OPINIÓN; El Cuba para los cubanos.

12:13:12 PM

 

Por: Redacción de Pelota Cubana.

Decir que el béisbol cubano está muerto, o menos radical, que está en su peor momento depende siempre del cristal con que se mire el asunto. No exagero cuando digo que es cuestión de percepciones. Si nos quedamos con las pésimas actuaciones en la arena internacional, con énfasis en el desastre panamericano, tal vez nos adscribimos sin pensarlo a esta tesis.

Pero si tenemos en cuenta las excelentes actuaciones en la mlb o el béisbol japonés, las ligas del Caribe y donde quiera que se juegue el deporte de las bolas y los strikes, no tiene sentido decir que los cubanos ya no podemos con esto.

El problema entonces deja de ser una cuestión cualitativa de quienes practican el deporte sino de quienes lo dirigen. Una selección es la discriminación en cuanto a calidad de los integrantes de una nómina. El primer criterio de discriminación tiene que ser, inapelablemnte, la calidad y no el lugar de residencia.

Desgraciadamente en la Isla, quienes dirigen el deporte nacional se atribuyen la prerrogativa del reparto de las nacionalidades en base a la Liga que juegue el deportista.

 

 

Seguramente este nefasto hermetismo en cuanto a quien es cubano o deja de serlo, alberga tintes protagónicos en la debacle del equipo de las cuatro letras. Existe una convicción cercana a la unanimidad en que muchos de los que brillan en las mejores ligas del Caribe o en las organizaciones profesionales de los Estados Unidos y Japón tienen muchísima más calidad que la media de los que juegan en nuestra serie nacional.

Lo que nadie entiende es por qué prescindimos de ellos. Si el mismísimo Higinio Vélez ha resaltado que para incorporarse a nuestra serie nacional sólo basta con ser cubano y tener un estatus migratorio regular.

En todo caso depende de las autoridades cubanas hacer expedito el trámite, dependiendo por supuesto del interés que tengan ambas partes en hacerlo. Por otra parte el presidente de la Federación ha referido en más de una oportunidad que no importa la Liga donde milite el atleta otorgando a todos el mismo derecho.

Entonces no podemos entender con qué criterio prescindimos de un jugador en excelente forma como José Miguel Fernández que incluso juega la Liga Koreana y no sufriría problemas con la adaptación y si llamamos a algunos jugadores que militan en otras ligas asiáticas como la japonesa.

Teniendo en cuenta la voluntad de jugadores como Henry Urrutia, quien expresó que sería un triunfo poder representar al país que lo formó, en palabras donde expresa el compromiso con él béisbol cubano, es incomprensible como se cuenta con peloteros que pasaron por esa liga como Cepeda y Roel Santos y ni siquiera se realiza una llamada telefónica al toletero tunero.

Siguiendo esa misma línea, nadie puede justificar, por lo menos desde un punto de vista objetivo y evadiendo la nefasta politización del deporte, como se puede reclamar que Moinelo, Despaigne, Raydel para nuestra fortuna sean llamados al Team Cuba y se menosprecie a un atleta con excelente performance en esa misma liga de Japón y que manifestó su deseo de integrar el equipo como Alexander Guerrero.

 

 

Es probable que quienes toman las decisiones sobre confeccionar el equipo, no sufran con las desastrosas actuaciones y se conformen con participar en un deporte donde antes fuimos a ganar. Quizá son los únicos que no se enteran de la vergüenza y siguen pensando que nuestra SNB es medidor para el éxito internacional.
Es lindo escuchar que representar la selección cubana sería una bendición para muchos que quieren representar su país como recientemente dijo el outfilder pinero Félix Pérez. Quizá eso nos entusiasma a todos excepto a los que tapan sus oídos frente a la declaración.

Luego están los incontables atletas y directores dentro de nuestra serie nacional que estarían gustosos de compartir el Cuba con sus compatriotas que militan en otras ligas. Posiblemente la de Cepeda es la más reciente pero junto al pueblo cubano son la mayoría.

La idea no es, ni puede serlo, excluir nuestros mejores peloteros de la serie nacional. La exclusión sólo cabe en el imaginario de los que mancillan nuestro béisbol y nuestra cubanía.

¿Quién duda a estas alturas que el béisbol constituye motivo de orgullo nacional?

Sólo los que anteponen absurdas trabas e infames olvidos, sólo los que albergan preceptos obsoletos y fuera de contexto representan las limitaciones reales de nuestra pelota. Ellos son los que denostan la decisión de prosperar y mudarse a trabajar a otros lugares de la geografía internacional.

Esos son los creadores de la odiosa denominación de los de dentro y los de afuera, los de aquí y los de allá, cuando la única y justa nominación debía ser la de ‘los cubanos’. Siempre es tiempo de estar unidos y en esa unidad radica nuestra esencia. No puede resultar el béisbol la nefasta excepción.

Ojalá lo noten los responsables. Así será posible tornar realidad el sueño de retornar a la senda triunfadora de nuestra pasión. Así será realidad la más laudible de nuestras demandas, la del Cuba para los cubanos.

 

Tomado de: Pelotacubana

7 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • LQQD en 17 septiembre, 2019 a las 2:09 pm
    • Responder

    Si no está muerto…ya da estertores…y a eso ayudan jugadas como la inexistente interferencia decretada por el árbitro de home en contra de los pinareños y a favor de los de los 500 robos…individuo que de paso (para hacer el servicio completo) expulsó a continuación a un Urquiola que no pudo soportar en silencio el atraco. Era el segundo out de un inning (Es cierto, mal jugado por los verdes)…pero luego vino otro out que no les habría permitido a las leonas ni empatar. Ahora la prensa amarilla cubana se deshace en falsos elogios a la garra de un equipo INSIDIA que se vió hundido y superado…igual que su manager. Debe existir en Cuba un escenario donde apelar esas “decisiones” que apuñalan al beisbol. Y alguien con peso político suficiente para que impida que también estrangulen la pasión de los cubanos.

    • Juan Bermúdez en 17 septiembre, 2019 a las 3:54 pm
    • Responder

    Que le pregunten a el difunto Aragón, que se dejó matar sin apenas luchar. Su lucha hubiese sido utilizar su cargo para unificar Cuba, para morir exigiendo que todos somos iguales sin importar donde se viva. Ya es cadáver y poco se le recordará en el futuro. Dejó que lo cremaran con la soberbia de creerse intocable e inamovible. Faltan unos cuantos, pasarán a la historia como los protagonistas del período más oscuro de las selecciones nacionales de béisbol en Cuba. La calidad de nuestros peloteros sin importar la liga, mantiene vivo el béisbol cubano.

    • El Loko en 17 septiembre, 2019 a las 5:42 pm
    • Responder

    Redacción de Pelota Cubana…
    Higinio y INDER, plantean algo que no está en consonancia con la realidad y es que los que quieran ser elegibles, tienen que integrarse al sistema deportivo cubano, en el caso del béisbol a la SNB, eso es imposible, ej, Urrutia que la está descociendo en México, va a renunciar a seguir jugando allá para venir a verle la cara a Vélez, igual que Guerrero, Viciedo, Martín y otro tantos….no Sr. Higinio, lo que hay es que convocar a todo el que sea elegible (no ligados a MLB) y ya está, no hay que cacarear tanto

    • Ramón García en 17 septiembre, 2019 a las 7:04 pm
    • Responder

    La política lo contamina todo.
    Saludos.

    • enrique15 en 18 septiembre, 2019 a las 9:49 am
    • Responder

    Voy a hablar de algo que no tiene nada que ver con el artículo, pero como no se ha comentado mucho en esta página, o al menos no lo he visto, lo traigo a colación.

    En estos días (y que me disculpen los muchos industrialistas que siguen esta magnífica página) a nuestros comentaristas se les ha exacerbado su industrialismo fanático. Lo digo porque aprovechando la situación actual que ha obligado (o al menos eso quiero creer, para no ser malicioso) a transmitir por TV únicamente los partidos en el Latino, al punto que ya ví en la programación de TV que esta semana no habrá transmisión y “casualmente” Industriales no estará en el Latino; se ha dedicado cuanto espacio deportivo hay para celebrar los logros de este equipo y sus jugadores, con largas entrevistas a sus protagonistas, preguntas sobre la actuación del equipo a figuras públicas presentes en el estadio, etc.
    Pero bueno, ese es un criterio mío que puede parecer hasta subjetivo, lo que realmente me hizo escribir este comentario fue la famosa jugada del segundo juego entre Pinar e Industriales, en la que una interferencia declarada al receptor fue clave en la victoria que luego alcanzaron los azules de manera espectcular.
    Y digo clave porque lo que me molestó del tema fue que Reinier Glez y Evián Guerra trataran de minimizar el hecho de que esa juga decidió el partido, diciendo que si usted está ganando un partido por 7 carreras en el noveno inning, si lo pierde no puede culpar a nadie, lo perdió usted.
    Creo que lo más sensato debió haber sido lo que hizo Evián inicialmente, que fue intentar demostrar que el árbitro no se equivocó al cantar la interferencia, pues ahí sí valdría el argumento de que el relevo de Pinar perdió el juego. Si el árbitro no se equivocó, no hay nada que discutir, perdió Pinar, pero si el árbitro se equivocó, entonces él decidió el juego, porque Reinier en su perorata de que los malos fueron los pitchers de Pinar, olvidó un pequeño detalle que es esencial: Cuando Barcelán vino a batear con el empate en tercera ya habían dos outs e Industriales estaba perdiendo, o sea, que si Peñalver es declarado out, ya el juego habría terminado porque la pelota es a 27 outs si estás arriba, no a 30 ni 40.
    Por muy malo que haya actuado el relevo de Pinar, la lógica y la realidad dicen que lograron sacar los outs suficientes para ganar el juego, no tenían que sacar cuatro, sino tres outs. En el beisbol gana el que mejor lo haga dentro de los límites de outs que hacen falta para ganar el juego. Y eso hicieron los pinareños, solo que hubo un ente que no juega, que es el árbitro, que cantó una jugada y eso decidió, sí, decidió, el destino del partido. Ahora bien, la pregunta es: ¿Hizo bien el árbitro? Sí o no. Eso es lo único que había que “probar”. Si hizo bien, entonces como dije antes, Pinar perdió un juego que debió ganar. Si hizo mal, entonces le regaló el partido a Industriales, a pesar de lo que diga Reinier.
    Entonces vamos a la jugadea en sí, y ahí es donde se enredó también Evián, al tratar de explicar lo que pasó. Según Evián, el árbitro cantó desde el inicio la inteferencia y lugo esperó a que terminara la jugada, lo cuál es correcto. Ahora bien, dice Evián que el árbitro luego llamó a Anglada para preguntarle si aceptaba la interfencia o no, según le conviniera y nos dijo que buscáramos la regla 6.08(c) del reglamento de beisbol.
    Como me parecía muy raro eso, busqué la famosa regla y veamos lo que dice:
    Regla 6.08. El bateador se convierte en corredor y adquiere el derecho a la primera base sin
    riesgo de ser eliminado (con tal que avance y toque la primera base), cuando:

    … c) El receptor o cualquier defensor interfiere con él. Si una jugada sigue a la
    interferencia, el entrenador del equipo a la ofensiva puede notificar al árbitro de
    HOME que elige renunciar a la sanción de la interferencia y acepta la jugada. Dicha
    elección será hecha inmediatamente al final de la jugada. Sin embargo si el bateador
    alcanza la primera base por un hit, un error, una base por bolas, golpeado por el
    lanzamiento, o de otro modo, y todos los otros corredores avanzan por lo menos
    una base, la jugada prosigue sin tener en cuenta la interferencia.
    Regla 6.08(c) Comentario: Si una interferencia del receptor es declarada durante una
    jugada en progreso, el árbitro permitirá que la jugada continúe porque el entrenador
    puede elegir el aceptar dicha jugada. Si el bateador-corredor deja de tocar la primera
    base, o un corredor no pisa la siguiente base a la que avanza, será considerado como
    el haber alcanzado dicha base, según lo establecido en la Nota de la Regla 7.04(d).

    Yo me pregunto: ¿En qué parte de la regla dice que el árbitro le sugiere o notifica al entrenador qué decisión va a tomar respecto a la jugada? por lo que se lee, es el entrenador quién notifica al árbitro, una vez que este ha declarado la interferencia, su intención de renuncia a ella. Fíjense, es posible que haya sucedido así, que haya sido Anglada quién se acercó al ábitro para expresarle su decisión, pero Evián en su industrialismo y su ánimo de demostrar que estaban mal los que decían que el árbitro declaró la interferencia porque Anglada se lo dijo, explicó la cosa de una forma también es una violación a la regla, pues en ninguna parte dice que el árbirto llama al director o le notifica o le pregunta qué decisión va a tomar, simplemente declara la interferencia, deja correr la jugada porque puede darse el caso de que el entrenador haga su elección “inmediatamente al final de la jugada”. Si se hizo como dijo Evián, entonces se violó la regla.

    • El bombardero en 18 septiembre, 2019 a las 9:59 am
    • Responder

    Buenas tardes ¨Sólo los que anteponen absurdas trabas e infames olvidos, sólo los que albergan preceptos obsoletos y fuera de contexto representan las limitaciones reales de nuestra pelota… ¨ WAOOOO!!!! Definir mejor una realidad resulta imposible… ¿Cuanto de realidad respira en este artículo? Creo que no existe forma de medir eso, forma idónea de ser completamente justo al darle una categorización al mensaje que trasmite… ¿No lo creen así? Pues analicen bien esta frase ¨Es probable que quienes toman las decisiones sobre confeccionar el equipo, no sufran con las desastrosas actuaciones y se conformen con participar en un deporte donde antes fuimos a ganar…¨ ¿Entienden? ¿Existe forma humana de contradecir con elementos de peso tamaña afirmación? No, pienso que no, más de trece años de fracasos sostenidos de nuestro beisbol a nivel de selecciones, sirven de evidencia sólida e irrefutable, para apoyar y con creces esa afirmación, por eso coincido con el autor, el Cuba de los cubanos y para los cubanos, es una demanda de la inmensa mayoría… SÍ!!! Esa misma a la que no quieren escuchar, aquellos que han convertido al CUBA, en el hazmerreír de los torneos Internacionales, es triste pero es la verdad, el CUBA que todos añoramos no se materializa porque nuestro beisbol local, está regido por concepciones arcaicas de políticos y burócratas, que ni sienten, ni saben nada de beisbol, así andamos, así estamos y así seguiremos hasta un día…

  1. Son muchos los que hay jugando de calidad por el mundo que nada tienen que ver con MLB y por tanto nadie les prohibirá jugar por Cuba.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.