El deporte, en cuarentena por el coronavirus

Por José Carlos Carabias

El coronavirus ha suspendido ligas de fútbol y partidos en Italia, una carrera de F1 o el Mundial de atletismo. Ahora amenaza al Giro y los Juegos Olímpicos
La expansión del coronavirus adquiere matices de catástrofe cuando amenaza a los símbolos del deporte. Hasta la fecha se han consignado aplazamientos de pruebas, nuevas ubicaciones en los calendarios o suspensiones con otras sedes, pero la prolongación en el tiempo de la epidemia empieza a acosar a los fetiches deportivos. Solo las dos guerras mundiales habían anulado hasta esta primavera la Milán-San Remo, legendaria carrera de siete horas que se tendría que celebrar en la zona cero del brote de Covid-19 en Italia. Desde 1907 se disputa sin interrupción la Classicissima, monumento del ciclismo que recorre las regiones de Lombardía, Piamonte y Liguria. El organizador no puede garantizar la edición 2020. Tampoco la del Giro, en mayo. O la Tirreno-Adriático, dentro de un mes. Yen el horizonte, la pieza de caza mayor, envuelta en la bruma de la duda por los más de 530 casos diagnosticados en Japón. Nadie se atreve a asegurar hoy que los Juegos Olímpicos se inauguren en Tokio el 24 de julio.
Como un goteo de cianuro, los eventos del deporte tramitan el veneno mortal, escurridizo y tan difícil de detectar. El coronavirus tiene en vilo al deporte mundial según salen a la luz los focos de la infección. De Wuhan al norte de Italia en semanas, el torneo donde concursa Cristiano Ronaldo ha anulado cuatro partidos de la primera división el último fin de semana: Inter-Sampdoria, Atalanta-Sassuolo, Verona-Cagliari y Torino-Parma. También el Milán-Fiorentina de la liga femenina. Al menos se suspendieron 42 encuentros de distintas categorías. La Federación ha pedido que el Inter-Ludogorets, de la Europa League, se celebre a puerta cerrada.
La onda expansiva ha alcanzado a todos los deportes. No se disputó el duelo del Seis Naciones entre las selecciones de Italia y Escocia. Y en la final del Challenger de Bérgamo, torneo de tenis de categoría inferior, los dos finalistas (Illya Marchenko y Enzo Couacaud) se repatieron los puntos ATP (48) y el botín económico (3.650 euros) sin saltar a la pista.
Italia teme ahora por uno de sus tesoros, la Milán-San Remo que siempre cita a los clasicómanos más veloces. La carrera solo se ha interrumpido tres veces desde 1907. En 1916 (I Guerra Mundial) y 1944 y 45 (II Guerra Mundial). Mauro Vegni, el director de la carrera que pertenece a RCS (el editor de la Gazzetta dello Sport, también propietario del Giro y de otras pruebas ciclistas), ha lamentado la crisis humanitaria. «Si el gobierno confirma el bloqueo del deporte en Milán y Lombardía, habrá que suspender esta edición. No tiene sentido trasladar la salida 20 ó 50 kilómetros. Esta carrera ha sido como es durante 110 años». La incertidumbre por lo desconocido es el problema común que obliga a los organizadores a manejarse día a día. «Espero que el pico de contagios baje. No puedo decir nada sobre el Giro de Italia. Si esas cifras no bajan, el riesgo seguirá estando ahí». El Giro, como el Mobile World Congress, al borde del precipicio.
Más allá de Italia, el virus ha triturado toda competición deportiva en China. Se canceló sin recambio el Mundial de atletismo en pista cubierta de Pekín, se ha aplazado sin fecha el Gran Premio de China en Shanghái, se han anulado torneos de golf en Hainan, Pataya (Indonesia) o Singapur. Se han tachado la carrera de Fórmula E en Sanya, las World Series de saltos de trampolín, el Masters de China de bádminton… Se han trasladado el preolímpico femenino de baloncesto a Belgrado, la prueba de la Copa del Mundo masculina de esquí a Austria y el preolímpico de boxeo a Amán (Jordania).
La liga china de fútbol se ha suprimido por motivos obvios y sus equipos deambulan por el mundo. Algunos entrenan en Dubái, otros han viajado a Sotogrande y la mayoría se encuentra de vacaciones o en cuarentena. Se ha pospuesto el inicio de la K League en Corea del Sur, ya que este país es el más afectado del mundo después de China: 570 casos detectados y seis muertos.
Aún no hay señales de alarma respecto a los Juegos Olímpicos de Tokio, según dice el consejero delegado Toshiro Muto. «No estamos considerando la suspensión de los Juegos», dijo en su última aparición. Y se agarró a un argumento sorprendente. «La temporada de lluvias en Japón pueden derrotar al virus». Como medida preventiva o por otros motivos, el comité organizador ha anunciado que se interrumpe cualquier práctica o ensayo del personal voluntario con la finalidad de que no se expanda aún más la infección.
https://www.abc.es/deportes/abci-deporte-cuarentena-coronavirus-202002250210_noticia.html

3 comentarios

  1. Esperemos q pronto sea controlada esta pandemia. Si no, toda la vida de la Humanidad será dominada por este mal, ni q decir q el deporte incluido.

      • Amaya en 25 febrero, 2020 a las 3:23 pm
      • Responder

      Tu lo has dicho bien claro y concreto Juan, o toda la humanidad empezando por los paises ricos y del primer mundo cooperan para frenar este fenómeno o las consecuencias sern nefatas y estará en peligro los Olimpicos de Tokio 2020

    • Rojo de Metro en 25 febrero, 2020 a las 7:55 pm
    • Responder

    Se esta poniendo bien fea la cosa

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.