Entrevista en exclusiva para la MD al exjugador de Capitalinos radicado en Perú, Reinier Panfet: “Eso es lo más lindo, el reconocimiento de la gente”

6:46:27 PM

 

Por el peñista de la MD y de Cascajal, Villa Clara: Yerislandy Conde

 

 

 

Regresamos al deporte ráfaga, al deporte de los bombazos, de los tapones, de los donqueos espectaculares,… al baloncesto. Muchos, incontables, son los jugadores capitalinos que ha deslumbrado con sus habilidades, que han dado muestras de talento innato, esa generación dorada de los años 90 es inolvidable para los que siguen el básquet. La posición de base organizador se antoja como clave dentro de un equipo que aspira a ganar. Con uno de los mejores – de los que he visto jugar en Cuba -, tuvimos la posibilidad de conversar en pura exclusiva para el sitio web de la peña Martin Dihigo. ¿Quién no recuerda su magia dentro de la cancha, sus asistencias espectaculares, su forma de driblear el balón? ¿Quién no recuerda su nombre? Reinier Panfet.

 

Reinier Panfet a la derecha.

 

MD: La figura de tu hermano, Rainel Panfet ¿qué representa en tu vida?

RP: Todo, mi hermano es mi ídolo, es mi vida. Mi hermano ha sido todo para mí, yo nací con padres separados, prácticamente mi hermano me ha criado, todo lo que yo he sido en la vida es gracias a él. Nosotros siempre hemos estado unidos toda la vida, en las buenas, en las malas, en las peores…Que más te puedo decir, si jugué basket fue por mi hermano, lo seguía cuando él iba a jugar sus guerrillas, como le dicen allá en Cuba, yo lo seguía pequeñito, y siempre traté de imitarlo en todo. Esa es la realidad, por eso le digo, mi hermano es mi vida, es mi ídolo.

MD: ¿Fuiste por el baloncesto o el baloncesto fue por ti?

RP: Bueno, yo empiezo a jugar basket a los 8 años, en aquellos tiempos en Cuba todavía había bastante masividad en el deporte, y se jugaban inter-colegiales, jugaba en 10 de Octubre, donde yo vivo, en Luyanó. Mi colegio María Cabrales fue invitado a un torneo que se hacía, el Pepe Barrientos. Ahí participo yo y mi primer entrenador, Bárbaro Betarte, hace la captación para las filas del equipo de 10 de Octubre, se preparaba para el torneo 9-10 años, en aquel entonces yo tenía 8 años. Ahí comencé yo en ese mundo del basket oficialmente; escapándome de mi mamá, porque no me quería dejar ir a entrenar, por las zapatillas, usted sabe, los problemas económicos del país en aquellos tiempos; y los zapatos del colegio tenían que durar todo el curso, y entonces yo me iba para las prácticas y rompía los zapatos, y mi mamá no quería que yo practicara basket, eso fue terrible. Así fueron mis comienzos.

MD: ¿Soñabas ya en ese tiempo en jugar con Capitalinos?

RP: Realmente todavía no había LSB por aquellos tiempos, practicaba en basket por seguir a mi hermano, que lo hacía también, pero verdaderamente me fue colmando de muchas energías y me fue fácil definir entre el basket y el béisbol, que era mi preferido hasta aquel entonces.

MD: Además de la figura líder que representaba tu hermano par usted en lo personal, ¿había alguien dentro del baloncesto que veías como paradigma?

RP: Por aquellos años 90, Michael Jordan tenía el mundo a sus pies, creo que fue la inspiración de todos en aquella época; y en el basket nacional, Roberto Carlos Herrera, era la figura del cual era fanático, siempre trataba de ir a los partidos de Capitalinos para verlo jugar.

 

 

MD: ¿Cuándo le llega la oportunidad de vestir la casaca de los Capitalinos?

RP: En el año 1994, yo hago el equipo Capitalinos en mini-basket, y hago la Selección cubana, ese año venimos acá a Perú, casualmente donde vivo, a un Panamericano de mini basket, donde salimos en segundo lugar, perdimos con Puerto Rico la medalla de oro, fuimos subcampeones. Y ya regresando ingreso a la EIDE Mártires de Barbados, ahí empieza la pirámide deportiva mía. Todos los escolares, varios entrenadores, estuve con Betarte, con Zabala, quien después fue entrenador de la Selección Nacional Femenina; él me dirigió en mi último escolar antes de ir para la ESPA Nacional, para el CEAR Giraldo Córdova Cardín, con Nelson Zunzunegui como entrenador y Ricardo Fernández. Ese propio año, se da una situación en nuestro país, varios de nuestros colegas abandonaron la Selección, y entonces se me da la oportunidad a mí.

La capital verdaderamente estaba en déficit, no había bases, y me dieron la oportunidad, tenía 16 años por aquel entonces, acabado de salir del escolar, y Franklin Stándar, creo que fue uno de mis motores impulsores en mi carrera, me dio primero la confianza de estar en la preselección, y luego después que me gané el puesto, me dio la tarea de nada más y nada menos de titularizar con los Capitalinos, cinco veces campeones de Liga Superior, creo que fue el reto más grande que he tenido en mi vida, verdaderamente.

MD: Años ahí en Capitalinos, títulos, anécdotas, momentos que recuerdes.

RP: Capitalinos, como te decía, fue mi casa, desde niño los Capitalinos fueron mi sueño. Luego de estar siguiendo a Roberto Carlos, de estar siguiendo a Matienzo, a Ruperto Herrera, a Juan Leopoldo Vázquez, al Flecha Amaro, a Edel Casanova; que no pase ni un año de estar como aficionado en la sala polivalente y llegar a jugar como titular con ellos, imagínese; creo que eso fue una experiencia muy bonita que tuve yo, mi debut con Capitalinos me enorgullece mucho a mí y a mi familia, contra todo pronóstico, contra viento y marea, las cosas salieron. Y bueno, desde ahí lamentablemente nuestra generación no tuvo muchos títulos, solo el del 2010 que campeonamos con Miguel Calderón, ese fue el único título que tuve con Capitalinos.

Pero si anécdotas muy bonitas, desde el año 1999 compartir cancha con El Flecha, Edel, El Oso, Amiel, Ariel Rueda, con Leguén, Lima; que después me siguieron acompañando por varios años más; Lavastida. Desde esa bonita experiencia también vinieron momentos muy tristes, de sufrimiento, pasaron cosas muy feas en el entorno de la capital, jugadores que no hacían el grado por diferentes motivos, no eran convocados teniendo todo el potencial para jugar.

Muchos tuvieron que asumir roles que no tes tocaban en ese momento, empezando por mí. Eso fue una de las cosas que acabó con el básquet en la capital, creo que adelantaron etapas; excluyeron a muchos jugadores que todavía podían darle mucho a la capital, fueron excluidos por un motivo u otro. La exclusión de los jugadores de la capital a la Selección Nacional, luego de la deserción de nuestros colegas, se dieron ellos a la tarea de que en las Selecciones Nacionales no hubiera habaneros. Entonces cuando hacían la Selección para justificar que había uno de La Habana, llevaron a Lima un año, al otro año llevaron a Rangel, y así sucesivamente.

Eso dio al traste con la desmotivación de muchos de nosotros, ya jugábamos la Liga Superior y la teníamos como un hobbie, pues verdaderamente no teníamos apoyo de la provincia, La Habana no apoyó en nada a sus jugadores, ni Comisionada ni nadie, es la realidad. A nosotros no nos apoyó nadie, absolutamente nadie. Cuando Carlos González, el director provincial, teníamos la posibilidad de verlo, que le comentábamos algo, se quedaba aturdido porque no concebía él, que un equipo como Capitalinos, con tanta historia, tuviera tantos problemas. Pero nunca se solucionó nada, todo quedaba en que vamos a tomar medidas muchachos, vamos a hacer esto, vamos a hacer lo otro, pero nunca se solucionó ni un problema.

 

 

MD: La figura de Miguel Calderón…

RP: Luego regresa Miguelito Calderón, y bueno, con sus doctrinas, un gran entrenador, para mí de los mejores en la historia; pero a la vez una persona muy controvertida, una persona que nadie va a sobresalir por encima de su figura, entonces hubieron muchos dime que te diré; eliminó jugadores por problemas personales, sacaba jugadores y ponía otros a su conveniencia, sin importarle el resultado de La Habana y lamentablemente, como muchos que viven del nombre; él es Miguel Calderón, la provincia se lo permitía. Cuando se fueron a dar cuenta en 8 o 9 años, un solo título, con las mejores nóminas, eso si no se puede justificar; sin demeritar a Ciego de Ávila, nosotros teníamos equipo para ganarle a Ciego. Pero teníamos un entrenandor que cuando perdíamos, éramos nosotros los malos; y cuando ganaba la prensa lo elogiaba a él; y se le permitió siempre a lo largo de su carrera como profesional, siempre fue así.

Se nos subvaloró mucho; porque cada vez que Miguel Calderón hablaba algo para salvar su pellejo, de algún jugador en específico, ese jugador más nunca levantaba cabeza en el ámbito nacional. Todos esos poquitos fueron acabando con el básquet en la capital. Hasta el año 2013 que fue la última Liga que jugué, que abandonó el equipo, abandonó el equipo porque ya verdaderamente se le iba de las manos con los jugadores, un entrenador no debe estar criticando a los pupilos que tiene.

Había mentalidad de que si tal jugador tenía rendimiento con Scott, el Seleccionador Nacional, y con él no; tal jugador hacía esto y el otro no; y eso no nos trajo buenos dividendos, al contrario, eso acabó con el equipo. No éramos una familia, los jugadores estaban disgustados, muchos jugadores producto a la manera de actuar de Calderón salían al campo a buscar su resultado individual para ser llamado a la Pre-selección Nacional. Se olvidaron de aquellos Capitalinos que jugaba sin líder ofensivo, sin líder anotador. Eso fue, a mi manera de ver, la debacle de la capital.

Entrenadores en su colectivo técnico que no eran los idóneos, problemas personales que tenía el señor Calderón con varios entrenadores que verdaderamente merecían estar con nosotros en ese momento, Alberto Castillo, por citar un ejemplo, Armando Acosta; que eran de los más conocedores de la materia en La Habana, no formaban parte del colectivo técnico porque el señor Calderón no quería, y para la compañera Lázara Hermida; todo lo que decía Miguel Calderón era una ley; y ahí fue donde se perdió, ahí fue donde la capital cedió mucho espacio y hoy por hoy los Búfalos son los recordistas del baloncesto nacional. También a nivel personal, le voy a ser sincero, yo disfruté más el título que obtuvo mi hermano en el 2015 como entrenador, – que lo viví porque estuve presente apoyando desde las gradas a los hermanos -, que el propio que tuvimos en el 2010. Por todas esas cosas que anterior te conté, no éramos una familia, éramos un grupo.

 

 

MD: ¿Sentías cierto nivel de exclusión, – por decirlo de alguna manera -, por determinadas personas en aquellos años?

RP: Si te pones a analizar el baloncesto en esa década, desde el año 1999 hasta el 2013 que yo estuve, los equipos de la capital fueron muy limitados por parte de la Comisión Nacional y los entrenadores encargados, fuimos excluidos injustamente muchos, por una política hostil hacia nosotros. Algunos tenían que pagar las culpas de los que abandonaron la Selección en su momento, y a una parte de mi generación le tocó, pero bueno, yo soy uno de los que me siento orgulloso por el paso que dieron mis amigos; los que decidieron abandonar no abandonaron nada, decidieron mejorar sus vidas, que Dios los bendiga a todos. Y los que no reconocieron el trabajo y nos excluyeron y trataron siempre de señalarnos con un dedo, también los felicito porque nos abrieron caminos en la vida, esas son enseñanzas, son obstáculos y barreras que uno tiene que ir superando en la vida. Y al final, el Todopoderoso saca a flote a los buenos.

Tuve la posibilidad de jugar básquet profesional una vez que salí de Cuba, y demostrar cuanto jugaba; y me siento muy orgulloso de mí y de mi familia; de mi madre, de mi hermano, que eran los que más sufrían mis derrotas. Que veían como me avasallaban en Cuba los entendidos de la materia. Y nada, feliz, eso sí, muy feliz, mi familia acá en el Perú. Perú me ha acogido con mucho amor y cariño. En Perú tengo a mi familia, mi esposa, mi hijo. Trabajando, ahora me dedico a formar, a enseñar los pocos conocimientos a los estudiantes; que sean buenos jugadores, buenas personas, buenos seres humanos. Y estoy seguro que algo fructífero va a salir de todo esto.

MD: ¿Jugadores con los que más cómodo te sentías en una cancha?

RP: Jugadores en Cuba con los cuales siempre tuve una excelente comunicación en cancha; el número uno es Eliecer Lima, fue aquel jugador que nosotros solo nos mirábamos y sabíamos que jugada venía; Denis Ramírez, El Zurdazo o El Loco como le decíamos de cariño, un jugador excepcional, con él hacía yo 6 asistencias en menos de un minuto, jugador muy versátil, fue otro de los que fue excluido, ni a la Pre-selección Nacional fue llevado, injustamente, con él me entendía a la perfección; de los más experimentados con El Flecha, creo que El Flecha fue mi escuela en ese año 99 que yo jugué, con él fue que yo aprendí un poco más a como pasar el balón, de cómo podía jugar equis jugador; y jugador decisivo de mi generación, con el cual yo podía contar para definir mi partido, creo que no tiene discusión, Alexis Lavastida se lo ganó a canastazo, como digo yo, El Chino cuando esos partidos estaban caliente, todo el mundo sabía que la bola era para él, pero yo se la hacía llegar. Y esa es la virtud del base, que la gente sepa lo que tú vas a hacer, y tú hacerlo.

 

 

MD: ¿Tu Quinteto regular de jugadores de la capital en todos los tiempos?

RP: Un quinteto de todos los tiempos, candela, voy pa’allá, jajaja.

Roberto Carlos Herrera, Alexis Lavastida, Jasiel Rivero, Richard Matienzo, Andrés Guibert.

Para mí son esos cinco de todos los tiempos. Y Director Técnico, Rainel Panfet, ese es el mejor.

Fíjate si es así, que le voy a hacer una anécdota. Mi hermano es mi entrenador desde que yo soy un niño; quiere decir, yo cuando empecé a jugar básquet en el año 90, si mal no recuerdo, mi entrenador era mi hermano. Ahí paso yo a un centro deportivo, bueno, la historia que ya le conté al principio. Hasta que llego al equipo juvenil, a la Selección Nacional Juvenil con Nelson Zunzunegui y Ricardo Fernández, que ya también habían sido mis entrenadores, en el caso de Ricardo en la EIDE, en mi primer escolar 15-16, y luego en la promoción al CEAR Ricardo ya formaba parte de la Selección Nacional Juvenil.

Creo que pasé por las manos de los mejores entrenadores de Cuba. Néstor Trujillo, (EPD); Franklin Estándar, con quien debuto en Capitalinos pero ya había sido entrenador mío en la base; Daniel Scott, Leonardo Pérez, Manuel Conde de Guantánamo, Ariel Portuondo, Alberto Castillo, – que sin demeritar a ninguno -, Eduardo Moya y el profesor Nelson Zunzunegui fueron con los que más progreso tuve yo. Zunzunegui creo que es el mejor trabajador de fundamentos que hay en el baloncesto cubano, y es un entrenador que nunca dirigió a nivel superior, ni a nivel de Liga, pero es el formador de grandes generaciones, y creo que en Cuba nunca se le da méritos a esos grandes entrenadores, por sus manos pasaron todos, él es el entrenador incógnita del baloncesto cubano.

Ricardo Fernández, como jugador fue excelente base y por ende absorbí de él todos sus fundamentos. Creo que creando una escuela de defensas organizadores en Cuba teniendo a Ricardo y a muchos más, hubiese sido muy fructífero. Otros nombres que no pueden quedar fuera: Juan Carlos Álvarez, Raúl Brugal, Alberto Zabala, Elio Chávez, Heriberto Laferté, Roberto Infante. Y por último y no menos importante, un agradecimiento muy especial a Adolfo Azcuy (Ñengo), la persona que me sacó de Cuba; fue compañero mío de equipo y mi amigo.

Pero para volver al caso que le iba a contar, algo que saben pocas personas, nosotros somos Pentacampeones provinciales en la capital. En una provincial, que es de las de más alto nivel que se han jugado en la historia del básquet capitalino, estoy hablando con la inclusión de los jugadores de pre-selección nacional repartido en los diferentes municipios. Mi hermano fue capaz, nosotros éramos un equipo perimetral, en el cual jugaba Santiago Peñalver, Yohandrys Pérez, Reinier Castillo, Lisván Valdés y quien te habla, esos éramos los 5, ahí se sumó la camada de los más jóvenes Daniel Nembhard, Alejandro Álvarez; éramos puro perímetro, todos mencionados son perimetrales. Y así y todo nosotros destronábamos a Plaza, que tenía el super equipo con Hiram Almaguer, Eliecer Lima, Yordano Leguén, Yosmel Zequeira, Faustiel Dubé, por citar algunos, Reynaldo García, Denis Ramírez; nosotros éramos capaces de destronarlos.

Y desde ahí mi hermano le estaba dando señales a la capital que era hora, sin embargo dejaron a Miguel Calderón enquistado ahí, son quistes que se quedan ahí. En Cuba lamentablemente es así, se enquistan las personas en los cargos y mientras dicha persona les sirva a los intereses de un superior, esa persona ahí se queda y no pasa más’na; ¿Por qué? Porque venden imagen. ¿Qué vendían los Capitalinos ese año? ¿Qué quería vender la compañera Comisionada Provincial?, que tenía a Miguel Calderón como entrenador.

De esos Pentacampeonatos que te hablo, que tuvo mi hermano con nosotros y 10 de Octubre, de ese equipito, en Capitalinos habíamos dos establecidos, Lisván Valdés y quien te habla; los demás hacían Capitalinos un año y al otro año no. Y nunca la provincia metió la mano en eso, y en su momento nos costaba ganar los campeonatos superiores, porque no estaban en la nómina los verdaderos jugadores que debía estar. Gracias a todos esos poquiticos, los Búfalos tienen la historia que tienen, que no se saben, que no se conocen, pero los que la vivimos y no la contamos, somos más traidores todavía que los que estamos apoyando el fracaso.

 

 

MD: ¿Qué es del presente de Reinier Panfet?

RP: Acá estoy trabajando, de entrenador ya he dirigido varias ligas, Liga Nacional. Jugaba para el Basket Club Trujillo y en el año 2016, en coordinación con la dirigencia del club, con el Señor Javier Quesada, ya yo no me sentía físicamente bien, ya el peso me estaba agobiando; y decidí quedarme como entrenador. Acordamos y yo me quedé como entrenador del equipo, ese año me traje a jugar a mi equipo a Santiago Peñalver y a Yohander Villavicencio, fueron los refuerzos extranjeros. Luego estuve trabajando en varios lugares de acá del Perú como entrenador – Independencia Basket Club, Xamar Club, Huamachuco Basket Club – hasta que bueno, llegué aquí a Lima, conocí a mi esposa, me casé y tuve mi hijo, y aquí en Lima estoy trabajando para un colegio privado con el sexo femenino y en el Real Club de Lima, uno de los mejores clubes de acá.

Estoy trabajando con la categoría formativa sub-17 masculina y con el equipo de Primera Categoría del club. Comencé justo este año el trabajo en el club, pero la pandemia lamentablemente no dejó progresar, pero espero el próximo año empezar a tener logros positivos. Pero si ha sido muy bonito, he dirigido varios torneos de primer nivel, he tenido la posibilidad de enfrentar como entrenador a tres cubanos. En Liga Nacional enfrenté a Elio Chávez, que es el Decano del baloncesto acá, radica en Trujillo, con él fue que vine yo a jugar aquí profesionalmente. Enfrenté también a Yohander Villavicencio, fue algo bonito esa cuadrangular dirigiendo tres cubanos, fue terrible aquello, jajaja.

Pero si, todo bien, el basquetbol es la vida nuestra. Y como te digo, te mencioné grandes entrenadores, si no manejo básquet no tuve buenos entrenadores, creo que si estás al lado de un hermano como el mío, tienes de vecino un loco como Moya, tienes de amigo otro loco como Lalito Castillo y tienes un profesor incógnita, – como yo digo – como Juan Carlos Alvarez, – octuberino de corazón, que trabajaba con nosotros incansablemente, siempre nos estuvo guiando – creo que si no manejas básquet, usted no nació pa’esto, jajaja. Soy de los jóvenes pupilos, ahora tenemos varios grupos de WhatsApp que nos pasamos compartiendo información positiva para el trabajo. De todos aprendí, y gracias a todos ellos hoy estoy ejerciendo mis labores como entrenador y esperando que en un futuro no muy lejano aparezcan los resultados.

MD: ¿Satisfecho?

RP: Creo que pude hacer mucho más, pero no por eso dejo de estar orgulloso de mí, de mi familia, de mi madre y hermanos, de todos mis amigos, y esto sí, a pesar de todas las decepciones que pude tener en un momento de la vida, el respetuoso siempre supo reconocer el buen juego, no solo en la capital, sino a lo largo y ancho de nuestro hermoso caimán, “eso es lo más lindo, el reconocimiento de la gente”, lo demás es historia y no se podrá borrar.

Fotos suministradas por el entrevistado

 

7 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

  1. Muy buena esta entrevista que nos presenta la “CONDEMANÍA” y bienvenido a la MD a Reinier Panfet. Interesante todo lo que cuenta relacionado a Miguelito Calderón, no imagine que existiera tal opinión sobre su persona de parte de jugadores de los Capitalinos, por eso es tan importante entrevistar a los deportistas, entrenadores, etc, porque nos entremos de cosas que son ignoradas desde afuera por los aficionados. Panfet fue un gran base, muy rápido y certero de cara al aro, realmente pudieron ganar más títulos pero bueno no imaginábamos los problemas internos que los enmarcaban. Éxitos amigo en tu profesión hoy de entrenador. Saludos afectuoso.

    • El Conde MD el 12 julio, 2020 a las 7:21 pm
    • Responder

    Otra entrevista en exclusiva para nuestra web, a Panfet toda la suerte del mundo, un placer haber contactado con usted hermano, un abrazo y seguimos en contacto….

    • SIEMPRE NARANJA el 12 julio, 2020 a las 7:46 pm
    • Responder

    Super entrevista a Panfet…. me ha gustado un mundo, espero nuestros amigos la disfruten igual……

    Magnífico regalo nos entrega la Condemanía este día que llegaremos a las 24 MILLONES de visitas a la web MD…

    Panfet amigo, nos ha entregado una magnífica entrevista ufff….. increible todo lo que cuenta y es una lástima todo lo sucedido con los Capitalinos…. de verdad esa generación no lo merecía……. muy bien su reconocimiento a Zunzunegui, desde la sombra ha hecho un gran papel y nunca se le ha reconocido…. Ojalá llegue por esta vía hasta él este su reconocimiento en nombre de su generación……

    Éxitos para usted señor Panfet…… mis respetos…..

    • Yunier Carballal el 12 julio, 2020 a las 8:55 pm
    • Responder

    Que clase equipazo de Capitalinos en esa época….Juan Leopoldo ´´el helicoptero vazquez….Edel ´´el oso casanova…elicer ´´el atomico Lima´´roberto carlos herrera…el chino labastida…panfet…en fin…yunior herrera…la época dorada del basket cubano…

    • El Vini el 12 julio, 2020 a las 10:49 pm
    • Responder

    Otra excelente entrevista Conde muy pero muy interesante todo lo contado por Panfet y excelente esas palabras de que el que vive y calla es mas traidor que el que defiende el fracaso excelente.El mayor de los éxitos para el en todo lo que se.proponga. Esos duelos Bufalos vs Capitalinos en la Cardín ufff que sabroso se ponia eso aquí en tierras avileñas.Gracias a ambos por la entrevista.

    • Dr. Reinaldo el 13 julio, 2020 a las 3:36 am
    • Responder

    Conde otra más de tus grandes entrevistas para la MD….esta muy completa y sin tapujos para decir la verdad por parte de Panfet…es realmente así lo que sucede en nuestra patria en muchos sectores…ya lo ha dicho este baskebolista y seguro fue así con Miguelito…bueno desearle mchos exitos y suerte en Peru y que siga cosechando frutos junto con su flia que es muy importante. Abrazos…..

    • Amarelis Pino el 16 julio, 2020 a las 9:59 pm
    • Responder

    Si todos los que en un momento u otro tuvieran la oportunidad de contar sus experiencias tras bambalinas, no pasará lo que sigue pasando hoy en día con el baloncesto de la capital tanto en lo masculino como en el femenino y a mi desgraciadamente me toca bien de cerca. Es sabido que el jugador que no nos gusta por cualquier motivo lo tiramos para atrás y si se queja parece que practica buceo porque va a parar a lo más profundo del pozo. Pero debe todo coger su nivel,por suerte tengo muchas esperanzas de que el nuevo entrenador Eduardo Moya nos remonte a la senda de la victoria nuevamente y llevar a los Capitalinos a una nueva Época dorada .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.