Mientras Mookie Betts se mantiene sentado en el mercado de cambios, la Nación Medias Rojas y los fanáticos de los equipos con los que podrían hacer un trato por el exJugador Más Valioso estarán atentos a cualquier rumor, cualquier pedazo de noticia que aparezca, sea real o inventada. Pero la oficina central de los Cleveland Indians estará tan interesada como Sam de Southie, el que vive pegado a la camiseta de David Ortiz.

Las maquinaciones de Boston en las discusiones sobre Betts definitivamente tendrán un impacto sobre el próximo dilema de Cleveland sobre cuando deben cambiar a otro jugador de calibre de JMV, Francisco Lindor. No es una cuestión de si los Indios cambian a Lindor, porque la lógica dicta que sí, ellos van a terminar cambiándolo. La única pregunta real es cuándo los Indios deberán hacerlo, con cuatro posibles ventanas.

Lindor tiene ahora poco más de cuatro años de servicio en Grandes Ligas, y será elegible a la agencia libre en el otoño de 2021. En teoría, podría conseguir un acuerdo a largo plazo con Cleveland antes de esa fecha, pero no se espera que eso ocurra. Lindor va a cumplir 26 años la semana que viene, su lugar está asegurado entre los mejores jugadores del deporte – un torpedero dos veces ganador del Guante de Oro que batea con poder, corre a gran velocidad y genera carreras. Ha anotado 428 carreras en las pasadas cuatro temporadas. Sus intangibles solo le añaden a su valor: Lindor está altamente valorado como persona y como compañero de equipo.

Por todas esas cosas, por la rentabilidad del mercadeo de su personalidad exuberante, probablemente Lindor termine consiguiendo uno de los contratos más significativos en la historia del béisbol. Los Indios, un equipo manejado de forma astuta, y con una nómina modesta para los estándares de MLB, no será el equipo que le otorgue un contrato de entre $300 a $450 millones a un jugador. Ratos, el acuerdo de los Indios por $60 millones con Edwin Encarnación probó ser demasiado malo para su panorama financiero. Otros Indios, como José Ramírez, consiguieron acuerdos multianuales temprano en sus carreras, pero Lindor va a pasar por segunda vez por el proceso de arbitraje, y se espera un gran aumento respecto a los $10.85 millones que ganó la temporada pasada.

Ejecutivos rivales esperando que los Indios manejen a Lindor de la misma forma que lo hicieron con Trevor Bauer y Corey Kluber en el invierno pasado – ellos van a escuchar ofertas, y esperarán por la oferta que les haga más sentido, en el mejor momento para la organización.

Los Indios tienen ahora cuatro ventanas en las que podrían cambiarlo:

  1. En este invierno, cuando cualquier equipo interesado tendría que pagar por dos temporadas completas de producción de Lindor.
  2. En el próximo verano, en las semanas previas a la fecha límite de traspasos del 31 de julio, en un momento en el que Lindor podría impactar hasta dos carreras por el banderín. Cualquier equipo interesado podría ver a Lindor como un jugador que haga la diferencia y alguien bien motivado. Por el otro lad2o, intercambiar a Lindor en el medio de la temporada podría ser algo bien doloroso para los Indios, quienes podrían ser lo suficientemente buenos para pelear nuevamente por la División Central de la Liga Americana. Cualquier cambio en junio o julio por Lindor sería visto como un alzamiento de bandera blanca en su base de fanáticos.
  3. En el invierno de 2020-21, cuando el valor de Lindor seguirá siendo alto pero disminuido. Lindor estaría a un año de llegar a la agencia libre, y es posible que, al igual que Betts, estaría dispuesto a probar el mercado.
  4. En el verano de 2020-21 – de nuevo, posiblemente en medio de una contienda por el banderín. Algún equipo podría dar el paso al frente y hacer una oferta agresiva por Lindor.

Pero en años recientes, la recompensa por un cambio por una superestrella ha ido en declive. Los Orioles se sorprendieron por el poco entusiasmo que generó Manny Machado en sus conversaciones de cambios en el invierno 2017-18, y luego tuvieron que aceptar lo que fue catalogado como un paquete de mediana calidad por Machado durante la temporada 2018: Los Dodgers construyeron una oferta de cinco jugadores alrededor del jardinero Yusniel Díaz, un chico de 23 años que tuvo un OPS de .805 en Doble A la pasada temporada. Cuando los Piratas pusieron en el mercado a Gerrit Cole hace dos inviernos, no era visto en ese entonces como la superestrella que es ahora, pero de todas maneras, era uno de los mejores lanzadores disponibles en el mercado de cambios, a dos años de llegar a la agencia libre – y los Piratas consiguieron cuatro jugadores desde Houston por él, incluyendo a Joe Musgrove y Colin Moran.

Por esto es que otros equipos predicen que cada vez que los Medias Rojas revisen las ofertas que reciban por Betts en este invierno, probablemente se sentirán decepcionados. “Es difícil ver a un equipo dar el paso al frente y ceder a sus mejores prospectos por un chico que se va a ir en un año”, dijo un evaluador de la Liga Nacional. “Especialmente cuando podría conseguir $30 millones en salario. ¿Quién va a aceptar eso, y encima de eso ceder el nivel de prospectos que necesita Boston?”

La elección de Boston podría ser la misma que Baltimore hizo con Machado: cambiarlo por menos de lo que se percibe que es su valor en el invierno, o demorar la decisión hasta el verano.

Cambiar a Lindor en este invierno podría conseguir la mejor recompensa, particularmente cuando se aplica una regla de oro para los gerentes – que es mejor cambiar jugadores de posición en la temporada baja, cuando tienes más posibilidades, que, en el verano, cuando solo un puñado de equipos podría tener esa necesidad específica. Si Cleveland se pone serio y ofrece a Lindor ahora, los Indios podrían atraer gran interés de muchos equipos de mercado grande – los Yankees, los Phillies, los Dodgers, los Cubs, etc.

Pero un cambio por Lindor en los próximos meses también podría sabotear sus oportunidades de ser contendientes la siguiente temporada, cuando podrían ser de nuevo un buen equipo, alrededor de Shane BieberMike Clevinger, Ramírez, Carlos Santana, y el nuevo jardinero central Oscar Mercado.

Así que los Indios van a escuchar ofertas, van a monitorear las conversaciones sobre Betts y sopersar las alternativas mientras se preparan para otra decisión dolorosa.