OPINIÓN; El nombre de los estadios de béisbol en Cuba

9:42:20 PM

Por el amigo de la peña:
Eddy Luis Nápoles Cardoso

 

 

Desde hace bastante tiempo estaba por escribir sobre este tema, el nombre dado a los estadios de béisbol en Cuba. En esto, hay algo que se debe analizar y es que al triunfar la Revolución, el 1° de enero de 1959, existían muy pocas instalaciones deportivas en Cuba, la mayoría estaban ubicadas en La Habana; Gran Stadium del Cerro (actual Latinoamericano), Estadio La Tropical (actual Pedro Marrero), Coliseo de la Ciudad Deportiva, Estadio La Polar y para el interior, me vienen a la mente, el Estadio Palmar de Junco, en Matanzas, el Estadio de Bayamo (actual Mártires de Barbados); Estadio “Chicho” Velázquez (actual Julio Antonio Mella); Estadio de Sancti Spíritus (luego Victoria de Girón); Estadio de Cienfuegos (actual Luis Pérez Lozano), el Estadio Municipal de Isla de Pinos (actual Cristóbal Labra), pudieran existir otros más.

 

Estadio Latinoamericano

 

Si hacemos un repaso, tenemos que a partir de 1959 se construyeron la mayoría de los estadios que hoy se ubican en las cabeceras provinciales, así aparecen el Nelson Fernández (1960), en Mayabeque; el Guillermón Moncada (1962), en Santiago de Cuba;el José Ramón Cepero (1964), en Ciego de Ávila; el Nguyen Van Troi, en Guantánamo; el Cándido González, en Camagüey; el Augusto César Sandino (1965), en Santa Clara; el Capitán San Luis (1969), en Pinar del Río; el 5 de Septiembre (1977), en Cienfuegos; el Calixto García (1979), en Holguín y José Antonio Huelga (1991), en Sancti Spíritus.

Como se observa, en la primera década de vida de la Revolución, se edificaron siete estadios, esto, teniendo en cuenta aquellos primeros años de efervescencia por el triunfo revolucionario, que borró para siempre, años de explotación, hambre y miseria para el pueblo cubano, llevó a que cada obra nacida producto de ese fenómeno, dígase, escuelas, fábricas, hospitales, etc. Llevase un nombre alegórico, como homenaje a un mártir de las gestas libertadoras patrias o foráneas y las instalaciones deportivas, no estuvieron ajenas a ello.

Entre estos están, el Guillermón Moncada, en Santiago de Cuba, inaugurado en 1962, que lleva el nombre del General Mambí participante en las tres guerras contra la metrópoli española; el José Ramón Cepero, en Ciego de Ávila, inaugurado en 1964, nombrado así, en homenaje a un dirigente avileño fallecido prematuramente, que había participado en el proceso inicial de construcción del estadio; el Nguyen Van Troi, en Guantánamo, inaugurado en 1965 y “bautizado” en homenaje a este joven vietnamita, luchador contra la agresión yanqui, que fuera capturado y asesinado por los traidores saigoneses en octubre de 1964; el Cándido González, en Camagüey, terminado en 1965, que rinde homenaje al expedicionario del Granma, asesinado por soldados de la tiranía batistiana en Boca de Toro, el 8 de diciembre de 1956.

 

Estadio Guillermón Moncada

 

Continúa el Augusto César Sandino, en Santa Clara, también concluido en 1965, que rinde homenaje al General de Hombres Libres, el patriota nicaragüense asesinado en 1934 por órdenes de Anastasio Somoza García; le sigue el Capitán San Luis, en Pinar del Río, inaugurado en 1969, que rinde homenaje a Eliseo Reyes, revolucionario cubano participante en la última gesta libertaria, miembro de la guerrilla del Che, caído en Bolivia, el 25 de abril de 1967; luego aparecen, el 5 de septiembre, en Cienfuegos, que hace alusión al levantamiento armado realizado contra el régimen batistiano, en esa propia ciudad y fecha, en 1957 y  el Victoria de Girón, en Matanzas, ambos inaugurados en 1977, este último nombre, rinde homenaje al triunfo logrado por el pueblo cubano sobre la invasión mercenaria acontecida por Playa Girón y cierra el Calixto García, en Holguín, terminado en 1979, que rinde tributo a ese Mayor General, participante en las tres guerras independentistas.

Escapan a este contexto, el Estadio Mártires de Barbados, de Bayamo, nombrado así en 1977, en homenaje a las 73 personas fallecidas por el atentado terrorista que causó la explosión en pleno vuelo del avión de Cubana de Aviación un año antes; el Nelson Fernández, en San José de las Lajas, renombrado en 1977 como homenaje al esgrimista víctima de ese propio crimen; el Estadio José Antonio Huelga, de Sancti Spíritus, inaugurado en 1991, que lleva el nombre del Héroe de Cartagena, fallecido víctima de un accidente automovilístico en 1974.

 

Estadio Sandino

A otros estadios con menores relevancia le fueron asignados nombres de jugadores, entre los que se citan, el Santiago “Changa” Mederos y Frank D’Beche, ambos en La Habana; el Genaro Melero (Jatibonico) y Héroe de Parma, en Sancti Spíritus; el Martín Dihigo, en Cienfuegos (Cruces); el Pedro Vera, en Villa Clara  (Cumanayagua); el Paquito Espinosa, en Ciego de Ávila (Morón); el Roque Ríos, en Las Tunas (Manatí) y el Tirso Hidalgo, en Granma (Niquero).

No es que yo esté en total oposición con los nombres que en su momento les fueron asignados al, Van Troi, Guillermón, Cándido, Cepero, Sandino y otros, pero, creo que también se pudieron haber tenido en cuenta a grandes jugadores o personalidades del deporte cubano, ya fallecidos. En Cuba, a diferencia de otros países, no se estila mucho el cambio de nombres a instalaciones deportivas, pero si esto fuera posible, sería una manera más de rendirles un hermoso homenaje a los grandes jugadores del béisbol cubano.

Así, los estadios pudieran llevar en la actualidad estos u otros nombres, el Van Troi (Andrés Telemaco, Fermín Laffita), el Guillermón (Napoleón Reyes, Manuel Alarcón, Rafael Noble), el Calixto (Willy Miranda, Pedro Formental, Ricardo Bent Williams), el Cándido (Roberto Ortiz, Juan Ealo, Daniel Hernández, Vicente Díaz, Juan Pérez); el Cepero (Bernardo Cuervo, Ernesto Estévez, Omar Carrero); el Sandino (Conrado Marrero, Agapito Mayor, Manuel García, Mike Cuellar, Lázaro Pérez), el 5 de Septiembre (Martín Dihigo, Isidoro León, Sandalio Consuegra, Angel Fleitas); el Girón (José de la Caridad Méndez, Orestes Miñoso, Edmundo Amorós, Rogelio Martínez); el Latino (Adolfo Luque, Mike González); el San Luis (Dagoberto Cueto, Fidel Linares, Emilio Salgado, Jesús Guerra).

 

Estadio Capitán San Luis

 

Con un posible cambio de nombres, se pierde la tradición de decir, “Voy para el… Latino, el Sandino, el Guillermón, el Cándido, el Cepero, el Van Troi, el Sandino, el Mella, el Labra, el Girón o el Calixto”, pero se gana un reconocido homenaje, en cada uno de ellos, a un jugador del béisbol cubano.

¿Estaría usted de acuerdo que se cambiaran los nombres de los estadios, colocando el de jugadores destacados del béisbol cubano?

 

 

30 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • enrique15 en 17 febrero, 2020 a las 7:30 am
    • Responder

    El cambio de nombres a los estadios no es tarea fácil, comenzando por lo que el mismo autor reconoce, que es la tradición. Decir “El Victoria” en Matanzas es una costumbre tan arraigada en el aficionado matancero que creo que incluso si ahora se llamara José de la Caridad Méndez, en más que justo homenaje a ese grande del beisbol yumurino, sonaría muy extraño a todos. Sí estoy de acuerdo en que se debería homenajear a esas grandes figuras. La cosa no es fácil, óigame, el estadio del Cerro desde que se llamó el Latino, ha convertido ese nombre en sinónimo de beisbol cubano. Ahora bien, como estoy de acuerdo con Eddy en que los estadios deberían llevar nombres de personalidades relacionadas con nuestro deporte nacional, ¿Qué les parece si les agregamos a los que ya existen, un “apellido”? Digamos, el Victoria sería el estadio dedicado o en homenaje a José de la Caridad o a Dihigo (que fue el nombre que según tengo entendido, se barajó cuando se construía) El Latino, el estadio de Adolfo Luque y así. Eso tiene la ventaja de que con el tiempo, la gente se acostumbraría poco a poco y en muchos casos hasta comenzaría a llamarlos por ese nombre y en el futuro el cambio sería menos traumático por así decirlo.

      • El Loko en 17 febrero, 2020 a las 1:42 pm
      • Responder

      Yo estoy de acuerdo contigo Enrique……y se lo que significa el cambio, por eso lo expliqué…….pero en otras esferas, se han cambiado y no paó nada, como se hizo con el Gran Stadium del Cerro, La Tropical, etc…..mira al Teatro Nacional, le gregaron los apellidos Alicia Alonso, en cambio a la Ciudad Deportiva, está huéfana…..Un abrazo

    • marlon monteros en 17 febrero, 2020 a las 7:50 am
    • Responder

    estoy plenamente de acuerdo ,y seria muy bueno ,para esta nueva generacion de jovenes aficionados al baseball

    • Pito en 17 febrero, 2020 a las 8:23 am
    • Responder

    parece que aquí alguien quiere borrar la historia haciéndose el inocente. pues claro que no estamos de acuerdo en cambiar el nombre a los estadios. ni juan ealo es guillermón moncada, ni romelio sufrió lo de nelson. no te hagas el inocente.

    1. Cuesta tanto ejercer su opinión sin agredir la contraria a la suya?

        • El Loko en 17 febrero, 2020 a las 2:00 pm
        • Responder

        Tranquilo, hermano, no voy a polemizar, no vale la pena

      • El Loko en 17 febrero, 2020 a las 1:39 pm
      • Responder

      La historia no se borra, se escribe cada día y eso es lo que tratamos de hacer….Pito….yo no soy inocente, soy inteligente, yo no pretendo cambiar nada, solo escribo, la opinión de muchos, no la mía, ya verás los comentarios…..

      • Amaya en 18 febrero, 2020 a las 8:25 am
      • Responder

      Amigo Pito, el artículo esta escrito desde una abierta y franca posición revolucionaria, si lo lee detenidamente se dara cuenta de ello

        • Pito en 18 febrero, 2020 a las 10:33 am
        • Responder

        es que hay que tener mucho cuidado con las propuestas aparentemente inocentes. no hay que cerrase; pero tampoco hay que desmontar nuestra historia y eso es lo que yo percibo aquí. bastante desconocimiento existe ya para que nosotros nos prestemos a borrar nuestra historia. el tiempo no está para eso. esta propuesta es infelíz por contenido y por el momento. daimir hay respuestas que no llevan paños tibios y se va directo al asunto.

        1. Es la manera de comunicar la que no es correcta. Usted puede estar en desacuerdo y se le respeta e igual debe hacer con quien opine diferente a usted, todos tienen su verdad, y la suya no es más que la de otros y viceversa. Saludos.

            • Pito en 19 febrero, 2020 a las 10:06 am
            • Responder

            como mismo tú respetas cada vez que te ponen en mantenimiento. se llama doble moral. con los símbolos de la historia del país no se juega. ese discurso es conocido.

            1. Bueno por lo que veo tu llevas rato por aquí al hablar de los mantenimiento…. y doble moral serás tú (solo si me estas llamando así, de lo contrario olvida mi comentario sobre esto) que nunca antes comentaste dirigido a mi sobre alguna “queja” de los mantenimientos y solo ahora oportunistamente y porque te sugerí como comentar lo sacas a relucir o que cambias de nick o escondes tu verdadera identidad para opinar. Aquí nadie está jugando, aquí lo que hay que respetar los criterios ejercidos sin atacar los diferentes pensamientos de cada cual porque para eso es una peña, para polemizar con respeto al criterio opuesto. Aquí varios han opinado que no están de acuerdo y no hay agravio, pues no andan con el discurso que tu si has sostenido dándole matiz político más que deportivo, los demás comentarios son sólo opiniones, no imponen, esa es la diferencia y que conste que yo hasta ahora no he opinado si estoy de acuerdo o no con lo que trae a debate el excelente amigo Eddy con su trabajo, a lo mejor yo pienso como tu que no se debieran cambiar, pero el tema contigo es la forma con la que te crees que es como tu dices sin importar los demás que opinaron…

    • Amaya en 17 febrero, 2020 a las 8:23 am
    • Responder

    Bueno en el caso del estadio Capitán San Luis su nombre obedece a que en los años que trabajo aqui como Delegado del MININT ENTRE 1962 Y 1965 seinteresó mucho por el deporte tanto en la provincia, como en las instituciones del MININT y fue uno de lo promotores para la construcción del estadio, incluso fue el que habló con los residentes del barrio donde hoy está enclavado para ceder las tierras para su construcción

  1. Cuando se construyó el Sandino, allá por 1965, la gente quería nombrarlo “Alejandro Oms”, en honor a aquel pelotero de las décadas del veinte y el treinta, que jugaba no lejos de allí, quien fuera bautizado por el pueblo con el título popular de “Caballero”. Su intensa leyenda está perpetuada en el nombre de una humilde calle santaclareña (creo que es la única calle de Cuba con el nombre de un deportista). También al Sandino pudieron haberle puesto “Conrado Marrero”, pero contra el “Guajiro de Laberinto” conspiró, además, la circunstancia, al parecer eterna y feliz, de que se encontrara vivo en aquellos años. Sobre el “Guajiro” en particular existe una anécdota inédita. Se cuenta que se encontraban reunidos los dirigentes de una organización de artistas, cuando alguien menciona su nombre. Pronto se apura un presente, con el desprecio que caracteriza a ese tipo de intelectual que solo tiene ojos para una concepción mediatizada y elitaria de la cultura, a preguntar con tono despectivo quién era ese. Pero otro le respondió veloz: Conrado Marrero es a la pelota cubana lo que Lezama a la literatura.

      • El Loko en 17 febrero, 2020 a las 1:46 pm
      • Responder

      Conocía esa anécdota del Guajiro de Laberinto……un abrazo Valentine

    • Chikungunya en 17 febrero, 2020 a las 9:21 am
    • Responder

    Excelente artículo con el que estoy completamente de acuerdo, es lo que hemos discutido aquí en varias ocasiones sobre la politización del deporte, en el caso de mi provincia Guantánamo debería cambiarse por el nombre de algún excelente pelotero con el respeto de los vietnamitas, por supuesto que el hombre hace rechazo al cambio pero ya nos acostumbraremos.

      • El Loko en 17 febrero, 2020 a las 1:49 pm
      • Responder

      Así es amigo Chikungunya, al cambio, todos le tememos, en todas las esferas de la vida, pero a todo nos adaptamos…..Un abrazo

    • Andrés R en 17 febrero, 2020 a las 10:43 am
    • Responder

    Siempre he tenido inquietud con los nombres de los stadium que no tienen que ver con deportistas, ya sería un poco engorroso cambiar estos nombres, pero si tenerlo en cuenta para futuras instalaciones. En los primero añosde la Revolución se cambiaron los nombres a la mayoría de las calles de nuestras ciudades y la gente se adaptó al nuevo nombre en algunos casos, otros le continuan llamando igual que el que tenía, al es le caso de Galiano, Monte, etc. En el caso de Victoria de las Tunas se lo cambiaron y a mi en lo personal nunca me gustó. Hay muchas formas para reconocer a nuestros mártires y a quienes luchron por causas justas.

      • enrique15 en 17 febrero, 2020 a las 12:51 pm
      • Responder

      Bueno en el caso de las calles, no fue precisamente la Revolución la que cambió muchos de ellos que la gente sigue llamando como tal. En muchos casos fue mucho antes, como la calle Galiano que mencionas, que se llama hace muchos años Avenida de Italia o de la muy conocida Belascoaín, que su verdadero nombre es Padre Varela, como reza en sus letreros y nombre que le pusieron nada menos que en ¡1911! pero que a nadie se le ocurre llamarle así.
      Hay muchas calles de La Habana que tienen nombres oficiales que no son por el cuál se les conoce y esos nombres oficiales en la mayoría de los casos no los puso la Revolución.

    • Andrés R en 17 febrero, 2020 a las 1:43 pm
    • Responder

    Aclaro, quizás los nombres que utilicé en el comentario anterior no fueron los mejores, pero les puedo decir que en la ciudad de Las Tunas casi todas las calles tienen nombres de mártires de la Revolución y en otros casos combatientes de las guerras de liberación. Pero además si a Galiano se puso avenida de Italia en 1911, entonces más a mi favor, las personas no asimilan los cambios tan fácil, más de 100 años y todavia dicen Galiano.

    • Amaya en 17 febrero, 2020 a las 3:46 pm
    • Responder

    Yo soy un acerrimo defensor de la Revolucion y militante comprometido hasta el final, pero creo en lo adelante, que si, que al inaugurar nuevas instalaciones deportivas sus nombres deben estar relacionados con Glorias del deporte, ya con los que tienen los nombres actuales, no hay forma de cambiarlo, pero en lo adelante si podemos poner los nombre de muchas glorias deportivas que tenemos bastante.

    • Js Krlos en 17 febrero, 2020 a las 4:23 pm
    • Responder

    no estoy de acuerdo con los nombres…en todos los lugares del mundo los estadios deportivos tienen nombres de deportistas en cuba eso no pasa…le ponen nombre de combatientes de la cierra o de fechas que tengan que ver con la revolución ejemplo 5 de septiembre…nunca me han gustado esos nombres al menos en el besibol

      • Un barcelonista más en 18 febrero, 2020 a las 3:00 pm
      • Responder

      Eso no es del todo cierto, digame que estadio de grandes ligas tienen nombre de no digo deportista, de pelotero??, es quew acaso alguno se llama Jackie Robinson, di maggio, Babe Ruth, y demás grandes peloteros, en el fútbol, la mayoria no tienen nombre de futbolistas y así en casi todos los deportes y estadios, sl2

    • Julio Enrique en 17 febrero, 2020 a las 11:17 pm
    • Responder

    No estoy de acuerdo con la idea del cbio de nombres de esas instalaciones. Los nombres, como bien usted dice, fueron dados en un momento historico determinado, y hacen homenaje a figuras emblematicas de nuestra historia nacional, extranjera o hechos ocurridos de marcada trascendencia. Esos nombres distinguen a nuestras instalaciones, y sentimos orgullo de que asi se llamen.
    Ya el Guillermon, el Mella o el Sandino, por citar solo tres ejemplos, van tambien en la sangre beisbolera de la nacion.
    Y no es que Dihigo, Luque o Alarcon no merezcan, por su historia deportiva, que una instalacion lleve su nombre. Al contrario, meritos tienen para que asi sea, pero quizas nuevos estadios lo permitan, o alguna que otra instalacion pudiera ser rebautizada, como la Ciudad Deportiva, por quien levanto las dos manos para que adquiera el nombre del gran Teofilo Stevenson.
    Pero de ahi, a “desmontar” el Guillermon Moncada, Capitan San Luis o Van Troi, va un buen trecho. Algo que como nacion no nos podemos permitir.
    La historia se respeta hasta en el nombre de nuestros estadios.

      • Amaya en 18 febrero, 2020 a las 8:24 am
      • Responder

      De acuerdo Luis Enrique, creo que ya eso no puede ser cambiado, en lo adelante podemos poner nombres de muchas glorias deportivas que han hecho quedar muy bien a la Revolución en el deporte

    • Luis Ignacio en 17 febrero, 2020 a las 11:17 pm
    • Responder

    Quisiera referirme al tema y emitir mi modesta opinion teniendo en cuenta q no soy peñista pero quisiera serlo algun dia pues es mi mayor deseo. Cuando nuestro Comandante en jefe emitio su concepto de Revolucion decia entre otras cosas “cambiar todo lo q debe ser cambiado “.Y precisamente en este momento de la historia q vivimos han habido cambios como recientemente sucedio con nuestra nueva constitucion y a raiz de este proceso se han originado otros cambios bajo la Direccion de nuestro presidente Miguel diaz Canel encaminados a fortalecer la economia del pais para bien estar de todo nuestro pueblo revolucionario q continua luchando siguiendo el legado de nuestro Comandante en jefe. Y y es q Revolucion es cambio pero solo ( lo que debe ser cambiado) La historia es la misma es continuidad y no deben cometerse errores en lis cambios solo por querer cambiar. Se impone una gran Revolucion no solo en nuestro pasatiempo nacional si no en todo el movimiento deportivo y hay muchas cosas por hacer para seguir adelante . No creo q ayude o mejore sustancialmente cambiar el nombre de un Estadio de baseball q tanta historia recoge en cada territorio. Seria como cambiar una parte de la historia. Si estoy plenamente de acuerdo en q se le rinda homenaje a todos aquellos jugadores Managers o figuras destacadas ligadas al baseball como periodistas exct pero nunca cambiarle el nombre a los Estadios. Seria como cambiarle el nombre a ina escuela o una Universidad q lleve el nombre de uno de nuestros martires y es alli donde estudian nuestros jovenes y tambien donde todos hemos adquirido nuestros conocimientos para crecer amando nuestro deporte nacional y defendiendo nuestra cultura nuestra patria y nuestra identidad. SALUDOS a todos y gracias por brindarme la oportunidad de expresar mi consideracion.

    1. Por fin hace publico su deseo ser peñista, desde ahora miso es que se tendrá en cuenta y siga fuerte en su afan de lograrlo, así seria un avileño mas en la peña. Saludos.

        • Luis Ignacio en 20 febrero, 2020 a las 10:05 am
        • Responder

        SALUDOS y muchas gracias presidente. Voy a seguir comentando porque me gusta y porque quiero dar mi modesto aporte.

    • Un barcelonista más en 18 febrero, 2020 a las 2:38 pm
    • Responder

    Yo soy holguinero y para nada quiero cambiar el nombre de nuestro estadio, creo que el calixto tiene el nombre bien ganado y bien puesto y viceversa, sl2

    • El Loko en 19 febrero, 2020 a las 6:46 am
    • Responder

    Eso es…que todos opinen….cada cual tiene su criterio y es libre de expresarlo, de acuerdo o no…..muchas gracias a todos

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.