BARCELONA — Leo Messi recibirá este lunes en París, si se cumplen todos los pronósticos, el sexto Balón de Oro de su carrera, un trofeo que logró por primera vez en 2009 y que repitió, cuando estuvo fusionado el premio entre la revista France Football y la FIFA, en 2010, 2011, 2012 y 2015.

Y lo recibirá, curiosamente, diez años y un día después de su primer galardón, cuando superó a Cristiano Ronaldo en los albores de una competencia que se ha mantenido a lo largo de la última década… Y que promete, todavía, vivir algún capítulo más.

Como futbolista del Manchester United que había conquistado Champions, Premier League y Supercopa de Europa en 2008, Cristiano Ronaldo, Balón de Plata en 2007 por detrás de Kaká, conquistó el premio hace once años con una superioridad manifiesta sobre Messi, Balón de Plata y que ascendía un peldaño respecto a un año antes, y Fernando Torres, héroe de España en la Eurocopa que conquistó La Roja y motivó la presencia de cuatro españoles (le acompañaron Casillas, Xavi y Villa en los puestos 4º, 5º y 7º) entre los diez primeros clasificados.

La explosión definitiva de Messi, crecimiento firme y constante, se produjo en ese 2009, que cerró conquistando todos los títulos con el Barcelona de Pep Guardiola y que dos semanas antes de concluirlo con la victoria en el Mundial de Clubs le supuso su primer Balón de Oro.

Messi y Pelé en la Ceremonia del Balón de Oro Getty Images

Leo devolvió, en sentido figurado, la mayoría absoluta de un año antes a Cristiano Ronaldo, que acabó en segundo lugar y por delante de Xavi e Iniesta, clasificándose en quinto puesto Samuel Eto’o, ya entonces jugador del Inter de Milán pero considerado aún por muchos merecedor de tan buena clasificación gracias al triplete que logró con el Barça en la temporada 2008-09.

El top-ten de aquel 2009 lo completaron Kaká, Ibrahimovic, Rooney, Drogba y Gerrard, en la edición que comenzó a confirmar el cara a cara entre Messi y Cristiano Ronaldo solo interrumpido en 2010 (cuando el podio lo coparon tres jugadores del Barça) y 2018, cuando por primera vez el premio no fue para ninguno de los dos y Leo quedó, también por primera vez desde 2007, fuera del podio que encabezó Modric y completaron Cristiano y Griezmann.