Capablanca, genio y figura, hasta la sepultura

3:39:38 PM

 

Por el amigo de la peña:
Eddy Luis Nápoles Cardoso

 

Hace unos días escribiendo sobre Capablanca, descubrí detalles poco conocidos de su vida, pues habitualmente se habla o escribe, de sus dotes y talento para jugar ajedrez, pero poco se escribe de otras facetas del ilustre cubano, que también lo encumbraron, claro, todas ligadas estrechamente al llamado juego ciencia.

Saben que, Capablanca había iniciado estudios de Ingeniería Química en la Universidad de Columbia, costeados por el Sr. Ramón Pelayo, amigo de la familia y dueño del ingenio Rosario (posteriormente Central Rubén Martínez Villena), quien lo veía, graduado y laborando en su industria azucarera. Por esta época, los familiares del cubano, preocupados porque José Raúl, estaba muy entusiasmado con el ajedrez, le escribieron a Emmanuel Lasker, preguntándoles por las posibilidades reales del hijo en esta materia, el DrLasker respondió; que José Raúl sería un notable ingeniero químico, pero como ajedrecista, sería el mejor del mundo.

Cursando la carrera en la Universidad de Columbia, defiende el primer cojín del equipo de béisbol de esa alta casa de estudios y luego de concluir un juego con el triunfo de Columbia sobre la Universidad de Yale, se le acercó un cazatalentos de los Yankees de New York, quien le comunicó el interés de la organización por firmarlo como profesional, pero el joven criollo, ya tenía el bichito del ajedrez en la cabeza.

 

 

Antes de jugar en el torneo de San Sebastián, en 1911, Capablanca viaja a Londres para irse aclimatando, momento que aprovecha el periódico TheEvening News para entrevistarlo, el cubano le deja caer algunas pinceladas como estas, Aprendí a jugar ajedrez, antes que a leer, pero jamás lo he estudiado, solo estudio ajedrez, cuando juego una partida. Le preguntaron seguidamente, ¿No ha estudiado usted a los Grandes Maestros  que enfrentará ahora?. “No”, “…juego ajedrez para divertirme y las jugadas vienen a mi mente de una manera subconsciente, supongo, mientras estoy jugando”

Al llegar a San Sebastián, Capablanca no las tuvo todas consigo, ya que los maestros Bernstein y Ninzowitsch, cuestionaron su presencia de manera grosera, “Ese joven no tiene credenciales para jugar un torneo de esta  categoría”. Interrogado 40 años más tarde, Bernstein, respondió, “había un poco de leyenda en todo eso”, pero no negó que se opuso a que el cubano jugara dicho torneo. Capablanca logró una legendaria victoria, con seis triunfos, siete tablas y una derrota. Se vengó de Bernstein, a quien venció en formidable partida, que recibió el premio de belleza.

Encaramado en la cúspide, pero sin corona, retó en varias oportunidades a Lasker (campeón mundial), el matemático y filósofo alemán le daba largo y en un cruce de correspondencias, Capablanca lo tilda de “unfair”, poco limpio y deshonesto, esto motivó una ruptura de “relaciones” por varios años.

A tono con el rango adquirido, el gobierno de Menocal, le dio un carguito diplomático para ahorrarle tediosos trámites fronterizos y además, era una carta de presentación para Cuba, Capablanca se tomó bastante seriedad con esta designación, más que la imaginada por quienes lo nombraron, el cubano fue un hombre interesado en la política y aprovechando un viaje al Consulado de San Petersburgo, visitó Berlín, Londres, París, Varsovia, Viena, Riga, Moscú y Kiev.

Capablanca fue invitado a jugar el torneo de Moscú, en 1925, pero un ministro del gobierno de Gerardo Machado, le recomienda que no concurra, la respuesta del cubano, fue enviar un telegrama aceptando la invitación. Como represalia, el “Asno con Garras”, le retiró el puesto que ocupaba en el Ministerio de Relaciones Exteriores, años más tarde, Fulgencio Batista, lo volvió a colocar entre sus diplomáticos

En el Torneo de Moscú en 1925, Capablanca en una simultánea ganó todos las partidas, con excepción de una, un jovencito de apenas 12 años, lo había vencido, el cubano le dijo “Un día, tú vas a ser campeón”, era MijailBotvinnik, quien lo venció 13 años más tarde en AVRO y también se convirtió en campeón mundial.

Durante ese torneo, se dice, que al galán cubano, sus admiradoras le hacían cola para regalarle cajas de chocolate, Capablanca estaba en el apogeo de su cumbre, con 37 años. Se comenta que era muy conocido en el entorno del ballet ruso, por la admiración que tenían las famosas bailarinas por él.

Ya con el título mundial en el bolsillo, Capablanca, se la dio de hombre de mundo, mujeriego empedernido, amante de los buenos vinos, se iba de juerga, la noche anterior a una partida, mientras su rival se quedaba en la habitación preparándose. Por esa época se casó con la camagüeyana Gloria Simoni Betancourt, sobrina de Amalia Simoni.

En Buenos Aires cae el mito, se dice que Alexander Alekhine, el retador, llegó a la capital argentina con bastante anticipación, llevando una estancia intachable, con dieta, ejercicios físicos. Capablanca, por su parte, fue un asiduo visitante de centros nocturnos y se afirma, que fue a jugar una partida aplazada, con ropa de tennis y raqueta en mano y hasta que, sostuvo un romance con la actriz Gloria Guzmán, a la que parte de la prensa de la época, le achaca el fracaso del cubano.

En 1932 o 1933, tuvo que exiliarse, pues los sicarios de Gerardo Machado, buscaban a su hermano Ramiro, militante del Directorio Revolucionarioy a él, por darle refugio en su casa a Carlos Peláez. Esté último, junto a Ramiro, salen en barco para Tampico, mientras que Capablanca, lo hace hacia Panamá, de donde se traslada a México, permaneciendo allí hasta la caída de Machado.

Desde 1934 mantenía una relación “secreta” con la musa rusa Olga Chagodaev, con quien se casa en 1938, luego de divorciarse de Gloria Simoni. Olga había conocido a Capablanca en New York, en una fiesta, se dice que en el consulado cubano, de lo cual no hay confirmación, pero la princesa rusa lo atrapó completamente, siendo inseparables en lo adelante, viajando medio mundo, Olga lo acompañó a casi todos los torneos que jugó desde 1935.

En 1936, jugando el torneo de Moscú, a mediado del evento, Josef Stalin fue a ver jugar a Capablanca, primero lo hizo a escondidas detrás de unas cortinas, luego pidió que le llevaran al maestro para conocerlo en persona, Stalin le preguntó su opinión sobre el torneo y Capablanca le respondió que, era horrible, porque los jugadores soviéticos hacían trampas, perdiendo a propósito con Botvinnik, el elegido de “Koba” para que le ganara el torneo al cubano, Stalin sonrió y le aseguró que eso no volvería a suceder, Capablanca ganó el torneo.

Cuenta Olga, que en 1938, estando alojados en el Hotel Regina en París, los visitó el Gran Maestro SaviellyTartakower, quien invitó a Capablanca a jugar una informal partida y el cubano le respondió, “Nunca tuve un juego de ajedrez en casa”, Tartakower tuvo que buscar uno suyo para jugar y se dice, que jugaron una buena partida, cuyas anotaciones, Olga trató de vender en 1987, en 10 mil dólares.

Sobre Tartakower, Capablanca expresó en Buenos Aires, en 1939, durante la Olimpiada Mundial, con motivo de una entrevista para el diario argentino Crítica, “El equipo polaco es capitaneado y liderado por el Dr. S. Tartakower, un maestro con profundo conocimiento y gran imaginación, cualidades que lo hacen un formidable adversario. Afortunadamente para los otros, el equipo polaco dispone de un solo Tartakower”

El primer hijo de Capablanca, nacido de su matrimonio con Gloria Simoni, se nombró José Raúl Capablanca y Simoni, abogado de profesión y fue el encargado de ejecutar los movimientos de las jugadas enviadas desde Estados Unidos por teletipo por Bobby Fischer, cuando tomó parte en el IV Capablanca Inmemorian, en 1965. Su hija se llamó Gloria de los Ángeles Capablanca y Simoni y sus hermanos, Ramiro y Zenaida.

Entre sus amigos se encontraban, el guitarrista español André Segovia, el entonces presidente francés Albert Lebrun y el argentino Roberto María Ortiz, así como actriz estadounidense Kay Francis.

A su muerte, apareció esta frase, “Fue el genio más grande que el ajedrez ha tenido, ni tendrá jamás”, la pronunció Alexander Alekhine.

La estatua que identifica la bóveda donde descansan los restos de Capablanca en el Cementerio de Colón fue diseñada por Florencio Gelabert, quien respondiendo a una convocatoria realizada por el periodista Jesús González Bayolo (Juventud Rebelde), realizó el diseño de un rey, a sugerencia de Bayolo, basado en una pieza del juego de ajedrez utilizado en los matchs por el título mundial, entre William Steinitz-MijailChigorin, en 1892 y Capablanca-Lasker, en 1921. La estatua fue colocada, el 19 de noviembre de 1988, en conmemoración del centenario del nacimiento del genio cubano.Ese propio año la FIDE, declaró, el 19 de noviembre, como Día Mundial del Ajedrez.

 

 

 

7 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Chikungunya en 16 septiembre, 2019 a las 8:13 am
    • Responder

    Bonitos detalles del más grande de los cubanos que ha tomado una pieza de ajedrez en sus manos, un verdadero genio.

    • Amaya en 16 septiembre, 2019 a las 1:52 pm
    • Responder

    Uno de los mas grandes ajedrecistas de todos los tiempos, ya no en Cuba, sino en el mundo entero

    • Juan Bermúdez en 16 septiembre, 2019 a las 3:29 pm
    • Responder

    Se lució el amigo Eddy con este hermoso artículo al más grande. Dicen los contemporáneos de Capablanca que las mujeres y las noches fueron su mayor rival. Hoy dominan los ordenadores, pero hasta hace poco la mayoría de los campeones estudiaban su juego. Kasparov dijo muchas veces que Capablanca fue su inspiración. Cien puntos Eddy, no solo es ud atletismo y fútbol. Se le admira. Saludos.

      • El Loko en 16 septiembre, 2019 a las 4:50 pm
      • Responder

      Gracias amigo, me inspiré buscando algunos detalles porque a veces solo se habla del deporte y quedan en segundo plano detalles que hacen màs grande a la persona
      Un abrazo

        • Δ en 18 septiembre, 2019 a las 10:38 am
        • Responder

        Si tienes chance, y por entretenimiento, pucblica esto por acá…

        https://www.taringa.net/+deportes/anecdota-capablanca-mate-a-3-reyes-a-la-ves_132q89/?commentId=21hrhe

        Saludos.

  1. Poseo en mi poder el libro “Asi jugaba Capablanca” en el cual estan explicadas, anotadas y mostradas todas sus partidas, todas las jugadas y contra que oponente y en que torneo fue, es una reliquia, el que quiera aprwnder del mejor, o subir su nivel, como no hacerlo a través de este, el libro es viejo, y lo estoy vendiendo por 15.00 CUC, soy de Holguin, los interesados pueden llamarme al 54671345 sin *99.

      • El Loko en 17 septiembre, 2019 a las 5:48 pm
      • Responder

      Brother, ya mi etapa de jugador pasó, gracias

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.