipo.

    • Amaya en 27 agosto, 2019 a las 7:47 am
    • Responder

    Buena trayectoria, buen pelotero Osabita, quizas en un tiempo podamos tener aquellas fogosas ligas que se jugaban aquí, esa tienen que sr una solución

  1. Siempre se aprende un poco más de nuestro beisbol con el profe Osaba. Gracias profe.

    • Janiel Izaguirre (Trinidad) en 27 agosto, 2019 a las 11:53 am
    • Responder

    Excelente trabajo Profesor Osaba, sin duda los mejores tiempos de la pelota cubana fue su Liga Profesional hasta 1959-1960 que se les permitio jugar a los extranjeros, muchos de estos jugadores que militaban en las mayores no se perdian por nada del mundo jugar aca, en la etapa del beisbol profesional cubano desfilaron atletas norteamericanos claves en franquicias de MLB que le dieron mucho sabor al campeonato, como los que usted meciona en su escrito Glen (Rocky) Nelson tuvo mucho protagonismo con el Almendares y fue clave en los Piratas, junto a estos podemos mencionar a Lou Klein, Archie (Lloviznita) Wilson, Bob Boyd, George Altman, Charlee Peete por poner algunos ejemplos, hay muchisimos mas que fueron ejemplo de entrega total en nuestros terrenos.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.