Lo mejor del siglo XXI: Los brazos devoradores del staff de pitcheo de Pinar del Río — 2000-2001

7:37:09 PM

 

 
 

No eran brazos que solamente estaban diseñados para ganar: El staff de pitcheo de Pinar del Río en la temporada 2000-2001 contó, a inicios del siglo XXI, con una de las rotaciones más devoradoras de bateadores en la historia de las Series Nacionales.

De hecho, cualquier referencia del dominio de aquel cuerpo de pitcheo podría asombrarnos, sobre todo cuando iniciaron la década de 2000 con 123 victorias en 180 juegos. Sin embargo, aunque el staff de 2002 implantaba para entonces el nuevo récord de 64 victorias en una Serie Nacional, la rotación de un año antes ha trascendido sin comparación hasta el presente.

¡Strikes! ¡Strikes! ¡Strikeout!

Con apenas 10 lanzadores que se repartieron 812 innings, el cuerpo de pitcheo de Pinar del Río hizo historia durante la 40 Serie Nacional, a inicios de este siglo XXI. Y, aunque posiblemente con un solo número pueda recordarte qué nivel de dominio distinguió a aquella rotación bajo el mando del manager Jorge Fuentes, esto fue lo más increíble: ¡Propinaron 783 strikeouts!

Sí, ¡impresionante! Pero todo es aún más extraordinario cuando te adentras en qué significó ese triple dígito con más de 2,350 strikes: Ningún otro staff en la historia ha estado ni relativamente cerca. ¿Quién se ubica detrás de esa abrumadora marca de “Ks!”? Aquí están los 10 equipos más cercanos, si no consideras desequilibrado ese adjetivo:

Serie/Strikeouts/Diferencia

  1. 40 Serie: Sancti Spíritus, 676 K, 107
  2. 7 Serie: Industriales, 669 K, 114
  3. 40 Serie: Habana, 656 K, 127
  4. 42 Serie: Cienfuegos, 651 K, 132
  5. 7 Serie: Camagüey, 643 K, 140
  6. 8 Serie: Industriales, 642 K, 141
  7. 8 Serie: Habana, 640 K, 143
  8. 48 Serie: Habana, 628 K, 155
  9. 47 Serie: Habana, 616 K, 167
  10. 39 Serie: Sancti Spíritus, 611 K, 172

Eso es: ¡La palabra diferencia resulta un poco cínica en este contexto! Con ese 13.5% sobre su primer ‘supuesto’ seguidor, Pinar del Río no sólo se inscribió en la historia como el staff de pitcheo más ponchador: También dejó una huella tan grande como el Océano Atlántico entre las rotaciones más consistentes de todos los tiempos en el béisbol cubano.

Una cultura tradicional: Devorar bateadores con eficacia

Entonces, ni siquiera necesitamos recordar lo difícil que fue reunir a tantos lanzadores eficientes, capaces de evitar la principal función de un bateador, poner la bola en juego. Pero detrás de ese incomparable resultado histórico, también es justo honrar con la debida mención a quienes han sido entrenadores capaces de inculcar el enfoque de la “eficacia” como una cultura del pitcheo en Pinar del Río.

Así que no podemos atribuir todo el crédito a las virtudes, el pensamiento estratégico avanzado, ejecución y maestría de los grandes lanzadores pinareños, porque detrás de ellos también ha habido excelentes entrenadores de pitcheos y recuperadores de brazos como el sabio profesor José Manuel Cortina.

En su actuación general, aquel staff pinareño de 2000-2001 demostró las principales fortalezas que podría exhibir un gran cuerpo de pitcheo: Lanzadores bien preparados físicamente, que pudieron sostener la carga de varios innings durante todo el año.

Pocas lesiones, una rotación que devoró a sus rivales y, además de ponchar consistentemente, sus brazos esculpieron extraordinarias tasas de 2.9 BB9 (bases por bolas por cada nueve entradas), 8.7 H9 (hits por cada nueve innings) y 1.29 WHIP (embasados por boletos y hits permitidos).

Aunque los Vegueros contaron con un grupo sobresaliente, hubo tres grandes ponchadores que se combinaron para 486 strikeouts en 448 innings, lo que trascendió como el 62.1% del total de 783 K: La dupla de derechos José Ariel Contreras y Pedro Luis Lazo, y el zurdo de la curva “endemoniada”, Faustino Corrales. De hecho, aunque se registraron varias joyas de pitcheo durante todo el año, nada se comparó con la mágica noche donde Faustino explotó en su máxima expresión aquella gran curva que encabezaba su depurado repertorio: El 20 de diciembre de 2000, le propinó 22 strikeouts a Holguín en el estadio Capitán San Luis, rompiendo el récord de otro zurdo estelarísimo, Santiago “Changa” Mederos, quien había registrado 20 ponches ante Camagüey el 30 de enero de 1969.

 

 

Contreras ponchó a 188 oponentes, Lazo a 124 y Faustino burló los swings de 174, para marcar estos porcentajes del total: 24.0%, 15.8% y 22.2%, respectivamente. Además de esa marca extravagante, luciendo el único staff que ha logrado contar con tres lanzadores capaces de ponchar al menos 120 oponentes, hay otras tendencias reveladoras: ¡El resto de los pitchers del staff, ponchó a 297 bateadores en 364 innings!

O sea que, detrás del trío “Contreras-Lazo-Faustino”, quienes acumularon tasa de 9.7 strikeouts por cada nueve innings, los siete lanzadores restantes de la rotación marcaron un admirable 7.3. De manera individual, los 10 pitchers del staff mantuvieron porcentajes de strikeouts de al menos 16%.

Alay Soler exhibió una tasa de 13.5 SO9 contra 167 oponentes, mostrando un adelanto del talento con el que fue capaz de lanzar para marca de 7-0 al año siguiente. Ismael Cortina, Omar Ajete (en su última temporada) y Raidel Miranda también fueron ponchadores consistentes sobre el ritmo de 7.0 SO9 (Ponches por cada nueve innings), mientras Orestes González, uno de los principales relevistas del staff, acumuló aceptable tasa de 5.9 SO9 en 92 ⅔ inning —acumulado superior a 31 abridores que iniciaron al menos 10 juegos—.

¿Sabes cuántos equipos han logrado tener al menos 10 pitchers con ese mínimo en sus tasas de ponches durante las últimas tres décadas?: Aparte del staff de Pinar del Río, que se fue de 10-10 en 2000-2001, el de Industriales dirigido por Rey Vicente Anglada en la 43 Serie Nacional —tuvo 10 de 13 pitchers con tasas superiores al 16% en strikeouts—.

En comparación con el año anterior (temporada 1999-2000), los 10 pitchers que conformaban el staff de los “pativerdes” en la 40 Serie Nacional obtuvo 151 ponches más, y 155 sobre el del año siguiente. Si exploramos las tasas por cada nueve innings en todas las temporadas de la historia (1962-2019), es fácil apreciar cómo el registro de 8.7 SO9 (ponches por cada nueve innings) de Pinar del Río fue único:

40 Serie: Pinar del Río, 90 (juegos): 8.7

10 Serie: Habana, 66 (juegos): 7.9 40 Serie: Sancti Spíritus, 90 (juegos): 7.8

10 Serie: Mineros, 66 (juegos): 7.6 35 Serie: Pinar del Río, 64 (juegos): 7.5

42 Serie: Cienfuegos, 90 (juegos): 7.5

40 Serie: Habana, 90 (juegos): 7.4

9 Serie: Industriales, 66 (juegos): 7.4 11 Serie: Mineros, 66 (juegos): 7.2 41 Serie: Pinar del Río, 90 (juegos): 7.2

En ese ranking no aparece el equipo de Occidente que marcó 8.3 SO9 en la primera Serie Nacional (1962), porque la hazaña trascendió en apenas 28 aperturas, el 56% de las 50 consideradas aquí.

Más que el talento del strikeout

Es importante saber esto: Además de ponchar, el staff de Pinar del Río en la 40 Serie Nacional mantuvo un nivel admirable de dominio. Con apenas cinco brazos de su rotación, acumularon el 77% de las 812 entradas en 90 juegos. Pero, además de ponchar, la mezcla de pitcheos fue capaz de generar rodados de sus rivales en el 54% de las bolas que pusieron en juego.

Durante 90 aperturas en la temporada regular, el staff pinareño dejó a 14 de sus 15 teams rivales con un promedio de al menos .290, a 12 con OBPs (porcentaje de embasados) inferiores a .350 y 10 de 15 nunca pudieron registrar sluggings mayores de .375. A los rivales de su Grupo “A”, Matanzas (88), Metropolitanos (78) e Isla de la Juventud (64), les propinaron 230 strikeouts en 30 juegos, el 29.3% del total (783).

El mínimo de ponches sobre bases por bolas (SO-BB) fue de 22 contra Villa Clara, producto de 38 strikeouts y 16 bases por bolas frente a 208 bateadores. Apartando la ofensiva de los “naranjas”, quienes presentaron el único lineup que bateó con soltura contra el staff pinareño —produjeron para línea de .350/.422/.563—, el resto de los equipos no pudo ser igual de consistente.

Ahí entra el admirable talento de un grupo que se caracterizaba por lanzar “tenedores” y “sliders” devastadoras —¿recuerdas los estragos que hacían dichos pitcheos y cómo Contreras y Lazo agobiaban los swings de sus contrarios?—, aderezando el repertorio de varias bolas rápidas humeantes. ¿Y quién podría olvidar la curveball de Faustino? Insuperable. Única. Demoledora.

En aquella temporada de 2000-2001, el zurdo de Mantua que inmortalizó el número “21”, ponchó a bateadores de los 15 equipos que enfrentó y dejó a 13 promediándole .259 o menos.

 

 

Matchups!

Sí, aquí hay algunos “matchups” que ningún bateador desearía recordar: Hubo 56 oponentes devorados al menos tres veces por pitcheos inalcanzables de los lanzadores pinareños durante la temporada de 2000-2001. Pero, dada la extensión de la lista, escogí estos 14 rivales que se poncharon al menos cuatro veces en cualquier estación de la temporada.

Ariel Borrero (Villa Clara) y Michel Rodríguez (La Habana) encabezaron esta lista, tras recibir seis strikeouts, respectivamente. Además de ellos, hay otros buenos bateadores aquí. El centerfielder de Industriales, Yasser Gómez, fue uno de ellos, y ahora recuerdo perfectamente aquel partido de playoff donde su bate apenas pudo rozar la curva de Faustino.

Si miras solamente el average de .333 de Javier Méndez contra Pedro Luis Lazo en ¼ de Finales, quizás obvies el lado más difícil de aquellos turnos: ¡Lazo lo ponchó en sus cuatro fallos!

Michel Abreu fue otro talentoso bateador sofocado por Contreras a base de slider, tenedores y cambios de velocidad, aunque también probó algo de éxito. ¿Ya detallaste estas atenciones especiales?: Lazo contra Michel Enriquez… Contreras contra Yohandry Urgellés (en su segundo año)… y Faustino con esos cinco strikeouts en siete turnos contra Yoanis Pérez.

Simplemente, ¡poder! ¡Definición! Y, aunque es cierto que aquel gran staff pinareño no pudo controlar a la “Aplanadora santiaguera” en la final de la 40 Serie Nacional —lanzando para 6.86 ERA durante apenas cinco juegos—, de cualquier manera una actuación tan memorable merece ser recordada por su impacto en lo que va del siglo XXI. De hecho, a excepción de Lazo, Contreras (11 K en 13 ⅔ IP) y Faustino (13 K en 11 ⅔ IP) mantuvieron sus altas tasas de strikeouts, sobresaliendo en una rotación que ponchó a 117 oponentes tras 121 innings en la postemporada de 2001.

Al final, con los 117 strikeouts en los playoffs, la cifra ascendió hasta 900 K’s en los 104 juegos de toda la temporada, uno de esos registros que siguen siendo irrompibles entre las actuaciones más memorables de este siglo XXI en el béisbol cubano.

 

Tomado de: baseballdecuba.com

11 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

  1. Yirsandy hermano, buen tema para la polémica este tuyo como siempre, pero no estoy de acuerdo cuando “absolutizas” que solo Villa Clara fue el que le bateo fácilmente a ese picheo que metía miedo de verdad por la calidad del mismo, pero como obviar a la Aplanadora que precisamente a ese picheo en esos mismos años 2000-2001 le gano dos finales a ese equipo con dos rotundos 4-0 y 4-1. De que fueron buenos sí, que intimidaban si, nadie lo duda, pero no ganaron cuando había que hacerlo en esos años vs a los míos y prácticamente no mostraron resistencia vs a Santiago en dos finales seguidas. Si te basaste solo en la clasificatoria ok, pero al menos una notica pequeña debiste anexar que diga que ese picheo de espanto no pudo con el Santiago de los mismo años analizados en play off, porque el que lo lee así, solo cree que Villa Clara fue capaz de batearle y realmente no fue así cuando la caña se ponía a tres trozos… Abrazos.

    • Matojo el 26 mayo, 2020 a las 1:42 am
    • Responder

    Ufff 22 ponches de faustino, amigos 22 ponches ,joder es que ni escribiéndolo, ni diciéndolo, suena de este mundo.
    Por cierto alguien pudiera decirme quién fue andy Morales, lo vi en el partido contra los orioles cuando lo pasaron en tv hace pocos días.
    Les juro que no tengo ni idea.

    1. Fue un buen jugador de la antigua provincia Habana. Está es su actuación en SNB….Andy Morales estadísticasAndy Morales estadísticas

    • RONY9 el 26 mayo, 2020 a las 11:28 am
    • Responder

    Que bien que Daymir le acaba de recordar al amigo Yirsandry que si, ciertamente era un pitcheo temible, pero que a la hora cero nunca pudo contra el trabuco santiaguero, todavía recuerdo los inmensos Jonrrones en el Guillermon de Kindelan y Pierre ante Contreras y un bataso de hit de Kindelan con bases llenas por encima de la almuhadilla de segunda base no recuerdo bien si a Contreras o Lazo en un momento definitorio del partido, cuando los pitcheos que estaban haciendo en recta superaban ampliamente las 90 millas, y que decir, de aquel Jonrón legenadario de Pacheco con bases llenas, cuando salio de emergente con una sacrolumbalgia que solamente él sabe el dolor que sentía, para botarsela por el jardín derecho a Lazo y definir de esta manera el campeonato, les cuento que ese mismo día en la noche Yobal Dueñas paso por la esquina de mi casa (frente a la posta 3 del Cuartel Moncada) donde estábamos reunidos varios vecinos comentando el resultado del partido y sin decirle nada saludo a los allí presentes y solo atinó a decir con palabras de elogío que Pacheco era una animal, que eso solo lo podía hacer un pelotero de su categoría, nada que este equipo pinareño era muy bueno, incluso le ganaron un campeonato a Santiago en un play of final 4 – 1, donde solo pudo ganar Vera en el Guillermon el primer juego, si mal no recuerdo con marcador de 4 – 1, pero la aplanadora con toda la maquinaria engrasada logro pasarles por arriba dos veces consecutivas, una de ellas 4 – 0, donde de paso la aplanadora puso un record que será muy complicado de igualar al ganar los 11 juegos disputados de play off de manera invicta, o sea play off de 4tos 3 – 0, play off de semis 4 – 0, y luego la final 4 – 0, ufffff, Yirsandri creo que este equipo Santiaguero se merece un aparte para realizar un trabajo al respecto, seria interensante, porque sin dudas ha sido uno de los equipos mas temidos y mas bateadores de la pelota cubana, donde desde el 1er bate hasta el último la podian sacar del parque, que pelota aquella, que añoranza, nada comparado con lo de hoy en día.

      • Sir Pedro el 27 mayo, 2020 a las 4:13 pm
      • Responder

      Es cierto amigo RONY, pero tambien debes recordar que nunca antes , ni despues Santiago le volvio a ganar a Pinar, es solo reflexionar , cada equipo ha tenido su o sus momentos .

    • pedro el 26 mayo, 2020 a las 2:45 pm
    • Responder

    Es verdad que aquel equipo de Santiago nos gano aquellas finales de manera categorica con dos animales como Pacheco y el Kinde y un gran pelotero como Pierre como figuras claves en los diferentes momentos , un triste momento para mi y muy alegre para los amigos de Santiago y para Daimir seguramente fue el momento de aquel jonron de Pacheco con el buque lleno contra Lazo , recuerdo que una vez dijo que el hubiera querido tener una oportunidad para dar ese jonron para Lazo y no en su contra , ese dia se nos salieron las lagrimas a los pinareños . Ahora salvando esto que es tratado en el trabajo y tal vez otros momentos historicos es verdad que ese pitcheo fue intimidante , recuerdo un sabado que conoci a Padilla y a Vargas aqui en la Pizzeria y al final de la conversacion me dijeron bueno no nos gusta venir aqui porque siempre es Lazo-Contreras y Faustino y no es facil , y es verdad que no era facil y de hecho no lo fueron como dicen los numeros. En el trabajo de estos lanzadores hay que resaltar tambien la efectividad como bien se refleja .

    1. Sin dudas hermano, sin dudas que era un picheo que metía miedo, el mejor de Cuba en su momento y como casi siempre por parte de los equipos pinareños. Realmente bueno como seguidor de mi Santiago sí, lo disfrute mucho y aquel HR del capitán ni hablar, pero eternamente respetando a los pinareños que siempre han sido muy buenos amigos de los santiagueros, son dos pueblos muy serviciales y hospitalarios su gente. Saludos.

    • Cristian el 26 mayo, 2020 a las 7:34 pm
    • Responder

    Con un vocablo coloquial; Santiago le ganó esos campeonatos a Pinar porque:
    Santiago es el papá de Pinar
    Pinar el papá de Industriales
    Ind el papá de VClara
    Y las Villas de Stgo

    Eso era antes; ahora da lo mismo porque Las Tunas, Holguín y Matanzas son los mejores jejejeje

    • Ramon Garcia el 27 mayo, 2020 a las 2:36 pm
    • Responder

    Tremendos animales, pero no creo que ese pitcheo sea superior al que conformaron en su momento Rogelio, Guerra, Romero, Pino, Gutiérrez, Porfirio, Oliva, etc.
    Saludos

  2. Bueno le pido disculpa a Yirsandi porque por leer atropellado por la carga de trabajo que tengo aquí en la web no me percaté de la parte en que el si hace mención a que este excelente picheo de Pinar en play off no pudo con Santiago. Igual nunca pretendía alejar del contexto de reconocer el récord de ponche pinareño cuanto lo mente. Saludos.

    • el bombardero el 29 mayo, 2020 a las 12:19 pm
    • Responder

    Buenos días, un pitcheo intimidante, intimidante de verdad, un pitcheo que el aficionado promedio del equipo contrario prefería no enfrentar, eso era la combinación de Contreras, Lazo y Faustino, de conjunto con los demás que completaban ese staff y por el otro lado una tanda del terror, que le metía miedo hasta a ese pitcheo intimidante, una tanda conformada en su núcleo por Pacheco, Kindelán, Pierre, de conjunto con los demás que hacían temblar de preocupación hasta el lanzador más avezado, mejor preparado, más experimentado. Ambos destrozaron rivales, apabullaron reputaciones, la pelota cubana fue dichosa de contar en ese tiempo con esos polos opuestos dentro del beisbol, con una calidad inconmensurable. Tanta era la calidad de esa época que se puede mencionar a staff de lanzadores tan fuertes como los del propio equipo Industriales en distintas etapas, del antiguo equipo habana cuando tenía mas pitcheo que bateo, los staff del propio Villa Clara, Camaguey, el pitcheo zurdo de Cienfuegos, etc, así como; los orden al bate del propio antiguo equipo HABANA a golpe de Romelio Martínez, Pedro Luis Rodríguez, Juan Carlos Millán entre otros, Matanzas como Henequeneros a golpe de Julio Germán Fernández, Lázaro Junco, Yoandry Garlobo, Michel Abreu, Amauri Casañas, Carlos Kindelán y José Estrada, el de Pinar con Casanova en sus finales, Fernando también en sus finales, los hermanos Linares, Juan Carlos y Omar el niño o el grande como prefieran, o el Villa Clara de Víctor Mesa, Oscar Machado y compañía, o los team word de Ciego y de la Isla en sus momentos culminantes, el otro Team word de Industriales a golpe de Kendrys Morales, Barbaro Cañizares, Javier Méndez, Lázaro Vargas, Juan Padilla, Germán Mesa, todos de excelentísima calidad y sin embargo se quedaban por debajo, salvando distancias en el tiempo, del Staff de Pinar del Río y de la increíble y desvastadora batería de la aplanadora santiaguera, cuando ambos se enfrentaban era sencillamente un choque de trenes que destrozaba a la lógica, esa es mi modesta opinión, para mí eran rivales que me hacían sufrir, pero se extraña muchísimo su calidad hoy en día. Qué pelota caballero, qué pelota!!!!!

    Nota: Excelente el artículo una vez más Yirsandry, Excelente…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.