Kasparov critica a Capablanca (1)

11:08:49 PM

 

Por el amigo de la peña:
Por: Ing. Detroy H. Arjona Escalona (Gibara, Cuba)
detroyarjona@gmail.com

 

 

“Mis geniales predecesores”, magistral obra en varios volúmenes del fenomenal Garry Kasparov, se ha ido convirtiendo de a poco en la colección de cabecera de aquellos ajedrecistas que han tenido el privilegio de adquirirla. Me atrevo aseverar que hoy por hoy es la bibliografía fundamental para todo aquel que desee conocer o investigar sobre la historia de los máximos certámenes ajedrecísticos, como son los matches por el título de mejor ajedrecista del planeta.

Sin embargo, desde nuestra condición de cubanos (probablemente debí decir latinoamericanos), resulta incómodo el “degustar” de una lectura tan apasionante y develadora que a su vez nos deja un sabor amargo cuando –en reiteradas ocasiones- se aborda críticamente la figura de nuestro inmortal José Raúl Capablanca pero de manera diferente a como la historia la ha contado.

Si bien Kasparov reconoce los resultados, virtudes y adjetivos que con frecuencia otros expertos han resaltado en el III Campeón Mundial de Ajedrez; también se observa como el azerí, haciendo gala de su “traje de Ogro de Bakú”, arremete contra el Capa con crudeza.

¡Qué situación!… Imagínense ustedes… Uno de los tres ajedrecistas más encumbrados de todos los tiempos emitiendo criterios desfavorables contra alguien que no puede defenderse; y que como dijera el Profesor Danilo Buela Valdespino: no vivió pensando en comparaciones pasadas o futuras con sus homólogos, ni mucho menos en que un día existiría un sistema de clasificación de los ajedrecistas basado en un coeficiente ELO… ¡Tremendo dilema!… el que nos presenta, repito, nada más y nada menos quien es considerado además una de las actuales tres voces más autorizadas en materia ajedrecística a nivel mundial.

 

Capablanca y Kasparov

 

Pues bien, no hay efecto sin causa ni problema sin solución. Como tampoco faltarán cubanos dispuestos a defender la Patria, o a los patriotas, o al ser humano necesitado, o a las causas nobles y justas en Cuba o en cualquier otra parte del mundo.

Por mi parte pondré mi modesto granito de arena. Si no me sale bien no importa (todo el mundo comprenderá lo desigual de este combate). ¡Ya se desencadenarán otros lápices altruistas dispuestos a ofrecer su aporte!… Desde nuestros indios, negros y mulatos, pasando por los mambises y barbudos hasta llegar a este pueblo humilde y batallador; una cuestión bíblica y martiana sí que nos ha quedado bien claro: “Nuestra honda siempre será la de David”.

Como ejemplo cito (de forma extractada) la partida que Kasparov comenta a partir de la página 257 y hasta la 261, del Volumen I del mencionado libro “Mis geniales predecesores”. La misma se refiere a  la etapa clasificatoria del Torneo de San Petersburgo 1914, en la que el polaco Akiba Rubinstein conducía las piezas blancas, y el cubano replicó con una Defensa Ortodoxa.

 

Rubinstein, A – Capablanca,J [D64

San Petersburgo. Etapa clasificatoria (3), 24.04.1914

1.d4 d5 2.Cf3 Cf6 3.c4 e6 4.Cc3 Cbd7 5.Ag5 Ae7 6.e3 0–0 7.Tc1 Te8 8.Dc2 c6 9.Ad3 dxc4 10.Axc4 b5 11.Ad3 a6 12.Ce5 Ab7 13.Cxd7 Dxd7 14.Axf6 Axf6 15.Axh7+ Rh8 16.Ae4 e5 [Capablanca ofrece una desesperada resistencia] 17.dxe5 Txe5 18.0–0 De7 19.Af3 Tc5 20.De2 Axc3 21.Txc3 Txc3 22.bxc3 Td8 23.Td1 Txd1+ 24.Dxd1 Rg8 25.h4 c5 26.Axb7 Dxb7 27.Dd6 b4 28.Dxc5 bxc3 29.Dxc3 Db1+ 30.Rh2 Dxa2 31.Dc8+ Rh7 32.Df5+ g6 33.Df6 a5 [Capa ya no se contenta con la tablífera 33…De6] 34.g4 a4 35.h5 gxh5 36.Df5+ Rg7 37.Dg5+ Rh7 38.Dxh5+ Rg7 ½–½

 

Kasparov concluye su comentario preguntando: ¿Fue un accidente que Akiba no consiguiese ganar? Creo que no, […] Después de todo, Rubinstein fue famoso, sobre todo, como un gran pensador e investigador en ajedrez, mientras que en el tablero actuaba de forma bastante conservadora, y era inferior a Capablanca y Lasker en los aspectos puramente competitivos…

Sumémosle lo que expresa en el último párrafo de la página 253: “La paradoja es que la contribución de Capablanca al desarrollo del ajedrez es mucho menos evidente que la de su contemporáneo Rubinstein, quien era como un moderno gran maestro, un verdadero innovador, que sentó las bases de la teoría moderna”.

 

Capablanca y Rubinstein

 

¿Qué decir?…, no sé… Si usted estimado lector se queda callado algunos minutos, le consuelo expresándole que otros –aunque no nos haya gustado- hemos tenido que callar por mucho más tiempo… Pero el sol sale para todo el mundo y lo único que es repartido a todos por igual son las 24 horas del día.

Precisamente escudriñando otra excelente obra titulada “Así jugaba Capablanca”, del notable escritor Jorge Daubar, encontré esta partida que pongo a consideración del respetable:

 

Rubinstein,A – Capablanca,J [D05]

Berlín, 1928

1.d4 e6 2.Cf3 Cf6 3.e3 c5 4.Cbd2 d5 5.a3 Cbd7 6.dxc5 Axc5 7.b4 Ae7 8.Ab2 0–0 9.c4 dxc4 10.Cxc4 Cb6 11.Cxb6 Dxb6 12.Ad3 Ad7 13.Ad4 Dc6 14.0–0 Dd5 15.De2 Tfc8 16.Tad1 Db3 17.Axf6 Axf6 18.Axh7+ Rxh7 19.Txd7 Rg8 20.h4 Dxa3 21.Cg5 Axg5 22.hxg5 Dxb4 23.Df3 Df8 24.Txb7 a5 25.Td1 a4 26.Tdd7 a3 27.Txf7 a2 28.Txg7+ Dxg7 29.Txg7+ Rxg7 30.Df6+ Rg8 31.Dg6+ Rf8 32.Df6+ ½–½

 

 

Quizá el genial ajedrecista cubano esté diciendo desde el más allá:

 

Señor Kasparov –con todo respeto hacia ambos- el señor Rubinstein para adjudicarse una nueva victoria contra mí, tenía que poseer una ventaja material de algo más que el solitario peón de h7. ¡Y no hubo casualidad, lo demostré dos veces!

 

Capablanca

 

28 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

  1. Mi hermano Detroy, cuando hablamos hoy antes de la publicación de verdad me sorprendiste con este artículo cuando me comentas de que trataba, no imagine nunca que Kasparov fuera como me lo describiste y bueno esto de hablar de Capablanca deja mucho que desear de su persona y su gran egoooooo ante de la imposibilidad de Capablanca defenderse. Gracias por compartir este post, lo cierto que al menos yo ignoraba que el señor de Baku opinara así de nuestro eterno campeón. Un ruso, o exsoviético crítico a Capablanca y un americano lo elogio con tu entrega anterior, cosas de la vida… Un abrazo

    • Amaurys Sánchez R. el 15 junio, 2020 a las 12:26 am
    • Responder

    Para nada me estraña que este señor hable así de nuestro flamante campeón mundial. Como paradoja veo que gustele o no tuvo que incluirlo en su libro sobre sus geniales predecesores. Porque en verdad para todos los ajedrecistas de ayer, hoy y siempre será eso un genio. Alguien pudiera predecir hasta dónde hubiera llegado si hubiese contado con las herramientas tecnológicas con que contó este señor?. Que se transporte en el tiempo y piense si hubiera sido como él en su tiempo….

    • DHAE el 15 junio, 2020 a las 12:50 am
    • Responder

    Otro soviético ajedrecista de vanguardia, Alexander Kotov, en uno de sus afamados libros de 1950 y algo, también criticó con crudeza al Capa. El vivía el Estalinismo y Cuba no era Revolucionaria. Así Capablanca pecó de Burgués (puntualizo que nuestro genial y patriota Campeón murió en 1942).
    Ya en la actualidad, Kasparov que para nada simpatiza con el Socialismo, critica duramente al Capa. Por supuesto en el marco de nuestra Cuba Revolucionaria. De seguro Capablanca ahora es Comunista.
    No es fácil. ¿Quién los entiende?

    • Guillermo Zayas el 15 junio, 2020 a las 3:22 am
    • Responder

    Mis saludos Detroy con kasparov nunca simpátice era algo que no entendía karpov me sedujo ajedrecisticamente hablando de una forma extraña.
    Mi hno echenique ajedrecista de Puerto Padre lo sabe y adriansito compañero de la universidad y oriundo del pueblo de manati en las tunas es responsable,ajedrecista este también tenía la deferencia de analizar las partidas de las dos k en sus míticos matches en la década de los ochenta en la univ de camaguey.los menciono porque ellos que se dedican al juego ciencia lo estudian y veneran aman el juego de nuestro José Raúl. El sol tiene manchas para algunos Capablanca las tiene para kasparov,que importa esa opinión no le quita sus victorias y mucho menos su talento.Elalmirante

  2. Buen artículo de mi colaborador de lujo Detroy. Sobre el tema les invito a ver una reciente publicación en:

    https://ferreiro01.cubava.cu/2020/05/25/sobre-las-comparaciones-en-ajedrez/

    Felicitaciones por el excelente trabajo

    Desde https://ferreiro01.cubava.cu/

    Enrique Ferreiro

      • Lautaro el 15 junio, 2020 a las 10:08 am
      • Responder

      Genial artículo, como bien se expone en la época de Capablanca y Lasker no eran profesionales como ahora que solo dedican a eso, o incluso en la era sovietica. Lasker y Capablanca tenían otros trabajos, más alla que por supuesto en esa época también se ganaba dinero por ganar torneos, pero era diferente a lo que fue después. No obstante como se dice Capablanca probablemente sea el genio natural más grande de la historia, Fischer el otro y el propio Gasparov que a parte de su genio natural se pudo dedicar solo a la ajedrez y fue el primero en utilizar las computadoras para su estudio, es decir es lógico que el ajedrez actual haya evolucionado.

      Sobre la polémica en cuestión esto es un fragmento publicado en Jit:
      “Otro grande de los trebejos, para muchos el más inmenso de todos, el ruso Garry Kasparov, tampoco se privó de elogiar al cubano cuando aseguró que «casi no hacía nada y trabajaba mucho menos que otros jugadores, lo que no le impidió ganar los torneos y encuentros más importantes, manteniéndose invicto durante años. ¿No es esta una indicación de talento ilimitado, de indudable genio ajedrecístico».”

      Creo que quizás lo que Kasparov no entiende que la superioridad de Capablanca era tan Grande sobre sus rivales que por eso su motivación de estudiar más no fue igual, pero su genio y talento natural como dije anteriormente está fuera duda para el propio Gasparov.

    • Ramón el 15 junio, 2020 a las 8:47 am
    • Responder

    Excelente Detroy, muy buen trabajo. En cuanto a Kasparov, prefiero no comentar porque en lo personal nunca me agradó mucho a pesar de su genialidad. Un abrazo y saludos a la peña.

      • Amaya el 15 junio, 2020 a las 12:16 pm
      • Responder

      A mi tampoco me agrado y mira que sufri en aquel campeonato mundial, cuando Karpov lo tenia ya reventado y solo a un punto de rivalidar su titulo de campeon mundial, la historia posterior todos la conocemos

    • Lautaro el 15 junio, 2020 a las 9:43 am
    • Responder

    Si soy sincero cuando leí el título esperaba leer algo peor sobre Capablanca de parte de Kasparov, pero no fue así. Yo creo que más bien está tratando de elogiar a Rubinstein q siempre se ha dicho que a pesar que nunca fue campeón mundial aportó mucho desde el punto de vista teórico al ajedrez, y cuando dice que a pesar de su buena teoría no era tan competitivo lo que está diciendo en palabras nobles que se apendejaba a la hora de competir. Pero puede que sí que el polaco hizo más aportes del punto de vista teórico al ajedrez que Capablanca pero para nada quiere decir que haya sido mejor.
    De Capablanca siempre se ha sabido que era un jugador de ajedrez más “sencillo”, que estudiaba menos que otros, por lo menos después que se hizo campeón mundial, es famoso cuando perdió con Alekhine que no fue preparado y que se confió(además agregó tuvo problemas personales), sin embargo su rival se pasó meses estudiando sus partidas para ver cómo ganarle y lo logró, lo que después no le dio la revancha y a torneo que iba el cubano Alekhine no iba.
    Pero en fin que lo no está fuera de duda es el genio de Capablanca y otras veces he leído que Kasparov eso lo ha reconocido varias veces.

  3. Es que presisamente la genialidad de Capablanca estribaba en eso, no estaba teóricamente preparado como todos los que llegan a la élite y cada jugada del contrario lo que encontraba no era una apertura, era una jugada propia, en cambio todos los ajedrecistas de élites de todas las épocas tienen al menos 16 jugadas establecidas salidas de libros, estudios, etc, eso solamente es como para elogiar sobremanera al cubano.

      • Lautaro el 15 junio, 2020 a las 3:33 pm
      • Responder

      Coincido 100% Cerulia, De hecho Capablanca no compartía la importancia que se le daba a las aperturas porque decía que no eran tan importantes, que a mitad de juego era que verdad era importante. El problema creo yo es que el inmenso talento de Capablanca le permitía jugar como una Máquina, por eso en partidas rápidas era más que invencible, por lo rápido que analizaba todo, de niño siempre oí la frase de mi papá que el Ajedrez era: Deporte en Lasker, Ciencia en Capablanca y Arte en Alekhine, por las características de cada uno de ellos y su forma de jugar, por eso comparaban a Capablanca con una Máquina, en su cabeza después de cada posición ya sabía lo que podía pasar hasta el final de la partida, es decir eso no es humano, por eso mientras otros necesitan estudiar y teorizar más, él no, o quizás no tanto como otros porque por supuesto que estudio pero no al nivel de otros y en momentos le hizo falta eso está claro, pero sin duda era un genio sin igual.

      En conclusión que con el respeto de todos, no creo que sea para tanto esta “crítica” de Gasparov cuando dice:
      “La paradoja es que la contribución de Capablanca al desarrollo del ajedrez es mucho menos evidente que la de su contemporáneo Rubinstein…”
      No es tan crítica nada, es la pura realidad, Casablanca no hizo muchas innovaciones en el
      Ajedrez, es decir teóricamente no aporto tanto(como otras figuras) a la evolución del ajedrez, pero es que no le hacía falta, era tal su genio con las herramientas que tenia eran suficientes para aplastar a todo el mundo. Por tanto no creo que Gasparov lo esté “criticando” así como se dice, es decir el mismo Gasparov ha reconocido al cubano como uno de los mayores genios de la historia.

      1. No te adelantes, si te das cuenta esta es la primera parte, en el titular se puso (1). Valoras las demás…

          • Lautaro el 15 junio, 2020 a las 7:39 pm
          • Responder

          Iba a comentar eso también, q imagino q venian otros trabajos sobre el tema por eso mismo q se puso (1), Vamos a ver q mas dijo Gasparov de Capablanca, pero repito no veo esto como una critica así como estan interpretando, solo mi opinion.

            • RolyBF el 15 junio, 2020 a las 10:03 pm
            • Responder

            De acuerdo contigo….al menos hasta aquí no hay nada grave ni aleboso de Kasparov hacía capablanca o al menos nada q no sea cierto…veremos más adelante.

          • Kikiriki el 15 junio, 2020 a las 7:59 pm
          • Responder

          Por eso mismo yo estoy calladito jaja

    • Amauris el 15 junio, 2020 a las 1:31 pm
    • Responder

    Excelente mi hermano… Gran óptica la cual comparto completamente….Puede ser que haya contribuido menos al desarrollo del Ajedrez que Rubinstein, pero para nada esto es más importante que su Genialidad en sentido general. Parece mentira que un ajedrecista de semejante calibre, dedique unas lineas a semejate comentario.
    Saludos hermano, por aca se te quiere

    • El Loko el 15 junio, 2020 a las 2:25 pm
    • Responder

    Excelente artículo amigo Detroy, Capablanca era único e irrepetible, si se hubiera dedicado íntegramente al ajedrez, sería mucho más grande de lo que fue, pero así y todo, fue un genio y me complace su imagen y su hidalguía….de Kasparov, solo decir que nunca fue de mi simpatía y el solo hecho de llevar el apodo “Ogro” lo dice todo….

    • Slugger el 15 junio, 2020 a las 2:40 pm
    • Responder

    Sin ser erudito en ajedrez, este tema viene a ser mas de lo mismo cuando vemos como en otros deportes los fuertes candidatos al llamado GOAT (greatest all times o mejor de todos los tiempos) arremeten de diversas maneras contra aquellso que amenazan su trono.

    Maradona critica a Messi para achicarlo y mantenerlo a distancia, a veces lo alaba otras lo entierra literalmente vivo, hasta hay teorias de que cuando lo dirigió en la seleccion hizo lo posible entre lineas para evitar que Messi se sintiera comodo haciendo si juego. Algo parecido hace Pelé, que acostumbra a decir que este (CR7) y aquel (Neymar) son mejores que Messi, como para evitar que sea comparado con el, es como poner una barrera entre el y Messi como quien dice, si ni siquiera superas a estos.

    Igual pasa con Michael Jordan, que permite que salga su documental precisamente cuando Lebron James, “tal parece” que se le esta acercando al superarle en acumulado de puntos y tras ganar vs la version record de Golden State.

    Asi mismo pasó con Mohamed Ali cuando le hablaban de Stevenson, ya retirados se hicieron amigos, pero en su momento Ali le dió curvas y hasta lo miró por encima del hombro, lo minimizó y finalmente no aceptó el combate diciendo que tenia mucho que perder y poco que ganar pues el era el titular profesional y Stevenson el amateur.

    Babe Ruth cuando da 60 HR cuentan que se fue a su habitacion del hotel, cerró con furia la puerta y gritó “veamos si algun hijo de… es capaz de lograr esto”, segun dicen lo dijo en indirecta pensando en su coequipoero Lou Gherig el cual le pisaba los talones.

    En resumen:

    – Tal parece que siempre las grandes estrellas tienen un ego que llega al cosmos, esto es un hecho.
    – Tan pronto pueden arremeten de variadas maneras (a veces sutilmente) contra otros candidatos a GOAT para minimizarlos y mantenerlos “a distancia”.

    Saludos

    1. Buena reflexión que comparta al 100%….

      • Yandy el 15 junio, 2020 a las 3:55 pm
      • Responder

      Comparto el criterio de slugger en cuanto a los grandes atletas y sus acciones para mantenerse en la cima de sus respectivas actividades. Pienso q las palabras del azeri son un arma de doble filo, pq al exponer las carencias de nuestro gran capablanca en cuanto a su juego lejos de minimizarlo lo engrandecen pq denota el gran talento q tenia y la lucidez de sus ideas, ademas habla de la calidad de sus oponentes. Quienes viven primero tienen la mala fortuna q los de atras puedan estudiarlos, analizarlos y señalar sus defectos, pero sin dudas tienen la virtud de ser la base para los q los prosiguen. Nuestro Capa va a tener siempre reservado un lugar de honor entre los grandes del juego ciencia aunque otros se empeñen en negarlo.
      Punto aparte merece el Ogro en cuanto a su persona, pero eso quizas no valga la pena ni comentarlo, tambien sin dudas tiene un puesto entre los grandes. Por mi parte deseo q nuestros paisanos continuen con el legado del Capa, el mas grande de los nuestros y el inspirador de los guillermito, nogueiras, silvino, vivian,maritza,lenier,bruzon,holden y los muchos grandes maestros cubanos.

    • El bombardero el 15 junio, 2020 a las 11:22 pm
    • Responder

    Buenas noches… El talento de Kasparov solo es superado por su enorme ego, aún no he visto los otros artículos (esté muy bueno e interesante, sumamente interesante) que deben complementar a este, pero noto una vez más un tono despectivo en Kasparov para los que lo antecedieron… A Capablanca (a pesar de no tener esos grandes aportes teóricos que otros grandes maestros a los que derrotó) se le estudia desde antes que usted naciera señor Kasparov y se le estudia precisamente porque entendió el ajedrez como nadie, incluido usted… Capablanca es el ajedrez en si mismo, es una manifestación de él y usted a pesar de ser un genio viviente es solo un campeón mundial… Puede criticar a Capablanca todo lo que quiera, puede armar todos las teorías que estime conveniente, su mente analítica puede lograr o intentar manipular las cosas, puede incluso llegar a hacernos dudar, pero ahí radica la esencia de todo, para llegar a hacernos dudar de la genialidad de un espíritu del ajedrez, tendría que recorrer el camino tortuoso de perder la razón durante precisamente ese recorrido… Al atacar a Capablanca usted demuestra que olvida la esencia de que el hecho de intentar inclinar el rey contrario, implica el peligro de caer presa de un lance combinatorio, que provoque exactamente qué el rey que termine inclinándose sea el suyo. Capablanca era un natural, un visionario del juego ciencia, que ha terminado aún después de muerto de captar su atención, de ocupar su tiempo… Usted necesita combatir el juego del genio cubano, porque no entiende que hubiera existido alguien como él, alguien que desde su tiempo sin apenas estudiar la teoría, pudiera destrozar campeones, pudiera ejecutar la difícil practica de un juego tan complicado… Buen artículo este de Detroit que demuestra que sí el juego y la mente de Kasparov fueran la mitad de lo que su ego es, entonces fuera el mejor de todos los tiempos, pero lamentablemente eso no es así, porque si fuera humilde, considerado y lo suficientemente sabio, entonces no sería Kasparov. Capablanca desde el más allá y sin poder jugar acaba de darle el primer jaque. Saludos

      • El Loko el 16 junio, 2020 a las 9:38 am
      • Responder

      10000000 %%%%%%%

    • El Alazan del Caribe el 16 junio, 2020 a las 7:43 am
    • Responder

    Gracias al colega Detroy, siempre con sus singulares trabajos. Este de hoy, súper bueno. Esperemos desde ya la segunda entrega. Solo decir que siempre Karpov fue mi favorito y no es que fuera mejor que el Ogro, pero siempre estuvo más cerca de los cubanos.

      • Amaya el 16 junio, 2020 a las 11:04 am
      • Responder

      Estuvo aqui en Cuba en una simultanea gigante Santi, en la Plaza de la Revolucion, por el 2002

    • pedro el 16 junio, 2020 a las 1:08 pm
    • Responder

    El ego de kasparov es insuperable en el ajedrez , no se lo que hubiera sido de el si Karpov no se hubiese equivocado al final de aquel match por el titulo mundial que tenia ganado practicamente , despues Kasparov hasta ha ofendido a Karpov.

    • DHAE el 16 junio, 2020 a las 7:17 pm
    • Responder

    En el libro en cuestión “Mis Geniales Predecesores” Volumen I, el tono de Kasparov respecto al Capa constantemente es insidioso. Me explico, hace énfasis en la crítica… Crítica que luego el genial cubano mejoró en vida, pero eso no, eso no lo vamos a mencionar en el libro. El libro es para criticarlo de manera fina, de cuello blanco, sembrando dudas. Lo otro que lo averigüe otros…, a ver si pueden publicarlo.
    En el artículo en sí se comenta…, años después se repitió partida similar. Nunca hubo casualidad con el Capa, le gustaba repetir por cuestiones de honor. En la partida se aprecia lo simple de la captura en h7, en franco reto a Rubinstein. Pero esta otra partida, ni sombra de ella en el libro de Kasparov.
    Ni qué decir del otro libro de Alexander Kotov “Apuntes de un Ajedrecista”, mencionado en mi comentario de inicios. Kasparov y Kotov copias al calco, lo único que Kotov criticó a Capablanca por burgués, y Kasparov lo critica por ser enaltecido en la Cuba Revolucionaria.
    No estamos en la España del 40, y Alekhine por ende fallecido. Pero podrían citarse esas mismas palabras españolas; adaptándolas: Kasparov probablemente el mejor Ajedrecista entre tantos Caballeros.
    Pero nos quedamos con Capablanca, probablemente el mejor Caballero Ajedrecista.
    Un abrazo.

      • Lautaro el 17 junio, 2020 a las 9:51 pm
      • Responder

      Estoy ansioso por leer sus otros trabajos que vienen, sin duda hablar de Capablanca es algo necesario para los amantes del deporte cubano.

      Por otro lado no niego que por esos mismos motivos extra deportivo que usted menciona de asociar a Capablanca al gobierno revolucionario de ideología socialista, Kasparov, que es un gran crítico del comunismo, haya querido resaltar más sus manchas que su luz. Pero por lo menos específicamente en este análisis sobre Rubistein, mas que una crítica a Capablanca (que puede ser sutil) más bien lo que veo es un resaltamiento al polaco y que mejor que mencionar sus virtudes al compararlo con Capablanca, que repito en mi opinión no es mentira lo q está diciendo Kasparov y quizás a los que no conozcan mucho las características de juego del cubano (no digo que sea su caso) los coja de sorpresa pero es real q los aportes teóricos de Rubistein fueron superiores.
      Pero como dije espero los próximos trabajos y seguiremos debatiendo del tema.

      SAludos.

        • DHAE el 21 junio, 2020 a las 11:47 am
        • Responder

        Lautaro, buenos días. Permiso para Felicitarlo en el Día de los Padres.

        Interesante lo que comentas. Lo de Rubinstein no lo comparto.

        Mis Geniales Predecesores está lleno de Kasparianas suspicacias contra el Capa. Pasan los años y sólo atino a comprender par de razones:
        1. El ego del azerí, que no soporta que en las entrevistas le mencionen el tema de alguien que al compararlo con él, quizá le estén insinuando que era mejor.
        2. La cuestión política por el hecho de la Cuba Socialista (y un Kasparov que para nada lo es), donde innegablemente la figura del cubano se ha resaltado en grado superlativo.
        Algo así como cuando Kotov -reitero-, que allá por 1950 lo tildó de burgués. Los soviéticos viviendo su estalinismo y nosotros sufriendo con Batista.

        En materia de Pedagogía Ajedrecística el libro del Capa “Fundamentos del Ajedrez” es una obra pequeña, amena, y profundamente descomunal. En su singularidad ocupa uno de los puestos de avanzada (por no decir el primero), respecto a los demás textos que han abordado el tema (por supuesto opiniones que comparten muchos Maestros Rusos: Petrosian y Karpov entre ellos).
        Cabría preguntarse si Rubinstein escribió obra semejante.

        En lo personal este solo ejemplo me basta para entender lo de la comparación entre Capablanca y Rubinstein.
        No obstante, le comento este otro hallazgo. Hace años me prestaron una Enciclopedia Rusa de Aperturas. El texto en sí competía en calidad y contemporaneidad con los Informadores Yugoslavos. Nunca he sabido Ruso, pero con ayuda de un amigo podía entender algo de los escritos que contenía. Eso sí, no era difícil percatarse -aún en Ruso- cuando citaban a Capablanca.
        Resulta que en casi todas las aperturas veía como citar a Capablanca era prácticamente lo primero, y de ahí en adelante se mencionaban otras partidas. Entonces me decía, caramba, si este hombre no era un erudito en aperturas: ¿por qué lo citan siempre de primero?
        Pues precisamente por su simpleza, porque como dijo Fischer (y lo mencioné en uno de mis artículos ya publicados en este maravilloso sitio que es la Martín Dihigo); cito:

        «Su casi absoluta falta de conocimientos teóricos le obligaban a emplearse a fondo para exprimir al máximo cada posición. Cada jugada que hacía tenía que ser superaguda, para extraer algo de la nada. Su juego era forzado. Tenía que jugar más fuerte que nadie porque tenía poco que ofrecer al comienzo.»

        De ahí su gran aporte teórico (¡qué paradoja!), tendrá que ser citado en cada Apertura Moderna de Ajedrez por lo simple de su juego, porque para llegar a lo complejo primero hay que partir de lo simple.
        Expreso par de caracterizaciones; una muy conocida de Mikhail Botvinnik, la otra no tan así de Reuben Fine.

        ¡Es imposible comprender el Ajedrez sin mirarlo con los ojos de Capablanca!

        La grandeza del juego de Capablanca consistía en su golpe de vista relámpago y en el entendimiento profundo de la materia; pero lo que mejor distinguió su juego, de manera sobresaliente situándolo en un plano difícil de alcanzar, fue su simplicidad divida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.