Entrevista exclusiva para la MD al exjugador de Capitalinos residente en Italia, Giordano Leguén: “Si haces bien, van a hablar; y si haces mal, van a hablar también”

6:26:19 PM

 

Por el peñista de la MD y de Cascajal, Villa Clara: Yerislandy Conde

 

 

Se nos dio la oportunidad de sostener una plática directamente desde Italia con uno de los exponentes de los Capitalinos de antaño, uno de los jugadores que entregó mucho a esa causa, de los que sudaban la camiseta a full como casi todos sus compañeros de época, y en una exclusiva para nuestro sitio web de la peña Martín Dihigo, les traemos las anécdotas contadas por Giordano Leguén.

 

Giordano Leguén

 

MD: ¿En qué momento se vincula tu vida al baloncesto?

YL: Yo cuando era un niño siempre tuve inclinación por el deporte, sobre todo en la pelota, que la jugaba con mis amigos del barrio, además del tenis, que también lo jugábamos. Y mi mamá también fue deportista, no deportista de alto rendimiento como yo, pero ella participó en competencias de gimnasia rítmica, que se celebraban en los centros de trabajo. Antes había mucha más masividad deportiva a como es ahora, se organizaban muchos más eventos deportivos, a cualquier nivel, dígase centros de trabajo, primaria, secundaria, yo creo que ya eso ni existe en Cuba, pero bueno.

Mi mamá junto con mi hermano, un día nos lleva para el parque José Martí, el famoso parque, y mientras ella estaba haciendo sus clases, sus entrenamientos de la gimnasia musical; se me acerca un señor, que a mí me dio una bruta impresión, porque imagínese, yo niño y un señor que no conocía, y me preguntó que si yo estaba solo, le dije que no, que estaba con mi mamá, y él insistió en verla. Empezaron a conversar y la convenció para que yo entrenara el baloncesto, incluso él me preguntó: “¿sabes jugar baloncesto?”, y yo como curioso, como todo niño, dije que sí, cuando no sabía de que me estaba hablando, jajaja. Y nada, así empezó todo.

MD: ¿Ya ahí inicias tu vida deportiva, digamos?

YL: Ese mismo año fui para la Pre-EIDE, que estaba en el Vedado, o está aún, no estoy seguro si existirá todavía; allá por 3era y 12, si mal no recuerdo, la Valdés Rodríguez. Nada más estuve un año, el tercer grado. Por la lejanía con mi casa, yo vivía en Nuevo Vedado; mi mamá tenía que levantarse temprano y después recogerme, tremendo problema, nada, solo estuve ese año. Estuve con el entrenador Mario López, quien fue él que me ayudó a conocer el mundo del baloncesto. De ahí ya vienen surgiendo amistades con las cuales hoy por hoy mantenemos comunicación a través del Facebook y otras cosas, me recuerdo de Panetela, de Adonis, entre otros de mi año. Le repito, estuve solo ese año y ya en 4to grado me fui y dejé el deporte.

Entonces desde 4to grado hasta 8vo grado, seguí con esa inclinación sobre el deporte, pasé por varios de ellos; el fútbol, el ajedrez, como niño al fin tenía mucha curiosidad y tenía que aprovechar mi tamaño; todos me lo decían, que tenía que aprovechar mi tamaño. Y por cosas de la vida, volví a entrar en la EIDE y ya ahí empecé mi segunda etapa de mi vida deportiva, para decirlo de algún modo. Para mí fue muy chocante, yo tendría unos 14 o 15 años cuando entré en la EIDE y tenía que estar internado, la entrada era domingo y salíamos viernes; hasta enero o febrero que pasaron muchas cosas por el período especial, que entrábamos un domingo y no salíamos hasta en 15 días.

Ya ahí tuve muchas experiencias, ya empecé a jugar baloncesto, a entrenar en la metodología. Muy difícil al principio, pues estaba rodeado de muchachos, compañeros de equipo que ya llevaban años dentro del básquet; y tenían mucho más nivel que yo en ese momento. Yo tuve que incorporarme con ellos, adaptarme a su régimen de entrenamiento, y poco a poco logré salir adelante y me hice mi espacio en mi categoría; junto al Chino Lavastida y otros compañeros más que al final llegaron a ser grandes jugadores, aunque muchos también quedaron en el camino. Y así comenzó todo, por allá por octubre de 1990, en la EIDE Mártires de Barbados.

Ya cuando yo empecé no era la EIDE de antes que habían mayores condiciones de alimentación y de muchas cosas; en ese tiempo ya estaba el período especial, los problemas de índole de combustible, que no había para llevarnos y traernos; pero bueno, fue una etapa muy bonita, porque fue una etapa que me enseñó mucho, mucho; de adaptarme yo solo a ambientes hostiles, no es fácil cuando uno está solo en un lugar; y sobre todo cuando siempre has estado en familia.

 

Leguén (1ero a la izquierda), en su etapa con Capitalinos

 

MD: Entrenadores que quieras mencionarnos…

YL: Bueno, te hablé de mi primer entrenador que fue Mario López, mi primer entrenador de baloncesto cuando estuve en 3er grado; pero cuando empecé a entrenarme ya propio como baloncesto fue a partir de 8vo grado que mi entrenador en ese momento fue Lázaro, un buen entrenador, me enseñó tantísimo, me dio muchas cosas buenas. Una persona que atléticamente le gustaba trabajar mucho la parte física; esas pistas que nos metía en la EIDE, jajaja, yo decía y esto que cosa eh; esos saltos que nos ponían 10 cajones así uno al lado del otro y teníamos que saltar, y hacerlo por 50 o 100 veces todos los días. Pero sirvió de mucho, atléticamente nos preparamos bien y por eso tuvimos los grandes resultados en las competencias nacionales. Fue una etapa muy bella y muy sacrificante, no todos podían aguantar ese tren; después de tener esos entrenamientos y a la hora de almorzar o de comer, no era a la altura de lo que habías gastado energéticamente, no fue fácil. En ese momento uno no pensaba tanto, pero hoy cuando recuerdo digo: “mamma mía“. Me traumatizo de todo lo que yo hice, pero me siento muy orgulloso.

MD: Capitalinos en la vida de Giordano Leguén…

YL: Bueno generalizando. Yo cuando terminé la EIDE brinqué para la ESPA Provincial con Leider Chapman, con el Chino Lavastida. Esos tres años fueron inolvidables, fueron tres años donde digamos di el salto de calidad, mi baloncesto se desarrolló sobre todo en esos años de la ESPA. En ese primer año si mal no me recuerdo hice el equipo Ciudad Habana, claro, unir un solo equipo donde hay muchos jugadores de gran calidad llegando en primer año, era difícil. Pero ya después de segundo año, del año de Amiel Vega, nosotros fuimos al campeonato nacional y cogimos el segundo lugar, lo ganó Santiago de Cuba. Eso fue impresionante, jugar en el Antonio Maceo. Y ya en mi tercer año si quedamos en primer lugar.

Ya cuando ganamos en ese año, entré en el grupo del Sub-22, una preselección nacional con vistas a unos Juegos Centrobasket que se celebraron en México, en Mérida, había una serie de jugadores a nivel nacional de gran calidad. Gracias a mi gran empeño y a mi gran preparación nos fuimos para México, pero bueno, lamentablemente no tuvimos una buena actuación.

Y ahí a mi regreso, en el año 96, me incorporé con el grupo de Capitalinos, digamos a la pre-selección; donde estaba todo el mundo, Roberto Carlos, Ruperto Jr.; pa que decirte, jajaja.

En ese año yo no hice equipo, empiezo a hacer equipo Capitalinos a partir del año 1997. Recuerdo que conmigo entraron muchos jugadores. En octubre por cosas de la vida, digámoslo así, a mi me llevan para jugar en una misión en Perú, jugar un campeonato provincial en Perú por un mes. Y a mi regreso todo el mundo me hablaba de Lima, pero eso fue una gran emoción para mi, verlo hacer esos pa’abajo era super emocionante. Desde el año 1997 que entré, hasta el 2008 que estuve, bueno, pasaron muchas cosas.

 

Leguén (No 7), en un partido con Capitalinos

 

MD: Recapitulemos esos años.

YL: Los primeros años míos en capitalinos fueron muy difíciles. Estar dentro de los mejores jugadores de Cuba por aquellos años, digamos Roberto Carlos, Edel Casanova, El Flecha, Ruperto Jr; ir a campeonatos nacionales y ver a jugadores de la talla de Borrell; eso fue grandioso. Y con mi rendimiento en el año 99, el famoso año 99; ese grupo se fue para Argentina y ya yo estaba en la preselección, en el equipo B, ahí estaba yo con Lima y otros jugadores más. A la llegada de ese grupo que se estaban preparando para el pre-olímpico en Puerto Rico, que te puedo decir, la historia lo dice todo; ellos fueron a Puerto Rico a jugar y no clasificaron y después nos enteramos que muchos jugadores se quedaron, de ese gran grupo se quedaron casi todos. Después de ese mes estaban ya los Juegos Panamericanos y decidieron hacer del equipo B, el equipo A; lamentablemente yo me quedé fuera por dos jugadores.

En el año 2000 ya empezó otra era en el baloncesto cubano, la famosa era digamos del declive. La llegada de Daniel Scott al Equipo Nacional; ya el baloncesto en ese momento empezó a caer en calidad por muchas razones que todos sabemos. Yo ese año me lesioné y estuve fuera por algunos meses, a mi regreso al Equipo Nacional ya nunca fue lo mismo, nos preparábamos solamente para el campeonato nacional, en ese año 2000 no había nada de juegos en el extranjero, más bien era entrenamientos y entrenamientos. La motivación de muchos jugadores empezó a decaer, hasta que en el año 2001 se presentó una oportunidad de ir a unos juegos en Australia, que yo tampoco tuve la oportunidad de ir, pero bueno, eso es historia; Amiel Vega junto con Chapman decidieron dejar el equipo, eso fue decisión de ellos.

Mis años en Capitalinos fueron muy hermosos, tengo millones de anécdotas, fueron años de inestabilidad, fueron años de momentos buenos, de momentos de falta de motivación; de resultados deportivos si tuvimos muchos resultados, pero no lo que todo el mundo esperaba; ese primer lugar vino por muchos años después, pero estuvimos como 8 o 9 años sin ganar un campeonato, ya el año que yo me fui ellos ganaron y fue la gran satisfacción.

De mis años ahí una de las anécdotas que más me dolió fue un campeonato que si mal no recuerdo era el año de Miguelito Calderón, después de su regreso de sus problemas de salud. Estuvimos a punto de ganar, me recuerdo que todo el mundo daba a Ciego de Ávila como campeón, y nosotros ese año estábamos bien porque habíamos hecho un buen campeonato. Incluso los dos primeros juegos fueron allá en Ciego de Ávila, y los últimos tres eran en La Habana.

Ese primer juego lo ganamos, el equipo entró convencido, concentrado, técnicamente estábamos bien, había una armonía y una sincronización en el equipo que cuando fuimos a jugar ese primer partido lo ganamos fácil; pero luego viene la historia. Fuimos intoxicados, yo te digo que fuimos intoxicados porque no hubo una investigación, no hubo nada; usted sabe como es, en Cuba que investigación va a ver; a no ser que cante el muerto, pero como no hubo ninguno o no eres hijo de mamá y papá, olvídate de eso, todo se queda en el aire. Como le comenté, ganamos el primer juego, nos fuimos para el albergue y nos dieron una carne que estaba en mal estado y muchos de los jugadores en Capitalinos, incluso yo, nos enfermamos del estómago, tuvimos diarreas, tuvieron que ponerle hasta sueros a muchos; yo en lo personal recuerdo que bajé muchos kilos. El hecho era para hacer ganar al equipo de Ciego de Ávila, ese año a final fue muy injusta. Fue injusto porque ganando el campeonato 2-0, volvimos de Ciego de Ávila con un estado físico extenuante, muy cansados, un estado físico por el piso, todos deshidratados; y los últimos tres juegos en La Habana los perdimos. Todo a eso a mí me dolió mucho. La gente fue muy injusta también con nosotros, nos dijeron muchas cosas, que si nos habíamos apencados, muchas cosas; pero bueno, ya eso quedó para la historia.

 

Leguén antes de un partido en Italia

 

Ya en mi último año en Capitalinos tuve un buen campeonato, pero no tuve un buen play-off final. Me recuerdo que ese último juego en La Habana yo tenía que salir de regular, y el entrenador Miguelito me sienta injustamente, no sé el por que; fue una decisión de él muy personal; pero tenía que hablar conmigo, tenía que haber un respeto; porque ya no era un muchacho; ya lo veo así, cada cual lo puede ver a su manera porque somos libres de pensar y decir lo que nos dé la gana sin faltarle el respeto a nadie. La verdad hay que decirla. En ese momento me sentí muy traicionado, ese último juego lo perdimos y por ende perdimos la Liga. Se me acusaba en ese momento de que yo había conocido a mi mujer, una italiana, decían que yo estaba pensando en otras cosas…cosas que fueron una mentira, porque yo tuve buen campeonato ya estando con mi mujer.

Incluso, Miguelito Calderón, delante de ella, de mi mujer, hizo una cosa que no me gustó mucho, nunca me gustó. Nosotros estando en Villa Clara, mi mujer estaba conmigo; y yo le digo: “profesor, ¿usted cree que pueda montar a mi mujer conmigo en la guagua para La Habana y así ahorrarnos el dinero en el taxi?, y yo también regresar con el equipo”. Entonces me dijo que no. Yo teniendo el espacio a mi lado, que estaba vacío, aún así dijo que no. Pero lo que me dolió mucho más fue, cuando los choferes paraban en la autopista para recoger personas con dinero, y él era consciente de todo aquello. Eso me chocó fuertemente, llegaron los play-off y yo estaba bloqueado psicológicamente. Era un entrenador que aterrorizaba a todo el mundo, no solamente a los jugadores; en sus tiempos el que no le gustaba, ya ese era un jugador perdido. Y después de ese campeonato ya el ambiente alrededor mío no era igual.

Llega la provincial. Ahí en la sala Ramón Font siempre que llovía, goteaba dentro del tabloncillo, y mira que han gastado dinero en reparar el techo y al final todo es por gusto. En esa provincial yo jugando por el municipio Plaza, el tabloncillo estaba mojado, se viene un contra-ataque, yo tenía el balón y resbalo, me hice mal, gracias a Dios fue nada más el tobillo, pero fue una lesión muy fuerte que me dejó en la cama por casi 3 meses, te hablo de abril; y en mayo o junio, muchos jugadores vienen a España y se quedan. Ya Capitalinos estaba entrenando y a mí nadie me había llamado, nadie había pasado por mi casa para saber como yo estaba, ningún entrenador. Para ellos ya era un jugador que no tenía las condiciones para seguir en Capitalinos. Pero como le dije, por cosas de la vida, se quedan jugadores en España, jugadores de Capitalinos. A la semana, pasa el primer entrenador a verme, Ramón Laferté, a ver como estaba AHORA; pero antes no te servía porque el equipo estaba bien, estaba Rangel, estaba Taylor, estaba el Moro, estaba el Chino, estaba todo el mundo; ahora porque ellos se quedaron, entonces fuiste a mi casa para decirme cuando me incorporaba; me sentí utilizado y dije que no, no sirvió. Y decidí continuar mi carrera de profesor universitario en la UCI.

Después me enteré que las personas pensaban que yo no quería jugar más en Capitalinos porque yo decidí irme del país, fíjese usted esa mentalidad que había en Cuba. Decidí casarme con mi mujer, tener mi vida; y muchos pensaron que mi idea era irme del país antes de jugar en Capitalinos. Al final, si haces bien, van a hablar; y si haces mal, van a hablar también.

MD: Su vida en Italia…

YL: Ya estando aquí en Italia seguí jugando, pero ya no a un cierto nivel, digamos a un nivel regional. Tuve muy buenos resultados, siempre llegamos a los play-off, ganamos hasta un campeonato; incluso un año quedé hasta Máximo Anotador. Pero ya hoy por hoy, decidí hacer otras cosas, cogí otra calle. Tengo una bella familia, mi hija que le gusta el baloncesto pero decidió por la natación; tengo una bella familia. Ya no tengo nada que ver con el deporte, aunque me gusta de vez en cuando tirar algunas bolas, pero a veces no tengo el tiempo para hacerlo. Mi trabajo es un poco complicado.

 

Leguén (al fondo con las manos arriba), durante un partido en Italia

 

MD: ¿Algunas otras consideraciones personales de Giordano Leguén?

YL: Bueno sí. Estando en la pre-selección nacional, esa guerra psicológica que había contra los jugadores de Capitalinos, ese engaño que les tenían a los jugadores; a los jugadores que estábamos en ese momento, los veían como los culpables de todo lo que había pasado; éramos LAS OVEJAS NEGRAS.

El famoso entrenador Scott, que no se por que ha estado tantos años en el Equipo Nacional; ni sé cuantos años estuvo, porque si yo veo que una persona no ha tenido resultados en años, bueno, lo que se hace es cambiar. Motivos, no sé. Y no solamente Scott, habían otros entrenadores de otras provincias, que te digo fue un terrorismo psicológico lo que esa gente hicieron con nosotros, normalmente eso se podía denunciar. Pero bueno, cada cual pensaba en hacer el equipo Cuba para tener sus zapatillas, para tener su módulo del año Adidas.

En esa época fueron cosas buenas, pero también muchas decepciones, muchas cosas tristes. En Cuba muchos jugadores con gran capacidad, con gran talento, con oportunidades de ser grandes en la vida, se queman. Vienen catalogados por pensamientos muy diferentes a otras personas, o vienen catalogados por un problema de simpatía; y por eso se han perdido muchos jugadores talentosos.

En Cuba para ser jugador de baloncesto tienes que tener suerte; porque si no eres simpático para muchos entrenadores, ellos mismos te destruyen, te critican, te quitan tu poder de desarrollo, hablo desde la Comisión hasta los jugadores de mini-basket. Como potencial humano, creo que nosotros somos un gran país, hay un gran talento, eso es un asshé nuestro, mucho talento en la calle. Pero la base hay que desarrollarla bien, hay que tener las condiciones para que esos mismos muchachos cuando lleguen a niveles superiores, tengan la motivación de crecer.

Tantos deportistas que están luchando afuera, y que no pueden representar a Cuba, ¿Por qué no se hace? Se vive de la política; pero al final no nos ha aportado nada. El mismo caso del béisbol cubano, que tal vez ni clasifiquemos para unos Juegos Olímpicos, esas son cosas imperdonables. Pero al final ninguno tiene la valentía de pararse en la reunión, delante de quien se tenga que parar y decir, “caballeros ta bueno ya, hay que hacer las cosas como son“.

En Cuba hay muchos dirigentes deportivos que es por nombre, gente no han hecho nunca nada en la vida en el deporte, eso es algo equivocado. Una persona que no siente los sacrificios, la motivación por el deporte, ¿para que está ahí? Eso es lo que ha pasado en nuestro deporte en muchos años, particularmente en el baloncesto, que lo han destruido. No era fácil entrenar todo un año para una sola competencia, te hacen tantas promesas, y al final no sirven para nada, porque al final cada cual está para resolver su problema.

 

Leguén en un partido con su club en Italia

 

Mira cuantos jugadores después de mi generación han tenido la posibilidad de salir para afuera, antes era mucho más difícil, y cuidao en mis tiempos hablar con un jugador extranjero, cuidao, porque si te veían hablando con un jugador extranjero, era tu fin. Ahora hay una mayor libertad para hacer esas cosas, pero antes no existía nada de eso. Incluso, a mi el Comisionado en ese momento, Tomás Herrera, fíjese la mentalidad; era el año 97, mi primer año en Capitalinos, las gradas de la sala Ramón Font extra llenas de fanáticos, el fanatismo del baloncesto cubano era grandísimo, yo estaba contentísimo, motivado en ese momento; y al equipo Capitalinos lo único que le dieron fue la ropa de jugar, una de casa y la otra de visitador, y un par de zapatillas, porque ni las medias teníamos, no nos dieron más nada, ok, todo el mundo era contento; y entonces para calentarnos cada cual tenía que tener un pulóver diverso y en ese momento yo tenía ese pulóver gris que lo único que decía era Universidad de Miami, no decía nada más; y viene Tomás Herrera y me dice: “ven acá, por donde tú vas, ¿por Capitalinos o por la Universidad de Miami?”

Yo en ese momento con 19 o 20 años me quedé frío, psicológicamente el mundo se me vino abajo, me dije: “no ya, mi futuro en el baloncesto se cerró, ahora esta persona piensa que quizás yo me voy a quedar en Estados Unidos, piensa otras cosas que no tiene que pensar”. Y cuando empezó el partido ya yo estaba desconcentrado. Pero bueno, ¿por qué tú como Comisionado no te sacrificaste para conseguirnos la ropa adecuada? Era más fácil hacerse el que vigila. Y así, millones de ejemplos que nos llevaron a mí y a muchos a tomar decisiones.

 

Leguén muestra su número

 

Fotos suministradas por el entrevistado.

 

 

 

12 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

  1. Hasta Italia se traslado la CONDEMANÍA para buscar la historia de otro cubano por el mundo. Gracias Giordano por acceder humildemente a la MD. Interesante todo lo que cuentas desde que estabas aquí hasta llegar a Italia, un largo camino sin dudas, pero que supiste sortear para hacer lo que mas te gusta que es jugar baquet. Muchos éxitos te deseo en el futuro. Conde hermano gracias por esta nueva exclusiva. Abrazos.

  2. Buena entrevista Conde. Te sigues moviendo por los deportes colectivos aunq en los individuales tienes lo tuyo. Felicitaciones por este gran trabajo q haces y agradecer a Leguen por esta oportunidad de conocer mas de su vida deportiva.

    Abrazos

    • El Conde MD el 6 septiembre, 2020 a las 11:49 pm
    • Responder

    Buenas noches, agradecer a Leguén por darnos la exclusiva, a quien mejor q a nosotros, jajaja, los lideres del movimiento. Hermano, interesante todo lo q usted nos cuenta ahi de sus vivencias dentro y fuera de la cancha, cosas q no todos sabiamos, le deseo exitos ahora en sus nuevas funciones de la vida cotidiana, un abrazo…..

    • Dr. Reinaldo el 7 septiembre, 2020 a las 3:00 am
    • Responder

    Conde hermano….usted no tiene freno para las entrevista.,….no se detenga que seguiremos sumando muchas màs….desearle muchos exitos a Giodano en su vida personal y deportiva….caminante no hay camino, se hace camino al andar….Abrazos..

    • Janiel Izaguirre (Trinidad) el 7 septiembre, 2020 a las 9:53 am
    • Responder

    Buen trabajo Conde, te felicito una vez mas por tu constancia , gracias por estas entreviasta hermano, excelente.

    Abrazos.

    • Amaya el 7 septiembre, 2020 a las 11:43 am
    • Responder

    Otra excelente entrevista contando los tropiezos de Giordano Leguén, no se por que desde hace varios días no se ven las fotos editadas el espacio está en blanco

    1. Cosas de Cubava, un día se ve, otras no, yo ya ni cojo lucha…

    2. Ahora mismo desde mi mobil se ven todas sin problemas …

    • SIEMPRE NARANJA el 7 septiembre, 2020 a las 1:28 pm
    • Responder

    Felicidades al Conde por esta nueva entrega, como siempre muy buena…….. sigues creciendo hermano……………….

    A Leguen gracias por dedicarle este tiempo a la web MD, éxitos en su vida profesional y personal…………..

    • Lautaro el 7 septiembre, 2020 a las 8:41 pm
    • Responder

    Ñooo el Coco Leguén, aparte de verlo en Capitalinos por supuesto, como él cuenta también trabajaba de Profesor de Educación Fisica en la UCI.
    En mi época hacía las dos cosas jugaba en Capitalinos y estaba en la UCI cuando no habia temporada, porque creo que ellos iban primero a apoyar de arbitros en los Juegos Mella que eran los Juegos Deportivos de la UCI, digo ellos porque eran Leguén y Elicer Lima, después se incorporó el Chino Lavastida también de árbitro. Genial recordar todo eso personalmente, porque yo jugaba Baloncesto por mi Facultad en esos Juegos y el “Coco” me arbitró muchas veces.
    A él le deseo lo mejor, no lo conocí tan de cerca como otros compañeros mios de la UCI, pero lo que pude conocer se notaba una gente super elegante, hablaba con cualquiera que se le acercara a pedir un consejo o intercambiar algún criterio, ser humano sencillo y humilde, por lo menos esa fue la impresión que me llevé de esos años en la UCI, así que brother espero que te vaya de lo mejor en la vida y sabemos que a todos nos pone trabas y lo importante es salir adelante como tú lo has hecho.

    Conde mi herma como siempre genial toda tu pincha y admirable lo incansable que eres.

    Abrazos

  3. Excelente Entrevista Conde…
    Fuertes declaraciones de Leguen. Una forma de saber de los propios protagonistas las interioridades de los deportes, su proceso de formación y su curso por la vida deportiva..
    Gracias a Leguen por dejarnos saber de su Mundo y Gracias al Conde que siempre nos sorprende.

    • Renides Pupo el 9 septiembre, 2020 a las 8:07 am
    • Responder

    Exelente entrevista hermano, como ya nos tienes acostumbrados, cada día nos vamos enterando de situaciones reales que transitan los peloteros por difentes causas. Un abrazo y no se puede ver la foto del entrevistado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.