NUEVA YORK — Es difícil saber si la apertura de este martes es la más importante en la carrera de Gerrit Cole. Pero el estelar abridor de los Houston Astros tiene en su brazo buena parte de la responsabilidad de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Sí, apenas es el tercer partido de la serie entre los Astros y los New York Yankees, que están empatados a triunfo por bando.

Sin embargo, el derecho podría darle un giro completo a la antesala por el Clásico de Otoño, dependiendo de su apertura, como hizo en la serie divisional contra los Tampa Bay Rays.

“Va a ser emocionante”, anticipó Cole, el lunes en conferencia de prensa. “He lanzado aquí antes y me he divertido. Mis compañeros me han comentado sobre el ambiente en postemporada aquí. Este es el gran escenario. Más importante, necesitamos ganar el juego y no será nada fácil”.

Cole está 18-0 en sus 24 más recientes aperturas, incluyendo dos en la serie divisional, que incluyeron 25 ponches combinados entre ambos partidos, el segundo y quinto. Sólo permitió una carrera y seis hits en 15 entradas y dos tercios de trabajo, y regaló únicamente tres pasaportes.

“Siempre hay una separación para muchachos especiales con lanzamientos élite como él”, dijo el manager de los Yankees, Aaron Boone. “Está comandando la bola tan bien como jamás he visto”.

Desde el 27 de mayo que comenzó su racha, Cole tiene una efectividad de 1.66 carreras limpias admitidas, con 251 ponches en 162 entradas y un tercio.

Su dominio ha sido aplastante en cada una de sus salidas, ratificando la razón por la que es considerado el favorito para ganar el trofeo Cy Young en la Liga Americana.

“Es difícil lanzarle a ellos”, dijo Cole. “Son como los anunciaron. Extremadamente talentosos y muy duros en la caja. Juegan cada pitcheada muy duro. Siempre quieren meterte presión y tratar de controlar los conteos. Es un hecho que van a tener buenos turnos y muchas veces la prueba será la manera en que responda”.

El manager de los Astros, A.J. Hinch, explicó que buena parte del éxito de Cole es su preparación, sumada a sus cualidades físicas.

“Es increíble y más cuando está en el gran escenario”, dijo Hinch. “Mañana (martes) va a ser un día duro. Sus aficionados son escandalosos desde la primera pitcheada y eso te sube la adrenalina”.

ES BUENO SABER QUE…

– Después de un Juego 2 que duró 11 entradas casi completas y casi cinco horas, los Yankees y los Astros prefirieron descansar este lunes, en vez de practicar en el Yankee Stadium, como estaba programado de manera original.