Mark Cuban, un demonio convertido en ejemplo para toda la NBA

Guillermo García

 

En enero del año 2.000 un empresario desconocido llamaba a las puertas de los Dallas Mavericks y se convertía en accionista mayoritario de la franquicia tras desembolsar 285 millones de dólares. Desde entonces la NBA no ha dejado de oír el nombre de un Mark Cuban convertido en personaje maldito casi desde su llegada.

Polémico en sus declaraciones, inteligente en sus negocios y con un gran sentido del espectáculo, Cuban pronto se ganó la simpatía de los aficionados y la sospecha constante de una NBA a la que ya ha tenido que pagar más de 13 millones de dólares en multas oficiales.

Capaz de enfrentarse a tiburones asesinos en el cine, de bailar con las estrellas en la televisión estadounidense y de retar al mismísimo Donald Trump en un proceso electoral, Cuban es un dueño atípico. En camiseta y detrás del banquillo, pasando a veces por encima del entrenador, el empresario de Pennsylvania ha convertido el baloncesto en su pasión y a los Mavericks en su hijo predilecto.

Y no sólo a los jugadores y a los componentes del cuerpo técnico. Todos los miembros de la familia de los Mavs son importantes para un Cuban cuyo patrimonio está valorado por encima de los 4.300 millones de dólares. Una suma que el dueño del equipo de Dallas ahora ha puesto a disposición de unos empleados que se han quedado sin empleo, y por tanto sin paga, después de que la NBA adoptase la sensata de medida de suspender la temporada por el Coronavirus.

El excéntrico y polémico ha dado ejemplo a todos al ser el primero en salir ante los medios asegurando que esos empleados anónimos son los que más le preocupan y por ello ha asegurado que buscará una fórmula con la que ayudarlos económicamente. Una acción ejemplar de un ángel de la guarda tantas veces convertido en diablo.

https://www.marca.com/baloncesto/nba/opinion/2020/03/12/5e6a3a81ca4741b2088b45f9.html

1 comentario

    • Ramon Garcia el 12 marzo, 2020 a las 5:32 pm
    • Responder

    El tipo es muy carismatico.
    Siempre sentado detras de los jugadores e intercambiando en pleno juego con ellos y con el DT.
    UN gran tipo.
    Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.