La NBA, la ABA y un cubano poco conocido

6:52:56 PM

 

Por el amigo de la peña:
Eddy Luis Nápoles Cardoso

 

 

Luego de concluida la cita atlética en Doha, regreso con un tema que había dejado inconcluso y es el relacionado con los resultados del baloncesto cubano en los años 70s, hoy les comentaré sobre algunas particularidades de ese deporte, antes de Barcelona 1992.

Quiero comenzar explicando que hasta 1989, momento en que la FIBA le abre las puertas a los profesionales, existían dos niveles o categorías en el basket, el amateur, rectorado por la FIBA y el profesional, con la NBA como nivel supremo. Los jugadores que habían firmado algún contrato con clubes rentados, estaban vetados para desempeñarse en los eventos organizados por la FIBA. La primera gran competencia con presencia de jugadores profesionales fueron los Juegos Olímpicos, organizados en la Ciudad Condal, pero en los torneos preolímpicos, disputados previos a Barcelona, intervinieron los profesionales, recuerdan el de Portland?

 

 

Esta división del baloncesto fue la que frenó a muchos jugadores, excepto de Estados Unidos, a que se decidieran a “brincar el océano” para probar suerte entre los profesionales al máximo nivel, pues varios sentían orgullo en defender el pabellón patrio en Juegos Olímpicos, Campeonatos Mundiales u otros eventos regionales y también por el temor al fracaso.

Así pudieran mencionarse a los brasileños Oscar Schmidt, Ubiratan Pereira Maciel, Marcel de Souza, los boricuas Mario “Quijote” Morales, Néstor Cora y Georgie Torres, los panameños Rolando Frazer, Mario Butler y Ernesto Malcom o el mexicano Manuel Raga, uno de los primeros jugadores no estadounidense en ser incluido en un Draft (1970), pero Raga que había representado a México en el mundial de Uruguay 1967 y en los olímpicos de 1968, prefirió seguir en el club italiano Pallacanestro Varese, que hacerlo como suplente en la NBA.

Otros no lo hicieron por motivos políticos, la política siempre mediando, entre el hombre y el deporte, en este caso, entran los jugadores procedentes de la entonces Europa del Este, donde pudieran nombrarse a varios con calidad sobrada para haberlo hecho.

 

 

En este apartado, todos pensamos en el lituano Arvydas Sabonis, pero antes de Sabonis, pudieron hacerlo, los Belov, Tkachenko, Edeshko, Boloshev, Volnov, Dalipagic, Cosic, Delibasic y otros. La historia de Sabonis, como la de los otros, estuvo netamente ligada al tema político, pues ante la lesión sufrida en 1986, el Atlanta Hawks, que lo ubicó en la cuarta ronda del Draft de 1985, se brindaron para darle tratamiento, pero el establishment lo impidió. Luego, en 1989 soplaban otros aires en el Este de Europa y el entonces Fórum de Valladolid (hoy Club Baloncesto Valladolid), lo fichó y allí lograron recuperarlo, jugando posteriormente con el Real Madrid, hasta que en 1995, ya con 31 años, llega a la NBA, con el Portland Trail Blazers, donde jugó por espacio de siete años.

Otros a los que el establishment les impidió jugar desde sus años “mozos” fueron, los entonces yugoslavos Drazen Petrovic, Radisav Curcic y Stojan Vrankovic, el letón Gundars Vëtra, el lituano Sarunas Marciulionis y los rusos Serguéi Bazarévich y Aleksandr Vólkov.

Renunciaron a jugar en ese circuito, el estadounidense, nacionalizado español Wayne Brabender, elegido en el Draft de 1967; por Philadelphia Warriors; el español Alberto Herreros, ojeado por Indiana Pacers; el italiano Dino Meneghin, elegido por Atlanta Hawks en la última ronda del Drat de 1970; el serbio Dejan Bodiroga, elegido en la segunda ronda del Draft de 1995 por Sacramento Kings y el israelí Miki Berkovich, tentado por New Jersey Nets y Atlanta Hawks, entre otros.

El tema de la NBA, organización surgida en 1946, como Baskeball Asociation of America (BAA), no fue una agenda abierta a los extranjeros, como la MLB, en el béisbol, tal vez por las “diferencias” con la FIBA, sobre todo en el status de los jugadores (amateurs o profesionales). El primer jugador extranjero, según datos de NBA.com, fue el italiano Hank Biasatti, nacido en Codroipo, Udine, pero criado en Windsor, Ontario, Canadá, quien en 1946, fichó para los Toronto Huskies, jugando una sola temporada, en lo adelante se dedicó al béisbol, llegando a jugar en Grandes Ligas en 1949, con los Philadelphia Athletics.

 

 

Otros extranjeros (nacidos fuera de Estados Unidos) que estuvieron entre los primeros en jugar fueron, el inglés Chris Harris, en 1955, con los St. Louis Hawks; el trinitario Ken Charles, en 1973, con los Buffalo Braves; el holandés Swen Nater, en 1976, con New York Nets; el bahamés Mychal Thompson, en 1978, con Portland Trail Blazers; el boricua Alfred Lee, también en 1978, con Atlanta Hawks, le siguen, el islandés Pétur Guomundsson, en 1981, con Portland Trail Blazers; el búlgaro Georgi Glouchkov, en 1985, con Phoenix Suns y el español Fernando Martín, en 1986, con Portland Trail Blazers, entre otros.

Sobre la American Basketball Association (ABA), les puedo comentar que fue una liga de baloncesto estadounidense creada en 1967 con el objetivo de hacerle competencia a la NBA, siendo el primer comisionado George Mikan, quien había jugado siete temporadas en la NBA. Entre las diferencias que tuvo con la NBA estaban, el uso de los 30 segundos para el tiro al aro, la introducción de la línea de tres puntos y el uso de un balón tricolor (colores de la bandera de Estados Unidos). Otras invenciones que patentizó la ABA, en busca de restarle protagonismo a la NBA, fueron los concursos de triples y de mates.

Esta entidad estaba formada por 11 equipos, cuatro de ellos, tras la desaparición en 1976, pasaron a la NBA (San Antonio Spurs, Indiana Pacers, Denver Nuggets y New York Nets). Los Indiana Pacers conquistaron tres títulos, escoltados por New York Nets, con dos.

Entre los jugadores destacados que lo hicieron en la ABA están Connie Hawkins, Julius Erving, Artis Gilmore, Dan Issel, Spencer Haywood, Mel Daniels, Louis Dampier, Billy Cunnigham y Larry Brown.

Hay un dicho que expresa, “Nunca es tarde, si la dicha es buena” y escribiendo sobre la ABA, encontré a un jugador de baloncesto cubano, que no jugó en la NBA, pero sí lo hizo en la American Basketball Asociation, su nombre Alfonso Ángel Cueto, nacido en La Habana, el 2 de agosto de 1946. El cubano afincado en Miami, jugó dos temporadas para la Universidad de St. Gregory’s, con los Cavaliers (NAIA) y un año en la Universidad de Tulsa, con los Golden Hurricane (NCAA)

 

“Al” como fue conocido el cubano dentro del baloncesto, fue elegido en el Draft de la NBA, en 1969, en la 10° ronda, puesto 130 por Seattle Supersonics y por Denver Rockets en el Draft de la ABA, pero terminó fichando por el Miami Floridians.

Cueto, con 2.01 de estatura y 104 (229 libras) kg de peso, jugaba de ala-pivot o pivot, promedió en su primera temporada, 6.0 puntos y 5.8 rebotes por partidos. En la temporada 1970-1971, jugó con el Memphis Pros, promediando 4.5 puntos y 3.9 rebotes por partidos.

 

Pros 70-71 Road Al Cueto

 

Con posterioridad a su retiro, Cueto en unión de otro cubano, Juan Galán, fundaron la Gato Distributors, una empresa encargada de la distribución de la Cerveza Miller en el área de Miami y Cayo Hueso, siendo el encargado de la introducción de la cerveza española Mahou en el mercado estadounidense.

Sería oportuno indagar sí a Alfonso Ángel Cueto, le une algún parentesco con el ex-Grandes Ligas Manuel “Potato” Cueto, nacido en Guanajay, en 1892 y fallecido en Regla, en 1942.

Por último, en años recientes se conoció de la presencia de otro cubano, Ismael Romero, natural de Ranchuelo, Villa Clara, en un equipo de desarrollo de la NBA D-League (Grand Rapids Drive), donde promedió 12.4 puntos y 8.5 rebotes por partidos. Estos constituyen algunos indicios sobre las posibilidades de ascenso de los baskebolistas cubanos hacía el máximo nivel.

 

 

10 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Chikungunya en 20 octubre, 2019 a las 12:28 pm
    • Responder

    Excelente artículo que nos brinda más detalles sobre la aparición de extranjeros en la NBA y en especial de nuestros coterráneos.

      • El Loko en 20 octubre, 2019 a las 1:58 pm
      • Responder

      Gracias amigo, siempre uno investigando encuentra nuevos detalles, sobre los cubanos y otros dstos de jugadores extranjeros

    • Juan Bermúdez en 21 octubre, 2019 a las 8:12 am
    • Responder

    Gran trabajo, Ismael Romero pudiera representar a Cuba actualmente. Jugó con Villa Clara y por acá nos asombramos viendo vídeos con sus jugadas, ha crecido un mundo!

      • El Loko en 21 octubre, 2019 a las 8:57 am
      • Responder

      Ok Juan, pero cual es su situación actual, donde está jugando y donde rsdica?

    • Amaya en 21 octubre, 2019 a las 1:54 pm
    • Responder

    Vaya curiosa historia que desconocia hasta hoy Eddy, usted es un gran historiador, tema que me apasiona mucho en cualquier deporte, te has hecho imprescindible en nuestra página MD.

      • El Loko en 21 octubre, 2019 a las 3:50 pm
      • Responder

      Gracias Amaya, siempre me ha gustado la historia e investigar, pronto revelaré otros temas sobre cubanos

    • Juan Bermúdez en 21 octubre, 2019 a las 2:09 pm
    • Responder

    Estaba en Puerto Rico según el papá de Arcia el base villaclareño que anda por Perú. Saludos

      • El Loko en 21 octubre, 2019 a las 3:48 pm
      • Responder

      Gracias Juan

    • ESTEBAN E. YERO PLA en 21 octubre, 2019 a las 3:21 pm
    • Responder

    Excelente articulo Eddy Luis continuando con el anterior trabajo que usted realizo y que fue polémico para algunos no es menos cierto que en el baloncesto tenemos calidad no como la que quisiéramos.

    Saludos de los Alazanes

    • El Loko en 21 octubre, 2019 a las 3:47 pm
    • Responder

    Gracias Esteban, uno buscando encuentra y tengo otras sorpresas.
    El debate enriquece y te inspira a superarte. En el baloncesto, no hemos sido mejores, porque nos quedamos estancados acá dentro.

Responder a Amaya Cancelar respuesta

Tu email nunca se publicará.