Cubanos: Robeisy Ramírez brilla en Miami, pero un viejo rival le envía un mensaje de miedo desde Las Vegas. Rolando Romero cumple su palabra de noquear bien temprano

3:54:06 PM

 

 

Shakur Stevenson: Robeisy Ramírez me hizo quedar mal. Foto: Captura de pantalla.

 
 

“Dígale a Robeisy que lo voy a patear, que si lo que quiere es pelear conmigo lo voy a dejar muy mal”, expresó Shakur Stevenson, quien cayó a manos de Robeisy en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. 

Robeisy Ramírez vino a Miami, gustó y convenció. El prospecto cubano demostró que lo de su segundo triunfo no fue obra de la casualidad y conquistó su tercer éxito profesional al vencer por nocaut en el cuarto asalto al texano Rafael Morales delante de un público delirante.

Había mucha expectativa por ver al doble campeón olímpico, pero valió la pena la espera, porque Ramírez hizo gala de buen boxeo en la cartelera de Boxeo Telemundo, como prueba de que su traslado a Las Vegas para estar cerca del profesor Ismael Salas ha sido la mejor decisión de su carrera hasta el momento.

Ramírez resultó muy superior a Morales y atrajo a una multitud de compatriotas que le dieron un profundo sabor cubano a la cartelera del promotor Félix “Tutico’‘ Zabala.

 

Miembros de Top Rank en Las Vegas para la pelea entre Tyson Fury y Deontay Wilder comentaron que poseen altas metas para Ramírez, e incluso un viejo rival le envió un mensaje directo.

 

“Dígale a Robeisy que lo voy a patear, que si lo que quiere es pelear conmigo lo voy a dejar muy mal’‘, expresó Shakur Stevenson, quien cayó a manos de Robeisy en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. “Dígale a Robeisy que yo soy su dueño, que yo soy su dueño’‘.

 

Por lo pronto, Stevenson está varios pasos por delante de Ramírez y es uno de los campeones profesionales en las 126 libras, pero el cubano no pierde la esperanza de subir a un cuadrilátero y reeditar lo sucedido en la final de la cita estival en Brasil.

Por el momento, el cubano está feliz de su segundo triunfo por la vía del nocaut, después de una sorpresiva derrota en su debut que, incluyo, llamó la atención del propio Stevenson, quien había abogado porque Top Rank firmara al exitoso amateur de Cuba.

“Dígale a Robeisy que me hizo lucir mal en su debut’‘, bromeó Stevenson. “Robeisy es un gran peleador. No sé cuán enfocado estaba cuando vino a los Estados Unidos. No sé si es ese boxeador que era, pero creo que sigue siendo bueno. Pero estoy molesto con él, porque me hizo lucir mal’‘.

Todavía le falta a Robeisy para llegar a los lugares prominentes de Stevenson y Murodjon Akhmadaliev, otro rey profesional que él venciera en Río, pero no tiene duda alguna de que llegará a esta ellos con la intención de retarlos, si es que la vida y la impredecible política de este deporte lo permiten en un futuro no muy lejano.

“Me encanta que sean campeones y los felicito, porque eso es algo que a mí me estimula’‘, comentó recientemente Ramírez. “Contemplo muy buenas peleas en el porvenir y si es contra ellos, pues mejor. Si ellos llegaron, yo también algún día pondré una faja alrededor de mi cintura’‘.

ROBEISY RAMIREZ junto a Yordenis Ugas (d) tras su triunfo del viernes en Miami

 
 
 

Rolando Romero cumple su palabra de noquear bien temprano en Las Vegas, pero aún no está contento

 


Rolly Romero gana por TKO en Las Vegas

 
 
 

Rolando Romero piensa que le tomó demasiado tiempo. El cubanoamericano sumó su 11no triunfo profesional y el 10mo por la vía del nocaut al vencer en el segundo asalto al letón Arturs Ahmetovs en el inicio de la velada de boxeo que protagonizan Deontay Wilder y Tyson Fury.

El protegido de Floyd Mayweather jr. había pronosticado un triunfo fulminante y cumplió su palabra al disponer de Ahmetovs con una demostración de poder impresionante, pero no quedó contento consigo mismo.

“Creo que pude haberlo terminado antes, me tomó más tiempo del que esperaba’‘, comentó Romero. “Ahora que ya comencé el 2020, mi meta es pelear por un título del mundo. Así que todos en la división están avisados’‘.

 

Desde que sonó la campana, el cubanito asentado en Las Vegas llevó la voz cantante y propulsó el ritmo con un ataque que no amedentró al europeo, quien aceptó el intercambio e, incluso, colocó algún que otro buen golpe al rostro de Romero.

 

Pero cuando inició el segundo round Romero (11-0, 10 KO) aceleró el paso y desembarcó impactos potentes que le propiciaron un par de conteos de protección a Arturs Ahmetovs, ahora con la muestra visible en su rostro de la ofensiva del local: un ojo muy inflamado.

 

Tras dos minutos, Romero presintió que Ahmetovs (5-1, 2 KO) estaba cerca del abismo y desató un rally definitivo que obligó al árbitro a detener las acciones para rescatar al letón de un castigo despiadado y levantarle la mano a un muchacho que cada vez más llama la atrención.

Romero se encuentra en una división acorazada, repleta de talento con figuras como Vasyl Lomachenko, Teófimo López, Devin Haney, Gervonta Davis, Ryan García y veteranos como Jorge Linares y Yuriorkis Gamboa, pero él considera que los puede vencer a todos.

“Sí, hay muchos peleadores buenos en la división, gente de talento, pero yo soy el mejor y los voy a vencer a todos. Todo el mundo lo va a saber dentro de pronto. Ya vendrá el tiempo. En su momento. Ya estoy clasificado número 10 en la Asociación Mundial. Así que estoy en el grupo principal para pelear por algo grande’‘.

Tomado: del Nuevo Herald


Este boxeador no olvida la tragedia de su rival, pero el dolor no marcará el ritmo de su carrera

 

Subrel Matías nunca olvidará los gemidos de Maxim Dadashev cada vez que le golpeaba. Tampoco el momento en que el ruso se quedaba en su esquina en el 11no asalto para no salir más a boxear. Nunca más. Sin saber en ese instante que la tragedia acechaba en las cuatro esquinas del ring.

Dadashev, estima el puertorriqueño, debió haber abandonado antes, pero su espíritu de guerrero le impulsó al abismo ese 19 de julio del 2019. Días más tarde, el ruso fallecía de un accidente cerebral que ensombrecería al boxeo y dejaría a su familia anegada en dolor.

Pero Matías (15-0, 15 KO) igualmente lo sufrió mucho.

“Vi en él en cada asalto las ganas de ganar el combate’‘, expresó el boricua. “Solo yo y él sabíamos en cada golpe que nos lanzábamos la posición en que cada uno se encontraba. Veía en él el sufrimiento al recibir cada impacto. Lanzaba unos gemidos bastante extraños. El querer seguir y no quitarse, eso me dejó en shock. No supero ese momento’‘.

Matía jamás dejará de llevar la imagen de Dadashev y eso volverá a suceder este sábado 22 de febrero cuando suba al cuadrilátero para enfrentar en las 140 libras a Petros Ananyan (14-2-2, 7 KO) en una porción de la cartelera de Deontay Wilder y Tyson Fury que podrá verse de manera conjunta desde Las Vegas en las cadenas de televisión ESPN y Fox Sports 1.

Firmado recientemente por Premier Boxing Champions, Matías es alguien que ha lidiado con los embates de la vida, que ha visto asesinados a miembros de su familia y sobrevivido a dos tiroteos, pero nunca esperó que su nombre fuera asociado con la muerte de otro en el deporte que ama.

“Ahora mismo no sé lo que pueda pasar el sábado’‘, agregó Matías, de 27 años. “Subo con el mejor deseo de ganar, pero se me vira la tortilla y me pueden sacar en camilla o me dan un mal golpe y, Dios no lo quiera, quedo ahí. El boxeo es algo incierto’‘.

Esta es la segunda pelea de Matías después de la tragedia, porque el pasado 30 de noviembre derrotó por nocaut en el quinto asalto en Fajardo, Puerto Rico, a Jonathan Jose Eniz, pero ahora las apuestas son mayores y la expectativa superior, porque muchos querrán saber cómo se comportará en un gran escenario.

Su meta es convertirse en campeón mundial y un triunfo sobre el también ruso Ananyan le serviría como carta de presentación ante los otros rivales de su categoría y le daría munición a PBC para promocionarlo en eventos mayores.

Pero Matías tiene un pedido para todos aquellos cercanos a Dadashev.

“Quiero enviarle un mensaje a la familia, que lo que pasó no estaba en mis manos’‘, recalcó Matías. “Que no me vean como un enemigo. Pude haber sido yo el perjudicado. Solo les pido que no me falten el respeto, ya que no tengo nada que ver. Solo vengo a hacer mi trabajo. Soy una persona bien pobre que quiere sacar adelante su familia.’‘.

Subrel Matías nunca olvidará los gemidos de Maxim Dadashev cada vez que le golpeaba. Tampoco el momento en que el ruso se quedaba en su esquina en el 11no asalto para no salir más a boxear. Nunca más. Sin saber en ese instante que la tragedia acechaba JORGE EBRO

 
 
 

1 comentario

    • Amaya en 24 febrero, 2020 a las 8:57 am
    • Responder

    Ohhh, candela, tremendo reto el que le han lanzado a Robeisi Ramírez, vamos a ver que pasa cuando se enfrenten

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.