La «hija del viento» regresa a las pistas por una medalla en Tokio 2020

6:34:39 PM 

Luego de tres años alejada del deporte activo, la cubana Yunidis Castillo regresó a los entrenamientos con la mirada puesta en los Juegos Paralímpicos de la capital nipona.
 
 

La multicampeona paralímpica Yunidis Castillo regresó a los entrenamientos con el equipo nacional de Cuba, con la vista puesta en los Juegos Paralímpicos Tokio 2020.

Luego de tres años fuera de las pistas, la fabulosa corredora conocida como la «hija del viento» pretende alcanzar una medalla en la capital japonesa, luego de que en los juegos anteriores en Río de Janeiro, sufriera una ruptura muscular en el muslo izquierdo que la mantuvo alejada del deporte activo.

«Todavía tengo algunas molestias, pero por ahora lo fundamental es poner mi cuerpo a tono», aseguró al sitio digital Jit la paratleta santiaguera de 32 años, que compite en la categoría T-47 (afectación en miembros superiores).

«En esta primera etapa estoy concentrada en ponerme en forma y bajar de peso. Es como volver a comenzar pero me siento bien», agregó a la publicación deportiva, según la cual Castillo pretende llevar su peso corporal hasta cerca de los 49 o 50 kg con que obtuvo sus mayores triunfos en su carrera.

Para Yunidis, los de Tokio serían sus quintos Paralímpicos, un evento en el que ha brillado especialmente en las ediciones de Beijing 2008, cuando se alzó con los títulos de los 100 y los 200 metros planos; y en los de Londres 2012, donde repitió ambos oros y sumó un tercero en los 400 metros.

Precisamente, la intención de la discípula de la entrenadora Miriam Ferrer es concentrarse «principalmente» en esa última distancia, mientras descartó por completo volver en el hectómetro.

«Me gusta mucho correr los 100 pero en esa prueba sufrí las dos rupturas de cuádriceps en el Mundial de Catar y en Río, es decir es donde más daño he tenido. No quiero correr más esa distancia por el esfuerzo que requiere, por eso me concentro en los 400, no quiero someter mi salud y ya no tengo 15 años», explicó a Jit.

En la actualidad, la principal paratleta de su categoría en los 400 metros es la sudafricana Anrune Weyers, quien rompió este año el récord mundial de esa distancia que poseía la santiaguera. Yunidis también perdió en 2019 la primacía de los 100 a manos de la estadounidense Brittni Mason, aunque conserva aún la de los 200 impuesta por ella en la capital británica.

Para competir en Tokio la cubana –dueña también de siete oros y dos platas en tres campeonatos del mundo– tendrá primero que oficializar una marca antes del próximo 2 de agosto. Una primera oportunidad para hacerlo sería en el tradicional mitin de Loterías Caixa de Brasil, en marzo, aunque su entrenadora no descarta un torneo «más adelante» para no apresurarla.

«Falta camino por recorrer a otra medalla. De mi parte no será por falta de preparación y voluntad. Nos vamos a entrenar bien y el último resultado se dirá allá», concluyó la «hija del viento».

En estos momentos, la principal figura de Cuba en el deporte paralímpico es la también santiaguera Omara Durand, quien corre en las mismas distancias que Castillo, aunque en la categoría T-12 (débiles visuales profundos). Durand, que ha sido comparada con el gran Usain Bolt, es la vigente campeona paralímpica y mundial de los 100, los 200 y los 400 metros, gracias a los cetros logrados en Río 2016 y, hace menos de un mes, en Dubai 2019.

 

Tomado de: Oncubamagazine

2 comentarios

    • Amaya en 10 diciembre, 2019 a las 8:55 am
    • Responder

    Tiene si se propone para regresar por todo lo alto, aunque como ella misma ha dicho en los 400 lisos

    • Ramón en 10 diciembre, 2019 a las 11:26 am
    • Responder

    Pues esperamos que se recupere pronto para que siga cosechando triunfos, seguramente volveremos a oir hablar de ella en Tokio. Fuerza Campeona.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.