¿Quiénes dominan las históricas temporadas de 100-100 (R/RBIs) en MLB? — ¿Dónde se ubican los cubanos?

7:37:11 PM

 

 

 

 

¿Qué tan fácil ha sido para un bateador registrar una temporada de “100-100” (carreras anotadas y remolcadas) en la historia de las Grandes Ligas? ¡Piénsalo!

Y luego argumente su respuesta.

Es posible que te estés preguntando: ¿Cuánto influirá realmente el talento del jugador? ¿Será tan decisiva la consistencia de su habilidad tanto como el aporte de otros bateadores con grandes temporadas a su alrededor en el lineup? ¿Cuál de estas razones tiene más peso?

Personalmente, nunca desecharía lo crucial que suele ser para un bateador beneficiarse como pieza clave en el juego ofensivo de un buen equipo, pero desde mi perspectiva, el talento es aún más determinante.

¿Cómo apreciar la difícil probabilidad de construir el “100-100”?

 

Subir a la categoría de “100-100” en la historia de las Grandes Ligas no solo ha sido una cifra redonda considerable y vistosa de triples dígitos: También resulta, en todos los casos, un valor que distingue a jugadores grandiosos con virtudes atléticas capaces de dejar una huella a su paso en todos los tiempos.

Sin embargo, es válido decir que, para jugadores de cualquier nacionalidad o generación en Grandes Ligas, el “100-100” no es la categoría que define completamente qué tan brillante ha sido un bateador durante toda una carrera. De hecho, hay ganadores del premio MVP que nunca han podido registrar una temporada de “100-100”: Agrega, por ejemplo, a Ichiro Suzuki en dicha lista. Pero, además, a otros honorables nombres que fueron exaltados y sobresalen en su época como ilustres miembros del Salón de la Fama de Cooperstown, aun cuando sus casillas de “R” y “RBIs” nunca reventaron en las hojas de cálculo con dos triple dígitos regodeándose.

Sí, el sensacional ex antesalista dominicano Adrian Beltré será, posiblemente, un potencial miembro del Hall Fame y pudo registrar el “100-100” solo una vez, cuando marcó 121 RBIs y 104 R con los Dodgers en 2004.

De ahí en adelante, Beltré impulsó más de 100 carreras en cuatro ocasiones, pero lo más cerca que estuvo de tocar la puerta del “100-100” fue al anotar 95 carreras en 2012, durante su segundo año con los Rangers de Texas.

Puedes recordar a otros jugadores que podrían ser exaltados de manera unánime al Salón de la Fama, ¿pero Derek Jeter no sobresalía con todo el prestigio y rendimiento suficientes? Difícil rebatir eso, ¿no?… incluso aunque Jeter haya rozado la perfección, al conseguir el 99.7% de los votos. Cierto. Y, ¿sabes algo?: Jeter pudo entrar una sola vez en el “100-100”. Ni siquiera con más de 3000 hits y anotando más de 100 veces en 11 de sus primeras 12 temporadas, Jeter pudo cruzar el “100-100” en múltiples ocasiones.

Wade Bogg, quien consiguió un jonrón con su hit 3000 antes de Jeter, siete veces anotó 100 carreras, pero no pudo asomarse en el “100-100”, pues lo más cerca que se quedó fue olfateando el grupo, con 89 RBIs en 1987.

¿Pete Rose? Reunió 4,256 hits en 24 temporadas y sigue reinando en todos los tiempos. También sobrepasó 10 veces la marca de 100 anotadas y 200 hits, respectivamente: ¡Pero no pudo llegar al Club de “100-100”! Lo más cerca que estuvo fue a 18 RBIs, cuando remolcó 82 en 1969.

Y quizás, como no pocos, crees que ya es hora de perdonarlo y permitirle ser un miembro legítimo del HOF, ¿cierto? Entonces, si tuvieras que remplazar el crédito a un exaltado de cualquier clase de Cooperstown, posiblemente Harold Baines encajaría como el elegido perfecto en dicho contexto. Sin embargo, las boletas y el tradicionalismo en el sistema de HOF no funcionaron así en este sentido: Baines fue seleccionado en la clase de 2019, aun cuando nunca hubo una tarjeta con la foto capturando el punto dulce de su swing junto a triples dígitos en carreras anotadas o remolcadas que adornaban sus números periféricos.

Parece difícil creer, sin duda: Pero Reggie Jackson con 563 jonrones, 1551 R y 1702 RBIs, tampoco pudo duplicar temporadas de 100-100. Increíble. “Mr. Octubre”, fue el único de todos los bateadores con al menos 500 jonrones que nunca pudo hacerlo en MLB: Delante de Reggie, Harmon Killebrew, Willie McCovey y Ernie Banks registraron al menos dos ocasiones.

Así suena correctamente, si agregas más nombres a dicha lista: Ni el admirable arte del swing de Tony Gwynn pudo abrir espacio más allá de las líneas diagonales con triples dígitos, pero tampoco la consistencia de otro gran bateador como, por ejemplo, Paul Molitor.

¿Has pensado en los mejores corredores del juego en todos los tiempos? ¿Rickey Henderson está encabezando tu listado, no? Vale, ¡pero Rickey tampoco logró entrar en el Club 100-100! Le sobraron las bases robadas y carreras anotadas, pero dada su función lejos de un turno como limpiabases, nunca llegó ni a 75 RBIs en una temporada —registró 74 RBIs con los Yankees en 1986—.

¿Ejemplos de tenacidad en el campo y una carrera grandiosa? El ganador de tres MVPs, Yogi Berra, es indudablemente digno de esos elogios, pero no pasó de una temporada con categoría de 100-100. De hecho, si combinas la grandeza de Roy Campanella con Berra, ganaríamos 568 jonrones, 1798 R, 2282 RBIs y seis premios de MVP. Pero, ¿cuántas temporadas de 100-100? ¡Apenas dos! Yogi (116-124), en 1950 con los Yankees. Roy, (103 R y 142 RBIs) en 1953 jugando para los Dodgers.

Entonces, la historia ha demostrado que no siempre los bateadores capaces de esculpir el “100-100” en su carrera han sido, por esa razón, los jugadores más brillantes en la historia. Alcanzar la categoría de ser exaltado al Salón de la Fama encierra un significado mucho más allá de “triples dígitos” y una que otra temporada sobresaliente.

Sin embargo, la mayoría de los bateadores que han sido capaces de dibujar el “100-100” con consistencia en sus carreras a través del tiempo, difícilmente no hayan estado cerca de ser exaltados en Cooperstown.

Según FanGraphs, he aquí los líderes históricos del Club de “100-100”:

100-100 (R-RBI)

Lou Gehrig, 13

Babe Ruth, 12

Alex Rodriguez, 12

Barry Bonds, 11

Jimmie Foxx, 11

Hank Aaron, 10

 

Los jugadores cubanos en el Club de “100-100”

 

Para calificar aquí, el único requisito no ha sido sobresalir entre el grupo selecto de bateadores extremadamente virtuoso en Grandes Ligas: No, porque el ámbito, como podemos deducir de manera razonable, también es decisivo. O sea que, aparte del talento para burlar las curvas de regresiones, haber jugado en un lineup talentoso y asumir las responsabilidades como “limpiabases” ha sido crucial.

Entonces, ¿qué nombres estás esperando aquí entre los cubanos de todos los tiempos en Grandes Ligas? Recuerda, para haber clasificado en el “100-100”, el poder y la velocidad debieron haber ido de la mano en su máxima expresión, sobre todo para aprovechar las probabilidades situacionales dentro del lineup en sus respectivos equipos.

Aquí vamos…

 

 

En ese grupo selecto, Minnie Miñoso y Tany Pérez fueron los únicos que repitieron la hazaña en años consecutivos, aunque Rafael Palmeiro logró acumular tres registros, el último durante su irrupción en la oscura década de los esteroides a inicios de este siglo.

Curiosamente, “El Cometa” Minnie registró 104 R y 104 RBIs con los White Sox en 1953, liderando un lineup capaz de combinar más velocidad y habilidad para embasarse (marcaron 73 bases robadas y .341 OBP) que poder (apenas 74 jonrones). Sin embargo, al año siguiente, las potencialidades de los White Sox dieron un ligero ascenso en la liga, y entonces Minnie aprovechó el salto de nivel para aumentar en varias unidades su segunda temporada de “100-100”.

Quince años después, Tany Pérez entró en la historia de los “back-to-back” con registro de “100-100” en R y RBIs, como uno de los “limpiabases” en la histórica Maquinaria Roja de Cincinnati. En 1988, José Canseco impactó al pasar a la historia entre los cubanos con “triples dígitos” de R y RBIs en los años ochenta, y luego Rafael Palmeiro y Yoenis Céspedes se encargaron de seguir la tradicional rúbrica en las décadas de 2000 y 2010.

Por cierto, Céspedes ha sido el único bateador cubano que logró la cifra en una temporada donde se vio involucrado en un canje, al pasar de Detroit a los Mets el 31 de julio de 2015, durante el movimiento salvaje de la fecha límite de cambios en MLB. Si te fijas, además del estrés siendo el centro de un cambio a mitad de temporada, el caso de “La Potencia” Céspedes fue uno de los “100-100” menos probables entre los cubanos si analizamos su contexto: Salió de un equipo de los Tigers que promedió .270 al final de 2015, con .328 OBP y 83 bases robadas, para unos Mets hundidos en el lugar 20 (de 30 teams) con .312 OBP.

Sin embargo, la segunda mitad de temporada de Céspedes en 2015 fue brillante: Bateó 17 jonrones, anotó 39 carreras y remolcó 44, rendimiento que le permitió mantener la consistencia y subir hasta 101 R y 105 RBIs en 2015. Así pues, a falta de un porcentaje de embasado más eficiente, “La Potencia” explotó sus virtudes atléticas como corredor y bateador de poder. Al final de la temporada, los Mets aparentemente incapaces para embasarse con frecuencia, terminaron con 177 jonrones (octavos en MLB) y Céspedes contribuyó en todos los aspectos.

Desde entonces (2015 a la fecha), José “Pito” Abreu (2016, 2017 y 2019), Jorge Soler (2019) y Yuli Gurriel (2019) han sido los únicos cubanos con al menos 100 RBIs, pero tanto Soler como Abreu en 2019 se quedaron a cinco carreras anotadas (95) de las 100, para entrar por vez primera al Club “100-100” en todos los tiempos.

Sin dudas, a pesar de la gran calidad de varios bateadores cubanos, lo más difícil ha sido combinar a esas 100 RBIs igual número de carreras anotadas. De hecho, Palmeiro se quedó tres veces más a las puertas, cuando sumó 99 R en 1999 y 98 en 1998 y 2001. O sea que, por apenas dos anotadas, el estelar bateador zurdo y único cubano en el Club de los 500 jonrones no pudo sumar seis campañas con “100-100”.

En cada una de las últimas siete décadas, ha habido un pelotero cubano entre los honorables protagonistas del “100-100”. Entonces, ¿quién será el próximo en esta actual década de 2020? ¿“Pito” lo logrará con las mejorías del poder y la velocidad añadidas a los White Sox desde la temporada baja? ¿Luis Robert será el prototipo de talento legítimo del futuro? ¿Yoan Moncada tiene aún más que mostrarnos de sus virtudes tras el breaking durante 2019? ¿Yuli puede estar en la conversación? ¿O Jorge Soler con otra temporada de monstros?

No será fácil para ninguno, incluso si recurrimos a una predicción basándonos en las habilidades dominantes o posibles regresiones de todos. Entonces, no hay otra solución. Esperemos con ansias cuando regrese el… ¡béisbol!

 

Tomado de: baseballdecuba.com

3 comentarios

    • Yerislandy Conde Vasallo el 21 mayo, 2020 a las 6:16 am
    • Responder

    Excelente este compendio, como siempre, un club bastante selecto…..

  1. Algo difícil de lograr la combinación de poder y velocidad no todo los jugadores la tiene espero que el de cruces antes de su retiro entre en ese selecto club de jugadores

    • Amaya el 22 mayo, 2020 a las 11:39 am
    • Responder

    Selecto grupo, no es fácil anotar e impulsar 100 carreras en una temporada, muchas cosas tienen que salir bien

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.