La MD no olvida a los grandes: Silvio

8:16:06 AM

 

 

Por el amigo de la peña: Rolando Ortiz Torres. 

 

 

Siempre que se habla de Silvio García se hace referencia al hecho, mil veces repetido, de que fue uno de los elegidos por Branch Rickey para romper la berrera de color, mucho antes que se pensara en Jackie Robinson y es algo por lo que más se le recuerda como tratando de sintetizar en ese hecho su grandeza como jugador. Es evidente que Silvio debía poseer una inmensa calidad para que se pensara en él, ya que el elegido no solo debía soportar la presión y las humillaciones sino ser portador de grandes cualidades para impactar y triunfar. Sin embargo, la leyenda de Silvio es más grande que ese simple hecho y no por gusto ha sido alabado como el más grande torpedero del béisbol profesional cubano y quizá un poco más allá…

Nacido en Limonar un 11 de octubre de 1914 (1913 según otras fuentes) Silvio García Rendón inicio su trayectoria como jugador de dos vías desde temprano con el equipo semipro Toros de Paredes y continuó luego durante su estancia en las fuerzas armadas. Con un físico que llegó a los 5 pies once pulgadas y entre 190 y 195 libras, lanzaba y bateaba a la derecha y era poseedor de gran tacto y gran fuerza al bate, era rápido en el corrido de las bases y defensivamente cubría gran terreno, era ágil en el fildeo y en los reflejos y su estancia en el box hablaba a las claras de que poseía un cañón en el brazo. Para Tom Lasorda Silvio fue uno de los mejores bateadores naturales que nunca pudo jugar en las Mayores. Fue siempre un caballero dentro y fuera del terreno, adorado por los medios y la fanaticada.

La oportunidad de Silvio en la Liga Cubana le llegó de manos de Miguel Ángel González y sus Leones en la temporada 1931-32 con apenas 18 años y donde fue utilizado como utility. Tras ausentarse las siguientes dos campañas producto a la inestabilidad del país durante la dictadura de Gerardo Machado, Silvio retornó con los Tigres de Mariano para el invierno de 1934-35 y formó parte del conjunto campeón de 1936-37. Con un calendario de 66 partidos Marianao contrato a Martín Dihigo (flamante campeón el año anterior con el Santa Clara) como manager jugador y este dió un vuelco al equipo dando responsabilidad a jóvenes jugadores y elevó a Silvio como segundo abridor del equipo. Veitia, Dihigo, Spearman y Buck Leonard, por encima de 300 y el binomio Dihigo-Garcia desde el box (14-10 el primero y 10-2 el segundo con 13 completos en 15 salidas más promedio de 234) mantuvieron al Marianao en la lucha por el título contra todo pronóstico, barriendo increíblemente al Santa Clara en la última serie para provocar un empate que llevó a una serie extra donde los Tigres se impusieron 2-1 para ganar sensacionalmente el campeonato de Cuba. Silvio ancló ese año tercero en victorias detrás de Ray Brown y Martin Dihigo, ambos miembros del Hall de la Fama y ganó el segundo choque del play off final 4-2 con estelar pitcheo de solo ocho imparables.

Para 1938-39 se fue al Almendares y durante la campaña 1940-41 lideró la ofensiva de Santa Clara con 314, solo dos puntos por detrás del líder de la justa, Lázaro Salazar, mientras era elegido para el Todos Estrellas y encabezaba los triples del championship con 5. En el invierno de 1941-42, militando con el Cienfuegos, Silvio tendría su mejor temporada al ganar el título de bateo con 351 y encabezar los sencillos (60), las anotadas (24), los jonrones (4) y ser elegido por segundo año consecutivo en el Todos Estrellas. Comenzó así una larga relación de Silvio y el Cienfuegos, apodados con el paso de los años Petroleros, Loros Verdes y finalmente Elefantes. Entre el 3 y el 5 de marzo Silvio fue llamado al Cuban All Stars que enfrentó en la Serie Americana de ese año a los Dodgers dirigidos por Leo Durocher, campeones de la Liga Nacional y que realizaban su spring training en La Tropical. Silvio estuvo brillante al batear 381 en la serie y su desempeño llevó a Durocher a decir que era un gran fildeador, ¨el mejor que he visto¨ y que ¨Marty Marion (considerado por entonces el mejor short de las mayores) no podía llevar el guante de García¨. Con Cienfuegos volvería al All Stars de la Liga promediando 303 en 1942-43(tercero). En la campaña de 1945-46 Cienfuegos alzaría el banderín con seis juegos sobre el Habana, bajo la batuta de Luque y arropados por Alejandro Crespo (MVP), la selección de Silvio al All Stars y el pitcheo de Adrián Zabala y Sal Maglie. Fue esa una de las temporadas más fuertes del béisbol invernal en la isla

Para la campaña 1946-47 surgió una liga rival al campeonato invernal: La Federación Nacional. Allí militó Silvio como manager jugador de las Panteras de Matanzas con una paga de 1 200,00 pesos mensuales. En un evento a dos rondas los Reds de la Habana ganaron la primera y las Panteras se encendieron para titularse en la segunda vuelta y propiciar un juego extra ganado por Matanzas para alzar el título de la Federación. Silvio, además de ganar desde el banquillo, estuvo inmenso al campo al ser segundo en bateo con 344, liderar en hits con 55, robos con 23 y ser nombrado MVP del evento. La siguiente campaña, dentro de la liga regular, Silvio fue elegido por sexta vez al All Stars del torneo. Tras algunas temporadas de bajo rendimiento Silvio volvió por sus fueros para la de 1950-51, al titularse Champion Bat con 347, liderar las estafas con 17, ser elegido otra vez All Stars y nombrado MVP del campeonato, al redondear sus números con 83 hits, 5 jonrones,13 dobles, 40 anotas y 36 impulsadas, todo tras perderse un mes de competencia por lesión. Desde entonces hasta su última temporada (1953-54) ya no volvería a ser el mismo. Tras su retiro fungió como coach del Almendares en la campaña 1956-57.

Si hasta aquí la carrera de este olvidado jugador no les parece impresionante vean esto: en Cuba jugó 20 temporadas y al retirarse se ubicó como segundo en veces al bate (3328) y sencillos (946), tercero en anotadas (439) y dobles (128), cuarto en triples (44), quinto en bases robadas (82) y sexto en impulsadas (376). Fue elegido siete veces en el Todos Estrellas de la Liga Invernal. Militó en tres equipos campeones: Marianao (1936-37), Cienfuegos (1945-46) y Almendares (1953-54) además del Matanzas campeón de la Federación Nacional (1946-47). Como pitcher cerró con balance de 13-12 en 36 aperturas con 20 completos.

Pero como sucedía con la mayoría de sus contemporáneos Silvio lució sus dotes en otras tierras del Caribe y Norteamérica. Fuera de la isla fue conocido como ¨Cuba Libre¨. Veamos:

Ligas Negras: En 1936 Silvio incursionó en la Liga Negra Nacional con el New York Cubans promediando 308 en 36 juegos con 21 remolques y 3 jonrones fundamentalmente como tercera base. Volvería al circuito norteño en 1940 con una efímera participación, pero tendría sus grandes apariciones en 1946 y 1947, siempre con el Cubans. En 1946, su equipo ancló segundo del circuito y el criollo encendió el madero con 311, 55 hits, nueve robos(tercero) y 25 impulsadas en 46 juegos, suficientes para ser seleccionado por el Este para el Juego de Estrellas, pero en ambos duelos estuvo nulo al bate al irse de 3-0. En 1947 subió su promedio a 335 con 32 remolques, 53 sencillos, y 25 anotadas para volver a ser llamado al All Stars donde una vez más se quedó a deber al terminar con anémico 143 en 7 veces al bate. Sin embargo, los newyorkinos tuvieron su mejor campaña al ganar el banderín con balance de 42-18 y en la Serie Mundial de las Ligas Negras el cubano se comportó a la altura con un sólido 389 en 5 partidos con dos robos, cuatro impulsadas, un triple, seis anotadas y siete sencillos. Los Cubans lideraron la Liga Nacional en bateo con 292 colectivo y contaba con un excelente equipo que incluía estelares como Lorenzo Cabrera, Cleveland Clark, Rafael Noble, Horacio Martínez, Claro Duany, Minnie Miñoso y el propio Silvio y un buen staff con el invicto Luis Tiant, Sr. (10-0 y 3 lechadas), Pat Scantlebury, Lino Donoso y Dave Barnhill. Su rival, los Buckeyes de Cleveland era otro potente conjunto, campeón de la Serie Mundial dos años antes y que ganó la Liga Negra Americana bateando en conjunto para 301. Los Cubans arroyaron a su oponente 4-1 para ganar su única Serie Mundial.

Dominicana: Silvio reforzó a los campeones del recordado torneo dominicano de 1937, Los Dragones de Ciudad Trujillo y no le fue nada mal al promediar 297(noveno) y encabezar el circuito en hits (38) y dobles (14) además de aparecer en dos partidos como lanzador siendo derrotado en ambos. También fue segundo en fletadas (20) y anotadas (26). Un hecho destacable fue que Silvio fue el lanzador abridor por los Dragones en el juego inaugural de la temporada ante las Estrellas Orientales que se impusieron 4-1. En 1952 Silvio regresó a Quisqueya para defender los colores del Licey promediando 286 y apareció en 1953 con las Águilas Cibaeñas bateando un altísimo 393 para liderar la liga en sencillos con 107 pero desafortunadamente no obtuvo el título de bateo al no compilar las veces al bate necesarias.

Venezuela: Tras finalizar el Campeonato Dominicano de 1937 Silvio se fue a Venezuela de la mano del Pastora de la Serie Nacional y en 1939 firmó con el Valdés del Campeonato de Primera División. Allí alternó como tercera, short y lanzador. En 22 choques promedió 307 y en 10 aperturas se fue con balance de 4-2 con 6 completos y 2.11 de PCL. En 1940 se enfundó la elástica del Club Venezuela y tuvo una buena campaña con 324,13 remolques y 2 jonrones en 20 desafíos. Durante el invierno de 1946-47 Silvio volvió a Venezuela esta vez con los Navegantes de Magallanes y no estuvo bien al ver acción en 9 encuentros y promediar 243 con 2 dobles y una impulsada.

Puerto Rico: En la segunda campaña boricua, 1939-40, Silvio vistió la elástica del Ponce y el cubano fue puntal del conjunto tanto al bate como desde la lomita liderando la ofensiva de los Piratas con 298 y el staff con record de 10-6 y PCL líder del evento de 1.32, por delante de ases de las Ligas Negras como Satchel Paige, Leon Day o Bill Byrd. Sin embargo, fue aquí donde todo parece indicar que Silvio debió abandonar el pitcheo. Algunos hablan que mató a un rival de un pelotazo en la cabeza y eso lo hizo abandonar las serpentinas. Otros dicen que fue golpeado en el brazo por una línea mientras estaba en el dugout durante un partido. Sea cual sea la realidad lo cierto es que en Puerto Rico acabó la carrera como lanzador del jugador matancero.

México: Silvio también se paseó por los diamantes aztecas desde 1938. Ese año con el Veracruz se fue con registro de 10-2 desde el box con 88 ponches, 22 boletos y PCL de 1.68 en 112 ⅓. Solo Dihigo tuvo mejor promedio que él, mientras presentaba línea ofensiva de 349/390/491. El Águila de Veracruz alzó fácilmente el campeonato con uno de los mejores conjuntos en la historia de la liga y la mejor rotación de pitcheo de todos los tiempos del circuito de verano. En 1941 pasó a los Diablos Rojos y fue cuarto en average (366), noveno en slugging (518), tercero en anotadas (102), líder en imparables (159), y alcanzó a entrar entre los diez primeros en dobles (29), triples (11) y estafas (15). En 1942 robó 21 base y encabezó los empujes con 83, mientras era cuarto en promedio (364), quinto en cuadrangulares (11) y recibía 44 boletos. En 1943 su average descendió a 303 pero fue cuarto en impulsadas. Fue en este año cuando Rickey recibió el visto bueno para intentar incorporar a jugadores de color al béisbol organizado y tras el reporte de una agencia en la Habana sobre Silvio lo comenzó a scoutear desde México. En 1944 encabezó a los robadores con 31 y empató como tercero en jonrones (11) y fletadas (83) jugando con las Águilas que volvieron a alzar el trofeo mexicano. En 1945 alcanzó otro liderato en robos, esta vez con 40, al tiempo que bateaba 350, se ubicaba tercero en empujadas con 86 y segundo en bambinazos con 15. Regresaría a México con 33 años en 1948 para cerrar su estancia de 7 campañas con 335/386/484, 440 impulsadas, 132 dobles, 449 carreras, 786 hits, 30 triples, 52 jonrones y 130 bases robadas.

Canadá: Tras la integración de Jackie Robinson, Silvio no contaba ya con la edad para poder aspirar a la Gran Carpa, pero si viajó más al norte en 1949 para enrolarse en la Liga Provincial de Quebec, un circuito independiente abierto a los jugadores de todas las razas. Con los Atléticos de Sherbrooke encabezó el torneo en sencillos con 126 mientras adornaba su desempeño con 30 dobles, 20 robos y 76 impulsadas siendo una de las figuras del conjunto al lado de otros ases de Cuba como Claro Duany, Adrian Zabala, Roland Gladu y Rodolfo Fernández. En 1950 la liga fue aceptada en el circuito organizado en la Clase C y Silvio, otra vez con el Sherbrooke, compilo línea ofensiva de 365/435/608 liderando la liga en jonrones (21), dobles (29), empujadas (116), hits (150), slugging, average y total de bases (250), capturando la Triple Corona, al tiempo que robaba 19 base, recibía 50 boletos y lideraba el fildeo dentro de los torpederos con 945.Sin dudas fue su mejor temporada. En 1951 volvió a mostrarse muy productivo con el quinto promedio del certamen (346) mas 12 vuelacercas y 82 remolques ayudando positivamente al título de su conjunto que venció 4-1 al Quebec Braves en el play off final.

Florida: Para una de sus últimas temporadas, en 1952, el matancero se integró al circuito de la Liga Internacional de la Florida, Clase B de las Ligas Menores, con la franela del Havana Cubans, sucursal de los Senadores, rompiendo la barrera de color en esa liga el 9 de abril al alinear junto a su coequipero Ángel Scull ante los Flamencos de Miami que pusieron a otro jugador de color ese día, George Handy y en un campeonato de poca ofensiva calificó quinto con 283, lideró las impulsadas de su conjunto con 40 y fue el mejor antesalista defensivo de la liga.

Nicaragua: Su vínculo nica comenzó en la postemporada de 1949 cuando junto a otros jugadores de la isla reforzó al equipo nacional de esa nación en una serie ante Panamá. Sin embargo, hay lagunas en su periplo por este país. No es del todo conocido por donde anduvo en los años 1954 y 1955. Es posible que haya jugado en Nicaragua en 1955 pero si es sabido que cuando se formó el circuito profesional en marzo de 1956 Silvio fue una de las piezas claves en ser contratadas por la nueva liga junto a otros consagrados de Cuba y las Ligas Negras. El criollo se enfundó los colores del Cinco Estrellas y tuvo una buena temporada encabezando el evento en impulsadas con 54. En 1957 regresaría una vez más a este conjunto para colgar definitivamente el guante como jugador.

Silvio, como se ve, fue un versátil jugador poseedor de las cinco herramientas del béisbol y al que lamentablemente una lesión que truncó su desempeño como lanzador y su color de piel que lo marginó de las mayores le impidieron engrandecer aún más su leyenda, a pesar de lo cual califica como uno de los mejores jugadores latinos de todos los tiempos. Trotamundos de los diamantes como muchos de sus contemporáneos, el cubano brilló y ganó en cada pais que visitó a lo largo de su longeva carrera. Tras el triunfo revolucionario, según apunta Nick C. Wilson en Early Latino Ballplayers in the United States, Silvio regresó a Cuba. Félix Delgado lo recogió en el aeropuerto y en el trayecto el ex pelotero expresó sus reservas sobre su regreso a la isla: ¨…las cosas están cambiando en mi país y no son cosas buenas…¨. Delgado diría más tarde que a García se le negó la salida de la isla. No se sabe si se negó a trabajar en las Series Nacionales o si nunca lo llamaron. Lo cierto es que jamás se escuchó hablar de él. Fallecería en Cuba el 28 de agosto de 1977 a los 63 años en el más completo anonimato. Como todos los de su tiempo, fue enterrado su legado y sepultado su recuerdo en su tierra. Por suerte fuera de Cuba la memoria es más larga. Fue elegido al Salón de la Fama de Cuba en Miami en 1983 y al del Béisbol Latino en 2013.

Bibliografia: sabr.org//bio-project//. Seamheads.com//Who is who in Cuban baseball. Jorge Figueredo//Baseballs other All-Stars. F.McNeil//desdemipalcodefanatico.worpress.com //Latinos en el béisbol. James D.Crockoft//BR Bullpen en Baseball-Reference.com//Historia de las Ligas Negras. Rafael Garcia-Toledo//El Inmortal del beisbol. Alfredo L. Santana//cnlbr.org//The California Winter League. William McNeil//agatetype.typepad.com//baseballhall.org//Latino Baseball Legends. Lew Freedman//beisbolinmortal.blogspot.com//Baseball´s Great Hispanic Pitchers…Lou Hernández// The East-West All Star Game, 1933-1953. Larry Lester//The Pitcher and the Dictator.Averell Smith//Beisbolinmortal.blogspot.com//www.1800beisbol.com//www.listindiario.com//El beisbol dominicano-1. En es.scridb.com//www.milb.com//

 

 

 

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Amaya en 2 octubre, 2019 a las 9:49 am
    • Responder

    Coño, Daimir, Rolando, tremendo pelotero, mi padre me hablaba encomiásticamente de este excelente pelotero, dice que era todo un peloterazo, era fán de él, la MDno olvida ani puede olvidar a estos grandes glorias por demás del deporte cubano.

  1. Asi mismo fue y cuando le dijeron que tenia que soportar burlas e improperios y soportar hasta que le recordasen a su madre ahi silvio dijo que el que lo hiciera erl lo mataba , hasta ahi llego el romance era mejor robinson pues era mas tranquilo y manejable y tambien norteamericano

    • Dr. Reinaldo en 3 octubre, 2019 a las 8:05 am
    • Responder

    Excelente Rolando leer todas estas historias y anécdotas de un grande como Silvio García, gracias una vez màs por todo el aporte que haces a la mejor. Un abrazo.

    • Janiel Izaguirre (Trinidad) en 3 octubre, 2019 a las 12:33 pm
    • Responder

    Rolando, excelentisimo trabajo, no creo que haya nada mas que agregar, Silvio es uno de los peloteros cubanos con mas historia en toda su trayectoria en este deporte, siempre que se hable de los Elefantes de Cienfuegos hay que resaltar la labor de Garcia en esta franquicia, hay una anecdota de el importante en el año 1935, en un mismo dia participó en dos juegos ganados en dos ligas totalmente diferentes, con el en equipo del Regimiento 6 de las fuerzas armadas lanzó un partido contra el Combinado de la Cabaña donde conectó el imparable decisivo para llevarse la victoria, automaticamente se trasladó para La Tropical donde lo esperaba un partido entre Almendares y Marianao y Joseito Rodriguez manager de los Tigres lo sacó de emergente en el septimo capitulo y este pegó doblete que remolcó tambien la anotacion que decidió el encuentro, asi esran esos atletas de la epoca, quisiera haber visto sus numeros si hubiese militado en las mayores pero debido al maldito racismo no pudo ser posible, todo mis respetos para este grande que permanece tambien en el olvido como muchos otros.

    Saludos.

    • SIEMPRE NARANJA en 4 octubre, 2019 a las 12:01 pm
    • Responder

    Muy merecido este trabajo dedicado a Silvio García de quien Dihigo Jr. me hablaba siempre cuando nos sentábamos en su casa a conversar sobre beisbol y sus grandes figuras que nunca se mencionan y de quienes muy pocos se recuerdan.
    Gracias amigo Rolando por colaborar y traernos a la MD la historia de grandes de nuestro Beisbol.
    Saludos…..

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.