¿De ajedrez o de política?

11:47:58 PM

 

Por el amigo de la peña:
Por: Ing. Detroy H. Arjona Escalona (Gibara, Cuba)
detroyarjona@gmail.com

 

 

¡Definitivamente de ajedrez! No obstante, no he podido desentenderme de ciertos comentarios políticos que aparecen en las páginas 11 y 12 del Volumen I “Mis Geniales Predecesores” del azerí Garry Kasparov. El decimotercer campeón mundial es de la opinión que los mejores maestros del ajedrez de cada época han estado estrechamente vinculados a los acontecimientos e intercambios de su sociedad, y que ha sido evidente que los cambios culturales, políticos y psicológicos del medio han repercutido en sus estilos e ideas de juego. En las referidas páginas sintetiza acerca de sus homólogos Tigran Petrosian, Boris Spassky y Anatoli Karpov:

 

Garry Kasparov

 

Perfecto hijo de su época… La disminución de la fe en los ideales comunistas cedió su puesto al conformismo, la precaución y la reserva. En el caso de Petrosian, que tuvo una infancia difícil, hizo de la sobriedad y el cálculo los factores naturales de supervivencia

La conducta disidente de Spassky, en línea con otros hombres de acción culpabilizados de la ciencia y de la cultura, se manifestó debido a la hostilidad de la generación postestalinista ante la decadencia del régimen. Se sobrepuso a la nueva tendencia emigrando

Karpov: Su poderoso instinto de supervivencia viene a sumarse a su indudable talento… Brillante símbolo del “estancamiento”, cuando la Nomenclatura del Partido se ocultaba en el deterioro de la ideología para ocuparse del enriquecimiento personal. Corrupción, involución, cinismo y conformismo, rasgos típicos de la realidad Soviética en el tiempo del ocaso comunista. Pero el Este adoptó las sesgadas ideas Occidentales para la coexistencia pacífica de dos Sistemas y para disfrutar del doble estándar durante el mayor tiempo posible.

 

Repito…, prefiero concentrarme en el ajedrez porque considero que es a través de él que podría realizar algún aporte…, aunque fuese modesto. Muchos continuarán considerando la política como algo muy sucio, mientras que los menos hallarán “arte” en la pericia de su manejo.

Y como ha sido Kasparov leitmotiv de esta pequeña obra, quisiera sacar a colación una de sus partidas…, para mí a lo Capablanca…, a ver si con ello olvido un poco las absurdas críticas del Garry contra nuestro inmortal Capa.

 

Minsk (Bielorrusia), 1979   Kasparov – Giorgadze,T   [C24]   [Kasparov]

 

1.e4 e5 2.Cf3 d6 3.Ac4 Ae7 4.d3 Cf6 5.c3 0–0 6.0–0 c6 7.Ab3 Ae6 8.Ac2 h6 9.Te1 Cbd7 10.Cbd2 Dc7 Ambos bandos maniobran sin apresurarse y da la impresión de que sus logros son idénticos. Pero sólo a primera vista. Las blancas empiezan a conquistar espacio. 11.d4! Tfe8 12.h3! Limitar las posibilidades del rival (ahora el alfil negro no se colocará en g4) también es conquistar espacio. 12…Cf8 13.c4! Cg6 14.d5 Ad7 15.Cb1! Af8 16.Cc3 c5 17.Aa4 En tal situación apretada, cualquier cambio es conveniente a las negras excepto ese. Su alfil de casilla blanca defiende importantes escaques y tiene la mayor libertad de maniobra. 17…a6 18.Axd7 Cxd7 19.g3 Ae7 20.h4! En el flanco rey, las blancas resolvieron por ahora como estrategia limitar el movimiento de las piezas negras y preparan la ofensiva principal en el flanco dama. 20…Cf6 21.Ch2 Dd7 22.a4 Dh3 23.Df3 Dd7 24.a5! Las blancas cruzaron la frontera también en el flanco dama apretando todavía más a las negras. Su plan próximo está claro para ambos bandos, pero las negras ya no pueden hacer nada. Maniobrar con reserva en poco espacio es prácticamente imposible. 24…Cf8 25.Ad2 Tec8 26.Cf1 Cg4 27.Ca4 Ad8 28.Tec1 Tab8 29.b4! cxb4 30.Axb4 h5 31.Cb6! A primera vista continuación ilógica, pues por la línea b se podía acentuar la presión. Pero las blancas se propusieron abrir la línea c, y en tal caso es muy importante para ellas tener una casilla de irrupción en esa línea. La casilla c7 es la mejor plaza para el desembarco blanco. 31…Axb6 32.axb6 De7 33.Da3 Td8 [La última posibilidad de resistencia consistía en frenar el avance del peón c sacrificando torre por alfil 33…Tc5! 34.Axc5 dxc5 La marcha de acontecimientos, verdad, se hace más lenta, pero las blancas conservan todas las posibilidades de vencer.] Ahora la ofensiva blanca se desarrolla con rapidez y conforme al plan. 34.f3 Ch6 35.c5! dxc5 36.Axc5 Df6 37.Rg2 Te8 38.Ae3 Cd7 39.Tab1 De7 40.Dxe7 Txe7 41.Tc7 Las negras se rindieron, porque ya en la jugada siguiente empiezan a sufrir pérdidas. 1–0

 

25 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    • DHAE el 22 junio, 2020 a las 5:46 am
    • Responder

    Saludos Daimir. Aprovecho la oportunidad de este trabajo (de cierta manera parecido al anterior), para continuar comentando acerca de las opiniones de Kasparov respecto a Capablanca.

    Lautaro, buenos días.

    Interesante lo que comentas. Lo de Rubinstein no lo comparto.

    Mis Geniales Predecesores está lleno de Kasparianas suspicacias contra el Capa. Pasan los años y sólo atino a comprender par de razones:
    1. El ego del azerí, que no soporta que en las entrevistas le mencionen el tema de alguien que al compararlo con él, quizá le estén insinuando que era mejor.
    2. La cuestión política por el hecho de la Cuba Socialista (y un Kasparov que para nada lo es), donde innegablemente la figura del cubano se ha resaltado en grado superlativo.
    Algo así como cuando Kotov -reitero-, que allá por 1950 lo tildó de burgués. Los soviéticos viviendo su estalinismo y nosotros sufriendo con Batista.

    En materia de Pedagogía Ajedrecística el libro del Capa “Fundamentos del Ajedrez” es una obra pequeña, amena, y profundamente descomunal. En su singularidad ocupa uno de los puestos de avanzada (por no decir el primero), respecto a los demás textos que han abordado el tema (por supuesto opiniones que comparten muchos Maestros Rusos: Petrosian y Karpov entre ellos).
    Cabría preguntarse si Rubinstein escribió obra semejante.

    En lo personal este solo ejemplo me basta para entender lo de la comparación entre Capablanca y Rubinstein.
    No obstante, le comento este otro hallazgo. Hace años me prestaron una Enciclopedia Rusa de Aperturas. El texto en sí competía en calidad y contemporaneidad con los Informadores Yugoslavos. Nunca he sabido Ruso, pero con ayuda de un amigo podía entender algo de los escritos que contenía. Eso sí, no era difícil percatarse -aún en Ruso- cuando citaban a Capablanca.
    Resulta que en casi todas las aperturas veía como citar a Capablanca era prácticamente lo primero, y de ahí en adelante se mencionaban otras partidas. Entonces me decía, caramba, si este hombre no era un erudito en aperturas: ¿por qué lo citan siempre de primero?
    Pues precisamente por su simpleza, porque como dijo Fischer (y lo mencioné en uno de mis artículos ya publicados en este maravilloso sitio que es la Martín Dihigo); cito:

    «Su casi absoluta falta de conocimientos teóricos le obligaban a emplearse a fondo para exprimir al máximo cada posición. Cada jugada que hacía tenía que ser superaguda, para extraer algo de la nada. Su juego era forzado. Tenía que jugar más fuerte que nadie porque tenía poco que ofrecer al comienzo.»

    De ahí su gran aporte teórico (¡qué paradoja!), tendrá que ser citado en cada Apertura Moderna de Ajedrez por lo simple de su juego, porque para llegar a lo complejo primero hay que partir de lo simple.
    Expreso par de caracterizaciones; una muy conocida de Mikhail Botvinnik, la otra no tan así de Reuben Fine.

    ¡Es imposible comprender el Ajedrez sin mirarlo con los ojos de Capablanca!

    La grandeza del juego de Capablanca consistía en su golpe de vista relámpago y en el entendimiento profundo de la materia; pero lo que mejor distinguió su juego, de manera sobresaliente situándolo en un plano difícil de alcanzar, fue su simplicidad divida.

    Un abrazo.

      • Lautaro el 22 junio, 2020 a las 7:48 pm
      • Responder

      Amigo Detroy agradezco su referencia hacia mi para este debate.

      Ha tocado varios puntos en su comentario, me referire al tema de Rubinstein y Capablanca, pero no quiero q esto parezca q se demerita a uno para exaltar a otro, no hay necesidad de eso, más bien conocer más de ambos.

      Sobre quien hizo mas aportes teoricos al ajedrez actual imagino q tiene un margen de subjetividad, no tengo suficientes conocimientos ajedrecisticos para dar una valoracion personal, todo lo q he dicho y diré ha sido a lo largo de mucha lectura de la historia del ajedrez q desde niño me ha capturado (no asi tanto estudiar el ajedrez como tal, aunque lo juego y conozco algunos planteamientos teoricos).
      Primero q todo para nada se esta diciendo q Capablanca no hizo aportes, por supuesto q lo hizo y como dices ha tenido mucha influencia en muchos jugadores, tanto por sus genialiades como por su estilo de juego, como dije hay un punto q es para gusto del consumidor.
      Lo que he leido siempre ha sido lo mismo q mencionas y citas de otros grandes, la simpleza y naturalidad del juego de Capablanca, sus aperturas eran basicas y despues todo lo resolvia a base de su genio, era capaz de ver lo que nadie veia, no era de tener tantas jugadas preconcebidas, todo lo resolvia tablero de por medio, por eso su fama q estudiaba poco (aunque al inicio no fue así). En ese mismo libro q mencionas del Capa, le resta importancia a las aperturas, pero a mi entender él se podia dar ese lujo porque su talento era inigualable y podia resolver todo despues pero no todo el mundo era Capablanca, por eso casi todos coinciden (y el mismo Gasparov) q su talento es de los mas grandes de la historia para no ser absoluto y decir q es el más grande. Capablanca llevandolo al ambito beisbolistico de los lanzadores, es como un pitchert que solo tiene 4 lanzamientos, Recta por encima de las 100 Millas, Cambio de Bola descomunal, Slider de 90 millas y una Curva por debajo de las 80 millas, pero con esos 4 lanzamientos “simples” le bastaba y le sobraba para ser el Mejor del mundo, porque ademas esos 4 los dominaba a la perfeccion.

      Rubinstein por su lado era un pitcher que dominaba 8 o 9 lanzamientos, incluso lanzamientos inventados por él, pero lo necesitaba porque no tiraba 100 millas como Capablanca. Amigo Detroy no se que otras cosas has leido de Abika Rubinstein, pero yo siempre he leido mucho sobre los aportes del polaco al ajedrez moderno y no fue ahora con Gasparov. Lo llamativo del asunto es eso que no necesitó escribir un libro para hacer esos aportes, imagino q su contexto y enfermedad no se lo permitieron, pero solo la recopilacion y el estudio de sus juegos ha sido suficiente para que muchos jugadores y estudiosos lo valoren de esa forma. Lo prinero q supe de él fue el final con Torres cuando mi papá me enseñaba.
      Debido a que nunca pudo competir por la corona vs Lasker, por diferentes circusntancias, en un momento q se decia tenia grandes posibilidades de triunfar y despues llegó el maximo nivel de Capablanca que se convirtio en alguien invencible y ya fue por gusto, pues su legado (Rubintein) es ese del gran aporte que le hizo al ajedrez.

      A continuacion es un fragmento de la Ecured.

      “El estilo de Rubinstein formaba un puente entre los estilos de Steinitz y los jugadores de hoy. Un Maestro de las Aperturas, un profundo conocimiento de las consecuencias de los diferentes tipos de estructura de Peones y un talento en finales de juego que nunca ha sido rebasado, todo esto era parte de su repertorio.

      Lo más notable, sin embargo, era su habilidad de conectar las Aperturas que el jugaba con las clases de Finales que se podía alcanzar desde ellas. Esta increíble y profunda planificación es comúnmente observada en los modernos campeones de ajedrez pero que era virtualmente desconocida en la época de Rubinstein.

      Entre los jugadores de Ajedrez que merecen justa y profunda admiración, Akiba Rubinstein sobresale como un contribuidor único del Ajedrez. Su carrera noble y vida de gran sufrimiento, emerge como un faro de luz para todos aquellos estudiosos del Ajedrez así como aquellos que estudian la vida en sí misma.

      Hoy, las partidas de Rubinstein son minuciosamente estudiadas por todos los jugadores más finos. Sus movidas y conceptos aún parecen frescos, su manejo de finales es aún mas notable y sus ideas en las aperturas aún están de moda.”

      En otro chance toco otras aristas del debate, es q tengo problemas con mi cell y estoy escribiendo del de mi esposa.

      SAludos

    • Ramón el 22 junio, 2020 a las 9:10 am
    • Responder

    Excelente Detroy, de acuerdo contigo, personalmente no me gusta hablar de política pero desgraciadamente está presente en casi todas las grandes decisiones que se toman en estos tiempos. Después de leer tus trabajos cada día estoy más convencido de la gran genialidad de Capablanca, aún a pesar de sus detractores y la prueba es que ha resistido el paso del tiempo. Cada vez que se hable de ajedrez, sin dudas hay que hablar de este cubano. ¿Quieres mayor prueba de su genialidad que esa? Un abrazo y saludos a la peña.

      • Amaya el 22 junio, 2020 a las 11:16 am
      • Responder

      Coincido contigo Ramon, saludos

    • El bombardero el 22 junio, 2020 a las 12:09 pm
    • Responder

    Buenos días… Lo cortés no quita lo valiente, Kasparov es un genio del ajedrez, pero si mirara al juego ciencia con más humildad comprendería que el Capa fue tan bueno como él e incluso mejor, chovinismos aparte, el juego de Kasparov se alimenta de su propia genialidad pero para llegar a ella esta se tuvo que nutrir de la genialidad de los que estuvieron antes qué él, especialmente Capablanca, por el estilo de juego que desarrollaba, por ese particular estilo de juego, que si bien no está sostenido en un aporte teórico, contradictoriamente está fundamentado en una práctica aplastante, que al pasar de los años se convirtió en teoría a seguir, cosas de la vida, por eso y quizás muy a su pesar el juego de Kasparov está impregnado en ocasiones de la genialidad de Capablanca, solo que el profundo ego autosuficiente del propio Kasparov le impide ver eso. Realmente es una lástima, de verdad que sí, es algo realmente incomprensible de entender, como alguien con la genialidad de Kasparov sea incapaz de apreciar algo tan evidente, tan palpable… Gracias por otro trabajo interesante… Ah se me olvidaba es verdad que a veces la dichosa y maldita política influye en todo lo que la rodea, por eso lamentablemente es un arte, es el arte del engaño y a veces los estilos de juego del ajedrez se impregnan de ella, porque a lo largo de la historia de la humanidad, las guerras se han tratado precisamente de eso, de inclinar al líder del bando contrario para imponer sus propias percepciones políticas, es triste pero es verdad y el ajedrez desde su surgimiento no escapó de esa miseria humana que hoy conocemos como política, aquí hay para abundar mucho más pero el igual que el autor prefiero concentrarme en el bonito, interesante y lleno de cosas extraordinarias de ese juego que responde al nombre del ajedrez. Saludos

    • Lautaro el 23 junio, 2020 a las 1:10 am
    • Responder

    “En mi opinion, la cuestión del resultado no tiene importancia, pero sí el hecho que Capa jugase un ajedrez completamente distinto. Las partidas demostraron su increible talento natural, entendía el ajedrez de una manera diferente, a un nivel desconocido para sus oponentes.”

    “Ahora a estos maestros se le habia sumado Capablanca y con el tiempo llevaría su comprensión posicional a la perfección. Sabia exactamente que pieza debía situar y donde, era como si pudiera ver a través de la posición. Fue por esta razón por la que el cubano rara vez perdía una partida.”

    Mi hermano Duniesky ¿Sabes de quien son los parrafos anteriores? … De Kasparov, justamente despues de analizar el Match entre Marshall y el Capa decidiendo el mejor de America cuando el cubano solo tenia 20 años.

    Esta noche me di a la tarea de descargar el libro de Kasparov, la curiosidad me mataba, porque a mi entender está habiendo una maximizacion de la “critica” de Kasparov sobre Capablanca y hasta ahora en mas de 30 paginas que he leido del Capitulo3 que Kasparov le dedica a Capablanca lo q más veo son elogios y muchos hechos como tal, incluso contado por sus los mismos personajes de la epoca. Voy a seguir leyendo, pero amigo Detroy indiscutiblemente tenemos percepciones diferentes sobre este asunto, incluso ya vi oraciones que omitió en su trabajo anterior posterior a lo q se dijo del aporte teorico de Rubinstein superior al cubano y es que seguidamente Kasparov dice:

    “Sin embargo la visión posicional de Capablanca, sus “pequeñas combinaciones” y su excelente técnica resultaron material didáctico esencial para las generaciones siguientes, incluidos, por supuesto, los futuros campeones del mundo.”

    Por tanto mi hermano Bombardero Duniesky creo que esto que mencionas:
    “…por eso y quizás muy a su pesar el juego de Kasparov está impregnado en ocasiones de la genialidad de Capablanca, solo que el profundo ego autosuficiente del propio Kasparov le impide ver eso.”
    En realidad no es cierto, porque Kasparov siempre ha reconocido las virtudes de Capablanca, pero eso sí tambien reconoce sus defectos y no niego que pueda sonar a critica dura, ahi depende la percepcion e interpretacion de cada cual.
    Yo por mi parte seguire leyendo, porque aparte de ajedrez es un libro de la historia de ajedrez.

    SAludos

      • El bombardero el 23 junio, 2020 a las 8:50 am
      • Responder

      Buenos días hermano… Tienes una ventaja sobre mi en este sentido, yo no he leído el libro y tengo por lo general la costumbre de comentar sobre algo a partir del análisis de lo que puedo leer y de la información que poseo sobre el tema… Kasparov ratifico que es una eminencia dentro del juego ciencia, pero a la misma vez es una persona con un ego enorme, ese ha sido siempre su defecto, aunque a todas luces él no se da cuenta, pero en honor a la verdad, nadie es perfecto… No es la primera vez que escucho o aprecio declaraciones de Kasparov que no comparto, ahora lamentablemente no tengo ninguna a mano, pero sé que las he leído, por eso uni toda esa información anterior a esta que nos aportaba Detroit… Entiendes hermano? No dudo que Kasparov tenga que alabar a Capablanca, es que a pesar de su ego, tiene que reconocer lo innegable, el hecho de que el Capa era un genio del ajedrez, pero en ocasiones trata de minimizar eso, quizás por el hecho de que su amor propio se sienta herido por el hecho de que el Capa fuera un práctico que sin ese gran basamento teórico, triunfaba una y otra vez porque veía al ajedrez como un niño ve a un juego de plastilina o sea como algo normal y sencillo… Por eso es que Kasparov a pesar de reconocer lo evidente, no reconoce que su juego está impregnado del juego de Capablanca y esa partida reflejada por Detroit de forma magistral es reflejo de esto. De todas formas hermano repito que tienes más información que yo porque tienes el libro ante ti, libro que debe ser sumamente interesante, pues Kasparov podrá ser autosuficiente, podrá necesitar una lección de humildad, pero está unido al ajedrez de la misma forma que el Capa y tantos grandes de ese increíble juego… De todas formas hermano estaría muy agradecido de que lograrás rebatir con elementos que se opongan al criterio que tengo sobre Kasparov y su falta de capacidad de reconocer que su genialidad está nutrida de su propia habilidad mortal y del conocimiento de los que le antecedieron, tienes la base material y la capacidad para lograrlo hermano, así que espero ansioso, sabes que me encanta debatir y el juego ciencia y sus materias me apasionan tanto como el béisbol. Saludos y un abrazo.

        • Lautaro el 23 junio, 2020 a las 12:51 pm
        • Responder

        Brother lo q te exhorto a que busques el libro, para que tu mismo valores y no sea por lo que Detroy o yo podamos percibir.
        Nadie niega el ego de Gasparov, pero mi percepcion es q lo están maximizando y eso crea una predispoción tal que cualquier cosa que diga Kasparov es con una mala intencion jajaja… o q los elogios a Capablanca es porque “no le queda más remedio”.
        Creo q hay un punto que la gente cree solamente lo que quiere creer, porque no entiendo que sigas convencido de
        “Kasparov y su falta de capacidad de reconocer que su genialidad está nutrida de su propia habilidad mortal y del conocimiento de los que le antecedieron”… Cualquiera que no sepa nada de tema el solo hecho de saber que Kasparov le ha dedicado varios libros a los campeones mundiales anteriores a él y ponerle como titulo “Mis geniales predecesores”, para cualquiera eso signifcaria del enorme respeto con esas grandes figuras y el aporte que tuvieron al ajedrez mundial.
        En el caso de Capablanca, no se que habrás interpretado sobre lo que dijo de su juego de posicion y lo que significó para las futuras generaciones incluyendo campeones mundiales.

        Termino con lo que empecé, busca el libro o los libros, me es dificil transcribir lo q dice porque esta en pdf como si estuviers scaneado, no se puede copiar y pegar, tengo que escribir lo que ya está escrito y es una pesadez jejeje…

        Abrazos

        1. Instala la aplicación solipdf y le sacas el texto sin problema alguno…

            • Lautaro el 23 junio, 2020 a las 8:19 pm
            • Responder

            Si hermano, lo intenté(por lo menos la version que tenemos aqui) pero como dije no es solo q esta en formato pdf sino q son imagenes, porque fue que cogieron el libro original en formato papel jejeje… y lo scanearon, por tanto es una imagen, de nada me ha valido convertirlo a Word u otro editor de texto porque al final es una imagen.
            Hace falta otra aplicacion q es un scaneador imagen para convertirlo a texto.
            Despues te digo, por cierto estoy sin telefono todavia…uffff.

            1. Ahhhhh ok, pero búscalo que si existe ese convertidor de imagen a texto…..Coño no sabía que estabas sin teléfono, ya me extrañaba que llevas dos días pedido de nuestro grupo de whapsat..

    • DHAE el 23 junio, 2020 a las 9:25 am
    • Responder

    Hay que esperar un poco a la descripción o visión del Garry acerca del Match Capablanca Alekhine. Ahí la esencia de Kasparov se pone a prueba.
    Saludos.

    • Lautaro el 23 junio, 2020 a las 11:47 am
    • Responder

    Estoy todavia para leer el Match vs Lasker para discutir el campeonato del mundo.
    Imagino que contra Alekinhe, a lo q mas se refiera Gasparov es a que, como dije en el anterior post, Capablanca haya llegado sin prepararse y confiado de la victoria, más q unos meses antes en New York El Capa habia triunfado en un torneo donde participo el mismo Alekhine.
    Por su parte mi papá siempre me contaba que a diferencia del cubano, el ruso se preparó durante mucho tiempo estudiando las partidas de Capablanca, analizando su juego, sus debilidades, incluso preparando jugadas especificas para sorprender a Capablanca, incluso quisiera corroborar de una de esas q Alekhine pasó meses ideando una apertura o posicion especifica y que puso a pensar al cubano pero el Capa solo necesito 45 mins para desbaratar la jugada, esa era una de las anecdotas q me contaba, no sé q tan verdad será.
    Pero bueno la realidad es q el ruso se preparó extremadamente bien, estudiando cada detalle del juego del cubano, esa era la unica manera de tener una opcion de ganar y lo hizo. Porque ademas El Capa hizo todo lo contrario, y aunque nos duela el orgullo de cubano, la realidad es que le toca la critica. Como ya dije no soy capaz de hacer un analisis profundo de la calidad del ajedrez q se juega, pero sí puedo apreciar los hechos y es que la falta de preparacion del cubano le pasó factura y le costó la corona, a este nivel el talento solo no alcanza, ni siquiera el más grande de todos como era el de Capablanca.
    Lo q es una lástima y reprochable que despues Alekhine nunca le haya dado la revancha al Capa y no solo eso, sino que a los torneos q el cubano iba, él no iba.

    De todas formas espero llegar a esas partes, estoy ansioso por seguir leyendo.

    SAludos.

    • DHAE el 23 junio, 2020 a las 6:17 pm
    • Responder

    Respecto a esa última parte (período en que el Capa intentó infructuosamente el reto contra Alekhine), el Ruso no podía imaginar que a futuro iba tener un defensor tan bueno como Kasparov.
    Vaya, que jugar ajedrez para los nazis y servir a ese ejército es como para aplaudir.
    Lo demás también era de esperar, en el libro no encontrarán ninguna referencia al patriotismo de Capablanca. El cubano prefirió la sombra del eterno retador, antes que aceptar el patrocinio extranjero que lo reclamaba únicamente para sí.
    A lo mejor pensaría: igual sin corona pero también sin amo.
    Nada, cosas de nuestro Capa Martiano.
    Un abrazo.

      • Lautaro el 24 junio, 2020 a las 12:05 am
      • Responder

      Amigo Detroy ya me leí el capitulo completo de Capablanca e indiscutiblemente tenemos una percepción diferente respecto a la visión q tiene Kasparov sobre Capablanca.

      Es cierto q Kasparov se identifica más con el estilo y la forma de jugar de Alekhine, pero eso siempre ha sido asi, algunos ajedrecistas se identifican más con unos que con otros, lo que no entiendo es a que viene lo de Alekhine jugó para los nazis, usted mismo dice de no mezclar el ajedrez con la politica, asi q importa si Alekhine era nazi(que no lo era), Kasparov anticomunista, Kotov comunista, Capablanca refinado patriota burgés, o Fisher antisemita, es decir no entendí ese punto, ni la importancia del mismo.

      El caso es que leí lo del match de Capablanca contra Alekhine y una vez más me quedé pensando que Kasparov iba a ser más duro contra el cubano y para nada (percepción personal), Kasparov no dijo más de lo que se sabe, de hecho reconoció cosas del cubano en un momento del match, vi un analisis bien objetivo y lo mejor es una opinion personal de él respecto a lo que hubiera pasado en un match revancha o ese mismo match si Capablanca se hubiera preparado mejor.
      A pesar de indentificarse y simpatizar más con Alekhine, Gasparov dice:

      “Un analisis del Match demuestra q un segundo encuentro también habría sido una batalla muy dura e igualada. Si tenemos en cuenta el aspecto puramente ajedrecistico, yo habría apostado por Capablanca (Como también en el primer Match de haberlo afrontado con mayor seriedad)”

      Si mi amigo Bombadero me vuelve a decir que Kasparov decia esas cosas de Capablanca porque no le quedaba más remedio pues me retiro del debate… jajajaja.

      En el libro hay muchisimas cosas más, super interesante y analisis sobre el legado de Capablanca que pudieramos estar debatiendo largo y tendido porque puede caer en el plano subjetivo, pero lo que sí nunca ví es una demostración de desafecto o celos de Kasparov sobre Capablanca y menos que sus opiniones ajedrecistas del aporte de Capablanca tengan un motivo político vinculado a que en Cuba habia un gobierno socialista para cuando Kasparov se iniciaba en el ajedrez y ser este anti gobiernos de sistemas socialistas, pero una vez más recalcó q es percepción mía.

      Lo que realmente te agradezco amigo Detroy es este debate q más allá de las diferencias me exhortó a buscar el libro de Kasparov donde es un gran recopilacion de la historia del ajedrez.

      SAludos.

      1. Bro, hoy hable con Detroy y me decía que estaba muy ocupado con su trabajo, prácticamente día y noche, que por eso no había podido debatir mas contigo y que le gusta que le hayas puesto bueno sus artículos, que apenas pueda te responde, el no sabe donde se metió jajaja. No obstante, esto se pone bueno ahora según el, espéralo. Abrazos.

        • El bombardero el 24 junio, 2020 a las 12:28 am
        • Responder

        Buenas noches Lautaro, tengo mis opiniones muy personales sobre Kasparov como te has podido dar cuenta, que no tienen que coincidir con las tuyas, porque ambos tenemos voz propia y defendemos nuestros puntos de vista con argumentos, no obstante y tomando en cuenta lo que has estado aportando y que no he podido apreciar el libro, prefiero reservarme en esta ocasión, para otro futuro debate sobre este tema, cuando acceda a un poco más de información, así que si es por mi hermano tranquilo siga usted con el debate, que yo prefiero por el momento recargar el arsenal con un poco más de elementos sobre el tema en cuestión. Saludos y un abrazo.

        • Lautaro el 24 junio, 2020 a las 5:34 pm
        • Responder

        Amigo Duniesky pero no creo q esto se trate de Kasparov directamente, aunque el debate lo estes enfocando en ese sentido, es decir no es mi idea defender a Kasparov, de hecho el titulo del trabajo anterior de Detroy a mi no me sorprendió que Kasparov criticara a Capablanca y lo intentara minimizar, a fin de cuentas conocemos la personalidad del Ogro de Bakú de no tener pelos en la lengua y su egocentrismo, en realidad lo q me sorprendió es cuando leí el post no vi esa “gran critica” que yo pensaba encontrar, como tampoco cuando leí el capitulo de Capablanca en su libro, por eso, mas bien en todo caso lo que estoy tratando es que a pesar de que cada uno pueda tener opiniones personales negativas de la personalidad de Gasparov eso no nos haga perder la objetividad, a la hora de valorar sus opiniones sobre un tema especifico, en este caso Capablanca.

        SAludos.

    • DHAE el 25 junio, 2020 a las 12:53 am
    • Responder

    Amigo Lautaro.

    Al concluir el artículo (en este caso el anterior: Kasparov critica a Capablanca 1), pensé que escribiría pronto al menos el número 2. El trabajo y lo difícil de distribuir el tiempo acertadamente me lo han impedido. Espero -Dios mediante- poder continuar más temprano que tarde, máxime cuando el debate con Ud. ha sido motivador.

    Se reconoce que la política está presente en casi todo de la vida de los hombres sobre la tierra. En lo personal cuando escucho la palabra nazi, no es precisamente la palabra política aquella que primero me llega a la mente; sino Hitler, holocausto, genocidio o barbarie.

    Alekhine empañó bastante el final de su carrera ajedrecística. Kasparov no lo defiende, pero aporta numerosos elementos.

    Kasparov (pág. 467): El trágico destino que le esperaba al cuarto campeón del mundo ha sido ampliamente descrito en la literatura ajedrecística y, por consiguiente, sólo me detendré en los puntos más importantes.

    ¡Qué paradita! Comenzó en la página 467 y llegó hasta la penúltima hoja del libro en la 473. Menos mal que no se propuso defenderlo, si no escribiría el volumen seis. Je,je,je

    Aporto que Kasparov constantemente se parcializa, explicando a profundidad -y a su manera- los aspectos de la historia que pretende favorecer.
    Lasker sale perjudicado, Fischer también. Capablanca en varias ocasiones.

    Alabando primero y criticando después (pero de una manera muy peculiar para que la crítica no parezca como tal), el Garry se torna conclusivo.
    Propone una narrativa histórico-ajedrecística que lleva todo el peso de su autoridad:
    ¡Lo dijo Kasparov! ¿Qué más se puede decir?

    No obstante, citaré los ejemplos en el -no lejano- futuro artículo que desde ya puedo llamar: Kasparov critica a Capablanca (2).

    Repaso lo que he expresado anteriormente:
    • “Mis geniales predecesores”, magistral obra en varios volúmenes del fenomenal Garry Kasparov, se ha ido convirtiendo de a poco en colección de cabecera.
    • Resulta incómodo el “degustar” de una lectura tan apasionante y develadora que a su vez nos deja un sabor amargo cuando -en reiteradas ocasiones- se aborda críticamente la figura de nuestro inmortal José Raúl Capablanca pero de manera diferente a como la historia la ha contado.
    • En el libro en cuestión “Mis Geniales Predecesores” Volumen I, el tono de Kasparov respecto al Capa es insidioso… El libro es para criticarlo de manera fina, de cuello blanco, sembrando dudas.
    • Mis Geniales Predecesores está lleno de Kasparianas suspicacias contra el Capa.

    Finalmente, retomo nuevamente lo de Rubinstein.

    Expreso que no soy Maestro de Ajedrez. Pertenezco al grupo de los universitarios ajedrecistas frustrados. Con total certeza formo parte de la masa de aficionados, trebejistas de barrios, amantes del juego ciencia.
    Llevo más de 35 años vinculado de una u otra manera a este deporte, arte o ciencia.

    Eché el casete para atrás y me hice esta pregunta con franqueza: ¿cuántas partidas conoces del gran Akiba?
    Pocas. La que más recuerdo es la inmortal de Akiba Rubinstein contra Georg Rotlewi.

    Reitero, la pedagogía ajedrecística del Capa es excelsa…, ¡como pocos!
    El texto Fundamentos del Ajedrez es monumental. My Chess Career no se queda atrás. Sus conferencias monstruosas, de ellas emergió otro de los clásicos: Ultimas Lecciones de Capablanca.

    ¿Suena o no suena bastante feo cuando Kasparov asevera en la página 253?
    “La paradoja es que la contribución de Capablanca al desarrollo del ajedrez es mucho menos evidente que la de su contemporáneo Rubinstein, quien era como un moderno gran maestro, un verdadero innovador, que sentó las bases de la teoría moderna”.

    ¿La mayoría está compuesta por Ajedrecistas Maestros o por Ajedrecistas Aficionados?

    Entonces pues:
    1. Aprendamos la sencillez ajedrecística de Capablanca, para nada un camino trunco al Olimpo del Ajedrez.
    2. Veamos nuestro desarrollo ajedrecístico “a través de los ojos de Capablanca”
    Para entender una partida de Rubinstein o de cualquier otro Maestro, primero reproduzcamos en tablero las numerosas partidas del Capa. De seguro ahorraremos tiempo.
    3. Y finalmente, aprendamos la técnica de Capablanca para conducir los finales de partida. Es superior a la de Rubinstein, aún cuando el Polaco haya sido muy bueno en eso.

    Concluyendo.
    De todas formas por ahora no aguanto el ritmo que impone la Martín Dihigo; máxime si su Campeón Lautaro es de pluma fina, escribe con rapidez y también con profundidad. Lo hace muy bien y uno hasta siente deseos de aplaudir.

    Ayer, leyendo los escritos de Lautaro, honestamente me vi aplaudiendo. De repente me dije, oye…, deja de aplaudir que la cosa es contigo y tienes que responderle. Je,je,je
    De antemano yo tenía perdida la partida y aún no había salido de la apertura. Je,je,je

    Ya expresé (y Daimir lo comentó), acerca de las cargas laborales y lo complicado de distribuir mi tiempo acertadamente.
    He disfrutado muchísimo la convergencia de otros Foristas, igual con notables aportes al debate.

    Muchas gracias a Lautaro, a Duniesky y, a Daimir y al resto de los Foristas participantes, de seguro amantes del ajedrez.

    Un fuerte abrazo a todos.

    1. Las gracias a ti hermano por tu tiempo para que en la MD se hable y se aprenda de ajedrez. Un abrazo

    • El Alanzán de Caribe (Santí) el 25 junio, 2020 a las 12:00 pm
    • Responder

    Detroy que manera de degustar este debate entre personas tan geniales e inteligentes…. profesionales ingeniosos, tenían que ser. Pero además súper contentos que sean mis amigos. Viva el Deporte, viva el ajedrez, tambien el debate inteligente.

    • Guillermo zayas el 25 junio, 2020 a las 5:16 pm
    • Responder

    Gracias,yo los aplaudo a ambos.un placer la lectura de sus apreciaciones.espero para bien de todos continúen con su debate conferencia.

    • Lautaro el 25 junio, 2020 a las 7:59 pm
    • Responder

    Agradezco nuevamente la deferencia conmigo y tus elogios amigo Detroy. Yo he disfrutado muchisimo el debate, revivir y alimentar informacion q tenia guardada en mi mente sobre el ajedrez que mi papá(que sí es muy buen jugador y apasionante de la historia) me habia inculcado.

    Hay diferentes temas dentro del debate nuestro aunque todo gira sobre lo mismo.

    Se me quedó grabada la frase-pregunta que hiciste de “¿la mayoria está compuesta por aficionados o maestros?”

    Creo que ahí está la clave para este escabroso tema del aporte téorico ajedrecistico de Akiba y el Capa.
    Eso me ha hecho entender que Gasparov se refiera a este asunto desde el punto de vista de Grandes Maestros y del Ajedrez a un nivel que pocos acceden, por eso desde su visión de Campeón Mundial entienda de más aporte al ajedrez(del punto de vista profundamente teórico) lo hecho por Rubistein. Pero al mismo tiempo creo que Gasparov no deja de reconocer el aporte de Capablanca desde el punto de vista q tú mismo planteas y es que gracias a la sencillez de su ajedrez sirve de material didactico para todos, los que empiezan a jugar, como también Grandes Maestros y Campeones Mundiales.

    Ya de paso creo necesario decir que sí, que puede sonar feo(más para los cubanos) la frase que citaste:

    “La paradoja es que la contribución de Capablanca al desarrollo del ajedrez es mucho menos evidente que la de su contemporáneo Rubinstein, quien era como un moderno gran maestro, un verdadero innovador, que sentó las bases de la teoría moderna”.

    Pero suena fea también porque está algo sacada de contexto, si le agregas lo q está antes y después (que ya mostré) pues luce diferente.

    En esa misma pág que citas, después del analisis de una partida ganada por Capablanca a Nimzovich en el Torneo de San Petesburgo 1914, Gasparov concluye:

    “Una vez más, ¡Todo tan fácil y simple!
    Para sus contemporáneos, la claridad del estilo de Capablanca probablemente fuese más asombrosa que el mágico juego de Lasker, lo que Lasker conseguía en el tablero era imposible de explicar, mientras que aquí todo era más sencillo… Fue gracias a las partidas con Nimzovich, Bernstein, Duz-Jotimirzky, Marshall, etc., que fue creandose la cautivadora leyenda en torno a Capablanca, lo que dio lugar a una suerte de adoración mística, era una maquina de jugar ajedrez, y para él nada era complicado o inexplicable. Se había realizado el viejo sueño de la humanidad: todos los secretos del ajedrez habian sido descubiertos.
    ¿Cúal era base de este fenómeno?
    El cubano jugaba tranquilamente aperturas clásicas, captando al instante la escencia de la posición y jugandolas de forma instintiva, caso necesario haciendo cálculos precisos, y a veces demostrando profundas ideas (como 15… c4! contra Bernstein). Eso resultaba más que suficiente para derrotar a casi todos los jugadores del mundo.
    La paradoja es que la contribución de Capablanca al desarrollo del ajedrez es mucho menos evidente que la de su contemporáneo Rubinstein, quien era como un moderno gran maestro, un verdadero innovador, que sentó las bases de la teoría moderna. Sin embargo la visión posicional de Capablanca, sus “pequeñas combinaciones” y su excelente técnica resultaron material didáctico esencial para las generaciones siguientes, incluidos, por supuesto, los futuros campeones del mundo”.

    Si Kasparov dice lo del aporte teórico solo para criticar a Capablanca realmente es una critica tan sutil que ni siquiera suena a Kasaparov. Es que el Ogro de Bakú con su egocentrismo, un tipo que dice lo que piensa sin importarle caer bien o mal, capaz de fajarse con el Presidente de la Fide y crear una organizacion paralela, capaz de meterse en la politica e intentar ser presidente y ser abierto critico de Putin a pesar de la popularidad de este, pues no me suena que Kasparov sea de hacer criticas sutiles para q no parezca critica, pienso q si su intencion fuera criticar pues lo haría sin remordimientos.
    Asi que ya sea que Kasparov tenga o no tenga la razón, simplente dice lo que cree, tanto en las virtudes como los defectos del de Capablanca y su ajedrez, no percibo esa mala intención de demeritar al cubano.
    Pero siempre aclaro que es mi opinión y percepción de las cosas.

    En otro momento sigo con más puntos del debate.
    Daimir todavia sin telefono, escribiendo desde el de mi esposa.

    Abrazos.

      • Lautaro el 26 junio, 2020 a las 12:27 am
      • Responder

      Amigo Detroy una idea que no terminé en la tarde (el tiempo es preciado para todos jeje), es respecto a lo que comentabas de la pedagogía dejada por Capablanca y los finales. Es que precisamente apoyando tu idea de ambas cosas, parte de lo que recuerdo de mi papá enseñandome a jugar ajedrez era el método de Capablanca que lo mejor o lo más aconsejable es aprender primero a jugar finales, es decir aprender a dar Jaque Mates en diferentes posiciones y con diferentes piezas, recuerdo que así lo hice y de ahí sale mi anterior anécdota que ya habia comentado, de cuando practicaba el final con Torres fue cuando primero supe del polaco Akiba Rubinstein que era su especialidad.

      Lo bueno de aprender ajedrez con mi papá era todas las anecdotas que me contaba de la historia del ajedrez, eso en realidad me cautivó más que el propio ajedrez jejeje.

      De otras cosas que me faltaron por decir, está que una vez que terminé de leer el capitulo de Capablanca me di a la tarea de empezar desde el inicio el libro. Por lo que pude ver las valoraciones de Kasparov vinculadas a la politica que mostraste en este post, y realmente es un analisis interesante (ya sea que se comparta o no) que hace Kasparov con cada uno de los campeones mundiales y el contexto historico, social, politico y economico que se vieron envueltos. Personalmente veo algo fantasioso esa conexion que hace entre ajedrez y vida real, pero no deja de ser muy interesante e ingenioso.

      Por otro lado entendí que lo de nazi no era tú intención de vinculación politica lo de Alekhine, sino más bien una valoración de su persona, bueno a mi el solo hecho de no darle nunca la revancha a Capablanca ya me caía mal jejeje… sin que eso me haga negar su lugar en la Historia del Ajedrez. Pero como no he llegado al capitulo de Alekhine para saber lo que dice Kasparov no puedo decir mucho, solo sé que ha sido un gran admirador de su estilo. Si eso lo llevó a defenderlo del punto de vista personal, o a aportar numerosos elementos ya veré, pero bueno no niego que eso me atrae, esa historia de Alekhine ayudando a la propaganda nazi en medio de la Guerra tiene muchas aristas (unas lo ayudan a limpiar un poco su imagen, otras no), incluso su muerte despues de la Guerra justo cuando se concretaría el match con Bovitnik, hasta tiene teorias conspirativas.

      Para concluir, creo que Todos en la Martin Dihigo esperamos con ansias su próximo trabajo y despues su respectivo debate jejeje…

      Abrazos

    • DHAE el 26 junio, 2020 a las 8:11 am
    • Responder

    Gracias hermano Lautaro. Muy, pero que muy bueno todo lo que comentas. Prácticamente un artículo.
    Siguiendo tus pasos en la lectura de los dos primeros volúmenes, quizá la palabra exacta sea parcialización. He hallado bastante al respecto.
    En lo personal me he sentido fuera de confort, porque el lenguaje de Kasparov es muy atractivo. Y si el lector no ha leído de lo mismo por otros autores, “se va con la de trapo” (término beisbolístico de por acá por el oriente del país), probablemente haciéndose de una idea sobre el asunto que no es tan así…, que tiene muchas más aristas.
    Te comento que aprendí prácticamente todo lo que sé de finales de torres con el libro de Smyslov y Lowenfisch… Y ahora que lo menciono, ahí aparecen buenos ejemplos de Rubinstein.
    Un fuerte abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.