OPINIÓN-PROPUESTA; ¿MÁS DE LO MISMO? (Versión 2).

11:32:22 PM

 

 

Análisis para Díaz-Canel y Marrero.

Por: Tino Iturralde Álvarez para la web de la Peña Virtual Martín Dihigo.

 

INTRODUCCIÓN.

 

Tengo ante mí el artículo “Los diputados con la pelota en la mano” de Oscar Sánchez Serra, publicado en el Periódico Granma el miércoles 20 de diciembre de 2017, en el que cuenta lo que sucedió dentro de la Comisión de Salud y Deporte, en la sesión vespertina del décimo período ordinario de la VIII Legislatura del Parlamento cubano, celebrada en la Sala 11 del Palacio de Convenciones. Dicha comisión había tomado con anterioridad un acuerdo relacionado con los resultados del impacto de la actual estructura de la Serie Nacional de Beisbol y la participación de sus atletas contratados en ligas en el exterior.

Según el periodista se expuso ante la comisión el estado de opinión de la población sobre este evento deportivo, a partir de la información recopilada en cada uno de los territorios del país y enumeró las principales inquietudes planteadas por los parlamentarios:

  • Cómo afecta el sistema competitivo la corta duración de la primera etapa de la Serie Nacional, que deja al 62.5% de los equipos fuera de contienda.
  • Que la cantidad de colectivos (16) deteriora el nivel de juego.
  • El daño que hace a la participación del pueblo los juegos diurnos y a los peloteros porque flagela en estos últimos la relación trabajo-descanso.
  • El sistema de retribución de ingresos a los jugadores que no diferencia por los aportes que estos hacen a los equipos y a la lid.
  • La mala calidad de los implementos (bates, guantes, pelotas).
  • Las insuficiencias en el confort del transporte.
  • El estado de los parques de municipios en donde se efectúan juegos de nuestro principal torneo doméstico.
  • Los problemas que hay en las cabeceras provinciales con el alumbrado de los parques.
  • El lucimiento de la Serie Nacional de Beisbol se perjudica por la tardía incorporación de los contratados en el exterior.

El viernes 19 de julio de 2019, el periodista Duanys Hernández Torres publicó la siguiente noticia en la página web de JIT, perteneciente al INDER.

Yovani Aragón, director nacional de béisbol, informó hoy sobre los cambios que podría experimentar la estructura de la Serie Nacional para su edición 60 en el año 2020”.

 

«Para esa Serie, que es bueno precisar que no será la que comienza el 10 de agosto sino la próxima, planteamos hacer un primer torneo con 16 equipos y una duración de más de 70 juegos. No se utilizarían refuerzos, por lo que el campeón sería con todos los integrantes de la provincia», explicó inicialmente el otrora lanzador espirituano.

Con posterioridad se llevaría a cabo un segundo torneo en que se concentraría la calidad: «Ese sería en los meses de invierno y contaría con la presencia de los seis primeros lugares del torneo anterior, además de varios refuerzos. Esto permitiría jugar béisbol todo el año, que los peloteros contratados puedan actuar y así elevar el techo de la justa. El equipo campeón en la liga de seis equipos sería el que representaría a Cuba en la Serie del Caribe de 2021», sostuvo.

Una vez sea aprobada esta nueva estructura por las instancias pertinentes, se informarán con detenimiento sus particularidades, dijo Aragón, antes de expresar que a pesar de esos cambios se mantendrá la Serie Nacional Sub-23, por lo que el calendario del deporte durará todo el año.

 

Hasta ahí una parte del artículo, y se impone la pregunta: ¿Fue esa la respuesta de la Dirección Nacional de Beisbol y el INDER al estado de opinión de la población expuesto en el Parlamento cubano año y medio antes?.

Díez y ocho días antes, el 1 de julio de 2019, esta página web publicó mi trabajo: ¿Más de lo mismo?, del que ahora les ofrezco esta segunda versión.

Diez y nueve meses después de la información de Aragón, el 7 de febrero de 2020, el periódico Granma, a través del periodista Alfonso Nacianceno, publicó el artículo “Transformaciones del beisbol: pensadas por muchos desde la pasión de todos”, tomado del sitio web de la Presidencia de la República y con el siguiente encabezamiento:  “En el chequeo del programa de Deporte y Recreación, que encabezan el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, se conocieron detalles del trabajo que, según explicó Raúl Fornés Valenciano, vicepresidente primero del INDER, tiene por objetivo «proyectar el béisbol cubano a niveles superiores de desarrollo».

Y continúa: “Con el ánimo de que el béisbol siga adelante se impulsó el conocido intercambio por los territorios, fruto de los cuales autoridades del INDER presentaron esta semana la nueva Estrategia para el Desarrollo del Béisbol Cubano, surgida de las consultas por todo el país con deportistas, entrenadores, directivos, la prensa especializada y la población”.

Más adelante agrega: “El Vicepresidente primero del INDER también ofreció una explicación acerca de cómo ha sido concebida la venidera 60 Serie Nacional, con una primera etapa, de abril hasta julio, animada por 16 equipos, los cuales cumplirán un calendario de 75 juegos. La segunda fase, de 45 partidos, correrá de septiembre a diciembre, a la que clasifican los cuatro primeros, además de los vencedores en los play off de comodines. Antes de iniciarse esa segunda etapa cada equipo escogerá a siete refuerzos de los jugadores no clasificados. El presidente del INDER, Osvaldo Vento Montiller, acotó que esa propuesta de estructura se llevará nuevamente a la base, para «seguir buscando consenso entre todos». 

 

El resto de los principales medios de prensa digitales del país, tales como Cubadebate y los periódicos Juventud Rebelde y Trabajadores también publicaron versiones de esa información. De igual forma lo hizo esta página web.

 

MINI CONSULTA POPULAR.

El 10 de febrero de 2020, el periodista Joel García publicó en Cubadebate su artículo:“Se armó el debate: ¿Nueva estructura para la Serie Nacional?” del que escojo las siguientes consideraciones:

  • Lo más importante y decisivo en este punto es escuchar a los peloteros que juegan en la Serie Nacional y a los cuerpos técnicos que los dirigen. Y al menos en decenas de entrevistas o declaraciones formales e informales hechas por este redactor o publicadas en otros medios, más de un 80 % de esos actores (para ser conservador) no abogó por esta estructura, tal y como se presenta ahora.
  • Lo sucedido en cuanto a la efervescencia y el estallido de público en la pasada temporada no es directamente proporcional a que la estructura aplicada sea excelente o ideal, sino a la identidad de los aficionados con el equipo de su territorio, a lo cual se suman conceptos de espectáculo como pantallas gigantes, ofertas culturales y de otros productos, no siempre igual en todas las provincias.
  • La mayoría de los actores de nuestro pasatiempo nacional prefieren un conjunto monarca sin llamar a sus filas a integrantes de otras provincias, al tiempo que sí abogan por más desafíos y no dejar sin béisbol de la Serie Nacional a más de diez territorios del país tras los primeros 45 desafíos, como empezó a ocurrir desde la 52 Serie, aunque en un principio avanzaban ocho y no seis escuadras a la segunda fase.
  • También en más de una ocasión, peloteros solicitados como refuerzos alegaban problemas médicos, indisposición personal y hasta negativas para jugar con otros conjuntos, aunque por detrás de esas excusas hay una idea central: no quieren estar alejados de sus familias y casas por tanto tiempo, en tanto las atenciones y apoyo en todas las provincias no son iguales y eso afecta o ayuda al rendimiento del incorporado con ese uniforme.
  • A fuerza de sinceridad, la afición se adaptó más rápido a los refuerzos —con no poca resistencia inicial—, que los propios agregados a las nóminas y los mentores de los respectivos equipos. La vida demostró que esos nombres sumados sí decidieron campeonatos, del mismo modo que aumentaban la calidad competitiva de la segunda fase. Era, al mismo tiempo, dolor sangrante y cura efectiva, castigo para algunos y esperanza de otros. Parecía un parche que algún día se quitaría, sin embargo, ahora se pretende extender con tintes de eternidad cuando muchos deseaban ver un campeón nacional made in provincial 100 %.
  • Con 75 partidos se jugará más pelota y podrán desarrollarse más peloteros, pero celebrarse de abril a julio, detenerse un mes o mes y medio, y luego volver a comenzar en septiembre hasta diciembre hará que los refuerzos escogidos a partir del rendimiento en la primera etapa sea una incógnita en la fase siguiente, dado el amplio tiempo que separa la continuidad de la Serie. Además, será un desafío para los entrenadores mantener tanto tiempo la forma física de los jugadores, si tomamos en cuenta que serán casi nueve meses de un mismo torneo, con posibilidad máxima de jugar 139 choques: 75 etapa regular + 5 de comodín +45 segunda fase + 14 play off.
  • Los liderazgos individuales seguirán siendo para los que clasifiquen solo a la segunda etapa porque todavía se asume esta como una etapa de todos contra todos, tal y como estable el Reglamento. Es decir, casi el 60% de los jugadores de la Serie Nacional se privarán de esos liderazgos al quedar fuera de la segunda fase y no necesariamente ser solicitados como refuerzos. Recordemos que desde la 52 a la 59 varios líderes jonroneros de la primera vuelta perdieron la posibilidad de defender esa condición al no ser solicitados para el segundo momento
  • La fecha de la primera fase tiene la amenaza perenne del período más lluvioso y se jugará sin alrededor de los 20 mejores peloteros del país por contratos internacionales. ¿Volverá a quedar a la voluntad y no al cumplimiento de un contrato que esos nombres participen en la segunda etapa si su equipo natal no está involucrado? ¿No sería diferente si una vez terminada la Serie Nacional con un campeón, se organiza un segundo evento que agrupe desde octubre (ya para esa fecha terminó la Liga Profesional de Japón) a los mejores peloteros cubanos, contratados o no, y la afición los pueda ver con sus conjuntos provinciales o en los que sean solicitados como refuerzos?.
  • Un segundo torneo con los mismos nombres de equipos de la Serie Nacional (6 u 8 primeros) para mantener la identidad de la afición y con una cuota de refuerzos (de 5 a 7) resultó, a la luz pública, de los temas más debatidos. No obstante, consideramos que no puede sembrar temores sobre si pegará o no en el gusto popular ese nuevo certamen, pues el líder histórico de la Revolución, Fidel Castro Ruz, demostró al eliminar la liga profesional y crear las Series Nacionales que los cambios más trascendentales no estaban en los nombres, sino en las esencias. ¿Acaso la esencia de una hipotética Liga Cubana no estaría en elevar el techo de la pelota cubana, con mente abierta incluso para jugadores cubanos que se han desempeñado en ligas profesionales y decidan retornar cumpliendo los reglamentos establecidos? Las Selectivas pegaron desde el inicio y era un segundo torneo. Su muerte, debemos recordarlo una vez más, fue por el poco apoyo que se brindaba a los equipos al ser de varias provincias y no ser de nadie. No sucedió así con la Súper Liga, en el que la identidad de las escuadras no contribuía a fomentar el interés de los aficionados.
  • La fatiga extrema de un pelotero, según estudios científicos, sucede entre seis y ocho meses de juegos continuos, de ahí la propuesta inicial de algunos en la consulta popular de separar dos torneos con al menos par de meses entre ellos, lo cual evitaría lesiones y otros trastornos físicos que disminuyen el rendimiento y conspiran contra el espectáculo.
  • ¿Qué espacio le queda en esta propuesta de estructura a las Series Provinciales y Sub-23? ¿Enero y febrero para la primera y agosto para la segunda? ¿No son precisamente esos eventos los más demandados de crecer en número de juegos en función de aumentar la búsqueda de talentos? Sería bueno conocer los pasos que se darán para fortalecer esos eslabones en la Estrategia aprobada por el INDER y enunciada en el propio encuentro de trabajo con el Presidente de la República.

 

En los foros que generaron las informaciones de los periódicos Granma, Juventud Rebelde, Trabajadores y la peña Virtual Martín Dihigo, así como el artículo referido de Joel García, recogí las primeras122 intervenciones hasta el 10 de febrero a las 4 pm. Aclaro que les hice algunas correcciones y ajustes para transcribirlas, manteniendo su esencia.

Casi la totalidad de los foristas que se manifestaron sobre el incremento de la cantidad de partidos de la primera fase de la Serie Nacional aprobaron esa medida, que sin lugar a dudas, fue la única respaldada masivamente. Sólo dos, identificados como Avileño cu y King 2 prefieren 90 juegos para los 16 equipos.

Con relación a la continuidad del campeonato en una segunda fase con los 6 primeros equipos reforzados, de 34 criterios claramente expuestos, sólo 10 lo aprobaron, el 29.4%: Julio Enrique, PVR, Joel, Eduardo, Juan, Francisco Carlos Valladares, Chey, Sergio, Luis Crespo, e IOS. Los 24 que no queremos refuerzos somos: Lázaro levántate y anda, Tino Iturralde, Addel Silva, Jorgito, EST, Arturo Potter, Miguel, David, Santiago Becerra, Jorge Alfonso, Vicente, Cubano, Reyes, Jorge Figuerola Zamora, Alexander Hernández, Misael Sánchez Uria, Decepcionado, Marvin, Pablo, Manuel, Vikingo, Francisco Fidel Cerulla Acosta, Gregorio Santos Ledesma y MCR.

Por otro lado, de 34 criterios vertidos, 25 (el 73.5%) reclamamos que la primera fase de 75 partidos concluya con playoffs y un campeón; y se sustituya la segunda fase por un torneo élite (similar a las Selectivas de antaño) de 4, 6 u 8 equipos seleccionados con peloteros de provincias vecinas y con denominaciones diferentes a las de los colectivos de la Serie Nacional previa. Esos foristas somos:  Lázaro levántate y anda, Tino Iturralde, Addel Silva, Jorgito, EST, Arturo Potter, Miguel, David, Santiago Becerra, Jorge Alfonso, Vicente, Cubano, Reyes, Jorge Figuerola Zamora, Alexander Hernández, Misael Sánchez Uria, Decepcionado, Luciano Hernández, Orlando Ochoa, Pablo, Víctor, Francisco Fidel Cerulla Acosta, Gregorio Santos Ledesma, Juan Andrés y MCR. Los 9 que prefieren que las cosas sigan igual son: Julio Enrique, PVR, Joel, Eduardo, Juan, Francisco Carlos Valladares, Chey, Luis Crespo, e IOS.

Tres foristas (Alexei R, Uli y Subzero) se manifestaron por “cambios radicales”, tales como profesionalismo, autofinanciamiento del beisbol, patrocinio de cadenas de hoteles, industrias, empresas mixtas, contratos de publicidad, incorporación de peloteros extranjeros, etc.

Veamos una selección de lo que escriben 44 participantes, alrededor de la mitad de los que se refirieron al tema, reitero, hasta las 4 pm del 10 de febrero, básicamente los opuestos al proyecto:

 

Lázaro Levántate y anda – Privan al 55.9% de los peloteros de poder aspirar a los lideratos individuales; en todas las ligas serias del mundo los líderes individuales salen del calendario regular o todos contra todos, deben revisar el Reglamento de la Serie Nacional, Artículo 6, Regla 10.22 (a) y 10.22 (b).

Más de 20 participantes en los Juegos de las Estrellas han tenido que marcharse a casa sin poder jugar la segunda fase.

Más de 300 peloteros con buen rendimiento en la primera fase tuvieron que decir adiós a la segunda, mientras que otros con menos de 10 comparecencias al bate o menos de 3 entradas lanzadas en todo el campeonato disfrutaron hasta de los playoffs. Ejemplos: dos hombres que se encontraban al frente de los cuadrangulares, Dary Bartolomé en la 53 Serie Nacional y Yariel Duque en la 56. Robert Luis Delgado es la cara más visible de tamaña injusticia.

Yasniel González, jardinero TODOS ESTRELLAS de la 59 Serie Nacional por fin pudo jugar todo el campeonato gracias a la lesión de Saavedra.

Dos miembros del equipo nacional no han jugado la segunda fase: Yunior Ibarra en la 59 y Guibert en la 58.

Jorge SS – Se confirma que en estos temas siempre se ha podido hacer más, mucho más, pero los jefazos encargados no hacían o hacen nada y de paso tampoco les ocurre nada, salvo a los eslabones débiles de la cadena.

Addel Silvina – El artículo periodístico, en vez de titularse: “Que el béisbol cubano ocupe el lugar que se ha ganado”; quizás debió ser: “Que Higinio ocupe el lugar que se ha ganado en la historia y junto a él todos los jefes que se lo han permitido”. Es un chiste de mal gusto llamarle liga cubana a un torneo que cada año cambia de concursantes, que celebra solo 45 juegos en la mejor época de jugar béisbol, para jugar 75 bajo el sol y la lluvia del verano, y lo más abrumador es que se diga que esto surgió como resultado de una consulta popular, es como decir que los niños acordaron no comer más caramelos, ni chocolates.Y la mitad de la Isla apagada en el invierno, entre ellos, sin dudas, como mínimo, 3 estadios de las más grandes ciudades. Dios nos coja confesados.

Amaya – El día que sustituyan a Higinio Vélez al frente del beisbol en Cuba, entonces si avanzaremos un mundo.

Valenzuela – Los mismos collares, los mismos perros, nada de los juegos nocturnos, nada de una reforma salarial para los peloteros (principal hándicap y motivo de ´´deserciones´´), han apostado de nuevo a los refuerzos, ya le cogieron el gusto y lo tienen como una tabla de salvación en medio del océano, no importa como antes, que más de 300 peloteros regresen a su casa más de la mitad de año, a inventárselas como puedan, total, sólo importa la Serie del Caribe (a la que rogamos como mendigos que nos inviten inclinando una y otra vez la cabeza), nada de nada, y para colmo el 62.5% de los juegos en periodo lluvioso, caballeros, ya lo dijo Einstein: ´´Los problemas que tienes hoy, no pueden ser resueltos pensando de la misma manera que pensabas cuando los creaste´´, y eso que el eminente científico tenia las matemáticas y la física en su mente. Se dijo que: ´´se ha escuchado a la población, que es sabia´´, y yo pregunto ¿Cuánto de lo que dijo la ´´sabia población´´ se ha aplicado aquí?, la ´´sabia población´´ pide a gritos la renuncia de Higinio (no es el mal del problema pero es un problema del mal), entonces, Higinio sigue ahí como los Van Van: pá qué seguir, capaz que me dé un infarto, ya me duele la cabeza.

Jorgito – Una clásica reunión de alto nivel. Números, cifras, reuniones, ideas, y nada de nada, la verdad que no escuché nada que me quitara el sueño….ahh, lo peor es la estructura del segundo torneo, que siempre va a ser cambiante, en vez de hacerla por regiones como se ha propuesto, yo sí creo que así sí se puede garantizar estadios llenos, pero bueno, ellos son los que saben.

Sergio García Soto – Lo primero que tienen que cambiar, es a Higinio Vélez y a muchos de los miembros de esa comisión nacional que no han hecho nada por el desarrollo del beisbol en nuestro país en estos últimos años y que son los responsables de que CUBA haya perdido todos los títulos que ostentaba. Después que se haga esto, hablaremos de los cambios.

Chikungunya – No creo que esta nueva estrategia vaya a marcar la diferencia.

EST – En primer lugar, con esa segunda parte se pierden las estadísticas. No se podrá saber (históricamente) quiénes son los atletas que realmente se destacan porque no habrá estabilidad en la presencia de esos seis equipos que acuden.No se continúa el desarrollo, pues en esa segunda etapa solo jugarán 42 atletas escogidos por los managers de los conjuntosclasificados, se quedarán muchos sin jugar, como ha pasado hasta ahora.No habrá un campeón nacional que demuestre haber desarrollado el béisbol territorial, pues para lograrlo tuvo a siete atletas de otras provincias (casi un team completo).

En una liga superior, con equipos integrados por atletas de provincias cercanas, se eliminan la dispersión por todo el país, de atletas de una provincia que no clasificó, provocando a estos el distanciamiento de sus familiares y el incremento de los gastos, sin contar con que la afición de las provincias que no clasifiquen no seguirán a un sólo equipo sino a varios, más por simpatía, por tener atletas de su terruño que por amor a esa camiseta, pues se producen sentimientos encontrados cuando dos atletas de su provincia de origen se enfrentan, se quiere que queden bien, que hagan buen papel, pero en la práctica solo uno debe salir airoso, el que batea o el que pichea, perjudicándose uno al otro, sin embargo, si juegan juntos eso no ocurre.

Arturo Potter – No hicieron nada, la gente quiere una serie nacional de 75 juegos pero sin refuerzos, con sus playoff y que salga el campeón de la provincia que sea pero con sus peloteros, después, la selectiva. Por favor ¿esto es tan difícil de entender o es que estos especialistas no piensan?, estas decisiones no pueden ser un capricho de ustedes y deberían hacer una encuesta y contar con el pueblo que es al que se deben ustedes; por favor compañero Díaz-Canel, sugiérales que piensen bien antes de seguir cometiendo los mismos errores, esta estructura es más de lo mismo, esto solo empeorará las cosas en nuestro béisbol y si no, vivir para ver.

Miguel – Considero un error continuar con los mismos equipos reforzados al segundo torneo de invierno a 45 juegos por dos razones: Primero, necesitamos concentrar la calidad en solo 4 conjuntos, Orientales, Centrales Occidentales y Habana, pues así podremos especializar el picheo y aplicar los fundamentos técnicos del béisbol moderno, teniendo un campeonato al nivel del torneo profesional de invierno de Puerto Rico o la liga profesional nicaragüense y segundo: si Industriales no clasifica para la fase de 45, estarán más de 2 millones de cubanos sin ver béisbol.Sin un equipo de la capital un segundo torneo es un fracaso y créanme que eso puede suceder y en más de una ocasión.  Si vamos a hacer bien las cosas comencemos ahora, nuestro segundo torneo debe ser modelado para buscar una calidad superior no para que sea el segundo rollo de la película de la serie nacional.

Ventura Carballido Pupo – El Presidente continuador Miguel Diaz-Canel, llevando de la mano las cosas trascendentales de interés para la población. Nuestro laborioso Presidente sabe bien que la pelota en Cuba es pasión, es tradición, es cultura. Buen informe del INDER y de proyecciones. En este nuevo reordenamiento del béisbol, no se puede dejar de tomar en Cuenta el Movimiento de las Peñas Deportivas. Tenemos confianza que El Presidente del INDER, Osvaldo Vento Montiller, se reúna con el Secretariado del consejo Nacional de las Peñas Deportivas, para tratar políticas a seguir buscando consenso entre todo y no solo, en cuanto a este movimiento voluntario del deporte, solo con el pasatiempo Nacional. Desde hace 10 años el Consejo Nacional no se ha podido reunir. Un libro que recoge la Historia de las Peñas Deportivas en Cuba, en manos del INDER hace varios años, no acaba de salir a la luz. Este texto puede ser una guía para la acción de apoyo al deporte y una forma de salvar la memoria histórica de este movimiento y todo el apoyo que ha dado al deporte. Saludo a Higinio que siempre nos apoyó, a Tomas Herrera, Pedro Cabrera Isidro, los medios que tributan para el deporte; y no podremos olvidar jamás al General José Ramón Fernández Álvarez, que siempre tuvo un claro concepto de nuestra obra y en tal sentido nos apoyó. Confiamos.

Jorge Alfonso – Para qué inventar si ya tuvimos las selectivas y existen vínculos de simpatías e idiosincrasia cuando se integraron varias provincias para formar una selección a la selectiva, o Liga Especial o elite como se le quiera llamar. Estos equipos tendrán un nombre que perdurará en el tiempo permitiendo además que el desarrollo del beisbol sea a todo lo largo del país,

Carlos – Sin ánimo de ser tomado en cuenta, solo para estar con la conciencia tranquila, en lugar de seguir inventando disparates vuelvan a la estructura que demostró su valía: serie nacional con equipos de cada provincia y selectiva con equipos regionales, no más de 6, a lo sumo 8, con los mejores atletas. Dos torneos independientes. Los refuerzos ocultan insuficiencias.

Cubano – En mi opinión, volvemos a equivocarnos, un torneo y otro nada deben tener que ver, imaginen una parada de 2 meses en medio del campeonato, en ningún sitio del planeta se hace esto, creo que el torneo de 75 juegos debe ser la Serie Nacional y con un campeón nacional sin refuerzos y la otra pueden ponerle cualquier nombre y está bien con 6 u 8 equipos. De mantenerse la estructura que proponen si bien se juega más se pierde el hilo de la competencia con una parada tan prolongada.

Camarero – Mientras haya 16 equipos es por gusto… la calidad de la pelota en Cuba descendió cuando mataron la selectiva y dejaron la serie nacional que nadie veía en aquel momento, esperando la selectiva, lo que pasa es que eso, como por arte de magia, se le olvidó a todo el mundo… o hay pelota para cada provincia, por la libreta, o hay calidad, una de dos… este país no tiene condiciones ni sociales ni económicas para mantener una serie de 16 equipos que tenga calidad… ningún país que juegue béisbol tiene tantos equipos por habitante y el motivo es que si no se concentra la calidad -deportiva, económica, de entrenadores, árbitros- no hay espectáculo, ni hay nivel… pero a alguien se le metió entre ceja y ceja que es mejor 16 equipos y luego 10 provincias sin beisbol que 6 equipos y beisbol en todas las provincias porque “se pierde la identidad”, cuando en Cuba hay fanáticos de los Medias Rojas y de los Yankees y esos están en Boston y Nueva York, por poner un ejemplo del mismo deporte…

Jorge Figuerola Zamora – No estoy de acuerdo con el formato porque se quedan muchos jugadores talentosos sin jugar. Por ejemplo, hay varios segundas bases de calidad y yo necesito un jardinero o un pitcher, no los pido y continúo con el mío. Una selectiva sería lo ideal, como antes.

Alexander Hernández – La comisión, mucha consulta y consulta y al final bajan con lo mismo. Hasta cuando!, pregúntenle a los atletas si ellos quieren eso. No lo quieren. Quieren un campeón sin refuerzos y luego que hagan el torneo que quieran. Si se organiza bien y se dan más incentivos económicos el segundo evento puede ser seguido igual por nosotros.

Yury – Esto es más de lo mismo. No inventen tanto. Empiecen por educar a los peloteros en el amor a la camiseta y el respeto hacia el deporte. No más juegos a la hora cuando el sol está en su apogeo. Permitir que juegue todo pelotero qué realmente rinda aunque haya “desertado”. Total, si luego se les permite venir aquí al país cuando lo deseen. Cambiar la cúpula dirigente del béisbol. Aplicar nuevos métodos establecidos en potencias del béisbol sin dejar la identidad del nuestro. Son demasiados equipos. En fin, veremos cómo termina esta película de horror.

Avileño cu – Al final tanta consulta se quedó ahí. No entiendo para qué hacer más consultas si no se tuvo en cuenta la anterior. La Serie necesita no solo una estructura, sino una base sólida, una Federación que realmente represente los intereses del deporte y los deportistas, despojarla de la carga política, que sea espectáculo y disfrute. Cómo estructura, para mí la ideal es la de todos contra todos de 90 juegos como antes, esa estructura funcionó y dio resultados.

Matos – Estoy de acuerdo que se jueguen más partidos. Veo mucho tiempo entre un torneo y otro, creo que eso atentaría contra el espectáculo y contra la efervescencia de los finalistas.

Jose 07 – Parar casi dos meses sin un campeón me parece funesto para el espectáculo.

Fjglez – ¿Por qué no comenzar la serie de invierno a partir del mes de octubre? y así aparte de evitar la lluvia se juega en los meses menos calientes del año pues como sabemos seguiremos jugando de día. Y lo de separar un torneo del otro por más de un mes es una locura, eso va contra todas las normas de poder mantener la forma deportiva para la segunda etapa. Jugaremos más, pero solo eso, no importa bajo que condiciones.

Yolexis – En julio y septiembre no se debe jugar pelota, están las temperaturas muy altas y jugando a pleno sol se desgasta y maltrata al pelotero y a la afición.

Alfredo Tejeda Torres – Considero que esta estructura mantiene las deficiencias de la anterior, muchos peloteros se irán para sus casas y sin embargo se mantienen en los equipos clasificados peloteros de menor calidad que no contribuyeron a esa clasificación porque casi nunca jugaban. Considero debe ser una serie con seis conjuntos donde estén los mejores jugadores del país, estén donde estén, y en cuanto a la representatividad, el Bernabeu se llena y de Madrid casi no hay nadie en el Real Madrid. Cuando hay calidad, el estadio se llena.

Felix Ricardo – No creo en el asunto de los refuerzos. Hay campeonatos que se han ganado en buena medida por la inyección de refuerzos, y hay quienes no sienten motivación por defender equipos que hasta unas pocas semanas antes, han sido contrarios.Además, creo que la serie debe ser más larga,y sin cortes que deja a más de la mitad del país sin sus representaciones. Si amo el deporte y a mi provincia, seguiré a mi equipo aunque esté en el sótano. ¿por qué tengo que seguir a otros colectivos a los que no me une prácticamente nada?.

Misael Sánchez Uria – Una primera serie a 75 juegos llamada Nacional está bien, pero la segunda fase debe ser como pide la mayoría del pueblo, Selectiva o Liga Cubana de Béisbol, porque de ser el engendro de bajar 4 equipos y dos de comodines no tendrá estadística. Hay muchos periodistas que dejándose llevar porque los estadios se llenaron al final de la serie nacional, ahora quieren apoyar esta locura que proponen basándose en que no hay identidad, ¿quién dice eso?, el pueblo va apoyar la Selectiva o Liga Cubana de Béisbol y la va a seguir con nuevos nombres, dígase Almendares, Habana, Henequeneros, Azucareros, Granjeros, Avispas o el nombre que la gente escoja en una consulta popular.

TifosoMilan – Yo me pregunto, ¿es tan difícil que se celebre a la par la Serie Nacional y el Campeonato Sub 23?. Para mí sería lo mejor su celebración simultánea, de esta manera cualquier atleta que este teniendo buenas actuaciones en el sub 23 puede ser llamado a filas en la Serie Nacional y aprovechar ese momento de buen juego en tiempo real. Otra cosa, es cierto que muchos campeonatos de otros deportes se desarrollan a la par de grandes eventos deportivos, pero con esta estructura nos arriesgamos a que torneos como las Olimpiadas, Panamericanos, Mundial de Futbol, Eurocopa, Copa América y hasta la Copa de Oro opaquen a la Serie Nacional.

Rogelio – Cualquier estructura siempre va a tener sus pro y sus contra, ahora, lo que a mí no hay quien me meta en las cabeza es que se tenga que empezar en los meses cuando el verano es más fuerte y aquí todos sabemos cómo son nuestros veranos. En Cuba, tradicionalmente, siempre se comenzaron los torneos de beisbol a partir de octubre y se estaba jugando hasta marzo o abril, en la época de las selectivas. Creo que estamos a tiempo y que por el bien de la salud de peloteros y árbitros no sigamos cocinando a esta gente al sol.

Decepcionado – Decepcionante, se levantó mucha polvera con lo de la consulta y la estructura se queda prácticamente igual. La segunda etapa debe ser sin refuerzos, por territorios. Pregúntenle a un pelotero de Artemisa que lo pidan en Granma. Más de un manager ha planteado el problema de los refuerzos al tener que sentar jugadores que estuvieron toda la serie jugando y dándolo todo por el equipo. Además, con refuerzos no juegan los mejores, hay managers que tienen afinidades por peloteros que no necesariamente tienen que ser los que mejor han estado. Esto ha sido más rollo que película.

Chey – Comparto la estructura que se aprobó, similar a la que desaparece.Este segundo campeonato lo veo como un acicate para que en cada provincia su primer objetivo sea clasificar a La Liga del Béisbol Cubano, lo cual significa que todas están obligadas a trabajar desde la base y crear sus talentos para los dos campeonatos, en resumen, en la vida, para alcanzar algo, hay que ganárselo trabajando.

Marvin – Chey, ¿sabes por qué te gusta esta estructura de refuerzos?. Porque debes ser de un equipo perdedor de siempre y que gracias al invento de los refuerzos ha salido campeón. Seguro que para ti,esa es la mejor estructura mientras tengan refuerzos, para que te ganen campeonatos que sin refuerzos nunca podrías intentarlo.

El pelotero equis, que está teniendo un torneo de ensueño con 45 o 75 juegos, corre el riesgo de no continuar siendo líder de jonrones o impulsadas por intereses de directores al pedir refuerzos, y eso espanta, frustra y desmotiva a los talentos y a los novatos.Cesar Prieto, por suerte, fue descubierto porque Paret lo pidió, sino, se hubiese ido para su casa a los 45 juegos, como mismo le ha sucedido a 100 peloteros más. No inventen, hay que jugar y jugar !!!.

Lad– Me ha decepcionado totalmente la decisión de la comisión, realmente esperaba algo con cambios más profundos, cambios de conceptos para crear un espectáculo cómo se merecen nuestros deportistas y el pueblo. En esencia solo alargaron más juegos. ¿Para qué hacen perder tiempo del pueblo haciéndole creer que su opinión cuenta?. ¿Sólo leen las que le dan aliento a sus criterios? Tantos juegos de dos estructuras iguales, solo con equipos reforzados, lo va hacer aburrido, ya verán, ¿no se dan cuenta que el mundo ha cambiado muy rápido en los últimos 10 años? La vida es más acelerada. Mientras no se convierta la segunda serie en un espectáculo no va a funcionar, ya verán y no es ser negativo es ver la realidad, si no atrae a la familia a pasar un rato en un estadio confortable, con buenas ofertas gastronómicas y no se vendan souvenirs que atraigan a los jóvenes, es por gusto. ¿Es que no se dan cuenta cómo está funcionando la sociedad?.¿No han visto otros proyectos sociales y de servicios que han tenido que repararlos, modernizarlos para que la gente vaya? Y cuando dejan de funcionar bien, la propia gente lo abandona y no va más. ¿No es el baseball otro fenómeno sociocultural en Cuba?. Por qué entonces no se le da un enfoque de esa magnitud a ese proyecto? Solo tomaron en cuenta la opinión de peloteros que dieron su punto de vista desde la posición de deportistas y de lo que es mejor para su rendimiento, muy bien eso, va a mejorar su rendimiento, su forma deportiva y su salud, pero no saben nada de espectáculo, para eso hay otras disciplinas o especialistas que pueden ayudar.

Yoel –Esto es lo de nunca acabar, lo que sí es seguro es que se va a gastar más dinero en transportación y alojamiento en hoteles cuando todo esto se podría invertir en las competencias de categorías inferiores para el desarrollo de nuevas figuras. Seguiremos con el desangre de jugadores escolares y juveniles hacia Dominicana y otros países en busca de sueños que en su país no somos capaces de darles.

Huawei– Otro experimento, lo que se quiere es resultado a nivel internacional.

Orlando Ochoa – De verdad que esperaba una serie élite con 6 equipos en invierno, incluso con otros nombres y no una segunda etapa con parón de por medio. Francamente no me ilusiona, es más de lo mismo. Mi abuelo era un guajiro de monte adentro y con su anticuado radio seguía al equipo Habana de la Liga profesional aunque vivía a más de 700 km de la capital.Cuando éste dejo de existir se hizo seguidor de Industriales. Así que lo que cuenta no es el nombre sino la calidad, por eso ¿por qué temer a fundar una serie invernal nueva?. Cuba lo merece. Somos la meca del béisbol caribeño.

Vikingo – La verdad es que ya aquí no da ganas ni de debatir ni comentar, ni siquiera leer, es que se ve a casi todo el mundo con una idea parecida y un punto en común pero se hace todo lo contrario, la opinión de nosotros, en realidad, es que no cuenta para nada, nos embullan como a unos niños, solo vivimos de ilusiones.

Pablo – Lo de vincular directamente ambos torneos, poniendo a jugar en la Liga más importante a los clasificados de la primera, es contraproducente y más temprano que tarde va a demostrar que es un error. Deja que llegue el primer año en que ciertos equipos no clasifiquen y sus territorios se queden sin pelota durante la Liga invernal, con algunos de sus peloteros reforzando a otros. Había opciones para evitar esto (utilizando la modalidad de franquicias, por ejemplo) y de paso acabar con este absurdo de los refuerzos. Ojalá esté equivocado.

Manuel – No estoy de acuerdo con los refuerzos porque al final no se sabe ni quien ganó realmente y lo otro es que ahora todos los equipos tienen algo de azul en el uniforme, aunque sea en las mangas,

Francisco Fidel Cerulla Acosta – Eso no sirve, mientras siga siendo con refuerzos, no servirá. Con refuerzos no garantizamos que estén los mejores 240 peloteros en la segunda etapa, en cambio, sí lo hacemos si terminamos un evento en los 75 juegos y comenzamos otro que nada tenga que ver con el primero haciendo 6 selecciones por regiones en las que de seguro no se van a quedar fuera los dos o tres mejores por posición de la región. Con el sistema de refuerzos, ya vimos que en este año se quedaron fuera Vladimir García y Yunier Mendoza, entre muchos otros, porque el director pide lo que su equipo necesita y no un pelotero que su equipo no necesita pero que le da más nivel a la segunda etapa, de seguro que en un equipo Villa Clara o Centrales, Yunier Mendoza no se queda fuera, ni Vladimir tampoco, entonces alguien está aferrado a los refuerzos porque los seguidores de 6 provincias llenan el estadio, eso es ilusión, a los que hay que poner contentos es a los de toda Cuba que asistiendo o no al estadio le da ganas de poner la pelota en su televisor y no la novela, esos dicen más que la asistencia o no al estadio, es mejor 15 provincias y un municipio especial viendo el canal Tele Rebelde que 6 estadios llenos.

Gregorio Santos Ledesma – En la segunda parte no están todos los peloteros con calidad para imponerse.  Las estadísticas de esa segunda fase no serán estables. No se premia el esfuerzo individual de atletas que jueguen con equipos no clasificados y su ingreso a la segunda fase se deja a la suerte de estar entre los 42 refuerzos, siendo los más afectados los más jóvenes, en desventaja con los establecidos y conocidos, es algo que hemos visto y seguiremos viendo.

No se habló sobre el campeonato Sub 23.A mi modo de ver debe ser paralelo a la serie nacional,a la que estos jóvenes puedan ser subidos a los equipos de sus provincias, ello significa desarrollo para los más aventajados y estimulación.La serie provincial debía ser paralela a la serie de invierno, ello hace que tengamos jugando a todos los peloteros que participaron en la Nacional y en el Sub 23;

Un barcelonista más – Yo no sé si entendí bien, pero jugar 75 juegos en una primera etapa, clasificando a los 6 primeros, escoger refuerzos y esperar un mes para seguir jugando pelota y conocer el campeón???, eso tiene que ser broma no??, sí claro, y de muy mal gusto.

King 2 – Yo creo que esta nueva estructura es superior a la actual en el sentido que se juega un poco más, pero no es lo que necesita nuestro beisbol según mi modesta opinión.Una Serie de 90 juegos y luego otro torneo con una calidad superior es la estructura que se necesita, con un torneo de Desarrollo paralelamente en el cual puedan ascender o descender peloteros.Se dice que no habrá calidad en la Serie de 90. La calidad de un pelotero se adquiere jugando y de esta forma se jugará mucho más, no podemos ver la Serie Nacional como el evento superior en cuanto a calidad se refiere. Los que seguimos bien de cerca la pelota, sabemos que esta nueva estructura no será duradera y no es saludable estar cambiando tanto.Parar un evento por un mes o más no es una idea seria, con el mayor respeto.Los estadios se llenan fundamentalmente en los playoff y se seguirán llenando porque el cubano lleva el beisbol en la sangre y no por un acierto de la DNB. Lo que se necesita es jugar y dar un buen espectáculo.Con una Serie Nacional de 90 juegos, una Liga de Desarrollo y un Torneo Superior se logra lo anterior. Lo ha demostrado la historia de nuestros eventos nacionales.Si hay algo que me preocupa y no acaba de quedar claro es el financiamiento, tenemos que ver al beisbol en Cuba como una fuente de ingresos.

Juan Joaquín Odoardo Fonseca – Apuesto a la sabiduría colectiva, desde la afición conocedora que está en las gradas y en nuestras peñas deportivas, pasando por los veteranos de series nacionales (peloteros, directores y árbitros) que son libros vivientes de referencia de nuestro pasatiempo nacional, peloteros en activo, entrenadores, jóvenes talentos y los más avezados periodistas y comentaristas deportivos en ejercicio incluidos los de los medios nacionales y provinciales que han podido apreciar y participar los torneos y ligas foráneas y están en constante búsqueda de información al igual que nuestros profesores categorizados como Masters y Doctores del deporte y de otras ramas vinculados con sus resultados al desarrollo del beisbol. Debe estructurase un Grupo de Trabajo Científico Técnico que no salga solo a encuestar, que aunque las encuestas son herramientas válidas para tomar estados de opinión y apreciar tendencias, si se estructuran bien los cuestionarios, se debe profundizar en todas las aristas como son: el aseguramiento logístico integral a las series y qué responsabilidad tiene cada territorio, la evaluación y control por parte de las autoridades competentes y designadas de las buenas prácticas de los entrenamientos y las cargas físicas tolerables de cada jugador, las competencias necesarias que deben tener los árbitros, asistentes, delegados, masajistas y todo el personal de apoyo de cada equipo provincial y nacional que nos representa en competencias internacionales, entre los aspectos que pudieran intrínsecamente analizarse y luego estaríamos hablando de una estructura de las series más adecuada, luego de un debate con estudios sólidos y con el consenso de muchos.

 

¿SOLUCIÓN?.

Cualquier diseño de estructura que se adopte en la Cuba de hoy a corto o mediano plazos debe adaptarse a nuestras condiciones e intereses cumplimentando los siguientes requisitos.

  • Territorialidad, es decir, la representatividad provincial y/o territorial de los equipos y peloteros participantes.
  • Existencia de dos campeonatos nacionales: uno para reforzar el desarrollo de los talentos que surgen y el otro para garantizar la elevación de la calidad que permita a los mejores peloteros pulir las habilidades alcanzadas y prepararse adecuadamente para representar a Cuba en los torneos internacionales.
  • Ubicación adecuada en el tiempo de los dos campeonatos nacionales para facilitar la participación, en el de mayor fuerza, de los jugadores contratados en torneos foráneos y evitar coincidir con los meses de más calor y en los que más llueve.
  • Un sistema de motivación o estimulación económica y psicológica que premie a los que mejor hacen las cosas, tanto desde el punto de vista individual como colectivo.
  • Mantenerse dentro del marco del presupuesto asignado por el estado cubano para su realización.

 

Entonces, atendiendo a esos cinco requisitos propongo:

La desaparición del Torneo Nacional Sub-23 y la celebración de dos campeonatos con alcance nacional:

  • Serie Nacional de Beisbol (SNB), para potenciar el desarrollo de talentos.
  • Serie Cubana de Beisbol (SCB), torneo mayor, espectáculo supremo.

Ambos pertenecerían y estarían organizados dentro de la Liga Cubana de Beisbol (LCB).

 

Serie Nacional de Beisbol (SNB).

A efectuar se desde la segunda o tercera decena de febrero hasta finales de mayo o inicios de junio, con un calendario regular de 74 partidos (ver anexo #1). Como colofón tendría playoffs semifinal y final que concluirían en la última decena de mayo o primera de junio. En consecuencia, los torneos provinciales se efectuarían entre septiembre y diciembre.

Participan los 16 equipos actuales (excepto Habana por Industriales) divididos en dos zonas: occidental (PRI, ART, IJU, HAB, MAY, MTZ, VCL, CFG) y oriental (SSP, CAV, CAM, TUN, HOL, GRA, SCU, GTM).

Tres vueltas; la primera y tercera dentro de cada zona con dos sub series a la semana de tres juegos cada una (de martes a domingos) y receso los lunes, 6 partidos contra cada uno de los 7 contrarios, 42 en total. La segunda vuelta sería versus los 8 equipos de la otra zona, con sub series de 4 encuentros (32 en total) y un día de descanso intercalado entre cada sub serie (ver anexo #1).

Una cantidad importante de partidos se efectuarían en municipios fuera de las cabeceras provinciales.

Se reservan dos días para el Juego de las Estrellas a efectuarse finalizando la segunda vuelta (ver anexo #1). Su sede, rotatoria, se otorgaría antes de comenzar el campeonato, tomando en consideración todos los elementos necesarios para garantizar su éxito total. 

 

Al playoff semifinal, de 5/3 y por el sistema 2-3 (los dos primeros juegos en la sede del equipo que clasifica por abajo y los tres últimos en la del mejor clasificado) asistirían 4 de 16 colectivos (el 25% de la nómina): el campeón de cada zona y los otros dos con mejor balance de victorias y derrotas sin distinción de zonas.

El campeón zonal con mejor balance se enfrentaría al cuarto clasificado y el otro al tercero, el mismo día y a la misma hora, de esa formase garantiza igualdad de condiciones para los 4 colectivos y se ahorra tiempo. La televisión transmitiría los dos encuentros por diferentes canales. Los dos ganadores chocarían en el playoff final, de 7/4 y por el tradicional sistema 2-3-2, que comienza por la sede del equipo mejor clasificado en el calendario regular.

Entre el último juego del calendario regular y el primer encuentro del playoff semifinal sólo existiría un día de receso;entre el último playoff semifinal que concluya y el playoff final también existiría un día de receso, así como dentro de cada playoff para cambiar de sede (ver anexo #1). Este mecanismo debe ser reglamentado, respetado y cumplido al pie de la letra y sin distinción, porque el aumento de buenas a primeras y por cualquier causa (la lejanía entre los contrincantes, por ejemplo) de los días de receso, pudiera beneficiar a un colectivo por encima del otro. Como toda regla, tendría su excepción por cualquier evento de causa mayor.

Para compensar la desaparición del Torneo Nacional Sub-23 y potenciar el desarrollo de nuevos talentos, se limitaría a 10 la cantidad de peloteros mayores de 23 años en cada equipo, brindándose la posibilidad de que dentro de esa limitante la provincia que lo desee adquiera algún que otro jugador mayor de 23 años no seleccionado en su zona o en la otra zona. De esa forma, hasta 160 atletas mayores de 23 años participarían garantizándole cierta fuerza al campeonato, de la que carece el actual Torneo Nacional Sub-23.

La desaparición del Torneo Nacional Sub-23 es el aspecto más difícil de asimilar. Si existieran los recursos para llevar a cabo este proyecto en su totalidad manteniendo además el Torneo Nacional Sub-23, sería PERFECTO, y de esa forma no se limitaría la cantidad de peloteros mayores de 23 años participantes en la SNB propuesta, dotándola de mayor fuerza. Ese campeonato Sub-23 podría efectuarse paralelo a la SNB, garantizándose así la reserva o bolsa de peloteros a cada uno de los 16 colectivos participantes.

Válida también es la fórmula proyectada de 75 partidos (ver anexo #2), superior a la que propongo en el sentido de que sería todos contra todos sin zonas, pero provocaría4 traslados más, su duración se extendería por 14 días adicionalesy generaría más gastos, especialmente el de combustible motor en los traslados, que se duplicaría, y el de hospedaje y alimentación, que sería superior en un 15% aproximadamente. Comenzaría igualmente entre la segunda y tercera decena de febrero extendiéndose hasta mediados o finales de junio. Los playoffs semifinales se efectuarían entre los 4 primeros, 1 VS 4 y 2 VS 3, de 5/3 por el sistema 2-3, con los dos ganadores en la final, de 7/4, por el sistema 2-3-2.

 

Serie Cubana de Beisbol (SCB).

Seis equipos conformados territorialmente y de acuerdo a la vecindad entre las provincias:

 

No.

 

Representando

a los territorios:

 

Nombres:

Sede

Principal

Permanente

Color predominante

en el uniforme:

1 GTM-SCU *** Serranos Santiago de Cuba Rojo/Negro
2 HOL-GRA-TUN Mineros Holguín Gris
3 CAM-CAV-SSP Ganaderos Camaguey Carmelita
4 VCL-CFG-MTZ Azucareros Santa Clara Naranja
5 HAB-MAY *** Industriales La Habana Azul
6 PRI-ART-IJU Vegueros Pinar del Río Verde

 

Se puede apreciar que como sedes principales escojo a las ciudades más grandes y pobladas incluidas en los territorios representados en cada equipo. Los nombres de los colectivos se vinculan a ello. El objetivo es que se potencien las condiciones de esas 6 sedes para contribuir al incremento del espectáculo, por ejemplo, pudiera entregárseles módulos de grupos energéticos con su correspondiente asignación de combustible, o de paneles solares, ambos para garantizar juegos nocturnos; también pantallas de video a los 4 parques que hoy no las poseen, etc, etc. No es lo mismo asignar recursos a6 estadios que a16.

El color de los uniformes es diferente (característico) para cada conjunto.

No obstante, los nombres de los colectivos (que siempre deben ser los mismos para conservar la uniformidad de las estadísticas colectivas) y los colores predominantes en sus uniformes, pueden ser otros. Son cuatro equipos conformados por tres territorios y dos por dos provincias, incluyéndose en estos últimos (***) las dos principales ciudades del país: La Habana y Santiago de Cuba, lo cual justifica la diferencia con el resto.

Sistema de competencias todos contra todos, 50 juegos por conjunto efectuados en dos vueltas y mediante 10 sub series de 5 partidos (miércoles a domingos) cada una, con dos días de receso entre una y otra (y por excepción, un día de receso en una ocasión cada 7 campañas, ver anexo #3).

Comenzaría entre el 26 de octubre y el 1 de noviembre. El calendario regular dura 10 semanas y la última sub serie se jugaría siempre entre el 3 y el 7 de enero, después del descanso de fin de año, que se efectuaría permanentemente también, comenzando entre el 26 y el 30 de diciembre hasta el 2 de enero, entre 4 y 8 días de receso (ver anexo #3).

Los directivos, técnicos y peloteros de los 6 equipos serían escogidos por la Dirección Nacional de Beisbol y se incluirían jugadores contratados en ligas foráneas junto a los de mejor rendimiento en la SNB. Existiría la posibilidad de redistribuir hasta 5 o 7 atletas hacia territorios a los que no pertenecen si coincidieran en su equipo y en su posición con otros de más calidad, siempre que el desplazado esté de acuerdo y exista la necesidad de su incorporación en los conjuntos receptores porque el aspirante a ocupar su posición sea de inferior nivel. Para estos movimientos se tomaría en cuenta, primero la vecindad, después la zona a que pertenece y por último, la otra zona. Los managers se escogerían para un período no inferior a 4 temporadas y serían diferentes a los de la Serie Nacional de Beisbol previa y al del Team Cuba.

La Habana y Santiago de Cuba absorberían 4 sub series y la otra se otorgaría a Mayabeque y a Guantánamo respectivamente. En los equipos conformados por tres provincias, tres sub series serían para la sede principal y una per cápita para las dos subsedes.  

 

Todo lo anterior estaría en dependencia de las condiciones existentes en los estadios:

  • Terreno y su drenaje en óptimas formas con la altura del box establecida.
  • Pizarra (pantalla) y sistema de audio en buen estado técnico y funcionando ambos.
  • Buena iluminación del terreno.
  • Buen estado y completamiento de los colchones en las cercas.
  • Bullpen fuera del terreno de juego y delimitado del público.
  • Dogouts y baños cómodos e higiénicos.
  • Casetas de transmisiones para radio y televisión cómodas y climatizadas.
  • Existencia de los cuartos de árbitros con un mínimo de comodidad.
  • Sala o espacio para que la prensa realice adecuadamente su trabajo. Incluye local para conferencias de prensa al finalizar los partidos.

 

En el estadio que NO reúna esos requisitos y otros que se establezcan, NO SE JUEGA LA SCB, trasladándose los partidos para donde se cumplimenten los mismos. De esa forma se garantiza que las provincias los cuiden, les den mantenimiento sistemático y lo más importante: condiciones óptimas para que los participantes desarrollen su trabajo. No se efectúan juegos en los municipios del interior de las provincias.

Entre todos los elementos anteriores hay uno novedoso, las sub series de 5 partidos. Ese sistema ofrece un día más de cobertura para celebrar hasta dos juegos suspendidos, especialmente dentro de la misma sub serie (ver anexo #3). Por esa vía y por la competencia a dos vueltas se garantiza que no sea necesario efectuar partidos suspendidos después de finalizado el calendario regular. También, ese día de receso adicional permite desarrollar con cierta frecuencia sesiones completas de prácticas, lo que con la estructura actual no es posible. Y quizás lo más importante: se reducen los traslados con el correspondiente beneficio del descanso de los atletas y ahorro de combustible.

Como colofón, dos playoff (sin refuerzos) entre el 9 y el 20 de enero. Uno semifinal entre el segundo y tercer lugares, de 3/2, íntegramente en la sede principal del segundo lugar (sistema 0-3), y el final, de 7/4, entre el ganador del playoff semifinal y el primer lugar, aplicándose el sistema 2-5, es decir, los cinco juegos finales en la sede principal del primer lugar y los dos primeros en la sede principal de su contrario. Durante 12 días (si no existieran suspensiones) se celebrarían tal y como se muestra en el anexo #3.

Si el playoff semifinal termina en dos juegos, se adelanta el comienzo del playoff final para el 12 de enero (ver Anexo #3). El campeón acude reforzado con hasta 5 peloteros a la Serie del Caribe (si se mantiene y participáramos) bajo el requisito de que los mismos hayan jugado y rendido en la SCB. La copa de campeón de la SCB se guarda en la provincia sede principal permanente.

 

CONCLUSIONES.

  • Veinte y seis meses después, muy poco o casi nada se ha resuelto de las deficiencias expuestas por la Comisión de Salud y Deporte en la sesión vespertina del décimo período ordinario de la VIII Legislatura del Parlamento cubano relacionadas con el estado de opinión de la población a partir de la información recopilada en cada uno de los territorios del país, básicamente sobre los resultados del impacto de la actual estructura de la Serie Nacional de Beisbol y la participación de sus atletas contratados en ligas en el exterior.
  • La estructura escogida por la Dirección Nacional de Beisbol para la próxima serie nacional contradice lo expuesto por su anterior directivo,Yovani Aragón, en julio de 2019, con respecto al diseño de la segunda fase o torneo élite. Aragón fue reemplazado “por renovación” (según anunció el INDER) dos meses después (en septiembre de 2019), siendo sustituido por Ernesto Reynoso. Un mes antes, en agosto de 2019, en los juegos Panamericanos de Lima, Perú, el equipo cubano de beisbol rindió su peor actuación en la historia de ese deporte.
  • El “intercambio por los territorios”, según Raúl Fornés Valenciano (Vicepresidente Primero del INDER), “fruto de los cuales las autoridades del INDER presentaron la nueva Estrategia para el Desarrollo del Béisbol Cubano, surgida de las consultas por todo el país con deportistas, entrenadores, directivos, la prensa especializada y la población” y del que supuestamente se desprendió la estructura aprobada para la próxima serie nacional, no se corresponde, en el diseño del torneo élite o segunda fase, y en la conservación del sistema de refuerzos, con la mayoría de las opiniones expuestas por el periodista Joel García de Cubadebate y los lectores que participaron en los foros de Cubadebate, Granma, Juventud Rebelde, Trabajadores y la Peña Virtual Martín Dihigo. Resulta significativo que el Presidente del INDER, Osvaldo VentoMotiller, agregó que esa estructura“se llevará nuevamente a la base para seguir buscando consenso entre todos” (¿?).

 

  • La solución o propuesta de estructura expuesta:

 

  • Brinda respuesta a la mayoría de las insatisfacciones e inquietudes manifestadas por Joel García y los foristas participantes.
  • Está diseñada para suprimir pausas y utilizar óptimamente el tiempo, lo que permite jugar fuera de la temporada ciclónica, en los meses más frescos y menos lluviosos (octubre a mayo), mantener en forma a los atletas, y ahorrar recursos. Por ejemplo, cuando en la SNB se juega dentro de la zona y por ser más cortas las distancias a recorrer en los traslados, sólo hay pausas los lunes; cuando se produce el enfrentamiento entre zonas, en vez de jugarse durante tres días con la pausa al cuarto (como se hizo hasta la 59 SN), se compite durante 4 días con receso el quinto; asimismo, en los playoff se optimizan los traslados al utilizarse los sistemas 0-3, 2-3 y 2-5 en los que además, en los dos últimos, se conciben pausas de 1 día para los traslados. A estos elementos se agrega el más importante: la necesidad de no detener ninguno de los dos campeonatos por la celebración de eventos internacionales, oficiales o no, tal y como se hizo con el último Premier 12.

 

  • Crea las condiciones para reforzar el necesario estímulo psicológico a los protagonistas de nuestros campeonatos y a sus seguidores o aficionados por todo el país. Entre los elementos que lo garantizan están: la reducción de los clasificados a los playoff, evitando otorgar una segunda oportunidad de clasificación en unos pocos juegos a equipos de inferior actuación durante los 74 y 50 partidos proyectados para la SNB y SCB respectivamente; la asignación, en la SCB, de los tres partidos del playoff semifinal a la sede principal del colectivo que finalizó en el segundo lugar del calendario regular; la “siembra” del primer clasificado al playoff final de la SCB conjuntamente con la utilización del método 2-5.

 

  • Con el torneo élite propuesto, se sientan las bases de un sistema promocional efectivo, que también contribuye al reforzamiento de los estímulos psicológicos: los mejores en la SNB integran el equipo nacional a los topes internacionales amistosos de verano (Holanda, con universitarios estadounidenses, etc), son promovidos a la SCB y los más destacados en la SCB son premiados por su esfuerzo y resultados para integrar el equipo Cuba a los torneos internacionales más exigentes.

 

  • Prácticamente eliminaría la celebración de juegos suspendidos para decidir clasificados y/o posiciones en la SNB, ya que, independientemente de que se efectuaría en la época del año en que menos llueve (de febrero a mayo), escogería a solo 4 conjuntos a la postemporada, sin comodines. Se evita la vergonzosa “entrega” de partidos y los cuestionamientos y comentarios negativos que provoca. Eso es aplicable también a la SCB (de octubre a enero) con las novedosas sub series de 5 partidos y la clasificación de 3 equipos a los playoff, que es el método utilizado en las dos ligas de la NPB, que coincidentemente, están integradas cada una por 6 equipos.

 

  • Mejora sustancialmente la atención a los protagonistas de la SCB y a los aficionados al jugarse la mayoría de los partidos en los mejores estadios del país, que dicho sea de paso, tendrían que cumplimentar determinados requisitos para declararse aptos.

 

  • Si definitivamente se realizara otra consulta, tal y como señaló el Presidente del INDER, recomiendo que la organicen y lleven a cabo personas ajenas al máximo organismo deportivo y a la Dirección Nacional de Beisbol, se consultara, además de a los peloteros y al resto de los protagonistas principales de nuestros campeonatos, a la población representada por las peñas beisboleras,a los periodistas y que las reuniones que de ellas se deriven se recojan en video (evidencia documental al estilo de las actuales video – conferencias) para ser difundidas por Tele Rebelde

 

 

Descargar word con el artículo completo incluido los Anexos necesario para una mejor interpretación de lo que expone el autor

 

  • Leyenda:

SS # – Sub serie número…

POSF – Playoff semifinal

POF – Playoff final.

Los espacios sombreados son los días de receso.

 

Concluyendo:

  • Los 50 juegos del calendario regular más los dos playoff se efectuarían entre el 26 de octubre y el 20 de enero.
  • El receso de fin de año finalizaría siempre el 2 de enero y comenzaría en 3 ocasiones el 30 de diciembre y una vez el 26, 27, 28 y 29 de diciembre respectivamente. Se extiende entre 4 y 8 días.

 

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Amaya en 18 febrero, 2020 a las 8:32 am
    • Responder

    Ohhh, buena tormenta de ideas, aquí hay para todos, en lo personal pienso que en la primera fase de los 75 juegos debe ser la serie nacional con el play off entre los primeros 4 y la segunda fase de los 6 equipos que clasifiquen sea la Serie de invierno o selectiva, como se le quiera llamar

    • Jose Acosta en 18 febrero, 2020 a las 9:04 am
    • Responder

    Saludos Tino Iturralde
    Teniendo en cuenta el aprecio que le tengo a usted en la distancia y sin conocerlo voy a darle mi opinión, pues la verdad Tino la consulta popular fallida fue la gota que derramo mi copa, yo les envié la propuesta que usted me ayudo a perfilar y me respondieron gracias, y finalmente presentaron el chollo este que usted desmonta en este artículo.
    Yo me retire, ya ni opino en esta página, me arte de tanta estupidez, así que no entrare en detalles de su propuesta pues siento que es dar con la cabeza a un muro de terquedad y mala fe, que no es casual que un director nacional tras otro sea igual pues la verdad es que los que así piensan no se renuevan, y le imponen al presidente del inder de turno la agenda de lo que debe hacer, o mejor no hacer.
    Usted es un quijote del béisbol, gracias por eso.
    En decepciones de mi pasión ando yo ahora al tope, pues además de Cuba los Astros de Houston mi equipo en MLB se ha enlodado, sus jugadores; entre ellos Yuli que por él llegue a Astros me han decepcionado pues teniendo gran talento acudieron a hacer trampas y ahora todo su historial y el del equipo está manchado.
    Sigo y seguiré viendo béisbol, no puedo vivir sin eso, incluye ver el béisbol de cuba, la serie nacional o como se llame y el equipo cuba, aunque sea un chiste, ver si; pero opinar no, pues no vale la pena.
    Saludos a todos, José Acosta

      • Rojo de Metro en 19 febrero, 2020 a las 9:26 am
      • Responder

      Amigo, cuando uno mas nesecita de la palabra de hombres de beisbol como usted, como Tino y muchos mas, usted decide abandonar la pelea. Usted vera que eso es pasajero. Usted tiene que levantar la cabeza, porque muchos, como yo, los esperamos dia a dia, REGRESA PRONTO

    • Addel Silvina en 20 febrero, 2020 a las 11:26 am
    • Responder

    A Rio revuelto ganancia para los pescadores, yo soy de la zona Oriental así que tengo una asistencia a mi babalao para que clasifiquen Las Tunas, Granma, Camaguey, Santiago y Ciego de Avila para invitar a Matanza a la liga invernal de Oriente, y voy a tomar ron y bailar por ver al Latino y sus bravos leonsitos apagado y en sus casas.
    Esto si seria ahorrar distancias cortas y así el talibán de Reinier Batista estará de placeme, este tunero que en la primera se fue a la Habana ahora dice que los peloteros son formados en las provincias y no se pueden mudar parece que a el lo formo la Habana y por eso se mudo sin aportar casi nada a su tierra, también apoya este enjendro que se comenzara a realizar.

    • El Alazan del Caribe en 20 febrero, 2020 a las 3:19 pm
    • Responder

    Realmente lo del recorrido este año por las provincia fue una broma de mal gusto, no tuvieron en nada el criterio de los fans, de los periodistas, de los trabajadores, de los cientificos, de los peloteros…. de nadie. Todo estaba ya prediseñado, hasta cuando la falta de sesos. Se demuestra una vez más que a nuestra pelota y a nuestro deporte le hace falta su Abel Prieto.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.